14 de agosto de 2014

WC14: Antes que meterme al agua subo a esa montania rusa de madera- Boardwalk de Santa Cruz

Imaginario colectivo de las  plays de California 
La necesidad de convertir las playas en lugares de entretenimiento tacky (hortera) la conocí por primera vez (como tantas otras cosas) en el Reino Unido. Hay un lugar famoso en la isla, Cleethorpes (pronunciada /Clízorps/, rebautizada por nuestro tótem el Dr Sutilis como "Clízoris" en su mítica primera visita a la Gran Bretania).


Clízoris fue para nosotros el despertar a una nueva pesadilla: al lado de la playa ponen una especie de parque de atracciones del horror, donde el cutrerío se mezcla con la comida-atentado-contra-la-salubridad-pública con las gaviotas asesinas (se cuenta que han atacado conos de fish & chips, aunque estén en vueltos con "The Sun" del día anterior) con las máquinas tragaperras con las máquinas "coja una gorra con la mano de robot". 

Me imagino que todo empezó como una "promenade" (paseo donde las senioras victorianas iban con su sombrilla), luego evolucionó al "pier" (un entrante hacia el mar, en UK preciosos de madera los que quedan, porque como suele pasar en la isla obsesionada con las Fire Regulations todo se acaba quemando) y al final la cosa se fuede mano, y terminó en el parque de marras.  

Giant Dipper, es genial
Si uno quiere ver una versión colosal de ese concepto ha de pasarse por Santa Cruz, a menos de una hora al sur de San Francisco. Una muy buena playa se encuentra recorrida de punta a punta por un parque de atracciones, el "Boardwalk", con todas sus horteradas y además atracciones impresionantes. Es interesante ver cosas que aún quedan del  pasado, porque fue fundado nada menos que en 1907... especialmente espeluznante es la figura de una mujer-muneca que daba la bienvenida riéndose, de peli de terror total. Luego está la noria y una de las montanias rusas, aún de madera, el Giant Dipper, que son monumento histórico. 

Adoquines de Sta Cruz
Por qué, el alma ingenua se pregunta, juntar playa con una feria? Si vas a la playa, tienes diversiones allí que no hacen necesaria una montania rusa... o sí? Tras anios de vida nortenia, y después del jersey que me tuve que poner (no olvidemos, 13 de agosto), todo este tinglado cobra todo su sentido: cuando la playa es para VER (o para baniarse con neopreno), entonces hay que poner la noria al lado. 
Esta es Mini sin miedo

Para mí la "emoción fuerte" es baniarte en esas aguas!!!





3 comentarios:

  1. Como me gustan tus crónicas viajeras!!. Por acá, impensable atracciones en la playa,seguimos con arena y mar nomás. Que sigas disfrutando del viaje. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Pero q bien vivis los rojos. Unos por las américas otros por la Galia y yo aquí en Peñaranda de Bracamonte haciendo un control de alcoholemia...

    ResponderEliminar
  3. Eso de añadir algo a algo que si era bueno estaba mejor así se llama "valor agregado". Técnica capitalista básica para ocultar un poco que lo que vendes es una mierda o cuando no lo es, como en el caso de una bonita playa, saben que somos tontos del nabo y necesitamos la ansiedad de ofertas sobreimpuestas.

    Tu viaje me está resultando gratificante, porque afianza mi sentimiento de que no quiero ir a ese país. Bueno, en realidad tendría que preguntarme a qué país me gustaría ir.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.