24 de noviembre de 2010

Revueltas en Londinium

Alguno se preguntará si de verdad vivo en Londinium, porque nunca he divagado sobre el tema Cameron/ Gobierno de Coalición, con la que esta cayendo (lo cierto es que vivo en Cádiz -véase imagen- y soy un tío). He intentado mantenerme al margen, porque los hechos ya los cuenta la prensa (mejor cuanta más carnaza: "han tirado un extintor, dice?"), los telediarios dan las imágenes (más cuanta más carnaza: "jo, qué pena, nadie herido o muerto con el extintor?"), y un montón dan su opinión (haciendo como que pasan por alto la carnaza desde su torre de marfil: "se deslegitiman usando la violencia, han visto los del extintor? Seguro que no son estudiantes, deben ser de esos antisistema que no se duchan y ni limpian tras el perro").

Así que me siento ante el teclado a repetir mi opinión (repetir porque todo el mundo que lea este blog desde hace nada sabrá que vivo en Cádiz y soy un tío, y de qué pie cojeo-como dice un enternecedor divagante). Intentando explicar lo que pienso sobre la carnaza, la deslegitimación de las ideas y demás, me queda este divague. Pero ya vengo diciendo que a mí las teclas se me rebelan.

Por poner un poco de carne personal en el asador, (la anécdota, la anécdota! -eso siempre gusta al divagante), queridos, estoy viviendo los cortes del gobierno de coalición en primera persona, tal vez por eso no seré una analista imparcial (alguien lo es? ingenuos). Trabajo para y por el sistema público, lo cual no implica, como en España, tener un puesto vitalicio (lo cual me parece muy bien, no tenerlo). Las razones para elegir ese sistema, en mi caso y en el de mucha gente que conozco en distintos ámbitos profesionales, son variadas pero a la vez tienen mucho en común. Puedes trabajar en el aparato del estado siendo (uso el masculino como generalización de ambos géneros): trabajador social, policía, abogado, cocinero, médico (y cualquier profesión de la esfera de la salud, por ej, enfermero, terapeuta ocupacional, fisioterapeuta, psicólogo), maestro, limpiador, investigador, economista... en fin, muchas cosas. En muchas profesiones, incluída la mía, sale muy bien ser trabajador público. No por la pasta -de eso sólo se preocupan los seres terrenales- porque siempre ganas menos que en lo privado, sino por las pequeñas cosas de la vida que de verdad te dan eso: calidad de vida. Por poner ejemplos, todos hipótesis mías: creo que un abogado que defiende a refugiados políticos que van a ser deportados a su Afganistán o Angola natal tiene que irse a dormir más contento que uno que ayuda a la megamultinacional para la que trabaja pague menos impuestos. Creo que un maestro que enseña a leer al hijo de unos analfabetos y ve como progresa tiene que sentir algo diferente que el director del colegio privado que hace números para endosar clases extracurriculares que engorden el presupuesto de su centro. Creo que un médico de urgencias se siente más feliz si puede tratar todo lo que le entra por la puerta.*

*A tenor de esto, subanécdota: El padre de un amigo al que queremos mucho esperaba a ser atendido en la sala de urgencias de la Clínica Universitaria de Navarra. Como iba vestido de una manera no convencional para los trabajadores de este ente (era uno de esos químicos que pasan de todo), le indicaron "que el hospital público estaba cruzando la calle". Esto es por poner un ejemplo que tengáis cercano algunos de los que me leéis. Si lee alguien desde Estados Unidos, qué les voy a contar.

Así que trabajo en lo público porque paso de que el equivalente a que se te muera un tipo en la puerta de urgencias (tomen titular carnaza, saquen esto en las portadas!) me pase a mí. Y también porque en lo público, se tiene tiempo necesario para investigar, para leer, para saber que es lo que dice la última evidencia científica, la última ley, del tema X, Z, Y. Este tiempo que no es rentable en la privada: imaginemos una fábrica de salchicas, allí lo que cuenta es sacar salchichas. Cuantas más, mejor, cuanto antes, mejor. Si alguna sale un poco amorfa, da igual, si por dentro llevan un compuesto que es más barato y peor pero casi no se nota, da igual. Lo ideal es que el estado no pusiera ciertos estándares y no controlase, piensan los gerentes de las salchichas, porque si no, esto sería jauja!

Cameron ha vuelto con la idea de la "Big Society", un ligero cambio del lait motif de su predecesora Thatcher "There is no such thing as a society" (La sociedad no existe). La gran idea de Cameron pasa por adelgazar lo público con esta fórmula: "el trabajo que antes hacían profesionales, que ahora lo hagan voluntarios". La gente que se organice en charities (ONGs), y ofrezcan sus servicios, o gratis, o tirado. Pero como dice el refrán inglés "If you pay peanuts, you get monkeys" ("Si pagas poco-peanuts es cachuetes, de ahí el juego de palabras-, empleas monos"). Como decía aquel, quién quiere que el neurocirujano que te opere sea un voluntario? Un paso adelante, por favor. Pues así aplicado a todos y cada uno de los profesionales que se están quedando sin trabajo en aras de esta "Big Society".

