4 de enero de 2010

Hypatia, una de las nuestras


Fui a ver "Ágora" con pocas expectativas. Todos me decían lo mismo: "está muy bien hecha, pero le falta alma", "no se centra en la historia de Hypatia", "se le ve el plumero ideológico", "es demasiado casta, la actriz le pidió que incluyera sexo y él se negó", "Amenábar ha descubierto el Google Earth y venga a subir y bajar", "es fría, no te toca"...

Así como Wagner le da ganas a Woody Allen de invadir Polonia (“Misterioso Asesinato en Manhattan”), una sale del cine toda idealista, mirando a las estrellas. He esperado a que se me pase, para poder dar mi opinión con la mezcla necesaria de razón-pasión. Para empezar y, volviendo al debate forma-fondo, continente-contenido, diré que formalmente, hasta sus detractores han admitido que su técnica es notable. ¿Google Earth? Evidentemente, es metafórico, igual que una película Dogma te marea con la cámara en el hombro. No entraré a explicar de qué es metáfora, que ya hemos pasado todos el estadio piagetiano de las operaciones formales. Como anotación personal, decir que a mi me gustó ver el cielo estrellado en una de esas pantallas inmensas que casi no existen en los cines de hoy. Ver las estrellas nos hace sentir de una determinada manera, nos hace relativizar, preguntarnos porqué nos afanamos en esto y en aquello. No es casual la escena en la que los hombres parecen hormigas, en sus pequeños trabajos, quemando, quemando, sin cuestionarse nada. Y finalmente, me gustó ver como si fuera un pájaro la localización increíble de Alejandría.

En cuanto a fondo/contenido, empezaré por quitarme la máscara, para que se me vea el plumero desde ya: la película supone un masaje ideológico para mi, atea militante y feminista de la vieja escuela. Desde este punto, es mucho más fácil que te guste la película, aunque también es cierto que personalmente no me “agita” en ningún punto (como decía Georges Braque “el arte molesta, la ciencia tranquiliza”). Esa función del arte no ha ocurrido conmigo, como ocurrió hace años con otras obras, pero tal vez haya hecho pensar a algunos, no lo sé. Así que eso: es un masaje, un buen rato reinforzando lo que creo. A nadie le amarga un dulce.

Entrando en las críticas, entiendo que el fastidio sea el sentimiento más suave que provoque la historia en los creyentes (de cualquier religión). Aparte de tener delante de sus narices una versión avalada por historiadores de pro, debe ser duro ver como se ofrece otra visión que no sea la de siempre: el cristiano-víctima en el anfiteatro romano, o del judío-víctima en los campos de concentración. En la película, Amenábar trata a todas las religiones que coexisten en la Alejandría del Año 391 sin piedad, pero sin llegar a los límites que llegaron (y llegan) ellas mismas en la época descrita, y a lo largo de la historia de la humanidad. Los paganos son los primeros que usan la violencia para saldar sus cuentas, responden los cristianos, atacan los judíos, y nueva emboscada… me aburre mucho la acción y aquí le quitaría tal vez un poco… aunque durante las espadas y los aggg te da para pensar un poco.

Sólo la serenidad en la mirada de de Hypatia parece rescatarte en la película de tanto bullicio, sangre y sinrazón. Sólo ella logra reducir la ansiedad provocada por tanta intransigencia e iluminación. Hypatia se mantiene atea toda su vida, no se vende como Orestes (por poder) o los demás (por salvar el cuello). No los culpo, sólo digo que admiro a Hypatia por su inteligencia y su coraje. En un punto, cuando impera que se convierta, le dice a uno de sus exalumnos converso por conveniencia: "yo no debo, mi deber es cuestionarme las cosas".

¿Cómo se sentirán los cristianos al oír esto? O al escuchar lo que lee de la Biblia Cirilo sobre la mujer. Obviamente, los tiempos han cambiado, está claro... ¿pero cuántas mujeres hay en la jerarquía eclesiástica a día de hoy? Sólo pregunto.

Como feminista (definicion de la RAE ), me siento orgullosa de que haya habido mujeres como Hypatia. Inteligente, coherente, que se cuestiona las cosas, valiente, pasional. Hypatia no pudo aceptar a ninguno de sus pretendientes porque ello hubiera supuesto dejar la ciencia, su pasión. Hoy en día, se necesita una mujer o excepcional, o que tenga al lado a un hombre que lo sea en la colaboración de la vida diaria para que pueda llegar exactamente al mismo punto donde esta un hombre, sin sacrificar partes de su vida personal. Los tiempos han cambiado, está claro... ¿pero cuántos ejemplos conocéis de lo que describo?

