13 de noviembre de 2010

Ayer, en un pueblo de Lérida






 









11 comentarios:

  1. Curioso.

    Se me ocurre que los hispanohablantes no generamos residuos. Somos más limpios que la patena!

    ResponderEliminar
  2. Lo que ocurre es que los inmigrantes en estos pueblos pequeños apenden a hablar la lengua propia del país, y vehicular de sus hijos en la escuela. Y esta lengua es el catalán, no otra.
    En Balaguer, por ejemplo, las basuras están (d-)escritas en catalán, castellano, rumano francés y árabe.

    ResponderEliminar
  3. ¡Mejor si no lo ponen en castellano no te obligan y no pueden multarte por no reciclar....País!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Tambien están así señalizados los remontes y los campos de golf?

    ResponderEliminar
  5. Ni idea no juego al golf ni esquio pero no estaría mal que lo pusieran en castellano, más que nada por los que no entienden ni catalán ni árabe....pero en fin

    ResponderEliminar
  6. Los nacionalismos son TODOS tan estúpidos que si se hiciera un concurso internacional deberían conceder el premio a la estupidez supina, ex-aequo, a todos los participantes.

    ResponderEliminar
  7. Yo iba mucho a un pueblo de Lleida, un día me contaron su población: 500 habitantes pero en temporada de fruta venian 2000 inmigrantes. Cuatro por cada local.
    Da miedo

    ResponderEliminar
  8. A mí, lo que me da miedo es que cuando crean riqueza, recogiendo por muy poco lo que los españoles no recogerían, y normalmenteen condiciones bastante malas, no se habla de ello.

    En cuanto viene un tiempo peor, todo es problema.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.