9 de noviembre de 2010

Libros




Los libros leídos y los no leídos, los que uno intentó leer y tuvo que rendirse, los que quisiera haber leído, los que dice haber leído, los que leyó y no recuerda nada, los que le da vergüenza haber disfrutado, los que le da más vergüenza todavía no haber disfrutado, los que le acompañaron una sola tarde de lectura perfecta y luego no ha recobrado, los que tiene sobre la mesilla y ha empezado varias veces y nunca llega a traspasar, los que está siempre prometiéndose que leerá en cuanto tenga un poco más de tiempo…

Hay un libro para cada momento, para cada edad de la vida, para cada estado de ánimo, para cada noche y cada viaje; ninguno de ellos es obligatorio. Hay tantas obras maestras que no pasa nada si uno no ha leído cualquiera de ellas, porque seguro que hay otra que le gusta mucho, y que le cuesta menos trabajo, o le despierta una emoción mucho más inmediata, y la emoción siempre tiene un efecto de claridad. Leer no es una actitud pasiva, como mirar un televisor pulsando con desgana el mando a distancia; leer no es ir picoteando esta página web o esta otra, o zapeando. Leer es una tarea sustantiva, una destreza que cuesta mucho adquirir, aunque de mayores ya no lo recordemos; leer es participar activamente en un acto creativo, no ser sus testigo dócil y asombrado. Todo aprendizaje es gradual. Toda forma de felicidad requiere esfuerzo, empeño, afinidad, entrega. Hay obras maestras largas y difíciles que requieren mucho tiempo, como escaladas laboriosas para las que es preciso entrenarse, y otras que son como caminatas apacibles por una llanura, y las unas no son superiores a las otras. 



13 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo: hay un libro para cada momento, y ninguno es superior o inferior a los demás. Y la lectura es un acto creativo, una forma de felicidad. Yo, por lo menos, soy feliz leyendo.

    ResponderEliminar
  2. Voy leyendo menos y menos y acabo aún menos libros...

    ResponderEliminar
  3. Está muy bien. Yo sí diría que hay libros superiores a otros, pero no por su calidad, por su longitud o por su 'nombre'. Lo que hace superior a un libro es lo que te ha cambiado el hecho de haberlo leído. El que te haya hecho pensar, te haya hecho reflexionar o llorar, reirte, vivir otras vidas sin levantar los ojos. Hay un momento en que el libro te engancha y tienes que leer y buscas cualquier momento para hacerlo. Cuando pasa eso es que el libro había sido escrito para ti y tú naciste para leerlo. Es mágico.

    ResponderEliminar
  4. Al hablar de toda esa serie de libros, Muñoz Molina dice algo tan sencillo, y no dice más, como que la palabra "libro" carece de connotaciones. Es cada libro particular el que establece una relación concreta con nosotros.

    Así, eso de que los que leemos somos mejores, o peores, que los que no leen, se cae por su base. Como mucho, la capacidad de lectura indicaría una capacidad de concentración. Fuera de esa habilidad, ni más altos, ni más guapos, ni mejores. Tampoco peores.

    ResponderEliminar
  5. A mí me pesan los que tengo en la mesilla y no consigo dar salida.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo contigo; lo difícil es elegir el libro adecuado para ese momento.

    ResponderEliminar
  7. Hola Pensador!!

    Benvingut a DD!! No estás tanto en las nubes como dices...He visitado tu blog. ;·)

    ResponderEliminar
  8. Me gusta tu frase Toro.

    Anchovi, estoy contigo. Te llevas cada chasco...

    Claudia, yo tengo varios en la mesilla y no me seduce ninguno, por ahora.

    Cour, eso nos pasa a todos.

    Niño, Me gusta lo de "Lo que hace superior a un libro es lo que te ha cambiado el hecho de haberlo leído"

    NáN, también me gusta loq ue dices tú : "Es cada libro particular el que establece una relación concreta con nosotros"

    ResponderEliminar
  9. Yo últimamente no encuentro el momento para el libro más que el libro para el momento.

    ResponderEliminar
  10. Tarde (o temprano?) como siempre. Por poner un punto discordante, no puedo estar más en desacuerdo con que no haya libros superiores o inferiores. Me atrevo a decir que el Quijote es mejor libro, superior, infinitamente mejor escrito, que provoca ideas, etc etc, que cualquiera de esa "chick-lit" q lee la gente en el metro, donde las portadas (tacones, botellas de champán y un coche) ya sugieren el mesnaje que lanzan, expuesto sin el mínimo esfuerzo, así, como si fuera una fábrica de salchichas, para vender al q tiene tiene tiempo para llenar su cabeza con nada.

    NAN, dices q los q leen no son mejores ni peores q los q no leen, pero eso dependerá de en que aspecto son mejores y peores. Personalmanete, como regla general, suele ser mejor consversador quien mete esas horas en leer que quien va al gimnasio. Claro q leer per se no te hace mejr persona, pero según qué lecturas, pueden ayudar (y según que tiempo empleado ahí afuera, viendo el mundo, también).

    UN día de aquellos del principio del divlog deje esta frase, que me encanta, de la peli Léolo
    sobnre lo q le pido a un libro.

    Hugs

    ResponderEliminar
  11. Compartimos, Di, en un porcentaje muy alto lo que le pedimos a un libro. Además, yo le pido que me dé a conocer cómo viven y sienten personas tan ajenas a mí que, si no fuera por los libros, no llegaría a ellas.

    Lo que criticaba era la idea de que los libros nos hacen mejores personas. No es cierto: nos hacen "más" las personas que somos. Aunque parezca que por leer tantas historias todo el mundo se va a dar cuenta de su pequeñez y la de su cultura, se puede leer sin aumentar la empatía por los seres humanos. Incluso se puede leer focalizando el odio hacia los ajenos.

    Y claro que hay libros excelentes y libros basura. Pero sin la capacidad y la percepción alerta del lector, sin su deseo de conmoverse (moverse "con" los otros), de ensancharse, los ochomiles, siete miles, etc., no sirven de nada.

    Quien lee por pasar el rato, pues hace bien si es lo que quiere. Como si sigue a Belén Esteban. Pero "distraerse" es quedarse en un posición mental muy débil.

    Leer a un autor es como conversar con él. Y, como en la vida, hay conversaciones estupendas y conversaciones gilipollas.

    No te preocupes por retrasarte, lo que importa es que llegues con tu fuego.

    ResponderEliminar
  12. NAN, de acuerdo con que la cualidad llamada "empatía" no viene de leer libros. Es un complejo batiburrillo de genética, apego, educación, y tal. Será ser de izquierdas (la empatía necesiara para lo q se define ampliamente como "ser de izdas")genético? Pq igual q hay genes q marcan donde estamso en el espectro autista, igual hay también algún brazo q marca esa "empatía de grupo", esa "ternura de los pueblos" q decía la frase. Estoy un poco de broma, pq evidnetemente, la educación hace mucho, pero hay algo más q no se explica sólo con educación.

    Di-fiero q sin la capacidad d econmoverse no sirva de nada un libro. Puede habe run libro cuyo contenido ideológico te repugne, pero q te des cuenta q está tan bien escrito, q con eso sea suficiente. Uno lo puede tomar ocmo un gourmet. No se si me estoy explicando...

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.