Hasta el otro día, no pasaba nada. Miles de despidos en servicios sociales, en sanidad, en la policía (!), y nadie decía nada. Nadie en la calle, ni un solo escaparate roto. En Londinium, la gente seguía a todo trapo en sus cochazos y con miles de bolsas saliendo de John Lewis. Pero no hay que olvidar que Londinium, particularmente su centro, no es representativo de nada: esta ciudad ha atraído a fortunas de todo el mundo, y sigue haciéndolo. Si trabajara en una torre acristalada de la la City a veces me costaría recordar la mierda en la que vive la mayoría de la gente.

Hasta el otro día no pasaba nada, pero los estudiantes por fin rompieron unos cuantos cristales, y se hicieron fuertes en parte del edificio de los conservadores, la Millbank Tower. Si no rompen los cristales, no salen en ningún sitio, si los rompen "se deslegitiman". Algunos comentan que "seguro que no son estudiantes, sino antisistema, camorristas, pancarteros". Claro, como no tienen motivos: está muy bien que estemos ahora pagando todos los excesos de la gente sin cerebro que pedía más dinero del que iban a ganar en su vida para comprar una felicidad pasajera, basada en el humo, y de los avarientos bancos que les siguieron el juego. No hay motivos para cabrearse, total, son sólo unos pocos recortes en sanidad, en educación, en servicios sociales, en policía (Cameron, no será irresponsable bajar la madera? no te has leído a Orwell? vas a necesitar cantidades ingentes de "perros del poder" si tienes una sociedad descontenta-desesperada).

Y cómo te puedes manifestar, sino rompiendo cristales? Cómo lograr que el mundo te escuche, sino enseñando una teta enmedio de un recital? Violencia es a lo que están sometidos los que de verdad van a sufrir esta crisis: los de siempre. Los que se tendrán que ir a morir debajo de un puente dentro de unos años, porque esto es lo que viene, y da mucho miedo. Nosotros, mal que bien, seguiremos igual. Desde nuestro sofá, mirándolo por internet. Tal vez pagando menos impuestos, y si tu niño tiene apendicitis, aflojas. Pero en el fondo eso qué es. Lo comido por lo servido.


Pero, y quien paga la apendicitis de los hijos de "los de siempre"? Menos mal que los estudiantes han tirado la primera piedra.

34 comentarios:

  1. Solo me da tiempo, a estas horas que me he levantado tarde, a decirte que piensas con tanta claridad que se puede apagar la luz. Y que dices con mucha valentía en este mundo que nos ha tocado (no nos hagamos los incentes: nos ha tocado porque compramos muchas papeletas).

    También, dos casualidades (las anécdotas son los tendones junto al hueso).

    Ayer mismo, un proveedor nos escribió para decir que dejaba de trabajar para nosotros,y decía esta frase: "If you pay peanuts, you get monkeys". ¡Toma casualidad!

    Poco después, el chico que se sienta en la mesa de al lado, a la hora de la comida, que estábamos prácticamente solos, se puso a hablar conmigo (somos poco habladores). Es un tipo de 40 años, dos hijos, serio, que se dedica a su vida, con un puesto de bastante responsabilidad. Me dijo: "Estoy hasta los cojones de todo, de sufrir la violencia de esta sociedad y sobre todo de ver cómo la sufren todos. Nos vamos a la mierda aceptando lo que nos dan, más bien lo que nos van quitando, aceptándolo todo porque así son las cosas. Me paso a la violencia porque es lo único que entienden". ¡Toma casualidad! Conste que hasta ahora era de los que viven su vida y no han tenido una vida político-social. Ahora, la va a tener a su manera.

    Otra casualidad pequeñita. Hablo de todo eso, a mi manera menos clara que la tuya, en la última entrada de mi blog.

    Conclusión final: necesitamos más policicía. ¿Has visto la maravillosa película "Los hijos del hombre"? Sale el Londinium que dices.

    Gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mucho me temo, querida coblo, que lo que tan bien expones es mal de muchos. En esta Cádiz tan particular en la que vivimos los de aquí, está sucediendo lo mismo: recortes en sanidad, menos salario para los empleados públicos y los pensionistas, recortes en servicios sociales, etc... Eso sí, ONG´s y otras asociaciones tipo Cáritas o El Banco de Alimentos echan humo.

    Ya se sabe lo que dice el refrán: En cuanto veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar...

    Buenos dias NáN!!

