13 de agosto de 2014

WC13: San Francisco: Golden Gate Bridge

Sí, venga, hoy pongo la foto del Golden Gate Bridge, porque pese a lo manida, no deja de impresionar. Vean a la turistonga de la foto que para colmo va en el ferry de San Francisco a Sausalito, en pleno éxtasis. 


















Uno de los temas inevitables, el elefante blanco, en el background de este viaje es la serie "Los vigilantes de la playa", que ni el Peda ni la que firma vieron, pero cuya imaginería ha quedado grabada-y por tanto, daniado-a nuestras retinas. Por qué? Divagantes, la foto de abajo les muestra las verdaderas playas de California: maravillosas Y desiertas. No corrían el del coche fantástico y la rubia con un paquete naranja en la mano entre hordas de banistas? Pero dónde??? 13 de Agosto y no hay quien meta dedito en agua... solo los surfers con sus neopreonos de Damart. Así cualquiera... 

Oh Damart, qué drama en mi casa cuando esa gran marca fue a la bancarrota!!! He hablado alguna vez de mis problemas de termorregulación? (de mi manta eléctrica ya sé que sí) Este es el momento! (a traición escondido en un divague postal). Porque viajar con dos calores como el Peda y Mini casi me está acomplejando. Sobre todo lo de Mini, es preocupante, doctor. Nunca tiene frío. 

Yo tengo MUCHO frío. PERO (no iba a ser an sencillo), particularmente tengo frío de cintura para arriba. O sea, puedo ir con pantalones cortos (se entiende, no en invierno) y soportar, pero los hombros han de ir cubiertos. Luego hay un tema aparte: mis pies son (palabra del verano) termolábiles. Esto es un concepto que me he inventado que quiere decir que si hace calor, no soporto el zapato cerrado, se me cuecen. Pero, de normal, al igual que las manos y la nariz, los tengo siempre en un punto cercano a la hipotermia clínica. No es fácil salir a turistear por la maniana: si sales con deportivas y el día que se presentaba desapacible pasa por fases veraniegas... la has pifiado. Mi conclusión es que biológicamente no estamos programados igual para la percepción de la temperatura, y si esto es algo transmitido genéticamente, a m hija me la cambiaron en el hospital.




3 comentarios:

  1. Oye, que aquí, por estas tierras de playa, también tenemos un verano otoñal. No te digo más que, como da no sé qué poner la calefacción, me envuelvo en una manta para leer a gusto en la sala, o directamente me meto en el sobre.

    Algún día también se puede ir a la playa, sin agobios de calor que no de gente, porque haga frío o llueva, esta ciudad se abarrota en verano

    ResponderEliminar
  2. Lástima lo de damart, se habráin forrado este año. En USA y en las norteñas españas, que por aquí el frío aprieta. Dan ganas de sacar el plumas, del paraguas no digo nada porque no se guarda y las botas para qué contaros.
    En lugar de cervecitas, apatece un chocolate, no se si son los años o sólo el frío, pero esto es lo que hay.
    por cierto, para la vuelta un trabajillo: Rafael Chirbes. Merece un divague.
    Muxus y buen viaje

    ResponderEliminar
  3. Lo chulo que es el frío. Todos los días, hacia las 9 o al más de la tarde, íbamos a la plaza de los tres bares (hay otros dos, pero en el extrarradio, o sea, a 100 y 150 metros. Pedíamos dentro y bebíamos fuera; todos con chaquetas y chaquetones, menos yo, que iva con mi camiseta T negra. Claro que ellos bebían cerveza y vino, pero yo tomaba whiski.

    O si no cuando en la cama ella me dice si me puede poner los pies en la espalda y yo le contesto "Sí, hazlo por favor".

    Hermosa turista clandestina.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.