31 de mayo de 2013

Bye-bye Facebook

10 divagues
Ha llegado el momento. Voy a cerrar mi cuenta de Facebook. No hay vuelta atrás, no insistan. O si no, qué haría usted si lee lo siguiente en la pared de uno de sus "amigos":

"Todo mi afecto, apoyo, lealtad y admiración para los Príncipes de Asturias. Viva SAR D. Felipe y Dª Leticia".

¿Pero quién es este tío? Es momento de darle al DESTRUIR YA.


Puedo explicarlo todo. No es lo que parece, cariño. Todo empezó (once upon a time) en Londinium (in a faraway land) una primavera hace mil años, pre-mini, pre-blog, pre-sentidocomún, tras una noche de juerga con compas de un trabajo pretérito del Peda. Todos hablaban emocionados de esta Cosa, de la que nunca habíamos oído nada y al llegar a casa... la curiosidad mató a los gatos. 



En fin, sonaba como a good idea at the time: un foro donde estar en contacto con la cuadrilla (síndrome del emigrante que idealiza las quedadas vestústicas, que en realidad solo ocurren cuando el emigrante vuelve-a-casa-vuelve-por-Navidad), con los amigos que hemos coleccionado por el mundo, con la familia. Sí, además del email, el teléfono, las señales de humo, una nueva manera de interactuar, recomendar, saludar... estar, en una palabra!!!


Pero en la península, el boom Facebook solo alcanzó a mis amigos más madrugadores en otoño. Para entonces, mi paciencia para recibir gallinas a un posible corral, o  flores a un supuesto jardín se estaba agotando. Colgué tres minicrónicas de libros: ya vi que no era el foro adecuado. Me taggearon en un bodorrio (horror, una tiene su reputación!). En dos semanas, hordas de gente del trabajo ya eran todos "mis amigos", también unos que vienen otros que se van, y que a los seis meses, literalmente ya no sé quienes son. Y mi vida sigue igual. Total que dos semanas es lo que me costó decidir que qué hacía una chica como yo en un lugar como ese, y dejé de entrar.


Pero la vida en facebook seguía, y no igual. A partir de ahí, todo fue una cuesta abajo y sin frenos. Alguien quería enseñarme "unas fotos" y me tenía que meter para encontrarme con mensajes de gente que, pese a tener mi email, consideraban que a losquevienenysevan les interesaba remotamente lo que a mí me parecía un intercambio personal, invitaciones para llenar el acuario de algunos que, de día, me parecían razonables, y, lo mejor, alguna "gente del pasado" reapareció. El que más vida me dio fue un antiguo enemiguillo del que divagué aquí. Pero por lo demás, oigan, un erial. 

Hoy, como siempre por causas ajenas a mi voluntad, he entrado y no conocía a nadie de mi propia lista. Ingenua, como parar olvidar al que presenta sus respetos a todo color a "SAR", una de esas "personas del pasado, cuya senda le llevó a mis antípodas". Tengo un pasado oscuro, lo vengo diciendo. Pero no es cuestión de re-traumatizarme trimestralmente. Bye-bye Facebook, qué rollo eres.

 


23 de mayo de 2013

"On Beauty" : Cuestión de clase, otra vez

17 divagues

Hace casi exactamente un año divagué sobre la genial “Howards End”, la novela de 1910 de mi admirado EM Forster. Lo titulé "Howards End: Cuestión de clase". Como dirían Les Luthiers, "caramba, qué coincidencia", porque acabo de terminar "On Beauty" (2006) ("Sobre la belleza"), donde Zadie Smith homenajea a Forster en unos cuantos tramos, en muchos de los temas y llamando a uno de los personajes principales "Howard". 


Como en "Howards End" tenemos dos familias enfrentadas. Una es liberal (de izquierdas), los Belsey, (Howard, blanco, es el patriarca, Kiki, negra, la matriarca), y la otra conservadora, los Kipps (todos negros). Así que la política es uno de los temas principales de la novela. Según como nos pongamos todo es política: feminismo, conflicto étnico, religión. Hilarante cómo la familia progresista, atea por supuesto, habla de las "creencias" de los Kipps, creyentes, por supuesto:


"I know you and your family have 'beliefs', began Howard uneasily, as if 'beliefs' were a kind of condition, like oral herpes".(p 38)
 

