27 de agosto de 2014

Surfing en San Diego (WC27)

El mito de las playas de California para nadar es eso: un mito. Pero el mito de las playas de California para surfear, hemos constatado desde San Francisco que es real: adaptación al medio en estado puro. Ya hemos dejado claro en el divlog que en otra vida solicitamos crecer junto a las olas para poder hacer lo que parece una actividad de dioses: deslizarse sobre el mar. Lo hemos divagado aquí y a, y eso nos hace ganar puntos. 

La última tarde en San Diego la pasamos en una de sus famosas playas. Quería subir un vídeo de unos cuantos chulos de chiringuito sobre la tabla pero pesa tanto que no lo admite blogger. Así que tendrán que ser estas cuatro fotos las que dejen constancia de que hay gente que vive para la tabla. Aún recuerdo una conversación que oí en alguna parada del viaje, frente al mar, en la que el surfista contaba a una pareja cómo "se fue vivir a Seatle y tuvo que volver a bajar a California, porque no podía vivir sin olas".

Life is swell...













13 comentarios:

  1. Debe ser chulo ser surfer, pero un coñazo tener amigos que lo sean. Su conversación la imagino como un hipnótico letal.

    ResponderEliminar
  2. Para mí el mar es un placer. Será porque lo veo menos de lo que quisiera, pero para mi jubilación (antes de la otra vida, espero) me pido una casa junto al mar. Y si es con olas, mejor. Pero el surf..... Ese equilibrio no es para mí. Tengo muchas virtudes, no creáis, pero el equilibrio (en cualquiera de sus acepciones) no está entre ellas. Así que yo me apunto a la hoguera playera, a la konga, al parapente, a los patines de agua, a la pesca submarina, a la lectura, al vuelta y vuelta, a los castillos de arena y en el aire......

    ResponderEliminar
  3. Yo sí que tengo surferos en casa: mi hermano les ha contagiado el virus a los enanos. Lamentablemente, mi participación en todo esto es preparar los bocatas y aclarar los trajes de neopreno. ¡Ah! y ocuparme de la provisión de Frenadol necesaria para cuando mi insensato hermano trae a los niños al borde de la hipotermia...

    ResponderEliminar
  4. El surf es como el esquí, un deporte de entregados. Mola muchísimo pero el problema es cuando se les va de las manos y ya no hablan de otra cosa y todo gira en torno a la ola o la nieve. Y acarrean mucho trasto. Eso si, para verlo es precioso. A mi me molaría probarlo, dudo mucho que me enganche.

    Y ahora te dejo un post que escribí contando la primera visión que un Europeo tuvo del surf.

    http://pisandocharcos.net/wordpress/2014/09/cabalgando-las-olas-en-1769/

    ResponderEliminar
  5. A mi me gusta verlo y hasta cierto punto comprendo la obsesión que llegan a tener con hablar de surf. Las experiencias corporales son difíciles de verbalizar, y acabas siguiendo una de dos vertientes: o te convierte en un coñazo exaltao (hostia tío subidón subidón), y acabas degenerando en un completo gilipollas que habla en un vocabulario marciano a todas las horas porque quieres ser molón...o también puedes optar por la variante duermeaceras pedante descriptiva que explica cada una de los momentos en una sucesión enumeraciones extenuantes, tipo locutor deportivo.
    Desde fuera, es un coñazo.
    Pero desde dentro, hacer ciertas cosas, mola. Mola mucho.
    Luego está la segunda fase. Si sabe uno desconectar y otra cosa mariposa, o se queda enganchado.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. ah, pillín, pones la canción que había puesto yo, pero con tetas y culos en la parte gráfica. ¿Qué dices que hacía Doc en las playas con 90 años, coger olas o mirar lolas?

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. En fin, qué canción toca hoy?
    Nán como el Katrina esté decorado con motivos playeros, te pierdes, te pierdes.
    Ahora que me he enterado de lo de Carlota, (Lux, pero cuántas identidades tienes ya?), tengo que decir...Carlota, no temas, que se celebre el encuentro. No vayas de odalisca, por si las moscas. Pero no temas.

    ResponderEliminar
  10. Yo te admiro, Nan, pero francamente entre las dos versiones, la de Lux es muuuuucho mejor. Viendo a los Beach Boys en la versión original me queda la duda de si no es el mismo plano todo el rato, que va adelante-atrás-adelante.... qué poca gana, oiga, que no me invitan a ir a la playa ni harta de vino con esa poca gracia que dios les ha dado. Otra cosica es lo de CarloLux, esa ambientación, esa luz..... Vale, que más carne también, pero se lo perdonamos por aquello del cuerpo de ola.

    ResponderEliminar
  11. Querid@s,

    Me veo obligada a aclarar, una vez más, q tengo problemas con la propiocepción. Para los q no estáis en el tema (o sea, todos menos carlota, q es sabido está en todo) la propiocepción es el sexto sentido, o sea, lo q nos dice dónde está nuestro cuerpo en el espacio.

    Yo no creo q haya divagado sobre el ridículo q hice en yoga, pero igual os lo he contado aquí, en comentarios: senioras de 60 con los ojos cerrados de puntillas sobre un pie, tan ricamente, y yo... patéticamente dando bandazos con lso brazos y al final, teniendo q echar el pie.

    Con esto quiero decir q no: no he hecho surf (snif), pero lo peor es q con mi sentido del equilibrio, NUNCA con este cuerpo lo haré... ah, (y haciendo un carlota) , lo de este cuerpo va por lo de la propio, pq cuerpo de vigilante de la playa ya lo tengo...

    Si yo os contara! querían q me quedara en california! la de veces q me paraban "propios" y extranios en la playa.. pero les dije q os tenía a vosotros y q tenía q regresar. Que una serie la aguantabáis, pero q un blog ya solo centrado en las playas de cali no... y así es como me dejaron volver. Claro q aseguraron q nos guardaban un fuego en la playa de Del para lo de la konga.

    Mando hugs

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.