30 de junio de 2014

Festival del Amor

77 divagues
 Love is in the air... oj, que juego de palabras innovador. Disculpen. Nuevo intento (aclaro la voz): en el Southbank Centre de Londinium (ciudad del festival) han montado, para este verano, el Love Festival, por el que hemos pasado hoy. De acuerdo, este primer tatuaje con pajarito igual no mola, pero todos los demás? (scroll down)

Porque van a dedicar los finde del veranos a las siete distintas acepciones del amor  del griego clásico, qye luego hizo más complicadas Stenberg con su receta de "Ingredientes básicos del amor". El apreciarse a uno mismo (Philautia)-que me hace pensar en la frase de Woody Allen-un buen pre-requisitio para apreciar a los demás. El Agape o amor a la humanidad, solidaridad, lo llamaría yo. El amor juego, el flirteo (Ludus). El amor-pasión, os introduzco a Eros. El amor que perdura, Pragma, el de la experiencia compartida, Phillia (aquí entramos los divagantes), el amor familiar, Storge

Como me han gustado los dibujos, y para demostrar mi Philia, aquí van...






























































25 de junio de 2014

I wonder-Me pregunto si conocéis esta canción. Y si os gusta tanto como a mí

15 divagues
 I wonder... me pregunto cómo divagar esto sin fastidiarle a nadie la trama de "Searching for Sugarman" ("Buscando a Sugarman") la peli documental de 2012 de Malik Bendjelloul. Como creo que lo mejor es ver la cinta como la vi yo, sabiendo más bien poco (que va de Rodriguez,  un músico), lo dejo así. 

Así y con una de sus canciones, "I wonder"... Me pregunto si "I wonder" os dará ganas de ver la peli y conocer esta historia. Porque es un misterio, y no se parece en nada a otras pelis sobre músicos que he visto, ahora se me ocurre "Marley" (2012, Kevin McDonald), "Control" (2007, Anton Corbijn), sobre Ian Curtis el atormentado líder de Joy Division, "Sex, Drugs and Rock&Roll" (2010, Matt Whitecross), sobre Ian Dury, líder de los punkarras  Blockheads.

Me pregunto.. cuántas veces te la han metido
me pregunto... cuántos planes te han ido mal
me pregunto.. cuándo tuviste sexo por última vez
me pregunto... si sabes quién será el siguiente...


23 de junio de 2014

Di te envía una postal desde Londinium

14 divagues
En otra vida, me gustaría poder hacer estas cosas: Surfear, trepar a edificios altos y/o icónicos, volar con la bici. En esta, me conformo con los karaokes. Otra emoción fuerte, como quedó claro hace unos días.

Entonces quise hacer partícipes a los divagantes de ese vértigo. Hoy, enlazo un vídeo para seguir en esa línea. Es apto para todos: a los que les gusta experimentar esto de vivir al límite vicariamente, y para los que se quieran dar un paseo por esta ciudad, que no te la acabas nunca.

Así que con todos mis besos, ahí va la postal de muchos de los lugares por los que me podéis ver paseando, trabajando, jugando...



18 de junio de 2014

"Stoner", de John Williams: lo trepidante de lo cotidiano

12 divagues
"Stoner" es un libro del que nunca había oído hablar hasta el mes pasado, cuando me lo regaló una amiga para mi cumple. Y, de repente, otras dos personas conocidas lo habían leído y, anda, leo un artículo en El País diciendo que es un "fenómeno literario" que ha resucitado después de llevar publicado sin éxito más de 40 años, y que "no está cuajando en España". Me empiezo a hace preguntas tipo "The tipping point" -qué hace que, de repente, algo se ponga de moda de la manera más casual. Porque este libro recibió el National Book Award en su día, pero pasó sin pena ni gloria. Qué ha pasado?

Leo la edición de Random House-Vintage Classics. Esto ya es en sí un placer en sí mismo: me gustan estas ediciones, y en la portada hay una foto difuminada de tres libros, así como quedan casualmente encima de una mesilla de noche. En la contraportada, gente como Barnes, McEwan y Hornby hablan de "tristeza" y "un libro que rompe democráticamente el corazón". 
El autor, John Williams, tiene nombre de compositor de bandas sonoras, pero fue un académico de la Universidad de Denver, donde enseñó literatura durante 30 años, y murió en 1994. Y precisamente el libro tiene como trasfondo el mundo académico y sus miserias, en un contexto histórico anterior a su publicación: William Stoner, nuestro (anti)héroe, entra en la universidad cuatro años antes que estallara la Primera Guerra Mundial. Mucho se ha escrito y filmado sobre el  mundo de la universidad, las intrigas, la política, la lucha por el poder, la mediocridad... en Stoner tenemos esto y mucho más, corregido y ampliado porque las pequeñas batallas de los demás contrastan con el protagonista, un hombre sencillo al que todo eso no le interesa. 