Pero además de reírte (que te ríes, y mucho, en la novela), hay también reflexión: el hijo pequeño de los Belsey, que trabaja los sábados en una Megastore de música convoca, siguiendo los consejos de su padre, a los trabajadores de la tienda para aliarse en contra de la idea de trabajar el día de Navidad. Juntos venceremos. De entrada, a la reunión sólo van los blancos. Los que verdaderamente dependen del trabajo para vivir, no es solo que no vayan a la reunión, es que no ven ningún problema en que se les exija más a cambio de nada. Esto me hizo pensar cómo nuestros antepasados sin formación tenían una conciencia de clase que les llevaba arriesgar, yendo a la huelga por ejemplo, por principios que tenían claros. Estos son los vendedores, pero, y los compradores de la megastore musical? Estos son unos frikis que dan la brasa y los contrasta con los que compran bolsos de imitación a los negros del top manta:


"Of course, they never want conversation (...) They are ashamed of being buying from you (...) in the megastore, people had taken such pride in  their capacity as purchasers" (p 246)


Pero, es el tema racial lo mismo que el tema de clase? Le importa a la sociedad un negro, o un negro pobre? A final lo que tira para atrás es la falta de medios, que conlleva todo lo demás, o el color de la piel?. Zadie Smith sabe de lo que habla, porque es hija de madre jamaicana y padre inglés. Sabe lo que es "no ser blanco" en Londinium, y habla de racismo de una manera ácida e inteligente. Impagable la conversación del hijo del catedrático que le pregunta a un colega negro de la calle "en qué departamento de la universidad trabajo su amigo", y el chico pobre le contesta: ""son limpiadores. No sé en que departamento limpian". Pero es que incluso en la modélica familia progre que son los Belsey hay limpiadoras negras a las que les pagan 4$ la hora: "si fuera americana le estarías pagando esto?", le pregunta el chaval a su madre.


Del tema de clase, habiendo estudiado Smith en Cambridge, campo de pruebas de la élite de este país, también domina un rato. Los Belsey son originariamente clase trabajadora. De aquella Working Class que gracias a las becas y a la educación pública han logrado convertirse en académicos, científicos, médicos. La casa donde viven los Belsey es las antípodas de los nuevos ricos: una casa heredada de rebote que está usada y vivida por gente que tuvo dinero. Exactamente la razón por la que en Londinium tener un sillón carcomido de tu abuela y un Bureau americano rayado de tu padre "da mucha clase". Por no hablar del GRAN diferenciador de clase en inglés, por lo menos en Inglaterra, el acento:



"It is the worst kind of pretension, you know, to fake the way you speak-to steal someone else's grammar". (p.85)


"He could hear his own accent climbing up the class ladder" (p. 297) 



También sabe algo Zadie de belleza, aunque solo sea por lo guapísima que es (en la imagen). La belleza, tanto de los cuadros sobre los que disputan los académicos como la de algunos personajes de la novela está totalmente presente y lo impregna todo...


"It's remarkable what a face like Carl's makes you want to do in order to see it smile again" (p78)
 

"Tall, pleased with himself, pretty, too pretty liker a conman, sleeveless, tattooed, languid, muscled, a basketball under his arm, blac2. (p105)


"Of course she was bright. Jerome wouldn't be able to stand a stupid girl, not even one this gorgeous" (p124)


"(...) to imagine prettiness as the mask that power wears. To recast Aesthetics as a rarefied language of exclusion (...) Art is the Western myth with which we both console ourselves and make ourselves" (p. 155)


"She is not really that vain. She just hasn't settled into her looks. She's still young. She hasn't decided what to do with it yet. It's a powerful thing, you know, to look like that" (p. 241)


En esta última cita, en la que un personaje conmina a otro a intentar ponerse en los zapatos de la chica impresionante, veo la sensibilidad y generosidad de Smith. La chica, que es guapa para morir, aún no se ha asentado en esa belleza, dale un tiempo, no sabe qué hacer con tal arma en sus manos. Y menuda arma es esa, ser guapa, ser guapo: en las manos equivocadas puede ser de destrucción masiva.


