18 de agosto de 2014

Ciudadano Kane, olas y elefantes marinos (W18)


El día 18 de viaje visitamos el castillo de Hearst, el magnate que inspiró a Orson Welles para su gran "Ciudadano Kane". Hearst era el único hijo de un hombre que se hizo rico con la fiebre del oro, y que construyó un imperio de medios de comunicación de masas: periódicos, radios, etc. Tras un viaje con su madre de un año a Europa cuando era niño se "enamoró del arte" y al morir sus padres se construyó este castillo lleno de obras de arte y cachivaches que iba comprando. Proyectos terroríficos como traerse la portada de una catedral andaluza aquí, piedra a piedra. Y suma y sigue. El peligro de la gente con mucho dinero, cuando son horteras.  Es un sitio enloquecido y me niego a colgar ninguna foto. Nuestra principal motivación era Mini: un castillo y esas cosas que le gustan. Tampoco la vi saltando.

 
Así que para este divague, prefiero colgar el cartel de "Citizen Kane" y un par de fotos de la tarde frente al mar. Las míticas olas de California  (más detalles en posteriores divagues) dan para kitesurf, sin problemas. Os podría intentar vender que soy yo, pero la triste realidad es que no. Ya dije que quería ser surfista salvaje, pero dadas ciertas limitaciones, en otra vida.


Y aquí (momento "La mujer y la tierra") presento a los elefantes marinos . Estos dos se engancharon en algo y no me quedó claro si era una bronca o una danza preliminar de apareamiento. Mordiscos o besitos? No me quedó claro... los demás pasando millas.


26 comentarios:

  1. Para mí que son dos machos, jugándosela a ver qué genes van a perdurar. A las hembras no parece entusiasmarles el resultado del encuentro. Ni a ellos les corta el poco interés de ellas.

    ¿Las típicas olas californianas? Pero si parece el Mediterráneo. Para olas así está el kitesurf, que depende sobre todo del viento.

    En fin, un día anodino.

    ResponderEliminar
  2. Pero, ¡¿Cómo es posible?! Hago un comentario de cascarrabias y nadie me para los pies.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tened cuidadín todos, que hoy NáN está enfurruñado.

      Yo, de vosotros, le daría la razón... y tan panchos.

      Además (habla ahora el viejo lobo de mar) la tiene: ¡¿Eso son olas?! Por amor de dios, si mi lavabo cuando desagua es más emocionante.

      Eliminar
    2. Bueno, y otra cosa, eso de que son machos...

      Yo las veo a su rollo mientras ellos siestean, la verdad.

      Eliminar
  3. Casi seguro Nan que ha pasado lo de siempre: los leones marinos, como las cebras del Serengueti, las manads de búfalos y Contador en el Tourmalet producen un sopor y unas ganas de echarse la siesta insoportables. Aunque algunos luego digan que muy interesante y tal y tal... No es nada personal, es que ZZZZZZZ
    Por otro lado, te doy la razón en que parecen machos. Ese porte de aquí estoy yo con mis circunstanciales collones me parece que no engaña.
    Y niego la amyor, Di. Me remito al 6 de abril. Cómo que limitaciones? Si quieres ser surfista salvaje sólo hay que ponerse a ello. Y si todo junto te parece excesivo, déjate de surfeos y o podemos dejar en salvaje a secas. Dada mi experiencia, es más fácil ser un poco salvaje que surfear.
    Muxus

    ResponderEliminar
  4. En tu post de hoy hay una coincidencia que me da de lleno, Di.

    Por cierto, el fantástico adefesio que es el Castillo de Hearst (una de mis visitas más deseadas pero siempre pendiente) guarda una curiosidad o valor añadido que quizá os interese: allí trabajó la primera arquitecto titulada (1902) de todos los tiempos, Julia Morgan (1872-1957).

    Aunque la Wikipedia reduce su intervención en esa mansión a la Roman Pool (1927-1934), también dirigió la Neptune Pool (1924-1936); eso sí, siempre bajo las caprichosas instrucciones del megalómano propietario, William Randolph Hearst (1863-1951).

    Pero me da de lleno, por esta cuestión que paso a explicar.

    Digan lo que digan los guías, la portada no es de una iglesia, y menos de una catedral, andaluza. Es de un palacio, de un edificio civil por tanto.