    ResponderEliminar
  3. No quiero ser catastrofista pero la situación está desbordando hasta a los pesimistas.
    Entiendo lo que dices y te aseguro que la justicia social es de las pocas cosas que aún me motivan. Como concepto o idea es hermosa y como objetivo es primordial.
    Pero también veo, al menos aquí, que vamos de cabeza hacia la pobreza y que no sé como se pueden tener servicios sociales de alto nivel si no hay dinero para pagarlos.
    Aquí ya hay ayuntamientos en que los funcionarios hace más de seis meses que no cobran y cada vez serán más.
    Se rebajan salarios de funcionarios, no se cubren jubilaciones, no hay dinero en algunos organismos públicos ni para reparar impresoras o fotocopiadoras.
    Las empresas que han contratado con la administración llevan más de un año esperando cobrar y de momento nada.

    Yo entiendo a los estudiantes que rompan cristales... Se van a romper más cosas que cristales en el futuro. A nadie le gusta perder derechos y conquistas sociales pero es obvio que vamos a empobrecernos.
    Ahora ya no competimos solo en Europa, ahora competimos con trabajadores de todo el mundo que cobran mucho menos y que apenas tienen derechos laborales o de otro tipo.
    Eso es parte de la globalización.
    Y tiene un precio.

    A cambio cientos de millones de trabajadores de países del tercer mundo vivirán algo mejor.

    Eso es lo que hay.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días Diva! Con tu permiso, intervengo por segunda vez.

    Cuando te metes en una onda, todo hace espuma. Tu post, Di, me parece un estallido simultáneo al mío de ayer. Pero hay más.

    Venía en el metro leyendo Filosofía para los días críticos, los diarios de Chantal Maillard de 1996-1998. Es un libro a párrafos numerados. Y los principios del 69 y del 70 me parecen flotar en lo mismo.

    69
    "¿Qué es filosofía? Saber formular preguntas válidas. ¿Qué son preguntas válidas? Todas aquellas que pueden ser contestadas, es decir, aquellas que permiten construir un mundo. Una pregunta válida instaura un modo de ver, o mejor dicho, un modo de hacer."

    Y cierro momentáneamente el libro y pienso que tu post es una pregunta válida: ¿Se puede (debe) romper un extintor?

    70
    "Todo problema se genera a partir de una situación dada. Modifiquemos la situación y se eliminará el problema."

    Leches, me digo, a lo mejor debemos preocuparnos menos por el problema y más por cambiar la situación.

    ResponderEliminar
  5. Vivimos unos tiempos absurdos, psicópatas, suicidas, ¿cómo comprender de otro modo que la defensa de lo público sea considerado poco menos que una muestra de analfabatismo económico? ¡Son más importantes los intereses privados de los inversores que alimentan el sistema financiero y las agencias de calificación que los intereses públicos de naciones enteras! Cuando ganan todo es para ellos, cuando pierden debemos financiar sus pérdidas, y cuando esa financiación pública de sus pérdidas nos da el último empujón hacia el abismo de no poder afrontar nuestras deudas ¡con ellos mismos! debemos recortar prestaciones sociales y servicios públicos para que vuelvan a tranquilizarse y tener beneficios. Absurdo. Psicópata. Suicida. Alguien, la Unión Europea, por ejemplo, debería decir basta. No lo harán. Habrá que seguir recortando derechos y recursos para quienes menos tienen.

    Me ha gustado mucho lo que dices, Di, y también cómo lo dices. Eso sí, me ha llamado la atención que en tu defensa de los servicios públicos (donde también yo trabajo) a veces asoma ciertos matices de justificación, algo que no tiene sentido, ¿hay alguna duda de que son los servicios públicos de salud, educación, seguridad social, seguridad, justicia, etcétera, los que garantizan la convivencia pacífica de los ciudadanos y la cohesión social de las naciones? Yo me siento muy orgulloso de mi trabajo aunque mi trabajo me ponga en contacto con situaciones que desgarran el corazón. Claro que más me lo desgarra el horizonte de un continente europeo donde los avances sociales conseguidos poco a poco durante décadas acaben siendo eliminados en cuatro días para satisfacer un sistema financiero que puede poner de rodillas a naciones enteras.

    Nunca pensé que en la edad adulta debería volver a los charcos de mi juventud, pero ahora está en juego el futuro de nuestros hijos, el modelo de sociedad en el que deberán crecer y realizarse como seres humanos, y no debemos callarnos.

    ResponderEliminar
  6. En el cole me enseñaron que la demanda crea la oferta, así que si quieren violencia y carnaza acabarán teniendo violencia y carnaza...

    Van a saco, ellos, los neoliberales, y lo quieren todo, hasta las últimas migajas. Lo de Irlanda clama al cielo, y ahora toca Portugal o igual se la saltan y van directamente a por el premio gordo, ¿para qué estirar la agonía?