La madre de los Belsey, Kiki, es el personaje más inspirador de la novela. Es negra, se casó con Howard, blanco de la clase trabajadora que acaba en academia, pero ni es académica y pesa el doble de lo que "debiera". Pese a todo, no es "femenine but womanish"... gran frase que resume el feminismo de Zadie Smith: mujeres que no son folladas sino que follan, mujeres sobrepesadas como Kiki que comen en público, pese a la típica mirada reprobatoria hacia ellas cuando lo hacen, mujeres que empiezan a ser invisibles por su edad y sex-appeal que se va marchitando para quien no sabe mirar más allá del canon ("they flirt with you violently because there is no possibility of it being taken seriously"), mujeres que dejan su vida por seguir a un marido y que luego se arrepienten, mujeres que pueden ir "simultaneously overdressed and half-naked" a las fiestas invernales colgada de un tipo bien abrigadito. Y es que "femininity is that most passive of virtues".


El amor, el desamor, el enamoramiento, la traición, enmarcado desde distintos ángulos pero especialmente el de la mid-life crisis. Smith analiza la infidelidad del marido de Kiki, rozando los 60 (que ocurre solo en oficinas de la uni, porque un hotel habría supuesto "planearlo") como el terror a lo que queda por venir, como la última oportunidad:


"two old friends losing their nerve at the same time, both at the last lap of their lives. And Howard had known, even as it was happening, that they were switching lanes out of fear, just to see if it felt different, better, easier, to run in this new lane-scared as they were of carrying on forever in the lane they were in." (p. 335)



Y usa el humor, presente en toda la novela, también aquí, en el reproche de la mujer engañada, genial:


"Oh, I'm so sorry your dick ofends your intellectual sensibilities. It must be terrible. There's your subtle, wonderful, intricate brain and all the time it turns out your dick is a vulgar, stupid little prick. That must be a real bitch for you!". (p. 205)



Hay dos marcos para la historia: uno, el mundo académico, en este caso en los EE.UU., un espacio endogámico y separado de la realidad, un privilegio por el que pagas por acceder-y no solo al conocimiento, sino a la posibilidad de mezclarte con otros como tú. Y el segundo, aunque brevemente, es Londinium, en concreto mi barrio favorito de la ciudad: Hampstead. Atención a la descripción, la maldita Smith transmite su amor por Londinium mucho mejor que yo, que lo intento:


"A sprawling North London parkland, composed of oaks, willows and chestnuts, yews and sycamores, the beech and the birch; that encompasses the city's highest point and spreads far beyond it; that is so well planted it feels unplanned; that is not the country but it is no more garden than Yellowstone; that has a shade of green for every possible felicitation of light; that paints itself in russets and ambers in the autumn, canary-yellow in the splashy spring; with tickling bush grass to hide teenage lovers and joint smokers, broad oaks for brave men to kiss against, mown meadows for summer ball games, hills for kites, ponds for hippies, an icy lido for old men with strong constitutions, mean llamas for mean children and for the tourists, a country house, its facade painted white enough for any Hollywood close-up, complete with a tea room, although anything you buy from there should be eaten outside with the grass beneath your toes, sitting under the magnolia tree, letting the white upturned bells of blossoms, blush-pink at their tips, fall all around you. Hampstead Heath! Glory of London! Where Keats walked and Jarman fucked, where Orwell exercised his weakened lungs and Constable never failed to find something holy".


Y no podía terminar sin una breve alusión a aspectos formales, aunque sea para picar un poco al querido NáN, que es quien me recomendó el libro. Sin él no lo hubiera leído, porque “White Teeth” (la primera novela de la autora me gustó, sin más, sin necesidad de repetir). Termino con un par de metáforas, visuales y poéticas, que me gustaría haber escrito a mí:


"Her contempt for Claire was like the black backing on a mirror; the other side reflected immense personal envy and admiration" (p. 216)


"And now the class escapes Katie; it streams through her toes as the sea and sand when she stands at the edge of the ocean and dozily, stupidly, allows the tide to draw out and the world to pull away from her so rapidly as to make her dizzy..." (p. 253)

20 de mayo de 2013

No More Page 3: No más mujeres en tetas en la prensa

22 divagues
Nice, isn´t it?
Al que no viva en el UK y nunca haya oído hablar de cierto periódico basura, un aviso, sujetarse la mandíbula. En la página 3 de The Sun (uno de ese tipo de publicaciones, aquí llamados "tabloides") escrito para gente con una edad lectora que ronda 8 años (no es broma, más bien da mucha pena) sale una mujer en tetas. Todos los días, una distinta ha estado "poniendo picante" a sus días-como dice el anuncio de la izquierda- desde 1970. Lovely.