    Pero es una réplica. Más historiada, pero réplica. La portada original estaba en el Palacio de los duques de Arco en Marchena (un precioso pueblo cerca de Sevilla). Con la ruina de este linaje y del de Osuna (que fueron los siguientes propietarios) vino la ruina del palacio, que llegó a quedarse en alberca (sin cubiertas). Fue entonces cuando Hearst intentó consumar el expolio comprando la portada para llevársela a su tierra. Pero la criatura, Hearst, acabó comiéndose un mojón más grande que, en concreto, el sombrero de un picaó de buena cabeza, pues Alfonso XIII, a través del marqués de la Vega Inclán, ejerció el derecho de retracto y la portada, finalmente, se apeó y trasladó (bajo la dirección del arquitecto Vicente Traver y Tomás) a los jardines del Real Alcázar de Sevilla en el verano de 1913, donde permanece desde entonces para disfrute de los que cada vez que podemos nos gusta invitar a los amigos, a vosotros, a que paseemos por ahí, que en primavera, y no os exagero, es el cielo.

    Y Hearst, digo yo, debió decirse, “Ah, pos si no puedo comprarla la copio, pero más recargada: le pongo un jinete en lugar de un león (a tomal pol culo la iconografía y la heráldica), y una Virgen en lo alto en torera decisión; y añado chapiteles, cambio a los indianos que hiciera Esteban Jamete y pongo unos hachones tela de cool flanqueando la puerta…“.

    Podría aburriros con más detalles, pero para no abusar de vuestra paciencia sólo añadiré que me produce una tonta euforia ver la relación de gastos que hace un siglo y algo produjo aquella operación, aquella reubicación que a día de hoy aún escuece (bien lo entiendo) a los marcheneros.

    La cosa, en pesetas, resultó como sigue.

    - Adquisición de la portada: 4.500.
    - Andamiaje: 2.000.
    - Embalaje y traslado: 3.200.
    - Viajes y estancias del arquitecto: 1.150.

    En total, 8.850 pesetas; 53,19 €.

    Me echo la mano al bolsillo, saco y abro mi cartera, y compruebo que me alcanzaría para casi dos portadas…

    ¿Conclusión?

    Ni inflación, ni gaitas: si alguna vez quisimos ser magnates extravagantes nacimos tarde, amigos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Vamos a ver, iPad e Internet, yo quiero que salga la Roman Pool, que no sé por qué **** antes no salió y merece la pena de ver para cuestionarnos, entre otras cosas, nuestra existencia entera. ¿Es posible? Pues si es posible tengamos la fiesta en paz de una vez.

      Eliminar
    4. Pues sea a la antigua usanza:

      http://hearstcastle.org/wp-content/uploads/roman-pool.jpg

      Eliminar
    5. Pues los hachones tela cool en realidad están muy bien traídos: se trata de "hombres salvajes", una iconografía que se puso de moda en el renacimiento y que pretendía representar a los nativos americanos. Como no se hacían una idea clara de cómo eran, ponían a unos tíos sin afeitar, cubiertos de pieles y armados como medio de galos, que era lo que ellos se imaginaban que era un bárbaro. Así que para una portada de un palacio americano me parece que pegan la mar de bien. Os pongo una verdadera, con sus hombre salvajes ranpantes flanqueando el escudo, de la fachada del palacio de Quintanar en Segovia:
      http://www.pueblos-espana.org/fotos_originales/5/3/4/00648534.jpg
      (A la única usanza de la que soy capaz)

      Eliminar
    6. Me salió mal:
      http://photos.wikimapia.org/p/00/03/28/45/20_big.jpg

      Ahora creo que sí

      Eliminar
    7. Impresionantes las piscinas, Lux. No sabría con cuál quedarme, si con la de Atenas inundada o con la de termas de Caracalla alicatadas. ¡Y Di se lo perdió como una tonta! ¡con lo que le gustan a ella los balmearios disparatados!

      Eliminar
    8. No entiendo los propósitos de este viaje: ¡tiene uno la oportunidad de adentrarse en Xanadú y la desaprovecha! Mañana vista panorámica del Golden Gate y visita a Alcatraz, ya verán...

      Aunque es difícil superar al señor Luxindex (en cualquier campo), añadiremos unos datos curiosos sobre Hearst. Entre la mucha quincallería que adquirió se hallaba el retrato del general alemán Von Steuben, un teutón que ayudó a George Washington a organizar el ejército USA. Al igual que el Arca de la Alianza, Hitler quería el dichoso retrato de marras y pidió precio. Durante la primera guerra mundial, un submarino alemán hundió un barco que llevaba cuatro columnas griegas a Xanadú. Otro barco llegó a puerto sin problemas: con otras cuatro columnas, que son las que están en esa bellísima piscina que amablemente nos ha mostrado Luxindex. Hearst le dijo a Hitler que si le devolvía las cuatro columnas hundidas, trato hecho.