Pero incluso en uno de esos casos en los que uno es creyente y además de los q "la mujer donde mejor está es atendiendo a sus hijos", no puede, como dicen otras criticas "dejarles fríos" ver cómo se quema el saber recogido durante siglos. Para mi, uno de los momentos más tristes de la película es cuando han de, a toda prisa, seleccionar el saber de la época ante los fanáticos que vienen a quemar la biblioteca. Se me encogía el corazón de ver esta escena, tan repetida a lo largo de la historia por los poseedores de La Verdad.

En el otro extremo, están los molestos porque "Amenábar se negó a incluir sexo". Y sin embargo, hay una escena en la que el esclavo le toca el pie a Hypatia con el extremo de su dedo mientras ella duerme en el porche de la biblioteca, que me parece de un erotismo mucho más intenso que cosas más obvias que vemos todos los días por ahí.

Antes de acabar, decir que Rachel Weizs me gusta en el papel, sobre todo su mirada. Como dijo mi amiga María (¡que es historiadora!), en el vuelo de ayer, "tiene una belleza helénica". Creo q Amenábar resuelve bien el final, y además tira un capote a los cristianos: el final de Hypatia fue mucho peor.

Como veis, desde los primeros fotogramas, luces, cámara, acción, Hypatia, su historia, su contexto, me atraparon y todos los comentarios negativos se empezaron a desplomar uno tras otro. Cuando aparecieron, por fin, las estrellas que nos dieron momentos para respirar hondo durante toda la película, yo encontré en ellas de nuevo refugio para pensar en lo pequeños que somos en medio de este universo, y para comprobar que no se me había corrido el rimel. Y sobre todo, para darle las gracias a Hypatia por haber sido y a Amenábar por habérmela presentado.

14 comentarios:

  1. Joer Di,

    No la he visto y no pensaba porque me la habían descrito como lo haces tu en párrafo uno, es decir, bodrio.

    Ahora me dan ganas de verla.

    Peazo crítica!!

    Good night...

    ResponderEliminar
  2. !Tienes que verla! Búscala, que aún está por ahí. Mi (amplio)estudio dice que está en el 50% de las Vetustas...

    Besitos

    Di

    ResponderEliminar
  3. Esto parece un belén del PSOE, con sus ateas, sus feministas y sus titiriteras...

    ¡Y yo con estos pelos!

    ResponderEliminar
  4. Estimado "Basjaun,

    No sé si ha cambiado usted de nombre o por el contrario hemos de dar la bienvenida a un nuevo seguidor de nuestro "belén" virtual divagante.

    En estos momentos sólo queda disponible el papel de "caganer", ja, ja...

    A pesar de lo que pudiera parecer su presencia en el belén es muy importante y suele ser de las primeras que buscan los niños y no tan niños en Cataluña. ¡¡¡No deje escapar la oportunidad!!!

    ¿Feminista?, vale, ¿atea? a veces, ¿titiritera? ojalá, ¿del PSOE?...pero... ¿hay alguien que a estas alturas lo sea?

    Siéntase como en su casa y por favor péinese... que le vemos.

    ResponderEliminar
  5. Mucha razón llevas en lo de que cuando alguien se aparta de Ben Hur, La Túnica Sagrada o Quo Vadis, parece que ha llegado el juicio final.
    Y en cuanto a esos miles de refutaciones históricas y científicas que se han hecho de Ágora, también manda narices. Muchos ya se pueden colgar la medalla, por que han descubierto en la película a la Loba Capitolina con sus niños, o chumberas americanas en el jardín, o uniformes romanos anacrónicos, o la inscripción del Panteón de Agripa en un edificio de Alejandría, o las elipses de Kepler en el siglo V. ¡¡Bravo por ellos!! ¡¡Premio!! Han refutado históricamente una película. Ahora ya pueden seguir con los errores de históricos las obras de Shakespeare como "Julio César" o de las óperas de Mozart como "Lucio Silla" o "Mitridate, re di Ponto".
    Lo curioso es que muchas de esas críticas "científicas" han partido de sectores que saben "interpretar" o "aclarar" los evidentes errores de los Evangelios.

    Muy buen post.