Yo querría tomármelo con humor, en serio. Poner una nota irónica, dando la vuelta de la tuerca riéndome de mí misma y mis compañeras cabreadas, las nuevas juanasdearco de la clase media, las misioneras urbanas que pataleamos desde nuestros cómodos sofás, las mismas que estamos votando para que aparezca una mujer que no sea su graciosa majestad en los billetes, y que ella sea Mary Woolfstonecraft, las que hemos leído "A Vindication". Pero justo ocurre que trabajo con el perfil de adolescente de estas chicas: todas sin excepción con educación mínima, que vienen de las clases desfavorecidas y que son carne de cañón. Vulnerables y expuestas, que el día que cumplen 18 años se hacen la foto, perpetuando la mujer-pedazo-de-carne, el sistema machista y su propia triste biografía.

Así que no puedo simplemente "pasar página", nunca mejor dicho. Porque además de mi trabajo, soy mujer y sobre todo tengo una hija. Estoy harta del status quo, y por ello he firmado la campaña de NO MORE PAGE 3, para intentar parar ese anacronismo. Ayer hicieron un flashmob (un poco cutre, todo sea dicho, acostumbrados a los brillos de los que organizan publicistas de compañías de teléfonos, pero por eso más entrañabale) que incluyo al final. 

Mi primer contacto con la campaña fue al ver a una chica correr con la camiseta en la cima de uno de mis parques favoritos, Brockwell Park. Si tu primer contacto con ella es el divlog, puedes firmar aquí. 

O tal vez comenzar una campaña por la península, motivos no faltan... en serio que todavía existe aquella Interviu que no se queda en la página 3, sino que las saca en portada?


17 de mayo de 2013

Felicítenme: Mi hija ya no es guiri!!!!

11 divagues
Es oficial: desde hace una semana, Mini sabe pronunciar la ERRE. El 10 de Mayo de 2013, el Peda fue a buscarla al colegio para llevarla a su semanal clase de tenis (obvien las risitas) cuando la hija comenzó a hablar literalmente como una rusa, o por lo menos como los humoristas imitan a los rusos (o es a los alemanes?)  hablando castellano: HARRRREMOS SALCHICHAS CON QUESO!

Hasta hace cinco minutos, la alegría de este hogar solo pronunciaba la erre no sonora... o sea, un perro era lo mismo que la adversativa pero. Nuestro mayor pavor es que siguiera los pasos de sus compatriotras los británicos y acabara en Toruemolinos pidiendo "una cerrrrrfeza porrrfavorrr". 

Pero no. Y Mini está tan emocionada con el rolar la lengua que ahora se ha pasado tres pueblos y todo es erre sonora. "Cantarré, comerré y harré", tres ejemplos. O que pase el nuevo lobo feroz: "Soplarré, soplarré, soplarré, y tu casa derribarré".

Pero, oh, esta mañana, mientras estaba en la ducha se acerca muy seria y pregunta:

-"Mummy, existe el CERRO?"
-Cómo?
-Que si existe el CERRO
-El cerro?-mi buscador empieza a con una búsqueda de 5 años máximo... sabe esta niña lo que es un cerro? lee a los naturalistas a escondidas? Pereda?)
-Que si existe el cerro
-Ahhhhhhhh, el cerro, quieres decir el cero, el número CERO, 0, zero, null, zéro...
-Sí, mummy, el número cerro (con resignación), existe?
-Puessss... claro que existe, es por ejemplo cuando yo no he ganado ninguna partida al dominó y tú dos y vamos 0-2 (esto daría para otro humillante divague, si pusiera las cifras coRRectas)
-Sí, perrrrro, EXISTE?

Me temo que es una pregunta filosófica, porque se va del baño dejándome con el bote de Pantene en la mano, meditando. Ah! Era tan fácil cuando solo te preguntaban por esa deliciosa receta!

14 de mayo de 2013

Llueve y ... eso

12 divagues
Te digo adiós, y acaso te quiero todavía.
Quizá no he de olvidarte, pero te digo adiós.
No sé si me quisiste... No sé si te quería...
O tal vez nos quisimos demasiado los dos.