      Y para dar fin a la historia, Steven Spielberg, después de negarse a financiarle una película de misérrimo presupuesto a Orson Welles, adquirió en pública subasta el trineo "Rosebud" por una cantidad espeluznante. ¿A que es conmovedor?

      Eliminar
    9. C. S., ¡pero si la primera foto salió bien! Se ve que es una portada antes de limpiarla y rejuntar las llagas y tendeles; y la segunda foto, después. Es una portada, como dice Di, tan sobria como bonita. Muy castellana, muy segoviana, y muy bien restaurada. Por cierto, ¿por qué once yelmos y no trece o dos? Hm… Y otra cosa, el nivel de la calle ha subido tela, ¿no?, porque queda pelín achaparrada.

      Los “salvajes” están bien traídos, ya lo creo, pero los hachones de piedra no. Yo al menos no conozco ninguno de ese material, exento y de los siglos XIV-XV. Porque por hachones me refiero a las hachas grandes, o candelabros, que están a los lados de la portada y que servirían, con su vela o velón, para alumbrar. Quedan de parque temático, las cosas como son.

      Y hablando de cosas, cosas buenas y auténticas hay allí, ¡y tanto! Hay artesonados, alfarjes, la sillería de coro, las columnas cuya interesante historia, que yo desconocía, nos ha contado nuestro admirado Sr. Snoid… Pero el resto es pelín Las Vegas.

      La Neptuno Pool estaba vacía no por recorte alguno sino porque están restaurando el vaso (fisuras con filtraciones, lo de siempre). «La Neptuno Pool no es que pierda mucho sin agua, como dice su amiga Di, es que pierde mucha agua», me comunicó anoche Clint Eastwood (patrono de Hearst Castle y asesor del Chairman Joseph O. Tobin II), que aprovechó para rogarme que le disculparais.

      -Sr. Luxindex de habernos avisado que venían unos amigos suyos la hubiésemos tenido lista y con triclinia asín de piedra o revestidas con teselas de las mismas termas de Caracalla o de las muelas de Nerón sacadas a mamporros de talonario -me dijo en un inglés bastante aceptable.

      -¿Triclinia dices, Clint?

      -Tumbonas, Sr. Luxindex.

      -Ah. Pero mientras la restauráis y no ¿no sería posible que pusieseis al lado una piscina TOI (¡Estoy con TOI!) asín de Zeus parcialmente semidesnudo matando a Diana y a Pluto completamente semidesnudos; todo en PVC macizo (o en baquelita, como los teléfonos) de 24 quilates, chispa más o menos, y más grande de la cuenta para el refresco del personal sean o no amigos mío; y titanes de titanio, y cisnes de circonio jaspeado, muchos cisnes, muchísimos? ¡Es que tanta dejadez ya clama al cielo…!

      Y, avergonzado, me tuvo que dar la razón.

      Americanos…

      Eliminar
  5. Machos, jóvenes que no han llegado al cénit de la maduración sexual, y en época que no es de celo. Probablemente un pequeño grupo de adolescentes o la playa de los elefantos marinos solteros, que las hay.
    Eh, ¡tú has preguntado!.
    Precioso post, un beso y no seais muy touchis con el accent de Mini.

    ResponderEliminar
  6. NO sé por dónde empezar con todos vuestros despropósitos.

    CESITA, no pongas el dedo en la llaga: no nos perdimos nada. Fuimos al castillo. Vimos las dos piscinas (la exterior estaba sin agua, pierde mucho) y la interior es tan excesiva q casi os la pongo.

    A ver, hay q hacer la visita guiada.. no te dejan subir ahí a tu bola y coger los teléfonos (q era bien parecidos al q había en mi casa de Vetustas en mi tierna infancia, así de viejos somos). Total q, confesiones: el guía contó toda la historia de H (pereza deletrearlo, spr quiero poner Corazones) q escuché lateralmente (quería tocar los teléfonos), y para mí q dijo q había portadas auténticas... por eso salí escandalizada. Su horterez es una cosa, ahora q desmonte cosas y las lleve por mar o por elefante ya es el colmo. ASí q, Avezado ninio LUX, igual no es esa portada, pero algo había.. yo que sé... me quiere sonar algo egipcio... ? Una pirámide no, brutos... pero algo grande.

    Todo el q fue alguien en esa época pasó por allí... o incluso gente q estaba despuntando y luego sería Big. Churchill, Chaplin.... hay videos jugando al tenis.

    Y totalm de acuerdo con LUX en una cosa, al salir le dije al Peda: de quien me han dado ganas de saber más cosas es de la arquitecta. 28 anios currando ene se proyecto, eso ya es algo raruno, pero el hecho de haber llegado hasta allí en esa época... bien.