    ResponderEliminar
  6. Hello everybody.
    Yo, como Diva, no pensaba ver esta peli aunque soy fan de Amenabar. Pero es que además no pienso verla ya que, según mi modesto parecer, tiene pinta de tostón.
    No obstante, la crítica de Di es de periódico de alto nivel. ¿No te habrás equivocado de profesión? Esto de "criticar" se te da bien.
    A pesar de ello me gustaría hacer una apreciación. Es muy fácil ser atea y criticar a las religiones (sean estas cuales sean) Pero, ¿te has parado a preguntarte alguna vez qué habría sido del ser humano sin ellas? Sí, sí, ahora es cuando me dices eso de que se han hecho barbaridades nombrando al Dios de turno, pero también se han hecho sin nombrarlo. Además, sinceramente, nombrar al Dios de cada uno para cargarte a "animales" de tu misma especie es una triste excusa. La mayoría de las veces se hace por codicia, egoísmo, poder, dinero,...y mujeres (¿nos tendríamos que hacer todos eunucos para que hubiera paz en el mundo?)
    En fin, que ni las pelis de los cristianos en los leones, ni las pelis de las cruzadas, deberían de "manipular" nuestro criterio sobre la religión.
    Creo,querida Di, que podéis hacer una entrada sobre ello y discutir (aunque no creo que llegue a ser tan interesante como la de Paco Ibañez en el iPod)
    Bye.

    ResponderEliminar
  7. Me duele que pienses que hay que reducir las escenas de espadas. Qué chupi, qué guay. Muy feminista, la violencia es sólo cosa de hombres y blablabla.

    Y más que de google earth, las cenitales son escenas de Age of Empires. ¡Viva la playstation!

    Por último, que los Presidentes de República Magos os traigan muchas cosas.

    ResponderEliminar
  8. Hola Estafetakoa,

    Me alegro de verte por aquí...

    Diva

    ResponderEliminar
  9. Más me alegra a mí haber caído por estos lares. Porque no soy de tópicos, que si no ya empezaría a hablar de soplos de aire fresco en la Blogosfera y eso...

    ResponderEliminar
  10. Buenas....vengo aqui desde vuestro comment en mi blog..

    A mi ya sabes que me pareció, pero para gustos los colores. Y sila disfrutaste pues estupendo. Eso si, yo le reconozco la producción, a Rachel y que Amenabar siempre se arriesga. Yo creo que podía haberlo hecho mejor pero no le quito mérito.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  11. Querid@s tod@s,

    Muchas gracias juntos, y ahora por separado:

    -Diva, gracias por ocuparte del Basajaun, por lo del "belén virtual divagante" (me suena al "peq cabaret ambulante" de Bunbury, gran canción. Parece q Basajaun no se decide en cuanto a la figura del Belén... :)

    -Patxi, gracias por comentarme, cuando tú debes escribir no un blog, sino una tesis. Totalm de acuerdo, tb me das un masaje.

    -Old Hippie, qué haríamos sin ti en este blog (diva ya ha descubierto que eres mujer). Gracias por elogiar mis habilidades viperinescas, a ver cuando me hacen una oferta q no pueda rechazar. Sobre lo de "no manipular", me da para otro post. Viva Paco Ibañez.

    -Estafetakoa, las espadas deben estar relacionadas con el nivel de testosterona. Queda claro q tu tienes mucha, y yo-gracias a los dioses-menos.

    -Moli, gracias de nuevo por el "Google Earth" y por visitarnos.

    Un abrazo,

    Di

    ResponderEliminar
  12. Hi.
    Ahora que sé que Diva & Di son dos personas distintas y una sola diosa verdadera, ya me aclaro un poco y ma autobautizo como "vago" (prime).
    No critico a Amenábar por meterse con las religiones, personalmente creo que se queda corto, ni porque no añada sexo. Efectivamente, la escena de las caricias es hermosa.
    Sólo que yo fui llenico de expectativas y salí decepcionado. Al personaje y al momento histórico se le podía sacar mucha punta, más con la cantidad de presupueto con el que ha contado.

    Besos

    Vago

    ResponderEliminar
  13. Hola Vago,

    Beinvenido al blog. Seguro que no eres vago del todo, sólo "vaguico" ;·).

    Sí, efectivamente. Dos personas distintas y un sólo blog verdadero. Lo vamos a tener que poner por algún sitio para evitar confusiones.

    Besicos.

    Diva

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias por tu comentario, Vaguico. Me pregunto si el nombre viene de un momento autoflaglelativo o procastinante (yo tengo de estos muchos).

    Besicos!

    Di

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.