4 de agosto de 2014

Vancouver (WC4): Sigo teniendo suenio

Hoy ha sido el último día en Vancouver, el cuarto del viaje, y en teoría se debería ya ir pasando el jet-lag. Fantaseo con la cacareada Melatonina, pero para qué? me pregunto. Si me caigo de suenio.

Vancouver desde el aquabus de Yaletown a Granville Island
La primera noche nos dormimos a las 7 de la tarde (las 3 am en Londinium), lo que suponían casi 24 horas ininterrumpidas sin parar (volábamos a las 9:25 am y desde casi 5 horas antes estaba despierta). A las 7 pm caímos en un estado de sopor insano, así se debió sentir Ulises con las sirenas, no es un agotamiento normal-parece inducido por drogas. Pero tras las 8 horas de rigor, a las 2 am estábamos, como tiene que ser, despiertos. Ahí la melatonina hubiera tenido su papel, pero sin su ayuda nos volvimos a dormir hasta las 6 am. Lo consideramos un éxito rotundo, y creímos que esto iba a ser coser y cantar.

El resto de las manianas nos hemos despertado a las 5 y algo (o a las 6, campanas al vuelo), y a las 7 de la tarde estamos muriendo de suenio. El mismo suenio agresivo, que te pican los ojos, que te posee, desorienta y no te deja ser persona.

Ya pienso que nunca volveré a la normalidad. Que mientras esté en la costa oeste estoy destinada a vivir como si fuera panadera. El Peda, siempre intentando ayudar dice "pues espera a volver, que ir hacia el este siempre es peor, recuerda tal viaje..." Llegaremos a las 6:55 am a Londinium... me hago con melatonina en una farmacia? pero si lo que querré es estar durmiendo en todo momento desde que aterrice...


4 comentarios:

  1. Anda, anda. Pero qué jet-lag ni que leches, si eso se pasa con un par de cervezas (bien frías) y una siesta bien aprovechada.

    ResponderEliminar
  2. que bonito este blog ya vuelve a ser como antes
    sin eñes que echarse a la boca
    solo falta que Diva
    hable del puto pavo.

    ResponderEliminar
  3. El sueño trastocado es mala cosa, pero lo peor es cuando afecta al régimen de comidas, y te ves (cuando estás de viaje) ahora comiendo por narices y luego picoteando el resto del día para no sentirte desfallecido; o cuando (estando en casa) ya no sabes si lo que estás tomando es un desayuno tempranero o un resopón tardío. Pero todo esto son nimiedades para una familia aguerrida y simpática en su particular Go West! (o Go South!). ¿Tenían acaso melatonina los padres colonos? ¿Dejaron por eso de avanzar? Todo esto es nada. Yo, que soy como el Peda, pienso para mis adentros: «Todo esto es nada. Ya veréis cuando os ataquen los Sioux.»

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.