4 de noviembre de 2010

Mini y la Social Learning Theory-Práctica

Los divagues de la semana pasada sobre la teoría del arte de educar (ser padre/madre, lo que viene a querer decir "ser el que le compra los zapatos") fueron eminentemente teóricos. En el primero, divagué sobre lo que tenía que decir al respecto la Social Learning Theory y el segundo nació sin planificación, simplemente se me rebeló un subdivague, que ya se sabe cómo las gastan, toman vida propia y mejor no luchar con la hidra.

Las festividades celebratorias de la semana pasada me obligaron a posponer la parte más esperada por los masocas divagantes, esta vez con el disfraz de sádicos. Ale! Cuéntanos cómo se pone en la práctica tanto reinfuerzo (digo refuerzo) positivo, tanto ignorar el comportamiento indeseable, tanto rollo moderno que les funcionará a los ingleses esos que son más raros que un perro verde. Hay que ver cómo visten.
Mi hijita Mini cumplió el día 1 de Noviembre dos años y medio. Ya he hablado alguna vez de ella, pero hoy toca enfatizar la parte de su carácter que los ingleses describen como "strong-willed" ("de voluntad firme"). Se trata de un eufemismo para expresar su extrema determinación (los seres que siempre tienen una nube encima lo llaman testarudez) y su impetuoso carácter (los de la nube lo llaman mal genio). Me pregunto a quién habra salido.
Vamos a la puesta en práctica de las teorías que tan claras tengo en mi cabeza con dos ejemplos ocurridos en uno de los lugares-reto para mí: el autobús. Sí, esos encantadores buses rojos de dos pisos que se deslizan por las calles de Londinium.

Situación A. Mini pide el chupete en el bus.
Historia de fondo: Mini sabe que, debido a su avanzada edad, sólo puede llevar chupete para coger el sueño en casa (en la guarde para la siesta no siente necesidad de usarlo). Sabe que no se lleva chupete por la calle, aunque cuando era pequeña teníamos uno para la siesta en un bolsillo del carrito. Lo tenemos todavía ahí.

Conflicto: Un día por la mañana, Mini pide el chupete, a ver si cae la guinda. Por probar que no quede. Tal vez tiene sueño.

Qué hago: No, ahora no vamos a dormir. Me mira y: TETEEEEEEEEEEEE (eleva el volumen). Intento entretenerla con algo. Esto a veces funciona, pero ese día, lo sentimos, no.

Qué hace: Y comienza a berrear: "BUAAAAAAAAAAAAAAAAA TETEEEEEEEEEEEEEEE TETEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE BUAAAAAAAAAAAAA TEETEEEEEEEEEEEEE BUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA".

Qué pienso: (La tentación está servida:) tengo el chupete en el bolsillo del carrito. Pero darle el chupete en ese contexto, me digo, en medio de una rabieta sería darle el mensaje equivocado: "cada vez que quieras algo y te diga no, ten una rabieta que lo conseguirás".

El mundo: El bus en pleno me mira. Una señora hace tut-tut. Otra niega con la cabeza. Uno de mi edad con corbata me sonríe con lo que interpreto: "he estado ahí, tengo hasta el vídeo". Una adolescente (yo, hasta hace nada) suspira.
Qué hago: Sin entrar en explicaciones, le digo otra vez que no. Ella insiste en que nos echen del bus con sus gritos, así que (teoría, a mí!) me aparto de su campo de visión poniéndome detrás de su carrito) porque si me ve suspirando, poniendo caras, o regañándole estoy reinforzando ese comportamiento, porque le doy atención. Así le estoy quitando algo que le gusta (mi atención).
El mundo: Gran inquietud del personal. Y me miran. No entienden nada ("tete" es "dummie" en inglés, nada que ver) y se preguntan qué clase de mala madre soy que no le doy a mi hija loquequiera que sea ese maldito f*** TETE.

Resolución: Mini se aburre de berrear al ver que no consigue el tete (extinción), y cuando se calma, obtiene inmediatamente mi atención (reinfuerzo positivo por su nuevo buen comportamiento). Volvemos a cantar, a contar historias, a leer el cuento juntas. Como si no hubiera pasado nada.
El mundo: Ovación. (Ji)