    MARISA, para un 6 de Abril, sin desmerecer, solo hace falta arrojo, valentía, un par. Para surfear, hace falta Equilibrio. Si hubiera hecho un divague sobre Di en Yoga (odio yoga, se q Nan ama el yoga) entenderíais la situación: Nos hacían cerrar los ojos y estar de puntillas sobre un pie. Gracias q todos los tenían cerrados, pq lo mío era patetismo (así dando bandazos con los brazos y todo). Y el resto, casi todas ciencuentonas, ahí todas quietas. La oriental joven q había ni os cuento.

    Ahora: yo ya llevo dos confesiones y es momento de q marisa haga la suya, con "los suyo y el tourmalet" (o incluso con todo el Tour, si me apuras). Yo lo se todo, divagantes, y no es bonito de leer. Pero ha sido lo del yoga?

    Tema "Documentales de la 2" donde tanto NAN como IRE intentan ser la voz en off, sin éxito.Me enroco en q eran una pareja. Y otra cosa: os he dicho q son ELEFANTES MARINOS, no LEONES marinos. He visto mil leones marinos (hago un LUx? lo pongo en contexto?). Decía.. estos son malditos elefantes... no habéis visto el peso q llevan? DE verdad q aunque quisiera no podría dejar el blog, pq hago tanto por vuestra educación.

    Y con la ayuda de CESICHU, claro (cesi, no olvido q te vienes a BIg Sur, solo tú y Mo! mis preferidas). El portal q adjuntas me ha gustado mucho, su sobriedad casi dania en comparación con todo lo de H.

    Bueno, abrazontes elefánticos (marinos)

    di


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr SNOID, y pensar que me acordé de usted en el castillito de marras! Que no es Xanadú, niego la mayor. Pero lo peor de su comentario es que YA HEMOS PASADO SAN FRANCISCO! ( Y no hubo Alcatraz que valga! ). Esto es casi de Primero de Divas... va a tener q ir a repesca!

      Para mí Rosebud era algo muy chulo hasta que me leí una entrevista a Wells, q no quería hablar del tema antes, y todo el toque psicoanalítico q le intentó dar en su explicación... acabó rompiendo la magia para mí. Pero como icono cinéfilo, sí, entiendo a Spielberg...

      di

      Eliminar
    2. Di, no me juntes con mala gente, grumpy, touchy and beardy, que cuando me pongo doc 2 soy más accurate que Jose Mª del Río. Elefantos marinos pone, word by word. Que sean dos machos no impide que sean pareja, hay que repasarse la colección de docs. Buen finde! XD.

      Eliminar
    3. Son elefantes marinos, salta a la vista: los leones marinos son bastante asín elefantes marinos, pero no tanto. Dicho de otro modo: los leones marinos son, digamos, más aleonados. Espero que esta aclaración zanje tan acalorada discusión pues creo que se nos está yendo de las manos.

      Eliminar
    4. A ver Lux, los leones marinos es lo que tienen, que no saltan a la vista, se te desparraman encima y ya no ves ná, ni ná, y te dejan hecho un cristo que ni hacerse un via crucis sobre un montón de camas de fakir. Pero lo mismo y más ocurre con los elefantes marinos. Asín que sí, se pueden confundir, pero vamos que da igual, porque no lo cuentas mucho.
      Pero a la legua se ve que estos dos son gays.

      Eliminar
    5. Tú lo has dicho, querida Ire. Me alegra que a la vuelta del verano vengas por derecho, sin remilgos.

      Efectivamente, los leones marinos son como son, ¡¿qué te voy a contar yo a ti?! Que si esto, que si lo otro… Leones marinos, ¡¿qué se puede esperar de ellos?! Y los elefantes marinos… Bueno, bueno, los elefantes son como los leones pero más a su manera. Vete tú a saber. Es un tema delicado, qué duda cabe. Lo más seguro es que quién sabe. O todo lo contrario, claro, pues bien pudiera ser.

      Eliminar
    6. Mi inestimable Lux, eso es tener las cosas claras, o no tenerlas. O mira que la vamos a tener tú y yo. Y si miras, y ves lo que salta a la vista, que no sea un marino de ninguna clase, ni elefante, ni león, ni gay. Espero haber clarificado algo en este debate.

      Eliminar
    7. Como colofón a tan admirables disertaciones, añadir que los leones marinos atienden al nombre de otarinos (siempre, claro está, que no se estén echando una siesta o iniciando una bronca). Los elefantes marinos son más cariñosos, como puede verse en esta foto: http://es.wikipedia.org/wiki/Mirounga

      Eliminar
    8. Señor Nán ¡está usted tentándome mucho!. XD.

      Eliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.