    Lo bueno de esto, que lo hay, es que igual, solo igual, nos hace ver las cosas como son y quién está de nuestro lado y quién enfrente, quién defiende un Estado fuerte, justo, redistributivo, capaz, y quiénes un capitalismo salvaje. Y hay que empezar a tomar partido y a mojarse y dejarse de toros sí, toros no, y demás rollos identitarios: esto es la guerra.

    Por cierto, la banda sonora apropiada a tu post de hoy, Di, es esta (intento el hyperlink, por última vez):

    Doesn't Make It All Right

    ResponderEliminar
  7. No tengo tiempo para discrepar. Pero voy a discrepar, quizá por que no trato con Botín,ni con Entrecanales,sino con empresarios pequeños, muy pequeños. Y hoy especialmente estoy viendo correr demasiada sangre de ellos debajo de mi puerta.
    Ellos no entienden porque en su oficina hacer un ínforme cuesta dos dias de un trabajador y en la administración el mismo informe (exactamente el mismo) cuesta el doble.
    Esto no es pulirme la ejecución por lo publico cuando sea un servicio necesario (repito necesario)y el precio justo de mercado sea inalcanzable para un sector vulnerable.
    Hay servicios publicos en los que hay un rigor,control del gasto, evalución de objetivos, resultados mensurables. Eso no es ser de derechas eso es ser riguroso. Y si el mismo trabajo se puede hacer con dos personas menos es correcto que se haga y que se amorticen esos dos puestos de trabajo. Exigir esto no es ser más de derechas o más de izquierdas sino establecer metas (también metas sociales) con una asignación de recursos presupuestada.
    Los objetivos deben ser alcanzables, no cabe duda; pero si no se consiguen no vale echar la culpa a Botín. Y debiera tener unas consecuencias...
    Lo que a mi no me valen son las propuestas de Rifkin: "como no hay trabajo porque se necesita menos en la epoca tecnologica, lo que hay que hacer es aumentar las entidades sociales y ubicar allí a los trabajadores sobrantes, que alguien los pagará" No vale.
    Un politico serio debe definir los objetivos y calificarlos de necesarios o menos necesarios y asignarles un presupuesto. Esto es lo dificil. Decir de qué prescindimos.
    Pero estamos metiendo en el concepto de servicios sociales cosas que objetivamente no lo son, para dar trabajo a la gente que los presta (doctrina rifkin).
    Esto en época de bonanza es justificable incluso bueno, ahora es inviable.
    O los servicios sociales se ejecutan con rigor y control, de gasto y objetivos o esos proyectos desapareceran. O filtramos los usuarios realmente vulnerables o se prescindirá para todos.
    Si se aplica esto la primera cabeza que rueda es la mia por donde trabajo. Pero es inevitable...
    voy a darle la vuelta a la frase "Estamos muchos monos dando prestaciones de mono que en lugar de cacahuetes, que es lo que nos merecemos, queremos comer bocadillos de jamón"
    Estamos en un oligopolio pero en españa las empresas lideres de ese oligopolio que casualidad son empresas que se engordaron en su etapa de empresa pública o ed concesionaria exclusiva.
    ¿He dicho que no tenía tiempo para discrepar?
    P.S-. Niño desgraciaiiiito, Diva, echadme una mano que me van a ajusticiar estas ordas de rojos frentepopulistas.

    ResponderEliminar
  8. Bien dicho Txelo´s!!! Y hasta ahí puedo leer...
    Mal día para poder comentar como se merece el post.

    ResponderEliminar
  9. Sólo dos cosas:

    La doctrina Rifkin es ridícula, nadie en su sano juicio defenderá que los servicios sociales sirvan ¿para dar trabajo a quienes trabajan en ellos? Es sencillamente grotesco.

    Otra: os aseguro que jamás ha habido más contención presupuestaria y más rigor en las administraciones públicas que ahora, lo cual no me parece mal siempre que se presten los servicios adecuados, algo que en determinados sitios está comenzando a faltar.

    Y, hablando de derechas e izquierdas, es el partido Socialista el que está aplicando los recortes que exige el sistema financiero. Otra cosa es que el Partido Popular ya ha dicho, en boca de Rajoy, que ve con buenos ojos las medidas de Cameron que Di tan de cerca conoce. Tal vez deberíamos olvidar esos términos, derecha e izquierda, y hablar de sentido común y, sobre todo, de justicia.

    ResponderEliminar
  10. Me repito, en boca de Chantal. Dejemos de acalorarnos con el problema y pasemos a la situación.

    Y la situación ECDC, es que pasamos de un capitalismo productivo a uno financiero. Y quien daña a tus pequeños empresarios no es este gobierno u otro (la única diferencia es psicológica: entusiasmo por los recortes o "no tengo más remedio). Quien los daña es el Sistema Financiero manejado criminalmente desde hace 30 años por BM y FMI.

