24 de junio de 2011

I would walk 500 miles... nótese el condicional

40 divagues
La noche de ayer, para los que hayan tenido la suerte de no leer mi crónica de anoche a las 3:34 am en un estado lamentable, fue una de esas salvajes. Sin comerlo ni beberlo, con la gente del curro, a saber: una secretaria inglesa de cincuentaytantos, un egipcio, un griego, una medio holandesa, una catalana que se vuelve a Barna tras 6 meses, el catedrático (llamémosle Prof), y yo. La UE, vamos, pero todos ingleses, al cabo, por lo menos en lo de las cosas del beber. Había muchas cosas que celebrar.

Si tengo que ponerle banda sonora a la noche sería este "I would walk 500 miles" de los Proclaimers. Porque sí, acabamos en un bar donde había karaoke. Y sí, Di interpretó con diversas combinaciones de gente algunos de sus mas reclamados hits (apuestas). El catedratico, piojo piojo, el "Bohemian Rapsody" de Queen con el egipcio y bueno... las risas fueron tantas que ni el hecho de que me mangaran tres tarjetas de crédito pudo empañar la noche (todo en orden, no preocuparse). Hoy nos tirábamos al suelo en la reunión del equipo, todos de resaca engullendo todo carbohidrato que se nos pusiera por delante... "Os acordáis de cómo la montó Prof con los guardas de seguridad tras el robo, y luego no le querían dejar entrar? Y flashbacks del egipcio y yo hablando con un matón de la puerta: "Mira, este hombre es un famoso catedrático que está todo el día en Westminster informando la política de X e Y" (y es cierto). Y mientras el Pro, venga a gritar con el otro, mans al cuello (o eso e suna magnificación ela noche, de esas tan frecuentes en los borrachos?). Una imagen de esas de peli de Almodóvar.

Conocimos a mucha gente que pasaba por allí, como pasa en las mejores noches. Entre ellas un tipo que tenía pinta de estar en el espectro autista, y que se parecía sospechosamnete a uno de los gemelos de los Proclaimers, pero con el pelo a lo afro. El único fallo: de él no tenemos foto. Pero de todo lo demás sí, y pone la carne de gallina.

Y ahora no me voy a caminar 500 millas. Me voy a dormir. Salutti divagantes.

23 de junio de 2011

Mi vida sin mi

8 divagues
Las decisiones que tomamos van dando forma a nuestra vida y toda decisión lleva consigo un coste de oportunidad. Eliges una cosa y al hacerlo, dejas de lado otras cuantas. Jamás sabremos qué habría ocurrido si en vez de A hubiéramos elegido B, si en vez de aceptar un trabajo determinado o casarte con la persona elegida hubiéramos hecho lo contrario. Tampoco tiene mucho sentido darle más vueltas, una vez tomada la decisión. Aunque a veces uno se pregunta qué hubiera ocurrido si....

Estos días de ausencia blogueril he tenido la oportunidad de vivir mi otra vida, una de ellas.

He estado sin marido, sin hijos y de viaje durante una semana. En ese lapsus de tiempo he sido estudiante de UCLA, CEO (que está muy de moda) of a company, tenía casa en Los Angeles, en Palos Verdes en concreto, de esas con jardín y sin vallas y con moqueta hasta en el baño, sufría el tráfico de la ciudad, iba a la playa a correr o patinar, compraba en Whole Foods comida orgánica y me la comía en mi mesa de trabajo leyendo el periódico, sacaba a pasear a mi perro e iba a las rebajas de Saks Fifth Avenue, comía cinamon rolls (me encanta la canela) y dejaba un 15% de propina en cada restaurante...

No ha estado mal por una semana asomarme al otro lado y ver lo que podría haber sido o... no.




22 de junio de 2011

Los pobres son tontos, de ahí que lo sean. Y los ricos listos, ídem.

13 divagues
Algunos de estos días, la artista antes conocida como Di (en estos momentos siendo fagocitada por La Vida), se ha preguntado si ella podría escribir un blog en forma de haiku.

Haiku en la brevedad, se entiende. O sea, ser capaz de simplemente colgar una frase que nos ha impactado (tanto a mí como a la artista antes conocida como Di), una foto que nos ha dicho todo, una palabra de esas con carga emotiva que desasosiega al personal no psicopático (no sé, sangre versus silla. Los sicópatas experimentan lo mismo-nada-al oír ambas palabras, nos dicen los estudios). Pero divago: ese es uno de mis principales síntomas en contra del haiku.

Yo hoy simplemente quería colgar una frase que no quiero olvidar. Y no quiero comentarla, y casi no sé si quiero que sea comentada, porque.

