21 de enero de 2010

Reflexionando


Leía esto ayer y me pareció interesante. En parte tiene razón y debería ser como él dice: Cuántas cosas no llegamos a hacer por temor, cuántas cosas se quedan en el tintero de la rutina, cuántas veces que hemos seguido lo que nos dicta el corazón ha salido bien o mal... 

A veces si salen mal, suele ser preludio de algo mejor que en ese momento no vemos y que está por venir. Pero para eso, hay que tener valor y yo creo que algo de suerte también. ¿Cómo sabes si interpretas bien lo que te dice el corazón? ¿Habéis tenido alguna de esas experiencias? Sí de esas tipo: seguí los dictámentes de mi corazón y todo fue perfecto. Qué ocurre si no entiendes a tu corazón, o si en ese momento está influído por otras cosas.

Que yo recuerde, sólo he tenido "un momento corazón" en una decisión muy importante en mi vida y la verdad es que salió bien. Eso sí, el momento corazón fue escaneado después por mi cerebro y cuando estuvieron ambos alineados decidí. Y es que, generalmente mis momentos han sido más tipo cerebro. Así me va.

Cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo parecido a “Si vives cada día como si fuera el último, es muy probable que algún día hagas lo correcto”. A mí me impresionó y desde entonces, durante los últimos 33 años, me miro al espejo todas las mañanas y me pregunto: “Si hoy fuera en último día de mi vida, ¿querría hacer lo que estoy a punto de hacer hoy?” Y cada vez que la respuesta ha sido “No” por varios días seguidos, sé que necesito cambiar algo.
Recordar que moriré pronto constituye la herramienta más importante que he encontrado para ayudarme a decidir las grandes elecciones de mi vida. Porque casi todo – todas las expectativas externas, todo el orgullo, todo el temor a la vergüenza o al fracaso – todo eso desaparece a las puertas de la muerte, quedando solamente aquello que es realmente importante. Recordar que van a morir es la mejor manera que conozco para evitar la trampa de pensar que tienen algo que perder. Ya están desnudos. No hay ninguna razón para no seguir a su corazón.
Extraído del discurso que Steve Jobs, CEO de Apple Computer y de Pixar Animation Studios, dictó el 12 de Junio de 2005 en la ceremonia de graduación de la Universidad de Stanford.

4 comentarios:

  1. Bueno, tampoco te creas que eso de vivir como si no hubiera mañana es siempre positivo. Imagina, por ejemplo, los ataques de sinceridad que nos entrarían. Empezaríamos a decirle a todo el mundo lo imbéciles que son, lo mal que nos caen y qué suerte que me muero mañana para no ver tu jeta nunca más. Por ejemplo. Y eso yo que me llevo bien con todo el mundo...

    Y luego, el cortoplacismo brutal que invadiría todo. Pasado mañana no existe, con lo que ¿para qué ahorrar, estudiar, trabajar, cuidar de todo lo que nos rodea, gente incluida?

    Y no he hecho más que empezar. Quita, quita, no sé si me convence tu propuesta...

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, hay varias formas de verlo. No te lo tomes tan al pie de la letra.

    A mi parecer la reflexión va más encaminada a plantearnos nuestra vida. Ver si queremos seguir haciendo lo que hacemos ahora dentro de x años. A intentar alinear lo que nos gusta con lo que hacemos, porque de ese modo no te equivocas y además serás más feliz.

    Yo estoy segura de que a mi padre no le hubiera importado nada morirse trabajando. Y eso es una suerte.

    Yo en cambio si me he de morir, por favor que no sea en mi escritorio...

    Yo, en cambio, si hoy fuera mi último día (y quizá lo es)hablaría a mis hijos con más cariño e intentaría no enfadarme con ellos Besaría más a Consuerte y le diría cuánto le quiero. Iría a ver a mi madre. Llamaría a aquella amiga que hace días que tengo que llamar.... etc.

    La verdad es que la rutina te envuelve de tal forma que a veces es necesario pararse a pensar un poco y leyendo eso me dio por pensar. Y a mi todo lo que me hace pensar me gusta.

    ResponderEliminar
  3. Dear Diva,

    Volvemos al viejo CARPE DIEM. Volvemos a vernos como hormigas desde el cielo de Agora... ¿por qué afanarnos?

    Sin que sirva de precedente, estoy parcialmente de acuerdo con Basaja. El hombre es un animal que sabe que hay futuro, q sabe q hay muerte, y por ello no vive como si no hubiera mañana. Porque lo suele haber.

    Hoy, que salgo de una entrevista de trabajo, me pregunto porqué sigo esforzándome en mejorar, cual es la zanahoria tras la que voy en ese aspecto. Tengo bastantes hipótesis.

    Sobre lo que comentas de decidir con el corazón o la cabeza, es por supuesto metafórico: siempre se decide con la cabeza, pero primando unos valores u otros (económicos, emotivos, etc). Creo q son buenas noticias que tus momentos sean "cerebro"... nunca me ha gustado eso de la "intuición femenina", o sea, los hombres piensan y nosotras intuimos, a lo medium? No veo porqué razón y sentimiento han de ir separados. Lo más razonable será siempre lo que te haga más feliz.

    ResponderEliminar
  4. De todas formas, ahora que caigo, no tenia S Jobs cáncer de hígado? Así cualquiera piensa uno en la muerte todos los días...

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.