    Aunque nos quiten todos los derechos, aunque nos quedemos sin funcionarios, seguirán jugando a su Supermonopoly y robándonos las migajas para ellos tener más y más y más: sacándolos de los paraísos fiscales y volviéndolos a reintroducir.

    ¡A la mierda el sistema financiero y dejaros de chorradas de que si dos funcionarios o un funcionario! De que si nos operamos mucho o nos operamos poco y que "mejor se corta usted la pierna en casa con un serrucho que luego iremos a vendarle".

    No puede ser que unos tíos compren y vendan fichas para terminar con un país.

    El que entre con tonterías de esas, estoy dispuesto a pulírmelo.

    Y los empresarios pequeños y medianos, tienen lo que han pedido... lo que pasa es que el botín se lo han llevado las grandes. ¡penoso!

    ResponderEliminar
  11. No me puéo refrená. Cuando volví a entrar me dije, ¿a que ha entrado alguien a decir que si las normas de la economía, que si patatín, que si patatán?

    ¿A que ha entrado alguien a decir que la culpa es nuestra?

    Nada de los que juegan con las posibilidades de vivir de todos. ¡No señor! Los culpables somos nosotros, por creernos toda la mierda y pedir préstamos. ¡No los que los conceden cuando les sobra dinero para prestar!

    Me estoy cabreando, aviso. (no amenazo, que soy un buenazo, ni me cabrea ninguno de los de aquí. Solo aviso a los que no entran en los blogs)).

    ResponderEliminar
  12. Txelo's, aquí lo que nos jugamos es tener un Estado que plante cara al Capital o no tenerlo. Y hay que elegir. No vale decir que el Estado es ineficiente y burocrático y lento y malo. La comparación no es entre un Estado malo y una empresa buena (pobrecitos nuestros empresarios que declaran de media menos que sus empleados). Eso es demagogia.

    La empresa privada no es siempre mejor que la empresa pública. Si necesitas ejemplos no hace falta más que mirar a los bancos de todo el mundo, todos privados, todos eficientísimos, y que durante la época de las vacas gordas se han forrado, ellos, sus accionistas y sus directivos, y ahora hay que rescatarlos porque mire usté. El mercado, el capital, dejado a su libre albedrío provoca el caos. ¿Qué lecciones nos tiene que dar el mercado y la iniciativa privada ahora? ¿Quieres preguntarle a los irlandeses? De las 35 empresas del IBEX, ¿hay algún empresario / directivo / consejero delegado que sea un modelo a seguir?

    Yo quiero que mi pensión me la garantice el Estado, no el BBVA, y no digo que no tiene que haber pensiones privadas, pero sí exijo el derecho de todo ciudadano a una pensión pública digna. Yo asumo la libertad de empresa y de inicitiva, pero que respeten ellos también mi derecho a un Estado que me proteja.

    Y por cierto, Di, los estudiantes siguen hoy en la calle.

    ResponderEliminar
  13. Pufff, a ver, se ha dicho mucho.

    Creo que hay dos cosas: por un lado la situación en la que estamos y cómo salir 'del paso'.

    Por otro si la situación en la que estamos deriva del 'Neoliberalismo salvaje' este en el que vivimos y cómo redirigirnos. En esta parte no voy a entrar porque sé que no nos vamos a poner de acuerdo y porque dialécticamente no estoy a la altura. Lo sé y lo asumo.

    Sobre cómo 'salir del paso'. A mí me parece que lo que es una vergüenza es empezar recortando prestaciones sociales sin meterle mano antes a los abusos del Estado. Por ejemplo esos miles de empresas seudopúblicas donde se mete a los enchufados que las oposiciones no dejan meter y se dedican a hacer los informes que dice Consu's. O lo de los funcionarios para toda la vida (no hablo de retirar derechos adquiridos, ¿eh?). O lo de servicios duplicados o triplicados en las diferentes administraciones (nacional, autonómica, local). Habrá que tener un solo servicio que se preste, en cada caso, donde más eficaz y eficiente resulte. A lo mejor lo que habría que engordar es la inspección de hacienda para pillar a todos los que defraudan en la declaración de la renta, y a todos esos que acceden a ayudas y prestaciones que no les corresponden (que hay muchos). Es curioso que en este país haya muchos que en el momento de quedarse en el paro echen cuentas y les compense una 'temporadita tranquila'. Conozco a varios cómodamente instalados en él y sin agobios (ya vendrán sí, pero mientras...). Y las dietas, viajes, coches y residencias oficiales,... de los políticos. A lo mejor esto último es una chorrada pero tacita a tacita que decía la otra.

    Estoy de acuerdo en tener un buen servicio sanitario y una buena educación públicos. Y para eso es necesario pagar bien a los médicos y profesores. Pero ¿realmente es necesaria una universidad casi en cada provincia?