Un día podcasteaba por las calles de Londinium una entrevista a Begoña Aranguren, que ha escrito por lo visto una biografía de Jose Luis de Vilallonga, uno de esos aristócratas del que no sé mucho aparte de que se casó con una inglesa rica que es una de las inglesas que fueron a España en distintas guisas en la guerra civil ( "Doves of war" , Paul Preston) y que aparece en "Breakfast at Tiffany's" (Blake Edwards,1961). Ella intentaba justificar la esencia de este tipo explicando que, a los seis años, su abuela ya le llamaba de usted y le decía algo así como la siguiente frase:

"Los pobres son todos tontos, por eso lo son.
Porque si son muchos más que nosotros y
no se juntan y vienen a quitarnos lo que tenemos,
dedididamente deben ser imbéciles".

Este es mi haiku de hoy.

20 de junio de 2011

Ponga la música adecuada a su estado de pánico

11 divagues
El viernes por la mañana salí de casa con el corazón en un puño: tenía una cita con un panel de cinco respetables eminencias para hablar y contestar a sus preguntas durante una hora. Mientras caminaba y mi dedo giraba por el frontal de mi ipod, pensaba en eso de que la elección de la música para esos trances no debe ser nunca casual. Es bien sabido que la música tiene un poder increíble como "inductora de sentimientos" (y, por extensión, de estados mentales).

Creo que Diva o yo hicimos un divague de esto, allá por el Pleistoceno, pero no lo logro localizar. Creo que no nos poníamos de acuerdo con las canciones que a una le subían el espíritu (si este existiese). No sé si yo dije entonces que una de mis canciones uplifting por excelencia es "Friday I'm in love" de The Cure, y fue la primera que sonó. Además, era viernes: perfecto. Si pienso en el vídeo, su poder aún es mayor.

El pulgar siguió rodando por la ruleta y la siguiente fue "Territorios libres" o tal vez "Feo fuerte y formal" de Lokillo. Y por fin, apareció esta, de un grupo que dió muchas de estas canciones que me ponen una sonrisa en la cara: "Don't stop me now", de Queen.

Hace poco me pasaron el vídeo de abajo, de un programa de la BBC en la que unos cómicos han de imitar una canción y dos personas adivinar de cual se trata. No falla: cada vez que lo veo, me tiro al suelo y a los que me intentar levantar les digo: No me paréis ahora, que me lo estoy pasando muy bien... 'cause I'm having a good time, having a good time...




Tonight I'm gonna have myself a real good time
I feel alive and the world it's turning inside out Yeah!
I'm floating around in ecstasy
So don't stop me now don't stop me
'Cause I'm having a good time having a good time

I'm a shooting star leaping through the skies
Like a tiger defying the laws of gravity
I'm a racing car passing by like Lady Godiva
I'm gonna go go go
There's no stopping me

I'm burning through the skies Yeah!
Two hundred degrees
That's why they call me Mister Fahrenheit
I'm trav'ling at the speed of light
I wanna make a supersonic man of you

Don't stop me now I'm having such a good time
I'm having a ball don't stop me now
If you wanna have a good time just give me a call
Don't stop me now ('Cause I'm having a good time)
Don't stop me now (Yes I'm having a good time)
I don't want to stop at all

I'm a rocket ship on my way to Mars
On a collision course
I am a satellite I'm out of control
I am a sex machine ready to reload
Like an atom bomb about to
Oh oh oh oh oh explode

I'm burning through the skies Yeah!
Two hundred degrees
That's why they call me Mister Fahrenheit
I'm trav'ling at the speed of light
I wanna make a supersonic woman out of you

Don't stop me don't stop me don't stop me
Hey hey hey!
Don't stop me don't stop me
Ooh ooh ooh (I like it)
Don't stop me have a good time good time
Don't stop me don't stop me
Ooh ooh Alright
I'm burning through the skies Yeah!
Two hundred degrees
That's why they call me Mister Fahrenheit
I'm trav'ling at the speed of light
I wanna make a supersonic woman of you

Don't stop me now I'm having such a good time
I'm having a ball don't stop me now
If you wanna have a good time
Just give me a call
Don't stop me now ('Cause I'm having a good time)
Don't stop me now (Yes I'm having a good time)
I don't wanna stop at all

La la la la laaaa
La la la la
La la laa laa laa laaa
La la laa la la la la la laaa hey!!....

17 de junio de 2011

Catorce años, ca-tor-ce, en el UK

8 divagues
El 17 de Junio de 1997, una parejita de indocumentados esperaba nerviosa en el aeropuerto de Vetusta un vuelo de -atención- Aviaco con destino Londinium. Llevaban 90 kilos, 90, de equipaje (aquellos tiempos dorados en los que no existían las lowcost y ataban los perros con longanizas). Sus familas y algún amigo estaban allá: una madre lloraba, la otra reía histérica. No tenían billete de vuelta. Esto, que puede parecer sólo una metáfora, ha resultado ser más: aún no han vuelto.