Pero hay una cosa que a Stoner no solo le interesa, sino que le apasiona, y es el hilo conductor que nos hace a nosotros interesarnos y al final querer a Stoner: su amor por la literatura. 

"The love of literature, of language, of the mistery of the mind and heart showing themselves in the minute, strange, and unexpected combinations of letters and words, in the blackest and coldest print-the love that he had hidden as if it were illicit and dangerous, he began to display, tentatively at first, and then boldly, and then proudly".

Esta es una historia de amor con las letras, porque de su predestinado puesto en la facultad de agricultura (sus padres tenían una granja) pasa a la de literatura. La revlación ocurre un día en clase, cuanod un profesor le dice: " Shakespeare le habla a través de 300 años. Señor Stoner, le escucha?". Así que con esa iluminación y con la clarividencia que le da haber descubierto que todo eso es mucho más él que la química o la geología se tira a la piscina de la Literatura. Con una honestidad y una totalidad que tal vez estén hoy pasadas de moda, y por eso son más refrescantes y necesarias.

Y rompe con sus padres. No físicamente, no dramáticamente, sino que sufre lo que a mucha gente que ha salido de "la tierra" (o la mina, o la obra.... el trabajo manual) vía la educación, le pasa: de repente, cuando vuelve en verano a verles y a ayudarles en la granja, se da cuenta que se ha abierto una grieta inmensa entre ellos, que nunca logrará cerrrar: están en distintos mundos. Rompe el corazón, pero a la vez, su compasión y su decencia te hacen estar con él ahí:

"But he found he had nothing to say to them; already he realized, he and his parents were becoming strangers; and he felt his love increased by its loss".

 La novela plantea algunos de los grandes temas de la época, y tiene un toque antimilitarista que, aunque se menciona brevemente, nos da una pincelada más de quién es Stoner, que no va a la guerra:

"There are wars and defeats and victories of the human race that are not military and that are not recorded in the annals of history".

Esta frase no es suya, sino de su mentor, uno de los muchos personajes del departamento que describe Williams magistralmente. Cuando leo descripciones de esas que me gustaría haber escrito a mí, pongo en el margen una "d" dentro de un círculo. "Stoner" está lleno de esas des: descripciones físicas, pero más importantes, psicológicas. La erosión que deja en una cara el haber estado insatisfecha de siempre, la educación moral basada únicamente en lo que atañe a la cintura para abajo, la manipulación vía terceros: el personaje de su mujer es particularmente devastador, y temo que no se refiera solo a su mujer, sino a una generación de mujeres. Luego está el joven al que supervisa su PhD, que funciona en el libro como la figura que nos confirma -a los lectores- nuestra teoría de que todo, o casi todo, es mentira.  Pero como dice Stoner en algún punto, cuando se habla de que no se puede mantenenr a esa gente fuera, él dice: "No, pero podemos intentarlo". Estoy contigo, Stoner, hay que luchar, aunque hagamos lo que la gente llama el ridículo. Otros ejemplos de "dses" encirculadas:

"the corrosive and unspoilt bitterness of youth"

"though he was shorter than Stoner, he seemed to be looking down on him"

El otro amor también ocupa una parte de la novela. Aparte de la literatura hay otros dos amores, ambos que emocionan... uno es la preciosa relación que tiene con su hija pequeña, y la otra con una colega. 

"that the person one loves at first is not the person one loves at last, and that love is not an end but a process through which a person attempts to know another"

Y este es el momento en el que yo acabo llorando...

"he was nearly sixty and that he ought to be  beyond the passion of such passion, such love".

"Stoner" es una novela que, como dice en la introducción, logra hacer interesante la vida sin interés de un académico gris. Por qué en España no está teniendo un éxito comparable? Vila-Matas, que la descubrió en 2011 hipotetiza: "Stoner es una discreta oda al trabajo bien hecho y lo han comprado 20.000 personas en nuestro país. Que amen el trabajo bien y hecho y sepan leer de verdad debe de haber 30.000 personas en todo el país. Las demás, ramonean por las praderas. Por eso estamos tan mal”. 