    También en que haya paro y pensiones y ayudas a los dependientes y viviendas de protección oficial y... Pero bien controladas y gestionadas.

    ¿No hay nadie que quiera que los servicios sociales sirvan para dar trabajo a sus trabajadores? ¿Y el plan E?

    Y sí, las grandes entidades financieras se habrán aprovechado de un sistema con una mala (o inexistente) regulación. A lo mejor ahí también había que engordar a los estados. Pero ¿de verdad no tenemos ninguna parte de responsabilidad? ¿Te van a conceder una hipoteca que va a suponer el sesenta por ciento de tus ingresos y vas y lo aceptas? ¿Te pides un crédito para irte de vacaciones al caribe? Echar la culpa a entidades etéreas está muy bien pero sí que hay muchas cosas en las que la responsabilidad (o al menos la corresponsabilidad) es nuestra.

    Por cierto ND no te puede echar un cable Consu's. Al menos hoy, creo. Siento ser yo la que te 'acompañe'.

    ResponderEliminar
  14. Se me ha olvidado, Di, no estoy de acuerdo en romper cristales. Si no somos violentos no somos violentos. Yo al menos no lo soy y creo que hay que buscar otras formas de hacerse oír.

    ResponderEliminar
  15. Pues mira, Annie, no, no somos culpables.

    Por mucho que se diga que esto se ha gestionado mal o fatal, seguimos sin ser culpables.

    Porque resulta que nos ha venido Dios a ver, cuando el problema ha saltado en Irlanda, con una bajísima deuda pública.

    Ahí no se puede hablar de despilfarrois, y además, con gran bajada de impuestos.

    Se han cumplido al máximo todas toditas las leyes liuberales. Ha sido cantado en los mejores coros: no deuda pública (Estado delgado), impuestos de mierda a las empresas, pocas regulaciones.

    ¡E Irlanda se va a la mierda!

    Así que no me contéis más esos cuentos, porque han saltado por los aires.

    A la Niña Bonita, el modelo que nos quería poner Rajoy, le han dado un tiro entre ceja y ceja.

    Será otra cosa. No es el problema, es la situación.

    ResponderEliminar
  16. Pregunta de ignorante (yo como Anihall): ¿y de dónde sacamos la pasta para hacer un Estado tan fuerte?
    Y segunda pregunta: puesto que no podemos confiar en el Capital, ¿qué nos queda? ¿confiar en las personas? ¿pero es que no vemos lo que estamos haciendo las personas? ¿o es que el Capital se ha inventado a sí mismo? ¿existe algún Estado fuerte no corrupto?
    Un Estado fuerte garantizaría nuestras pensiones en la medida en que estuviese bien gestionado. ¿Cuánto tardarían en entrar a gestionar los estados fuertes la misma gente que practica o admite la corrupción?
    Si lo que estamos pregonando es un estado fuerte y limpio, alguien tiene que despertarse todavía.
    Y por cierto, es evidente que los servicios públicos son necesarios, y podemos debatir hasta la saciedad sobre su bondad, pero cuando haces la cuenta de la vieja, y no es por repetir algo tan manido, y resulta que entre funcionarios, militares, curas, parados, pensionistas, absentistas, etc. ya suman más gente que aportantes de impuestos, entonces la pasta no alcanza, y encima aún pretendemos ampliar aeropuertos de Vetustas para que aterricen 3 aviones por semana, u obsequiar a los NiNis catalanes con 400 eurillos mensuales para sus cosillas... que me lo expliquen. Es que aunque todo el mundo esté de acuerdo en que hay que poner otro médico en un consultorio, es que no se va a poder pagar al médico ese aunque se quiera.
    ¿Qué opción queda? Endeudarse. Es decir, más de lo mismo. Y ahora soy Madrid, y como no puedo pagar a los bancos lo que les debo, trato de que ZP deje que me refinancien, y como dice que no, pues le pago a los bancos y dejo de pagar a los rumanos que han abierto las zanjas... ¡Muy mal Madrid! Ya, pero es que no tengo dinero.
    Bueno, que me lío.

    ResponderEliminar
  17. 1-.Yo no he hablado de zp ni de Rajoy, mi religion me prohibe mentar a políticos...
    2-.El problema es que por definición el liberalismo acaba en oligopolio y el oligopolio en tiranía. Lo contrario es un estado totalitario socialista.No veo solución. Pesimista que es uno.
    3-.Rigor= Planificación de objetivos,priorización de objetivos,presupuestación,plazos,control de ejecución de los objetivos. Consecuencias en caso de incumplimiento.
    4-.El rigor me sirve igual en la empresa pública que privada.Efectividad y eficacia.
    5-.Cada sistema,cada estado,cada circunstancia es distinta "el obreros del mundo uniros" es una falacia porque el obrero en españa no tiene que ver con el obrero en zambia. Yo solo hablo de izquierdas y derechas de cada pais, de capitalismo de cada pais, y de servicios sociales prioritarioos que debe asumir el estado de cada pais.
    6-.Sumisión,Acatamiento,Reforma y revolución. Cada uno que se ubique en el punto de la linea que quiera.
    7-.No soy liberal,solo cascarrabias...y más hoy en el que justificaría la violencia en varios casos.

