30 de noviembre de 2010

Lección de Cono

Nota aclaratoria: Para aquellos que no estéis en edad escolar, que sepáis que "Cono" viene a ser lo que "mates" era a matemáticas. Estaría pues hablando de una asignatura antes conocida por ciencias naturales y/o sociales y que ahora se llama Conocimiento del Medio, oseasé Cono.




Anteayer domingo, fuimos los pollitos, Consuerte y yo a dar una vuelta por la granja. Sin motivo justificado. Sólo a ver a los animales y bueno, lo normal: asustar a los terneros, coger huevos mientras acorralamos a las gallinas, abrazar a los perros pulgosos (sí, sí, Nina no tiene escrúpulos). Consuerte, que se inició después que yo en esto de la ganadería fue quien dio la voz de aviso.

- Diva, para mí que esa vaca no está bien. Me dijo señalando un animal aparentemente hinchadísimo.

- ¿Tu crees? - Le respondí, intentando aparentar normalidad y un conocimiento del que carezco al ver al pobre animal excesivamente atorado.

Así que decidimos seguir a la vaca. La pobre se tumbó y no se podía mover. Al principio, pensé que quizá hubiera comido mucho. A veces se empachan, se hinchan y si no las pinchas (literalmente las agujereas con un cuchillo en la tripa) explotarían. Sin embargo no fue así. Y Rey, advirtió enseguida que el motivo del abultado abdomen era que tenía ¡¡ un grano de uva enorme colgando del culo!! Angelito...

La vaca en cuestión iba a parir y le empezó a asomar por detrás un poco de la placenta con líquido a modo de bolsa y que en realidad se asemejaba a un grano de uva. Ante lo que podía ser un parto con complicaciones y nuestra falta de mundología en cosas verdaderamente importantes, opté por llamar a Tito, que es el que realmente manda y maneja el cotarro.

- ¿Niño? - le llamo así cariñosamente.

- Qué, ya ´stamos dando pol culo, ein? (es también muy cariñoso y el mejor maestro de tacos que tienen mis pollitos).

- Tito, que hay una vaca que va a parir, mejor que vengas por si acaso.

- ¿Que vaca es? ¿La gris o la parda?

- La gris.

- Voy pallá. No os mováis de ahí.

Esto último lo dijo para que pasáramos frío y nos solidarizásemos con él porque en lo único que hacíamos allí era estorbo y en realidad no nos necesitaba para nada.

Al poco llegó Tito. Se puso un mono y se fue para la vaca. El animalico, en su sabiduría,  se había escondido de nosostros para parir, así que nos ocultamos a observar como se sucedían los acontecimientos.

Tito guío a la madre hasta un establo y la dejó que se tumbara. La pobre iba haciendo esfuerzos y apenas consiguió que asomaran unas patitas. Tito se iba acercando a ella con soltura, por detrás para ver como iba todo, mientras nosotros observábamos atónitos. La vaca le dejaba hacer, lo conocía, estaba segura con él. Aunque en mi haber he presenciado varios partos, para Consuerte y pollitos, era el primero, así que el grado de absorción y abstracción era enorme. Consuerte hasta hizo fotos con el móvil (como un turista).

En cuanto pudo, Tito se acerco con un "estirador". Un estirados es un artefacto a modo de cuerda de esquí acuático del que parten dos cabos para atar a cada una de las patas del ternero que sale y poder estirar y así ayudar a la vaca. Tito metió la mano para ver si el ternero venía bien. Al comprobar que sí, ató los cabos a cada una de las patitas del ternero. Se tumbó en el suelo detrás de la vaca y comenzó a tirar. En ese momento los pollitos estaban emocionados, sobre todo por ver como sería el ternero y como iba a salir de su madre. En unos diez minutos, Tito había conseguido sacar al ternero y la cuadra se vió invadida por un aroma caliente y dulce a la vez (olor de vida le llaman aunque... es más bien sangre).

Yo, que soy la experimentada, procedí a entregar un cubo con agua a Tito, quien sin miramientos, se lo echó por encima al recién nacido mientras le limpiaba la cara y la boca con su mano. De esa forma el ternero (fue macho) reaccionó y se espabiló. Su madre, impasible ante las idas y venidas de Tito, lo empezó a lamer hasta dejarlo seco. Hay madres que no dejan ni que te arrimes a 5 metros.

Quedamos que se llamaría como el que ganara las elecciones catalanas. Así que se llama Artur.

18 comentarios:

  1. Esa es una lección de verdad y no la de los libros! Viendo, sintiendo donde los nombres no llegan. Qué experiencia tan bonita de vida!

    Cada vez me sirven para menos las palabras. Me debo estar haciendo vieja o cada vez estoy más fuera del consenso! O me lo pienso! Ya pasé de tomarme en serio.

    ResponderEliminar
  2. Oye, que bonito.
    La vida real y no la de los bytes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Tengo entendido que las vacas han perdido la capacidad de parir por sí solas.

    ¿Es cierta esa brutalidad?

    No me extraña la fascinación de Consuerte y los pollitos.

    ResponderEliminar
  4. Qué bien, los pollitos tienen mucha suerte de poder conocer cosas que muchos niños de ciudad ni se imaginan.

    ResponderEliminar
  5. Tenéis razón. Hay cosas que se han perdido, que no queremos ver por lo "duras" que son, o que pueden llegar a ser y que sin embargo son el día a día de mucha gente y lo fueron sin lugar a dudas de nuestros antepasados. Eso es real life.

    NáN, afortunadamente las vacas saben parir perfectamene. El problema, como en todo parto, es que el bebé puede ser demasiado grande. No hay nadie que controle el peso y les provoque el parto. Por lo general paren solas.

