16 de noviembre de 2010

El orden de los apellidos, ¿altera el producto?

El domingo hablábamos, oh, tierna infancia, de cómo llaman los hijos a sus padres. Hoy sigo con nombres, eso tan importante.

"What's in a name? That which we call a rose

By any other name would smell as sweet."

Pero hoy va a ser el nombre de familia, el apellido. Porque el otro día se reformó la ley que acaba con la prevalencia legal del apellido del hombre. Aunque algunos se han echado las manos a la cabeza, ya desde 1999 se podía elegir, de común acuerdo, si se ponía primero el apellido materno o paterno. Pero, ATENCIÓN, PREGUNTA: ¿Cuál es el porcentaje de niños nacidos a partir de 1999 que llevan primero el de la madre? (Tic-toc-tic-toc).

El 1% (Fanfarria).

Pero no se vayan todavía, aún hay mas. Cuenta uno del registro, feminista él, que, haciendo uso de la propaganda subliminal con la que todos estos concienciados comen la oreja al prójimo, solía preguntar a las parejitas, con toda la inocencia que podía pretender (aleteo de pestañas inclusive) "qué apellido se pondrá primero". Y, sorpresa, eran casi siempre ellas, todas dignas, las que saltaban como un resorte: "el de mi marido, el de mi marido" (Guonnnng Guonng Guonnng).

En casi todo el resto de los países, al unirse las parejas se adopta un apellido de familia, de común acuerdo. Mi experiencia en el Reino Unido (eso, eso, anécdotas, anécdotas!) es que siempre es el del marido. Esto tiene también el efecto horroroso, a mi manera de ver (soy completamente imparcial, como todos saben), que hace que la mujer pierda su apellido familiar y tome el del marido. Asi que los hombres, igual que cuando compran un coche se lo ponen a su nombre, pues se casan, y se ponen a la esposa a su nombre. Lo he hablado infinidad de veces con los ingleses: gente progresista muchos de ellos, y sin embargo, la mayoría no lo ven. Le parece absolutamiente normal, y te dicen que quieren "llevar el mismo apellido que sus hijos" (ellas). He conocido el caso de una mujer de perfil muy alto en su campo, con múltiples publicaciones, que se sigue llamando con el apellido del marido del que se divorció hace 30 años, cuando él se fue con su secretaria.

Pero de qué van los blos, sino de extrapolar las páginas de los periódicos a la vida de una, que, vale, no interesa a absolutamente nadie, pero, hey, hay gente que lo lee. Esta gente extraña son los Divagantes, unos seres a los que imagino mezcla de Cronopio, San Lorenzo Mártir , psicópata sin corazón y geek en el subterráneo de un garaje. Divagante, esta historieta hará tus delicias:

La niña Di fue ya visionaria de esta ley, más o menos punto por punto (cambiaría lo del orden alfabético por tirar una moneda al aire, probablemente) ya en su adolescencia (ovación). Entonces se cabreaba (hoy ya no se suele enfadar por casi nada, la edad) con el machismo que suponía que los hijos tuvieran el apellido del padre, solo porque éste fuera hombre. Para terminar de arreglarlo, a su padre se le ocurría decir, de vez en cuando aquello de "con nosotros se acaba el apellido", porque la suya es una familia de féminas. Un día, la joven Di, hormonal e impetuosa como lo era, afirmó: "si tengo hijos, se llamarán Vagando de primer apellido". El padre se rió, sin contar con la tenacidad y la memoria de su hija.
Pasaron los años y los meteoritos Pedalista y Di chocaron. Ocurrió como ocurren las cosas en el espacio: muuuuuy lentamente. Primero trataron de cambiar el mundo por carta como amigos durante un año y se tocó, en resumen, lo que debió ser el temario de la asignatura "ética" de Tercero de BUP, para los que tuvieron la suerte de no tener que hacer religión. Evidentemente, el tema "orden de los apellidos" no estaba en el programa.

Sin embargo, un milenio más tarde, cuando se subió un peldaño de la escalera "amigos", el Peda se descolgó con que estaba en papeles para cambiar el orden de sus apellidos.

-En serio?
-Sí, ya estoy en trámites.
-Y por qué?
-Porque me parece machista que sea el primero el del hombre.
Debí intentar disimular mi emoción, porque ya se sabe que en esas primeras fases no conviene que se crean Apolo, con arco y todo. Aunque el Peda a los veintipocos, más que Apolo era Dioniso, un juergas con melena "porque-yo-lo-valgo", con su gabán negro y a lomos de su Puch Cóndor de la que no se ha hablado lo suficiente en este blog. Por dentro era listo, audaz pero impulsivo y joven. Y en esta ocación se equivocó.

