3 de agosto de 2014

Vancouver: Haciendo el turista (WC3)

A la mayor parte de la gente le irrita la distinción "turista/viajero" -ya hemos divagado aquí del tema. Parece pretencioso quererse separar de los turistas que van en hordas siguiendo un paraguas diciendo que no eres eso. Pero lo cierto es que debe haber alguna diferencia entre llegar a una ciudad y dejarse llevar de un sitio para otro, hacerse la foto, escuchar una charla sobre un tema del que nunca leerías, o lo otro. Lo otro, que no digo que sea ser viajero, sino otra manera de viajar, es más incómodo, porque te mueves en transporte público, te puedes perder, no ves TANTO como los otros, no te guían con historias curiosas que luego olvidarás en todo caso-y lo que recordarás es seguir al paraguas en domingo, luego era Vancouver. Lo "otro" es vagar (para luego divagar) por la ciudad, negándote a entrar en el Museo de la Guerra Imperial aunque sea un Must, pero yendo motu proprio a no se qué sitio de las afueras a encontrar una librería de la que te han hablado, o al Museo de los Cetáceos, porque las ballenas son lo tuyo.

Ayer no hicimos nada de esto, fuimos turista del todo. Porque hay días de un viaje en los que es imposible no serlo: no te dejan. Por ejemplo, si quieres que tu hija vea un verdadero puente colgante mientras invocáis a Indiana Jones, hay que pasar por el "Capilano Bridge Park". O sea, este puente que fue construído por gente de esa de la fiebre del oro, con sombreros y demás, ahora está lleno de gente y de la "experiencia de las copas de los árboles" (un caminito por el que vas andando de un árbol a otro). Una versión familiar del "Go ape" aquel que hice hace anios en Windsor, donde íbamos con arneses y nos tirábamos por tirolinas. 

Por la tarde la turistada consistió en ver la ciudad desde una de las majestuosas (horrible palabra, ya parezco un catálogo, culpo a este día) montanias que la rodean. Primero se sube con un cable, y luego telesilla, porque el Grouse Mountain es una estación de esquí en invierno. Las vistas son impresionantes, y merece la pena sufrir a la penia solo por verlas (y hacer opá). Incluso el espectáculo de leniadores (una de esas cosas a las que una se somete porque lleva a Mini) estuvo muy divertido. Me negué al de las aves "in motion", pero vimos los osos. Viaje con ninios, si quiere gozar (gracias Gurrutxaga). Lo que no probamos (esto es para que descanse mi suegra) fueron las tirolinas o el gliding (cometa gigante que lleva a gente?). Las tirolinas eran totalmente la cania: de una montania a otra, salvajes. En Windsor no tenemos esas montanias! 

4 comentarios:

  1. Me vais a matar de envidia este mes de agosto!!!

    Yo soy de evitar el paraguas salvo el tercer mundo profundo. Además de ese modo evito visitas al sitio que hacen papiros, alfombras, perfumes o chocolate. Sí voy de viaje voy a ver , si voy de compras eS otra cosa.

    ResponderEliminar
  2. ¡Pero si seguís en la Commonwealth! Me doy cuenta de que estais haciendo el pasaje al noroeste pero al revés. ¿Crees que vereis indios? ¡Ojalá! ... Ya me imagino a Mini de Sacajawea y a vosotros, continuamente perdidos, de Lewis y Clack

    ResponderEliminar
  3. Teniais que haber hecho las tirolinas!!!!

    ResponderEliminar
  4. I have spent the whole f* day talking in English and my brain is in the verge of melting down, and how posh they can get regarding to their f* languaje...así que me imagino un poquito lo que es ser ex-pat.
    My theory, a tourist is somebody who is wotrh to trying to understand, un viajero, que se joda. Sed viajeeeeros. Besos.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.