Situación B: Mini quiere subir al piso de arriba del bus.
Historia de fondo: Vamos a la parada del autobús en el patinete de Mini (ella patina, yo corro detrás). A ratos se para y se pone a mirar un árbol, un avión, a gente que pasa. También a contar pájaros que se ponen en una farola: "uno, doss, ches, cuato!" Voy tarde, pero me doy cuenta que los niños no tienen porqué entender/conformar con nuestras reglas y vida frenética. Si voy tarde es por mi culpa, sal antes otro día y deja que tu hija mire el mundo como si casi todo fuera nuevo. Bien.
Conflicto: Subimos al bus. Mini dice que quiere subir al piso de arriba. No (bajar con ella y el patinete es difícil por la escalera empinada). ARIBAAAAAAAA!!! No, Mini, vamos al final del bus, es peligroso. Claro y con calma, de nuevo no entro en explicaciones. Yo soy la madre, yo controlo, ella me ha de obedecer.
Qué hace: Está claro que se enfada por los morritos de pato que pone. No quiere sentarse. La llevo de la mano y, cuanod llegamos al fondo del bus, saca un nuevo as de la manga: procede a tirarse al suelo asqueroso, infame, terrible. Boca abajo.
El mundo: Se repite la anterior escena. Desaprobación general.

Qué hago: Inspiro. Con la voz más teatral -pretendiendo estar calmada- que me sale le pido amablemente que venga conmigo al asiento, por favor. Pasa de mí, sigue en el suelo. Invoco la teoría: si le sigues prestando atención, reinfuerzas el comportamiento. Ergo, fuera la atención. Me siento.
El mundo: Los pasajeros de alrededor ya sacan espuma por la boca. Pero qué madre dejaría a su hijo en el suelo de un bus (con la de microbios que debe haber?).
Qué hagopienso: Miro por la ventana, y luego de reojo a Mini. Está bien, y los microbios del suelo potencian el sistema inmune.
Resolución: En unos pocos segundos Mini levanta la cabeza a ver qué pasa. Si no hay nadie que le diga que está mal tirarse al suelo, cual es el punto de estar ahí? Mummy? me dice, (el mummy es influencia de la guarde), con esa entonación tan mona...

Qué hago: Sí, Mini, te quieres sentar conmigo? Sí!!! Y se sienta, sin problemas. Y entonces, pese a que he de confesar que por dentro sigo enfadada, la actriz de la social learning theory le da toda la atención y el cariño, y cantamos (sí, Mamma María, bingo), y contamos la historia titulada "El cumpleaños de Mini", y vemos cosas por la ventana, y contamos, y nos damos abrazos.

Merece la pena probarlo. Pero qué difícil es poner la teoría en práctica, sobre todo si el mundo no colabora.

17 comentarios:

  1. Ah! ¿Eso es la Social Learning Theory? ¡Pues está requetebién! Y tú lo haces estupendamente. Se pasan malos ratos, pero Mini aprende lo que vale un peine.

    Se me abrían las carnes de gusto cuando contabas lo de que un niño descubre cada mañana un mundo nuevo y no se puede estar malmetiendo a los descubridores. Y el adulto, si no ha previsto ese tiempo, pues se joroba. ¡Muy bien, Minis' Mummy! ¡Muy bien! Se necesita coraje para que luego no te hagan la vida insoportable.

    ¿Y la opinión del Mundo? El mundo solo quiere verse rodeado de gente calladita y que no huela mal.

    Y no de esas españolas gritonas pequeñas y mal criadas que se tumban en el peligroso suelo del autobús mientras la madre piensa en sus cosas. Que le den.

    ResponderEliminar
  2. Deberían erigirte una estatura como homenaje a tu determinación.
    Yo me hubiera rendido.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Estoy con NáN. Tú haces lo mejor para tu hija y para tí. Y con ese pensamiento al fin del mundo. Es chiquitina todavía, qué esperan?

    ResponderEliminar
  4. Te salió bien.
    Conozco a una madre que intentando aplicar esa teoría en Atlanta, vinieron unos policías e interrogaron al niño para ver si estaba siendo maltratado, en américa, todo a lo grande y efectivamente el mundo no colabora.

    ResponderEliminar
  5. ¡Eres una maestra! Ignora las miradas desaprobadoras; seguro que los que te miran mal consiguen la proeza de tener una panda de malcriados por hijos.

    ResponderEliminar
  6. Cierto lo del mundo que no entiende.
    Lo malo es cuando el niño llora y ni siquiera él sabe lo que le pasa o lo que quiere...
    Punto negativo por tener en casa "La bolsa o la vida" que es a "El capital" algo así como el eurocomunismo al comunismo.
    Si lo has leido entero, 2 puntos negativos.

    ResponderEliminar
  7. Y yo que pensaba que mi hijo pequeño era un "cabroncete con mala hostia" y ahora resulta que es un "strong-willed"...
    cuanto se aprende en este bloginglish.