No me atrevo a hipotetizar, lo fácil sería echar la culpa al traductor (hui, Nán) o al buen tiempo. Pero con lo que sí me atrevo es con: "Divagantes, Stoner os habla a través de 40 años, le escucháis?"

17 de junio de 2014

17 Junio. 17 años.

8 divagues
Como esa gente que se olvida de los cumpleaños, solo esta mañana me he dado cuenta de semejante efeméride: el 17 de Junio de 1997 el Peda y la que firma vinimos al UK. Como me tengo que ir, remito al divagante rezagado (el aventajado ya lo recordará y, es más, lo sabrá recitar de memoria) a viejos divagues en los que se detallan los nervios, las lágrimas, las risas, los 90 kgs que en esa época dejaban llevar en Aviaco... y demás. 




Y este es el regalo de Mini, esta misma mañana...

  
MUXUS GUAPOS!

14 de junio de 2014

El Día Después

14 divagues
Sé que habéis trabajado duro. Sé que la ansiedad os ha podido por las noches. Sé que el Sr Snoid intentó, Lux, arrebatarte ese puesto de ganador crónico que llevas como un sambenito-tú, tan humilde- (pero no lo logró, quedó Descaliminado Fulminante cuando, tras el visionado-que dicen los entendidos- de su sugerencia "Yo también necesito amar", elevó nuestras espectativas de tal manera para ver "Yo quiero ser caballo"  que desrubrir que no existe -desalmado--nos dejó muy cuitados. Un pufo... Lux, debes tranquilizarte y abrazar tu rol de líder).

Sigamos con una breve crónica de la noche. Ayer estuve todo el día en un conferencia al lado de Regents Park (oj, That is The Life, vivir en esa zona quiero decir, That Must be The Life), y a la salida una colega y yo nos metimos en el metro londinense de rush hour de viernes de una día de calor hacia London Bridge. Sin comentarios. Allí nos esperaban otras dos, y el resto fueron llegando.

A ver, el pub donde era el evento es uno de los más cutres que he estado recientemente. Un pub viejo viejo que, para reanimarlo-supongo-le pusieron dos habitaciones de karaoke en el sótano. Había que meterse por detrás de la barra, y de allí nacían unas escaleras que podían bien ser aquellas de Pulp Fiction que llevan a donde está el Tarado. Aquí, al final había una sala grande llena de muebles antiguos, botellas, sofás chester, máquina retro de poner discos, lámparas de pie, búhos disecados... bueno, esto último no, pero si recuerdan la escena de "El silencio de lso corderos" en las que Clarice entra en un almacén y se encuentra la cabeza de Benjamin Raspall, lo pillan. Y además, lo que no le hubiera gustado a mi madre: lleno de polvo. Allí nos indicaron la puertuca que daba a nuestro pequeño antro. 

Cabe decir que antes nos tomamos un algo en la terraza. Hacían cocktails, simepre cargados por El Diablo. No me enredarán, que dicen en Vetusta. Afirmo: "Una Coronita" (en este país conocida como "Corona", yo la sigo llamando Coronita) y el tío: "NO". Y yo, que es lo más parecido que tenéis, y el tío, impertérrito, se encoge de hombros. "Tenemos Becks en Happy Hour, dos por £5". Me gusta como suena. Como te dan las dos entonces (la hiena rehusa a guardármela en el frío) tengo que beberme la primera en .. 3 minutos? (no me gusta caliente). Y claro... pasa lo que pasa.

Que al bajar a la catacumba ya me parecía un sitio hasta acogedor, y pensé que, por la edad del local eso había sido seguro refugio antitaréreo en la Segunda Guerra Mundial. En la otra habitatión ya había un grupo berreando como si les fuera la vida en ello, precisamente, Divagantes "Total Eclipse of the Heart". Pensé en vosotros y os mandé una breve telepatía, que solo los más sensitivos sentiríais hacia las 7:12 pm, hora española.

Pero cual es nuestra decepción al constatar que el karaoke no es de estos modernos con pantalla táctil (qué? que en el chamizo no ha llegado el SXXI?) con posibilidad de "búsqueda".  O sea, tú pones "Los Pecos" y te sale su discografía. O pones "Ti amo" y sale Umberto. NO: aquí había un grasiento libro con fotocopias de canciones en gran porcentaje esotéricas. No estaba Friday I'm in love!!! (la ritualística de comienzo) Ya no se trataba de destilar en esas dos horas los hits que los divagantes se había sudado: era la lucha por la vida. 