    ResponderEliminar
  18. ¿Quién dijo que fuera fácil?

    Es más que probable que estemos en un lío del que no podamos salir y nos vayamos a la zanja.

    De acuerdo, pero, mientras tanto: ¿seguimos aceptando regalar al sistema financiero todo lo que tenemos?

    Porque me parece que con el ejemplo de Irlanda queda claro que no se trata de seguir las recetas económicas que nos dan. ¡Que eso empeora las cosas!

    Y puestos a dar dinerito, prefiero que no los den a nosotros y no al Islas Caimán Import Export.

    Si seguimos preguntándonos qué hacemos nosotros, equivocamos la dirección.

    No os sintáis ofendidos, porque repito con cambio una frase conocida:

    ¡No es la organización económica, es el sistema, estúpidos!

    ResponderEliminar
  19. Insisto en que somos, al menos, corresponsables. Y a los ejemplos de antes me remito. Si te endeudas más de lo que razonablemente puedes pagar tú eres tan responsable como el señor malísimo del banco que te concede el crédito.

    Consu's y Ababol qué bien habéis dicho lo que me hubiera gustado ser capaz de decir a mí.

    Ah!! Ababol, gracias (por lo de ignorante digo :)).

    NáN en lo del sistema perverso ya te he dicho que no pensaba entrar. Me dais mil vueltas y sé que no estoy de acuerdo con vosotros pero no sé expresarlo. Yo hablaba de lo que me parecían medidas razonables para intentar salir del atolladero y, una vez este abandonado, si acaso repensarnos lo del sistema. Pero tal y como estamos creo que lo importante es racionalizar los gastos y (como dicen por ahí) exigir responsabilidades a los dirigentes. Porque... ¿alguno ha sufrido alguna vez las consecuencias de sus actos? Pues no.

    ResponderEliminar
  20. Anihall, créeme que a veces es mejor vivir como un ignorante. Te levantas, vas a trabajar o a buscar trabajo, comes, cagas, vuelves a casa y a dormir. Entre medio has podido experimentar muchas micro-felicidades, seguramente sin reparar en ello.
    Yo el otro día me puse a mirarle a mi hija al revés, de forma que la barbilla quedaba arriba y el pelo abajo. Chorradas que se hacen de vez en cuando. Cuando llevaba un rato así dejé de prestar atención a lo que estaba diciendo ella, porque se me estaba apareciendo una figura inconfundible: la barbilla parecía como el hocico que precede a la boca... ¡y era como estar hablando con un Fraguel!
    Qué estupidez, pero estuvo bien, os lo recomiendo. Dos minutos de despiste, como darle a un reset neuronal imaginario, un refrescar la pantalla, qué sé yo...
    Perdonarme un momento por favor, que me toca la pastilla.

    ResponderEliminar
  21. Te repito, Annie, deja de pensar en España porque de momento las peras al cuarto se las han puesto a Irlanda.

    Irlanda era el modelo ideal.

    ¿Para qué vamos a bajar impuestos, eliminar regulaciones, agilizar punchacos... SI EL PROBLEMA NO ES ESE? Por mucho que os empeñéis, el problema no es ese.

    Me gustaría que lo pensaras y te dieras cuenta: se han cargado a la eficiente Irlanda, a la neoliberal Irlanda, a la perfecta Irlanda. La que cumple todas las normas de gasto y eficiencia que proclamáis.

    Y tú empeñada en buscar lo que hacemos mal, que claro que hacemos cosas mal... pero da lo mismo mal que bien Annie, porque el problema no es la organización económica.

    Si vivimos en pantanos palúdicos y tú te empeñas en que lo que hay que hacer es hervir el agua del té, seguiremos enfermando de paludismo.

    No se trata de arreglar la eficiencia y luego meter mano al sistema: así vamos todos a la pobreza, incluso los que podáis tener ciertos medios.

    Saneemos el pantano (¿por qué los que habláis de nuestras culpas no citáis ni una sola de las numerosas y graves culpas del sistema financiero? ¿Por qué queréis solo que arregeemos nuestras cosas al gusto de ellos?) y luego hablaremos de si gastar más o menos.

    Me niego a estas repeticiones absurdas y, si no hay novedad de propuestas, por mí That's all folks!

    ResponderEliminar
  22. Oye, que nombro nuestras responsabilidades porque también las tenemos. Las otras ya las habéis dicho antes. No es que crea que no son abusones e inmorales.