Este cariño triste, y apasionado, y loco,
me lo sembré en el alma para quererte a ti.
No sé si te amé mucho... no sé si te amé poco;
pero sí sé que nunca volveré a amar así.

Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo,
y el corazón me dice que no te olvidaré;
pero, al quedarme solo, sabiendo que te pierdo,
tal vez empiezo a amarte como jamás te amé.

Te digo adiós, y acaso, con esta despedida,
mi más hermoso sueño muere dentro de mí...
Pero te digo adiós, para toda la vida,
aunque toda la vida siga pensando en ti.


José Angel Buesa




12 de mayo de 2013

Happy Birthday Peda (from me and my pussy)

9 divagues
Debatiéndome entre la siguientes tarjetas para felicitarte en un día tan señalado. Ya se sabe, los british son muy de cards y una acaba sin poderse decidir. Sé que no me crees capaz de incluír alguna de ellas, pero just testing boundaries...

FELICIDADES GORDO. We love you here.




10 de mayo de 2013

Intensa My Ass

36 divagues
Solución a la duda de Diva de ayer sobre las azafatas
Es curioso, pero cuando una vive fuera se da cuenta de que nuevas palabras se incorporan a la lengua (que es un organismo, no un fósil) de una manera más acusada. De repente, un día descubres "rallar"... "tal persona me ralla", y te das cuenta de que no la habías oído hasta entonces y que, de repente, todo el mundo la usa. Creo que cuando vivía en la península esto no me pasaba, pero quién sabe ahora lo que me consumía en el Pleistoceno.

Los blogs ha hecho mucho por mí en este aspecto, aprendo. Pero claro, hay conceptos que a veces no me queda claro si uso bien. Ayer surgió el cacareado "persona intensa". Una cosa intensa ya se sabe que es aquella que tiene intensidad, pero según la RAE, otra acepción de intenso es "muy vehemente y vivo".

Yekkk. No. Para mí, aprendiza de coloquialismos castellanos en la distancia,  "un intenso" según se usa ahora es aquel que mira y pondera su "apasionante" mundo interior y al de los demás. Abundan en algunas profesiones, por ejemplo, la gente del  mundo artístico (no hay como leerse los catálogos de las exposiciones de cualquier galería de Londinium: sobredosis de intensismo) o en el rollo psicológico-social. Anécdota (que además de verídica, es cierta, graches Les Luthiers). Cómo explicar si no es con intensismo (e incompetencia) que a una pobre madre, con una hija con un desorden fácilmente diagnosticable y tratable le preguntaran cada día, tras describir punto por punto la sintomatología que el intenso no lograba descifrar: "Y eso cómo te hace sentir?" (QUE COMO ME HACE SENTIR? Eso ya se lo dije en las 10 primeras sesiones, ahora quiero una respuesta). 

Un intenso es uno que se va a un restaurante como el que describía el otro día Mo, donde te proyectan peces a oscuras y se le ponen lágrimas en los ojos. Un intenso ve una puesta de sol y sabe que hay algo superior que nos transciende, porque él lo siente, no te lo puede explicar. Un intenso ha estado en "aquel lugar", porque "aquel lugar" es "un lugar" donde aprendió tanto pese al reto que supuso (y antes de que el lector piense en su siguiente destino vacacional, "ese lugar" es un estado mental, nada que aparezca en gugelmaps, el estado mental del intenso en intensismo climax). Un intenso es aquel que cantaba lo de la "experiencia religiosa". Una intensa es aquella que cantaba algo de un pueblo es con la guitarra. Un intenso es aquel que nunca se ríe de sí mismo ni del mundo ni de nada. Un intenso es, en fin, un rollo de tío.

NáN dijo ayer que yo soy intensa y me pregunto si me estoy perdiendo algo. Pero entonces vuelvo a la RAE y leo la segunda acepción: "muy vehemente y vivo". No era Nietzsche el que decía "donde no puedas amar, pasa de largo".  

Esa soy yo: vehemente y  viva. Pero intensa? Come on! Dímelo en la calle. Iré de Catwoman.

8 de mayo de 2013

Me acuerdo de ti

22 divagues

Querida cobloguera,

Tu ya sabes a que me dedico y que mi sector no es precisamente feminista. Yo no es que lo sea, por lo menos no de una manera radical, pero está claro hacia que lado me voy a inclinar en caso de disyuntiva.

El caso es que llevo unos días acordándome de ti. 