 A ver, hubo sus cositas, como muestra el vídeo adjunto. Otro de los momentos era estar cantando "We will rock you" y ver las imágenes de fondo ochenteras de catálogo de hotel playero totalmente sin relación. Pero la Happy House continuaba y contribuyó a que todas estas asperezas se limaran. Y trsitemente a que mi voz aterciopelada (tienen que creerme!) sea la de un zapato arrastrado dándolo todo... pero qué mal canto, por Tutatis! Pero era Friday, e incluso sin The Cure, I'M IN LOVE...


12 de junio de 2014

La Lista. By Los Divagantes.

14 divagues
Queridos: Sois LOS MEJORES. Me pregunto por qué os abuso a veces. Encima que os tengo abandonados, os organizais sin problema para solventarme "el problema".

Muchas gracias a todos, por las canciones, por las listas, por el Spotify. Mo incluso ha hecho un tutorial conmigo para enseñarme cómo ponerlo en el ladito (a que mola?). Ahora está intentando enseñarme a añadir canciones. Veremos si podréis los demás también: será el "Proyecto Divagantes karaokeando"-o que alguien venga con mejor nombre, please.

Total que, como estoy en exaltación de los divagantes, el finde os voy a colgar un vídeo de mañana! Pedid la canción que queráis... sin volvernos locos... 

G R A C I A S



6 de junio de 2014

Lista para la siguiente karaoke party: Divagantes, necesito ayuda!

63 divagues
No hay que salir del armario: en la sección desviaciones ya ha quedado claro que el karaoke me vuelve loca. Dicho esto, aviso para divagantes-lo que viene a partir de ahora puede herir su sensibilidad (si a primera frase no lo ha hecho ya).

Para el que no lo sepa, el karaoke de los países civilizados poco tiene que ver con lo que he vivido en el pasado en al península, donde la gente va subiendo a un escenario y el resto del bar hace lo que puede para intentar desconectar y luego olvidar. No: aquí es como en "Lost in translation" (donde cantan "Brass in pocket", pero yo de los Pretenders me quedo con "Back on the chain gang").  Se alquila una habitación sin ventanas -a veces buuu subterránea-con tus amigos, hay varios micrófonos, y no se sabe bien quien va bajando jarras de cocktails, cada vez mejores, y cuando la cosa está ya muy mal, pizzas.

El viernes que viene, como despedida de aquel medio trabajo que dejé hace poco en Brixton, vamos de karaoke a London Bridge. No solo los miembros del equipo actuales, sino gente que ya se ha ido pero que también sufren (fueron infectados) del desorden.

Y aquí es donde entran los divagantes: necesito crear la lista ideal de canciones de karaoke. Pero, hey, no es tan fácil...  hay unas normas:

