19 de noviembre de 2010

Miguelito es pensionista

Para mi Miguel Rios era un cantante pureta que se había estancado cuando yo dejé de escucharlo, allá por el ochenta y pocos. Mi hermano tenía el doble cassete del Rock and Rios, en el que había míticos temas como "Bienvenidos", "Santa Lucía" o "el Rio" que a base de rebobinar nos aprendimos hasta la saciedad en largas horas sentados en la cama de su habitación.  Son canciones que a día de hoy me siguen gustando. Me ocurrió algo similar con "Born in the USA" del Boss, pero esa es otra historia.

Decía que desde ese doble cassete no había vuelto a saber nada de Miguel Ríos, por lo menos nada que me interesara, a pesar de sus muchas colaboraciones y conciertos con parejas o tríos con Ana Belén y Victor Manuel. Siempre me resultaba soso, repetitivo, rollo progre...pereza. Pues bien, resulta que de la mano de Sabina (que grande...) he vuelto a escuchar a Miguel y me ha gustado. Descubrí un tema que interpretan a dúo, una canción con un areglo impecable y que me ha hecho plantearme si no habrá sido demasiado ese ostracismo al que he tenido tanto tiempo castigado a Miguelito.  Please forgive me! A punto de jubilarse  redescubro a Miguel. ¿Será que vuelvo a mis orígenes? A raíz de esta entrada de Toro Salvaje me he acordado del tema y como me gusta, pero de verdad de la buena, lo cuelgo aquí hoy.



7 comentarios:

  1. Nunca me ha gustado nada suyo. Nunca y nada. Mira que es jodido decir eso de un cantante...así que le deseo buena jubilación.

    ResponderEliminar
  2. Planteas algo muy interesante. ¿Por qué Miguelito sobraba? ¿Por qué me da vergüenza cuando los Rolling dan un concierto? ¿Por qué Krahe es tan digno en sus conciertos? ¿Por qué un músico viejo de jazz, de blues, de rock, puede seguir dando conciertos dignos y maravillosos en pequeñas salas?

    Creo que porque, como en arquitectura, como en escultura (como en la vida misma), lo que importa es la escala y el objetivo.

    El rock es una música joven, pero incluye un trasiego de mala leche que permite que viejos sigan rockeando en las pequeñas salas de los USA y de todo el mundo: maravillosos directos en los que fluye la energía de la escena a las mesas y de las mesas a la escena. Por no hablar de todos los otros tipos de música que mencioné. Pero cuando se lo coloca bajo los focos mediáticos de los grandes estadios, pasada la juventud y unos añitos de afianzamiento, el espectáculo se convierte en un Parque Temático. El músico ha sido vencido por la mercadotecnia, la escala grandes superficies no es la suya y no se sabe bajar a la escala íntima, el objetivo (transmisión de esa energía sexual) ya se cumplió. De más está decir que uno de mis odios profundos es hacia los parques temáticos.

    Por eso se arrastran. Por eso Krahe, que sigue dando los mismos conciertos en los mismos sitios desde los años 70, y no ha querido ni necesitado ganar una peseta o euro más, ni se vende a sí mismo como un producto, sigue siendo fantástico. Por eso Sabina me da pena. Por eso Miguelito es un modelo de sillón que fue muy interesante, pero ya no se vende en Ikea, solamente en las tiendas de vintage, a veces a precios de lujo; o se encuentra gratis en la calle el día que el Ayuntamiento dispone el servicio de recogida de trastos.

    Una pena. Miguelito empezó a morir, como producto, el día que se hizo famoso internacionalmente. Aceptó que le pusieran la fecha de caducidad. Y Dios perdona, pero el Mercado no.

    (Conste, Gonzalo, que eres Primer porque primero me dediqué a organizar cómo no hacer lo que tenía que hacer hoy, y esa organización lleva su tiempo).

    ResponderEliminar
  3. Diva, no veo la canción (igual es el ordenador). Qué decir tras NaN... "Dios perdona (es su oficio), el Mercado no". Lapidaria.

    Yo no he sido fan del Señor Rios. El disco del q hablas forma parte d ela banda sonora del verano del.. ochentayalgo en Vetustilla de la Torre. Me encantaban sus canciones mas rokeras (Bienvenidos, el rock de una noche de verano, etc). Luego no le he seguido, pero solo por devolverme a los 12, oye, Miguel, te debo una...

    ResponderEliminar
  4. Lo siento, pero estoy con Gonzalo.

    Miguel, que empezó llamádose Mikel, no es un buen cantante.

    Después de lo de Mikel, pasó a Miguel, y tampoco fue un buen cantante (aunque llevaba una banda de lo mejor a nivel mundial- que es lo le adornó).

    Y empezó a jugar, ya mayorcete , a los cuarenta, con el rollo izquierda.

    Después vino rollo "la ceja", contratos en la televisión andaluza y mamoneo.

    No es un buen cantante, en mi opinión, y no se le puede poner, cosa que el tío sí ha conseguido con un marketing de primera, a la altura de un Serrat, de un Sabina o de otros que son de verdad otra cosa.

    Que se jubile, y que le vaya bien con su "buen rollito"

    ResponderEliminar
  5. Yo no he entendido nunca lo de Miquel Ríos. ¿Rockero? pero por diosss, si es un blandito.

    Pues ahora, con esto de la gira de despedida salía todo el mundo 'reconociendo' que fue un pionero del rock. Yo no daba crédito. Pero a lo mejor me confundo porque hasta Rosendo decía venerale.

    Y estoy con Suso, no se le puede poner a la altura de Serrat y Sabina.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.