    ResponderEliminar
  6. Que lección más útil, todos deberíamos ver un parto en vivo.

    ResponderEliminar
  7. autentica lección de conocimiento (del medio y de la vida misma) !!
    y mas el parto de un animal tan grande la experiencia es muy intensa.

    Unbesazo

    ResponderEliminar
  8. Es precioso, y supongo que muy impactante. Mi hermana lo vio cuando era pequeña con una ovejita, y desde entonces quiso ser veterinaria (luego cambió, pero fue ese mito de la infancia).

    Yo ví mi primer parto (en humanos) a los 18 años y cuando le cosían la episiotomía (ese corte sin sentido en muchos casos q se hace rutinario en España, o se hacía, por lo menos)me caí redonda de la impresión (spr he sido impresionable, cosa q me ha frustrado mucho). Me parecio una experiencia emocionalmente muy intensa, y me lo ha seguido pareciendo, incluso cuando he mantenido el tipo. Es tal que no he podido un par de veces evitar q se me caigan unas lágrimas silenciosas cuando sale en niño.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Yo sólo lo he visto con mis dos perras y es impresionante, ¡menuda suerte tuvieron los pollitos! ya me hubiera gustado a mí verlo de pequeña

    ResponderEliminar
  10. La experiencia también tiene un cierto grado de "pobre vaca" que levantaría ampollas en algún ecologista de pupitre.

    La vaca sufre, está sola, no sabe lo que le pasa, me mira con esos ojitos...

    ResponderEliminar
  11. No sé si podré volver a comer uvas sin pensar en el parto de la vaca. ¿Es válido que decida que era una pasa? Es que no me gustan las pasas...

    ResponderEliminar
  12. Vale, pasa está bien. Aunque las uvas troufés deben ser carísimas.

    Una vez estaba en La Isla, un pueblo de mar asturiano, y quedamos en un pueblo cuesta arriba que había fiestas, pero al salir vi que una vaca en un establo estaba pariendo y allí me quedé. ML subió y cuando preguntaron por mí les contó donde estaba y que ya llegaría. Cuando llegué, el descojono de los amigos astures fue bastante escandaloso.

    Pero es estupendo. Mereció la pena. (También había un tío tirando de las patas con una cuerdas; de ahí que pensara que las vacas ya no saben parir).

    ResponderEliminar
  13. Yo he visto en directo el nacimiento de mis dos churumbeles. En el primero el ginecólogo se empeñó en darme una lección práctica de medicina y me fue contando los pasos como venía el niño con vueltas de cordón y por eso no bajaba y como le iba a cortar el cordón.
    Ves me dijo, en el tercer mundo esto que has visto tan sencillo en muchos lugares es cuasa de muerte de la madre y el hijo.
    A mi nunca se me olvidará.

    Dctra Di...una miaja blandita es Vd ?¿no? y con lo de la episiotomía un poco purista.

    ResponderEliminar
  14. No puedo con las pasas, ABABOL o NAN, pero a Mini le encantan... creo q es un síntoma de abducción por los britis, pq a todos los niños de aqui les encantan.

    TXELOS, a tu guaif le hicieron episiotomía? (perdona, pero es una palabra q conoce cualquier mujer) Me extraña q si se la hicieron no recuerdes el ruido q hace... (ajjj) Yo tengo flashbacks con el ruidito. Y es verdad lo de blandita.. la sangre, cuanto menos, mejor... por no hablar de las agujas. ALgún día os contaré... un día me medio mareé por ver agujas gordas de esas con bisel asesino...

    ResponderEliminar
  15. ¡Cono! Esto se está poniendo gore. Si seguís por ese camino (dios mío, ese ruidito fijo que me amarga la noche) me voy a tener que prohibir esa entrada.

    Los niños, y los corderitos y los terneritos nacen. Y es muy bonito. Y luego coges al niño en tus brazos y te acojonas. Y tres semanas después, lo sujetas boca abajo de un pie mientras le limpias la caca del culo.

    Todo eso sí. Pero nada de sangre y ruiditos y terceros nudos. Hombre, por dios.

    ResponderEliminar
  16. Vale NAN, si yo odio el gore, si soy de las q se tapa toda la pantalla con el abrigo (dejando solo un ángulo) para no ver nada.

    Y sí, de Sevilla, me gusta Sevilla, me gusta ser de Sevilla y me gustaría ahora estar en una de esas piscinas de los tejados q se ven desde la giralda, en lugar de pasando un frío HORROROSO aquí, donde no para de nevar.

    Menos mal q el gorro boliv(ar)iano esta ahi para casos extremos ;)... (es esto gore?)

    ResponderEliminar
  17. Pues NaN me he cortado un poco, porque la salida de la placenta es espectacular como gore. Y las pruebas iniciales a los bebes metiendoles tubitos también tiene su aquel.
    Di yo he estudiado mucho en tu fac y en la de viveiro y entonces se me quedan las palabras estas clínicas. Yo la vi hacer y ciertamente es cañero, pero lo diver por lo que me cuenta la contraparte es después.
    Tened en cuenta que yo soy un hipocondriaco y de vez en cuando me someto como el perro alsaciano a pruebas de "yo soy capaz".
    Hablando de balonmano colocar un hombro que se ha salido (lo que sucede de vez en cuando) es también de nota como imagen truculenta.

    ResponderEliminar
  18. Una sevillana en Londres, con nieve y gorro bolivariano, ¡es lo más! Me alegra zanjar este tema de la pequeña nacionalidad.

    ECDC, lo del hombro no tiene sangre y no es gore. Es de machote. Lo hacía mucho en la serie de películas ese poli blanco que está un poco loco y va acompañado de un negro. Me parece una imagen totalmente aceptable.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.