Esta parejita eran nuestros héroes los Pedalistas, embarcándose en la mayor aventura -que ya es decir-de su vida: uno dejaba un trabajo fijo prometedor en una respetable Entitat y otra se lanzaba, con un título bajo el brazo que la acreditaba como conocedora de un tema del que no sabía literalmente NADA (de ahí en sobrepeso en libros y apuntes), al mercado laboral.



Aterrizamos en Gatwick, y nos vino a recoger Angeles, una amiga de la infancia, azafata de la British Airways. Recuerdo ir a un Tesco a comprar cuatro cosas por las que pagamos la exorbitante cantidad de £32. Y cómo estaba la pound en aquella época. Imposible.



Nuestra primera casa de parejita en esta nueva etapa fue la de Steve, un amigo que llevaba varios meses rodando un documental en el Himalaya. Esa casa fue nuestra base para recorrernos la geografía de la isla. Y en Grimsby, mi primera entrevista, me ofrecieron mi primer trabajo. Inconscientes. Y lo acepté. Inconsciente. Y sí, en Grimsby, a mucha honra: como diría Bill Bryson, somebody had to.



Hay una escala clásica para medir el riesgo de depresión (Social Readjustment Rating Scale, Holmes & Rahe, 1967) que estableció una lista de factores de riesgo para el desarrollo d ela enfermedad. Matrimonio (o irse a vivir con tu pareja), cambiar de trabajo, cambiar de país estaban en la lista. Cumplíamos varias. Afortunadamente, no nos deprimimos. Gracias a todos los que se han cruzado en nuestro camino durante estos años y nos han hecho este viaje tan chulo.




CATORCE años. Se puede decir que, a falta de bodorrio, este es nuestro aniversario. Catorce. Y ha sido muy bonito, pero disculpen, ahora tengo que gritar.

6 de junio de 2011

Ilusión

4 divagues

El otro día conocí a una persona de las que vale la pena.

Jacinto es un profesor de un colegio que ha pedido una reducción de jornada laboral para dedicarse a su fundación. Un proyecto que se gestaba desde hacía tiempo, incluso antes de que él mismo lo supiera y que sin embargo empezó hace apenas dos años. Junto a su hermana, han creado en un pequeño pueblo aragonés llamado Camporrells, de donde son originarios, una fundación que lleva por nombre CRISÁLIDA, cuya misión es la de ayudar a personas con alguna discapacidad intelectual e intentar que puedan llevar una vida normal, que sean autónomos y al mismo tiempo potenciar su autoestima a través del arte. Llevan muy poco camino andado y sin embargo han conseguido unas metas importantísimas. 

Jacinto es una persona sencilla, con una voz cálida, de esas que te habla y te va envolviendo. Jacinto cuenta las cosas y te transporta a otros lugares, a otros mundos que están y que a veces no queremos o no nos gusta ver. Da gusto escucharle, podría estar muchas horas con él. Admiro su labor. Y es que Jacinto trabaja en algo muy importante y a la vez real, tan real, que por voluntad propia lo palpa cada día en su casa y a su alrededor y que seguramente le debe dar muchas más satisfacciones que cualquiera de los trabajos que tenemos nosotros.

Jacinto tiene una luz en sus ojos que hacía tiempo que no veía.

2 de junio de 2011

Elogio de la paleta

9 divagues
Es sin duda una de las desterradas, poco usada y cada vez menos frecuente en los hogares españoles. Sin embargo hoy vengo yo a enumerar sus virtudes para que no pase al olvido y para ver si fomento su uso. a mi me parece un indispensable o como dicen los ingleses un must have. ¿Por qué? Veamos:

Es barata.

Se realiza la inversión de una vez y se amortiza rápido.

La puede usar toda la familia, incluso se pueden crear competiciones.

Las hay en muchos colores para que combinen con el look que quieras.

Es resistente y muy duradera. Se puede mojar.

Es de fácil manejo, liviana y no necesitas instrucciones.

Es ecológica, no produce malos olores ni contamina.

Te ayuda a mantenerte en forma.

La puedes guardar en casi cualquier sitio, no ocupa mucho espacio.

Despierta en ti ese instinto olvidado de la caza, de nuestros antepasados.

Se puede usar para otros propósitos diferentes al por el cual fue diseñada.

Ayuda a mantener los reflejos.

Una vez conseguido el objetivo, produce cierto placer.

Es ideal sobre todo en las denominadas cojoneras o las de vuelo rasante mientras haces la siesta. Para moscones no la he probado pero seguro que también sirve.

Yo tengo una en casa y otra en la oficina.