27 de diciembre de 2009

FORMA versus FONDO



Cuando hablo de literatura con mis amigos, la discusión sobre "el porqué leemos" es recidivante, repetitiva, ritual. Yo, cuando leo cosas relacionadas con mi trabajo/algún tema de mi interés, leo por información. Sin embargo, cuando leo literatura, es hedonismo puro: leo por el placer de la combinación de palabras que a mí nunca se me habría ocurrido, leo admirando la belleza, como lo hago con un cuadro o una fotografía. Cuando leo "el patio nevado de luna" (gracias, Landero), cinco palabras valen mucho más que una imagen, por una vez. Lo que imagino, todo lo que traigo a esa imagen de mi pasado, mi historia, los patios que he visto, las lunas y su plata, la nieve apenas iluminada a través de una ventana en la noche... Para mi eso es literatura. Muchos de estos libros tan bien escritos tal vez no te aporten ninguna información, salvo el regodeo de subrayar y asterisquear el margen. Es como la poesía, para mí la máxima expresión de la belleza formal ("Así, de esta dulcícima dolencia/ de no verte estoy viendo que me muero"). Es como música.

Que luego me cuente una historia que me apasione es ya orgiástico. Esa combinación es para mi una de las mejores cosas de la vida: en mi cama, de noche, tormenta, un libro de aquellos. En un tren, por la mañana, soleado, el libro. Para ya bordarlo, no importando el sol, la luna, la nieve, el viento, con el mar de fondo, mi libro. La felicidad. En poesía, no hace falta que sea "un arma cargada de futuro", pero aquellas que además te tocan ideológicamente son de éxtasis ("nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno", gracias Celaya).

Hay gente que lee sólo por la historia, le da igual cómo esté escrita. Yo leo por cómo está escrita, me da igual la historia.

4 comentarios:

  1. Algunos buscan literatura en los libros. Otros buscan saber y conocimiento. Algunos buscamos respuestas o, simplemente, tratar de abstraernos de los problemas diarios. Sea como sea siempre hay un buen libro a disposición de uno. Pero eso sí, que sea comprado en una librería pequeña, de barrio, de toda la vida. Estos pequeños lugares siguen siendo "nuestros". Por cierto, todavía no he encontrado ninguna historia orgiástica, ya me dirás dóndo.

    ResponderEliminar
  2. En los libros, más que respuestas, otros buscamos preguntas.

    Lo que yo calificaba de "orgiástico" (metáfora, hipérbole arriesgada para según qué lectores, los que sólo buscan escapismo)era el encontrar la combinación de forma y fondo en un mismo libro. Y como me pides ejemplos de literatura de ese tipo, simplemente entra en el perfil de Di (en la parte superior izquierda de la página) y mira una muestra de algunos de los libros q a mí me han hecho volar.

    Un saludo y muchas gracias por leernos y comentar. Sigue haciéndolo.

    Di

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la aclaración de "orgiástico" aunque me gusta más el significado que le damos los que "sólo buscamos escapismo". Pero me parece "arriesgado" por tu parte criticar de esta forma a la gente que busca en la literatura otras cosas que no sean la "forma y fondo". ¡Hay gustos para todo! Por mi parte, decir que me gusta vuestra "forma y fondo" de escribir. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Desde luego no hay nada como un libro. De hecho es mi palabra favorita... Y es que hoy lunes y por una semana "libro" ;·).

    Anónimo, besitos por la parte que me toca (suena mal). Vamos que agradezco tus comentarios y tus alusiones a mi y a Di.

    En cuanto a leer... yo leo porque me transporta, imagino, viajo y sobre todo siento.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.