17 de noviembre de 2010

Sin cuerda

Cuando una se lanzó a esto del blogueo suponía que tenía muchas cosas que contar. Si otros los hacen, yo también puedo, pensaba. Quizá no sea nada mejor, pero será mío, tendrá mi voz. Y con ese estímulo me lanzaba con mi cobloguera al mundo virtual.

No es que mi vida haya sido algo digno de contar, ni siquiera serviría de ejemplo, tampoco es apasionante o divertida, así que reflejarla en un blog sería un ejercicio de petulancia absurdo (me encanta esa palabra: petulancia). Así que una intenta, a veces con más pena que gloria, narrar cosas que le han sucedido, ofrecer sus puntos de vista sobre temas, polemizar o simplemente hablar sobre lo que le gusta, sea un poema o una canción, esperando que pueda resultar interesante para alguien, o por lo menos no demasiado aburrido. Con esta idea en mente he ido publicando entradas, fotos, música, contando cosas.

Empecé muy ilusionada, las entradas se me acumulaban, tenían prisa. Pensaba sobre lo que me sucedía, o lo que me contaban y cómo quedaría en una entrada, sobre cómo escribirlo. Siempre había tema. Muchas de ellas siguen ahí esperando su turno. Sin embargo de un tiempo a esta parte, tengo astenia blogueril. No me apetece escribir. Me da pereza todo lo relativo al blog. Empezando por el mío/nuestro. Nada me parece digno de contar o de resaltar. No me siento con ganas de comentar o de meter caña (yo, flipo).  Me parece un ejercicio de responsabilidad el hacerlo y a veces, me pesa. Es cierto que a nivel laboral la situación no ayuda y que ando inmiscuída en otros temas personales y alguno de salud que me deja para el arrastre, entre ellos una tendinitis en la pata de ganso (lo tenía que decir). Aún así y creeros que con esto último y las sesiones de rehabilitación tengo para un blog paralelo, no tengo ganas de contar nada.

Excúsenme ustedes.

12 comentarios:

  1. Pero pedazos de bestias com no se oos va a acabar la cuerda si os habeis marcado ya más de 300 entradas en lo que va de año!!!!!
    como no se os van a acabar las ideas...y eso que tienes a tu cobloguera que escribe 400 páginas contando como se tropezó con una piedra... (muy bien contado eso si)
    ...venga pues menos lloros que haceis una parejica bloguera mu apañada como tip y collo o como Ortega y gasset.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. En fin, si no apetece, no apetece. Yo, egoístamente, preferiría que siguieras dando caña y poniendo música ochentera, hablando de PPP... Pero esto es algo que se hace como hobby. En el momento que es una obligación molesta, mejor parar y cargar las pilas.

    ResponderEliminar
  4. El Diva-Di-Di-Diva-Diva-Dúuuu siempre me ha parecido una machada de las buenas. Una vez, hasta puse una reclamación porque a las 11 de la mañana no se había publicado el parte del día.

    Este post se puede entender de dos maneras: una representación trágica a lo Margarita Xirgu del "no puéo másssss", o como un post cotidiano de estoy hasta el moño.

    No estoy de acuerdo contigo (ni con casi nadie) en una cosa. Quizá porque crecí con leche en polvo americana que los estibadores del puerto robaban de los barcos y se la daban a mi padre, al tiempo que oía historias (en mi familia estaban todo el rato contando historias), sé una cosa: no se habla de lo extraordinario, sino de lo extraordinario que es lo ordinario.

    No importa tanto lo que se dice, sino que se diga.

    En lo político-social, tú y yo no vamos juntos ni a comprar tabaco, vale, de acuerdo, pero pasados los difíciles 19 años, uno aprende que hay días para soltar los perros de la política para que muerdan y días, como en "Amanece que no es poco", para oler bien.

    Si estás cansada, pues descansas. Cuídate las tendinitis y, sobre todo, esa astenia vital. Y reapareces un día (por ejemplo dentro de tres días) con el "decíamos ayer...".

    ResponderEliminar
  5. No sabes cómo te entiendo. Supongo que ya volverás.

    ¿La pata de ganso? Intrigada me tienes.

    ResponderEliminar
  6. Lo de la astenia blogera es bastante normal, son rachas que van y vienen ,ventajas de que esto no sea una obligación es que tu puedes marcar el ritmo que te apetece en cada momento.
    Con la tendinitis me ha dejado mas preocupada ,ya que la rodilla , es un sitio muy jodio para recuperarse. Espero que te dure lo menos posible,descanses y tras cargar pilas ,pronto estés dando caña por los blogs.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Bastantes obligaciones tenemos ya como para que esto se convierta en una. Cuando te apetezca vuelves, pero vuelve, ¿eh?

    ResponderEliminar
  8. Jodo no me extraña, llevais un ritmo como para agotar...de todas formas creo quehay rachas en lo de escribir un blog. A veces te desbordan las entradas, a veces lo dejarias...como cualquier matrimonio vamos...

    ResponderEliminar
  9. Perdón pero los que dicen aquí que es que lleváis un ritmo desenfrenado no han dicho que, además de meter entradas a tutiplén, os dedicáis a contestar prácticamente todos los comentarios posteriores.
    A veces he tratado de imaginaros, y os veo saliendo del baño a toda la ostri con el portátil en una mano, sin cerrar, y la otra mano sujetando los pantalones porque no ha dado tiempo a subirlos, corriendo por el pasillo hasta llegar a la habitación donde está el cargador de la batería, y enchufarlo justo a tiempo antes de que entre en modo hibernación.
    ¡Qué pena Diva! Por lo menos sigue de lectora-comentarista, anda.

    ResponderEliminar
  10. Que no me voy, que no me voy... es sólo que estoy en otros menesteres salseando y tengo poco tiempo para lo del blog y además poca inspiración...pero nada más.

    Una racha como otra cualquiera, pero la tenía que contar.

    ResponderEliminar
  11. Diva..un día te levantarás y dirás..¡coño, voy a escribir! y ya está.

    Asi que nada...a otra cosa mariposa...y a esperar la inspiración y las ganas.

    A mi no me ha pasado pero es que soy coñazo hasta para eso del blog.

    ResponderEliminar
  12. Diva, ya ves que el pueblo es un clamor. Si te tomas un sabablótico, lo pagarán ellos, estos seres indefensos que me han hecho hoy reír con sus comentarios, y que no tienen la culpa, pq yo pondré aquel tostón que dejé programado aquella vez q me iba de vacacione,s y hasta tú tuviste la clarividencia de no dejar publicar.

    TB hay q decir que, de este mogollón de divagues de este año (y pronto será nuestro cumple, preparo una buena, divagantes), hay bastantes más de Diva que míos (cuando me detuvo la interpol no tuve acceso a internet).

    Besito

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.