  • Una canción perfecta de karaoke no es tu canción favorita de todos los timepos. Ya he dicho que mi canción (cosa generacional) es "Moonlight Shadow", pero no es una buena canción de karaoke, lo reconozco. Otra deilidad total mía "Late for the sky" tampoco.  Y un absoluto fracaso es la inofensiva "Love is all around", por ejemplo. La carga el diablo.
  • Algunas canciones son buenas, pero no son TU perfecta canción de karaoke, por la nota. Una canción que nunca falta con mi equipo (la cantábamos los viernes por la tarde, ya en pleno desfase) es "Friday I'm in love". Yo no canto bien tan bajo como Robert Smith, y si voy más alta me sale pito.
  • Las canciones energéticas son perfectas para karaoke. Una de mis favoritas es "Don't stop me now". O "Bat out of hell", gloriosa. Ahí es cuando te sientes más en un gimnasio que en una noche de juerga.
  • Las pastelonas tienen su lugar, pero tienen que haber una historia detrás: con mi equipo tenemos varias de estas. Las cantamos con gran drama y suelen preceder a las pizzas. Una gran favorita de este grupo puede ser "Hungry eyes". En general casi toda "Dirty Dancing" se presta... "I would do anything for love... but I wont do THAT", también nos ha dado muchas alegrías...
  • Una colega y yo tenemos debilidad por "Los Miserables". Entiendo que no es la cup of tea de todo el mundo, pero nos gusta hacer "On my own" (pasteladas) y a mí "Do you hear the people sing" (a las barricadas).
  • Todo Blondie es karaokeable
  • También hay canciones prohibidas: por ejemplo "You can leave your hat on". Siempre hay un idiota que se lo toma en serio y se quita la camiseta, y da muy verguenza ajena.
  • Las canciones tipo himno son perfectas: una de mis favoritas es "Don't look back in anger". La "Bohemian Rhapsody" también nos ha dado horas de placer o "Sweet Caroline". O, por favor, "Come on Eileen". 
  • Luego están esas que se acaban saltando a modo de trenecito frontal, por ejemplo la enorme "I would walk 500 miles". Si se pasa a trenecito tipo "konga", la noche va por muy mal camino.
  • Casi todo Abba es karaokeable. Nosotros siempre hacemos "Mamma Mia" porque un ex-secretario y yo hacemos de Frida y Annetta, con  el baile y todo. Mi favorita sigue siendo "Waterloo".
  • En contra de lo que pueda parecer, los Beatles no dan mucho juego. Según en qué mood, tal vez mi preferida "Here comes the sun".
  • Bonnie Tyler es otro must: "Total eclipse of the heart", "It's a heart-ache", qué contaros...
  • Algunas que acabas con exaltación de la amistad "Like a rolling stone" (cuánto me gusta esta canción) o "New York New York"
  • Las tipo reggae pueden ser traicioneras pero no puedes fallar con "Could you be loved" (mi favorita de Marley), o esta "Lazy song" que le encanta a Mini. También me gusta, así en plan quirky "I'm yours"
  • Cualquier canción que se pueda hacer un poco de performance o baile: "Summer nights" o "American Pie"
  • Una canción que igual no te encante puede ser buena en karaoke, una canción que consideres cheesy, cursi, puede dar muy bien. Por ejemplo esta que incluyo al final "Reach for the stars" de S-Club 7 (que para nosotros también tiene un doble significado).
Así que, pequeños divagantes, vuestra tarea está servida:  de aquí al viernes que viene quiero la lista perfecta. Por supuesto podéis sugerir "Eres tú" o "Amor de hombre", pero aquí lo más cercano que tienen a castellano es "La isla bonita" (que siempre me ponen, y odio), y "La bamba", que bueno. Se pueden añadir categorías o lo que sea. Y contarnos historias de porqué algo tan poco karaokeable como "Make me smile (come and see me)" debe estar en la lista.

Y además... lo sé, lo estáis pensando. Y la respuesta es:

Sí. Lo hay. 

Hay concurso: La canción propuesta que más éxito tenga el viernes 13, tendrá premio. 

AL LIO!!!!!



2 de junio de 2014

Una de esas ocasiones en que se echa de menos no estar allí...

40 divagues
Y para celebrar lo que está pasando en la calle allá abajo, esto pasaba el sábado en una estación de aquí arriba, en uno de esos pianos callejeros (al que, por cierto, le sienta muy bien el grafitti, siguiendo con el divague de ayer). :)




"La Teoría de la ventana Rota" (así lo veo yo)

12 divagues
Hace unas semanas terminé el librito de Malcolm Gladwell "The tipping point". Se traduciría más o menos como la gota que colma el vaso, el punto que hace que una torre que estamos construyendo con maderas se caiga, ese empujoncito que hace que todo cambie. Siento decir que el ensayo ha sido traducido al castellano como "La clave del éxito", así que no me extraña que nadie lo haya leído. 

Al principio pasa varios capítulos explicando cómo se crea un "epidemia social" y los tipos humanos que entran en juego (lo intenté explicar con el divague de las barbas) y luego pasa a hablar del poder del contexto. Leer ese capítulo ha sido toda una experiencia para mí, y todo el mundo me entenderá: pasados los 40, tener una pequeña "revelación", encontrarte con algo que te hace tambalear en tu opinión, o que reta tus formulaciones sobre la vida, siempre es emocionante. Esto pasa muchas más veces a los 20, está claro, y no siempre por las razones adecuadas. Ya hemos hablado en el divlog de estos temas, por ejemplo, en los libros que más "nos han influido", y mis múltiples divagues del primer año de divlog que le dediqué a Marvin Harris.

