5 de agosto de 2014

Victoria (WC5): Encantadores canadienses

Hotel The Empress, donde los Pedalistas evidentemente no se alojaron
Un breve hoy para anotar lo absolutamente encantadores que son los canadienses. Sonríen por la calle y son totalmente confiados. En los autobuses hay que poner las monedas exactas por una ranura. Evidentemente, los Pedalistas no llevan la cantidad exacta y aspiran a pagar con billete. No, no se puede, pero pasen igualmente. 



Pero hay un tema que me tiene confusa: este es el país sin supermercados. Solo hemos visto un par de un tamanio repetable. Dónde se hace la gente con la comida? El otro día entramos en un establecimiento que lo parecía y... era una farmacia gigante con un pasilluco dedicado a ese bien extranio, la comida. Eso sí, con sus garrafas de leche tamanio industrial, mantequilla que duraría en mi casa 3 anios y peanut butter para un ejército. Sí, lo sabía, las porciones son enormes: es América, idiota. 

1 comentario:

  1. Siempre he querido ir a Canadá....les encuentro un punto de norueguismo y atractivo a los canadienses que no tienen los estadounidenses....

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.