    ResponderEliminar
  23. Anniehall, te debo una explicación. Y como te debo una explicación, te la voy a dar. (este fin de semana).

    ResponderEliminar
  24. Y...¿nadie se preocupa de las formas?. justificar que tiro un extintor contra una cristalera para que me escuchen...no se. Creo que hay formas que atentan contra la sociedad y que no justifican los fines.
    Además me gustaría saber si esos que usan esas formas, son igual de escrupulosos en sus deberes ciudadanos.

    ResponderEliminar
  25. Eh, Gonzalo que yo sí dije que me parecía mal. Es más casi uso la frase del fin y los medios.

    ResponderEliminar
  26. Perdón Anijol, los comentarios tan largos los leo en diagonal.
    Soberbio que es uno y piensa que los demás no se enteran...

    ResponderEliminar
  27. Sí, Diagonal es una de las mejores revistas.

    El rechazo a la violencia está muy sobrevalorado.

    ResponderEliminar
  28. Ay!, ya no se ciclostilan revistas como las de antes.

    ResponderEliminar
  29. Señores y señoras, en primera persona porque soy funcionaria (y a mucha honra), que veo pasar pequeñas empresas que hasta hace poco han vivido de nuestras debilidades y de su mal trato a sus trabajadores. Y que en tiempos de bonanza he cobrado bastante menos que compañeros de la privada de mi misma capacitación, y ahora encima tengo yo la culpa hasta del cambio climático, creo que tengo algo que decir.

    Ni la gestión privada siempre es la panacea, ni la pública es inocente. La privada puede ser mucho más ineficiente que la pública (... y no puedo contar más) y la pública puede, directamente, no funcionar. Pero es que para la gestión pública funcione tiene que haber PLANIFICACIÓN A LARGO PLAZO, que no depende de los funcionarios sinó de más arriba, y no estoy hablando sólo de políticos, también de grandes empresas con presupuestos mayores que alguna gran administración. Por cierto, es realmente necesaria tanta empresa pública? Alguien lo sabe? porque yo creo que lo único que hacen es crear oscuridad a su alrededor.... son el lado oscuro. Y en ellas no hay funcionarios.

    Igualmente, tengo que decir que el sistema funcionarial puede que no sea el mejor, pero es evidente que si se quiere una administración profesionalizada, y no sólo en servicios sociales o policía, sinó también en gestión general, ésta no puede depender del gobierno que toque ("Miau" de Pérez Galdos).

    Para finalizar, y si obligaramos a leer "1984" de Orwell en los institutos.... porque yo creo que la mía ya es una generación perdida.

    ResponderEliminar
  30. Creo que es la última vez que comento en un lugar donde la autora no aparece, dejando que los comentaristas se -valga la redundancia- comenten solos. Nunca he entendido esta opción, muy frecuente en algunos blogs. La última vez.

    ---

    (Pero antes de irme de este post: el tema no son los servicios públicos o lo que quede de ellos pasado mañana, el tema es si es aceptable que el sistema financiero ponga de rodillas a naciones enteras, a millones de personas. Ése es, o era, el tema.)

    ResponderEliminar
  31. No te vayas, Jesús: a mí me parece una opción aceptable sacar un tema y que los demás debatamos.

    Es más, me gusta la libertad de poder debatir unos con otros.

    Bien reenganchado el tema. Creo que este post va a ser tipo guadiana, porque tiene una importancia suprema. Por mi parte, quise ceñirlo a lo que tú dices: al sistema que hace eso. Y va siendo hora que hablemos de eso.

    A Annie, le debo una explicación, porque me negué a entrar a los trapos de si más gasto social o no, más funcionarios o menos (pero entraré). Pero lo esencial es el juego de casino que termina con las expectativas de naciones.

    A Silvia: estoy muy de acuerdo no solo con la necesidad y utilidad del funcionariado, sino con la desvergüenza de ciertas empresas públicas (en las que solo hay gente puesta a dedo por arriba y trabajadores contratados, normalmente mal, por abajo).

    Como verás, Jesús, esta "formato" da libertad incluso para que alguien de fuera, como yo, dé la bienvenida.

    Te necesito en estos blogs para que recentres los temas. Y porque tus comentarios son certeros.

    ResponderEliminar
  32. Bueno Jesús y que Nan/Di son en realidad la misma persona....

    ResponderEliminar
  33. Bueno Jesús, yo lo planteé desde el otro lado: solosinacento un Estado fuerte puede plantar cara al sistema financiero.

    Si nos vamos a los orígenes de la crisis todo empezó con una crisis financiera que provocó una crisis económica, y esta una crisis fiscal en los Estados. Y esto viene del afán desregulador de la jauría liberal que toma el poder en los 80 (Reagan y Thatcher). Es como poner al zorro a guardar las gallinas...

    La libertad de movimientos de capital provoca estas cosas.

    Y que cada palo aguante su vela.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.