Bien. Entrando en harina, se recordarán tambien divagues en los que he hablado, por ejemplo, de mi admiración por el grafitero Banksy. Habrá algunos en los que habré expuesto, con mayor argumentación lo que resume Eskorbuto con su "Mucha policía, poca diversión, un error, un error". Y suma y sigue. Las soluciones que plantea Gladwel, siempre me han parecido "poner parches, poner vendas, poner tiritas". Pero la herida esta pudriéndose por debajo.

Sin embargo, Gladwell hace algo que a mí me puede: da datos. Se ha estudiado y es claro que la delincuencia disminuye cuando se "limpia" el metro. El contexto inmediato (y diferencio aquí del "contexto amplio" en el que uno ha nacido) influye: gente que no soñaría en robar en un supermercado ve pelis piratas. Y suma y sigue. 

Me gusta lo que dice de "los cambios pequeños" para este "contexto inmediato". Hasta estas teorías solo se pensaba (yo pensaba) en los "Grandes cambios", con mayúsculas. En una palabra, había que hacer la Revolución. 

Pero, podemos permitirnos quedarnos en el árbol del contexto inmediato y no ver el bosque? Bien, vale, jugamos: podemos hacer pequeños cambios, pero yo añado, sin dejar de mirar el horizonte. Los chicos delincuentes de Nueva York eran y son producto de la injusticia social. De eso no hay ninguna duda: poniendo más policía parece que dejan de asaltar a gente en el metro, pero supongo que, como alternativa, no acabarán en Harvard (bueno, sí, uno de entre miles, del que Hollywood hara una peli... el sueño americano). Probablemente pongan hamburguesas en alguna cadena que, para nosotros como pasajeros del metro está mejor, pero como seres pensantes nos debería hacer caer en la cuenta del horror de ciertos grupos aprisionados en la rueda de servir, de ser instrumentos de otros por generaciones. Eso es lo que hicieron sus padres y lo que harán sus hijos. A mí me duele.

Luego está la genética. No es progre, no vende... alguien como yo debería poner todo el peso en el párrafo de arriba (y le pongo mucho, pero no todo). Pero el mundo es maldito hasta en esto: traemos cosas de serie que nos hacen más fuertes y otras que nos debilitan. Hemos hablado muchas veces aquí de la psicopatía, por ejemplo. Algunos de los problemas de serie se pueden cambiar, paliar, ayudar. Ahí entra la salud y los servicios sociales. Intentar olvidar eso ponendo más policía, cerrajeros y carpinteros de ventanas no es la solución.

Pero es una. Es un comienzo. Tal vez deberíamos hacer las dos. Ayer leía un artículo de un chico que estaba estudiando medicina en Kings College, aquí en Londinium. Es el primero de su familia en estudiar una carrera, y solo ha podido acceder por un programa llamado "Extended Medical Degree Programme", por el que, con donaciones de antiguos alumnos de Kings, pagan la carrera a chicos como él, que no hubieran podido hacerlo. Además, el programa conlleva que estos estudiantes que vienen de "colegios no selectivos" (o sea, que no había que entrar tras un examen) y nunca hubieran pasado la entrevista de ingreso, puedan pasar un año extra en las dos primeras fases de la carrera. Yo, que siempre he pensado que estos programas son vitales para incluir a chicos y chicas de clases desfavorecidas (es escándaloso en el UK la sociodemografía de la universidad), pensaba que debía salir todo de nuestros impuestos, y que "dando limosna" para causas como las de este chico no hacíamos más que poner tiritas. Mi opción ideal sigue siendo más impuestos y menos limosnas, pero, mientras esperamos a los "Grandes cambios", el hecho de que puedes verdaderamente cambiar la vida de una persona con tu donación es real. Nos desvía eso de seguir luchando por "El Gran Cambio"?

Y antes de terminar, una nota sobre las diferentes personas que podemos ser según el contexto. Me ha gustado en los comentarios que vari@s, como yo, "no responden" de cómo pueden actuar llevad@s a un límite. Pero sí que creo que hay personas de integridad máxima que siempre serán ejemplares. Y gente que, teniendo mucho, seguirán explotando a otros, o haciendo el trabajo más idílico, aún se dedicarán a fastidiar al que puedan, o lo que sea.  Son los dos polos de un espectro: entre medio estamos los demás, los pequeños seres de a pie que casi nunca levantamos la voz pero que le podemos gritar de todo a un imbécil con 4x4 que se nos cuela en el carril desde el volante de nuestro mini cooper. :)