Verás, me veo en al tesitura de tener que contratar azafatas de feria. Se trata de trabajar en el stand y no sólo hacer de florero, saber idiomas, ser amables... En ese sentido siempre me he dejado aconsejar por el proveedor:

- Llévate a Ana que es muy trabajadora. 
- Coge a Marta que es muy agradable y habla 5 idiomas.

Durante unos años he conocido a chicas más o menos interesantes, estudiantes en muchos casos sacándose unas perrillas, que trabajaban bien y tenían una imagen correcta. Yo creía que con eso era suficiente. Pero no. El elenco de compañeros que me acompañan en estos festivales decidió que Ana y Marta podían ser muy trabajadoras, pero Ivonne y Jessica del stand de al lado, también lo eran y además eran unos pivones!!!

Así que capté la indirecta (se me rebelaron) y sutilmente le dije a mi proveedor y alguno de la competencia que me pasaran un listado de azafatas que además de ser trabajadoras tuvieran el look adicional que mis compis solicitaban. No te quepa la menor duda que Ivonne y Jessica atraían a mucha más gente a su stand que nosotros y eso era un hecho.

El caso es que voy recibiendo fichas de chicas, con todas sus medidas y tallas, en diversas poses sugerentes, algunas incluso dando a entender que podrían alargar su jornada laboral en caso de ser necesario. Y ahí dejo eso. Viéndolas, además de una cierta envidia porque la naturaleza ha sido muy generosa con ellas, no puedo dejar de pensar que algo no funciona, que no está bien. La mujer sigue siendo algo que decora, que debe ir según sea primavera u otoño, por la mañana o por la noche, que el sistema falla todavía y que queda mucho por hacer. En estas me encuentr: tratando de decidir si me quedo con una u otra simplemente mirando las fotos. Y no me está gustando nada porque no me parece justo. Quizá es que le doy demasiadas vueltas. Y me acuerdo de ti.

He tratado de consensuar la elección con mis compis, pero sólo ven lo que sobresale. Así que los he dejado al margen, llenos de expectativas. Al final he decidido que este año me voy a dejar aconsejar por el proveedor de nuevo, pero el año que viene me voy a pedir un catálogo de azafatos para mi solita. Seguro que no los contrataremos, pero me van a dar un juego en la agenda....

3 de mayo de 2013

CumpleCO!!!!!

14 divagues

"No ves, no ves, ya son más de las tres. Me voy, me voy, ¿ qué tal ? Adiós, me voy, me voy, me voy!"

"No, no, no, no, no, no, no! Yo ya me voy, si me hablan ya no estoy. Me voy, me voy, ¿ qué tal ? Adiós, me voy, me voy, me voy!"

Así voy hoy. Como el conejo blanco. De bólido. 

Muchos besos Cobloguera Di y MUCHAS FELICIDADES!!!!

Ojalá tengas un gran día.

1 de mayo de 2013

Sweet Mini: Tienes CINCO!

18 divagues
Hoy, hace cinco años, me ponían al lado en la camilla a un bebé de manos enormes, clavado a su aitá. Entonces aún se llamaba "Pakita", y costó unas horas despegarle el nombre de los pasados nueve meses para incrustarle Mini que le sienta tan bien. 

Por alguna razón el día que nació nos empeñamos en ponerle un gorro y unos guantes. Seguro que fueron consejos atacados de las Midwives o de las madres del grupo prenatal. Así que, estando nostálgica de ese día, cuelgo una foto (para los turistas) del 2 de Mayo, cuando ya padres asentados, por fin le quitamos el gorro.

Vale, ya lo dejo. Total que, en la faceta diario del divlog, se me ha ocurrido colgar, para felicitarte, la "canción del momento" en esta casa. Muchas canciones han pasado por este estatus... de repente, alguien la pone, todos nos enganchamos, y obsesivamente se escucha, se baila, se destroza por unos días. Sobre esto último, es una pena que no pueda colgar el vídeo del viernes pasado donde la bailas (Servicios Sociales, soy o no una madre ejemplar), y yo pataleo algún breve instante infame (ciber-FBI, tranqui). Así que pongo al pispo Neil Diamond. La letra va por ti...

Where it began,
I can't begin to knowin'
But then I know it's growing strong
Was in the spring
And spring became the summer
Who'd have believed you'd come along.