    ResponderEliminar
  8. Me voy al cine, asi que repartamos brevemente:

    Tienes toda la razón NAN, qué vida que frenesí que mundanal ruido el q llevamos algunos adultos. Hoy llevo un día de traca, sin parar un solo segundo más q el rato d elos cuentos con Mini. Pero no me quejo, eh?

    TORO SALVAJE, CORAGEOUS y DRA ANCHOVIE, JESUS... gracias, pero no siempre es así: una a veces no es superwoman, es catwoman.

    CLAUDIA, aquí para q Servicios Sociales se digne a mirar a una familia el ninio tiene q estar mucho más q berreando... y con los cortes q estamos teniendo, mucho más. Como spr, pagarán los débiles.

    VIVEIRO, en primer lugar, quien te dice q esa es la patineta de MIni. En segundo, has dado más puntos negativos en dos días a alguien más q a mí en toda la blogosfera? Ya te explique q funciona mejor los puntos positivos... Sobre el libro, podías haber anotado lo q hay al lado: "Empire", Cuba: from Columbus to Castro and beyond", "Marx revenge". Te veo un poco biased...

    TXELOS, gracias por la ironía, pero hablando en serio, lo q he puesto de "determinada" en lugar de "cabezota" es muy importante. O "strong willed" en lugar de lo que sea. El lenguaje hace la realidad, y yo estoy contenta de q mi hija sea strong-willed y determinada.

    ResponderEliminar
  9. Persistente, tenaz, constante, firme, convencida, aplicada...

    ;-)

    ResponderEliminar
  10. Di..con cariño..deberías reproducirte otra vez para asistir al fascinante ejercicio de malabarismo que consiste en "dar refuerzo positivo" con la mano derecha a un descendiente mientras con la otra intentas que el otro descendiente no interprete tu "refuerzo positivo" hacia el otro de una manera chantajista: " ez que a mi no me hacezzz cazzzo".

    Es fabuloso, te lo recomiendo muchísimo. Y lo de los transportes públicos y los enanos es un mundo aparte.

    ResponderEliminar
  11. Casa con dos puertas, mala es de guardar.

    ResponderEliminar
  12. Mo, los mios sin embargo en el autobús son un cielo están encantados mirando por la ventana hablando con la gente, ir para ellos en el bus casi es un premio.

    Estoy pensando si mudarme a vivir a un autobús por lo bien que se portan allí.

    Lo del tren ya es otra cosa hicimos hace un par de años un viaje a sevilla y juré no repetirlo con niños hasta que no me dieran la tarjeta dorada de jubilao.

    Estoy contigo las matematicas en niños son una mentira 1+1 no son dos. (Pero bueno me imagino que el que tenga 3 o 4 dirá lo mismo)
    Venga Di dejate de cines y a intentar reproducirse constantemente, por lo menos intentarlo (Peda por esto me debes una)

    ResponderEliminar
  13. Gracias CORAGEOUS, eso es lo q quería decir... :)

    MO, hay una segunda parte para padres múltiples... ja ja, cuando me la lea te la cuento... pero habrá q esperar...

    NAN o la sabiduría popular.

    TXELOS, me bombardean por todos los flancos, ahora hasta en el blog! Nosotros no tenemos coche (siiii, ninia de dos anios y no cocheeeeee, es posibleeeeee)asi q tyodo transporte es spr público... uno de los más fáciles es el avión: no se puede escapar...

    ResponderEliminar
  14. Es tal y como tu lo describes. Pero además te tiene que pillar a ti en una situación estable y tranquila. Por lo demás coincido con Moli en que con dos es más difícil y con tres o cuatro haciendo grupos y saboteando debe de ser la repera...

    ResponderEliminar
  15. Yo primero me quito el sombrero por conseguirlo. Lo segundo apoyo a Molinos y a Diva (curioso, escribo mientras veo Super Nanny).

    Y tercero, mi último viaje con los dos yo sola en un autobús ha pasado a mi historia como uno de los peores momentos de mi vida. Con el mío la indiferencia no vale. O a lo mejor vale después de diez minutos pero, la verdad, con el autobús lleno a rebosar y después de todo el día a la carrera... Pues no puedo.

    Y sí, ellos no tienen culpa de nuestro ritmo frenético pero es lo que hay y tendrán que acostumbrarse en algún momento, ¿no?

    ResponderEliminar
  16. ANI, lo del bus es épico... una se adapta al medio y mi bolso es ocmo el de Mary Poppins, puedo sacar de todo en plan "entertainment"...

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.