"No hay día de mi vida que no me haya arrepentido de habérmelos cambiado", me admitiría años después. Esto me lleva a imaginar cómo se deberían sentir todas esas mujeres del mundo que se lo cambian. Pero desengáñate: no sienten nada.

What is in a name?
Cuando el tercer asteroide, al que llamamos Mini, colisionó con lo que quedaba de nuestro material cósmico, pese a que lo lógico era evidentemente que se llamara con mi apellido primero, y luego el suyo, le ofrecí seguir la vía tradicional. Porque sabía cómo lo había pasado, porque, pensé, tal vez sería la única manera de hacer por fin catarsis. Pero me dijo que no.

Mini tiene un apellido double-barrell (con guión) formado por nuestros dos apellidos: el mío primero, el del Peda después. El double-barrell en este país sugiere o que tus padres no están casados, o que vienes de alta cuna.

Adivinen cual de las dos le aplica a ella.

19 comentarios:

  1. En Portugal es al revés, el primero es el apellido de la madre y luego el del padre.

    Si aquí se puede decidir un orden, pues ya está. Y si los padres no se ponen de acuerdo y tiene que ser de alguna manera y luego mayor de edad cada uno se los puede cambiar... más libertad no cabe.

    ¿Se puede cambiar el orden o también se pueden cambiar los apellidos por otros?

    ResponderEliminar
  2. "pues se casan, y se ponen a la esposa a su nombre".

    Después de esto, Di, ¿cómo se puede romper la risa y seguir leyendo en serio?

    Tendré que volver

    ResponderEliminar
  3. Eso de que el apellido del padre vaya delante siempre me pareció un poco machista, la verdad. Ahora, lo de renunciar a tu apellido para adoptar el de tu marido ya me parece increíble...

    ResponderEliminar
  4. También hay que entender que cualquier elección supone el rechazo o la postergación de la otra opción, que siempre será la dicriminada. No podemos ponerlos los dos apellidos en paralelo.

    ResponderEliminar
  5. Ya, pero de momento el resultado es 99/1.

    Reconozco que he perdido partidos de fútbol por resultados todavía peores, pero sigue siendo apabullante.

    De todas maneras, a una cierta edad, hay que sopesar las cosas. Si te dedicas a dar pufos (como el propietario anterior del número de mi móvil, que llevo ya más de 300 llamadas desesperadas para que pague), todo cambio es excelente; pero si tienes una carrera científica, con publicaciones, pues mejor no, oye.

    Una joven amiga escritora se sintió feliz de alterar el orden (es más, ha "desaparecido" el apellido paterno). En esos casos, tener la libertad de elección es fántástico. En realidad, todas las libertades: que cada uno use las que quiere; es decir, no es obligatorio tener una boda gay.

    Di, ¡me encanta que hayáis pasado a la nobleza anglosajona! Además, queda presioso (sic). En una presentación: los señores Martínez, los señores Di-Peda. ¿O es Vagando-Peda?

    ResponderEliminar
  6. El caso de la señora alta alcurnia inglesa que le puso los cuernos su marido y conserva el apellido de él, es identico al de la hermana de mi pareja (mi "cuñable"???) pero de menos altura, que muy "british" ella conserva el del suyo también, por aquello del qué diran si el de los hijos no coincide con el suyo. Oye, y que bien queda acento hispano con apellido ingles.

    K, ... aparte de eso, ... menudo terremoto¡¡¡

    ResponderEliminar
  7. NINIO, en Portugal y en Brasil es al revés, pero el qe se usa es el últio, o sea, el del padre. Ocurre lo mismo en USA o en UK... yo aqui cuanod usaba mis dos apellidos la gente tomaba en segundo como el primero, para ellos lo del final, es el q usan a afectos d eprimer apellido. Y sí, no se pueden aceptar los dos en paralelo (a no ser q hagas la double-barrell), y sí, uno se puede sentir dscriminado. Qué bonito q por ley fuera siempre el de la mujer.

    DRA ANCHOA, yo siempre he alucinado, pero lo q hacemos nosotros aprece q es de origen judío (alguien q sepa más q me lo explique) por aquello q el judaismo se transmite vía materna, usaban los dos.

    NAN, somos los Señores Vagando-Lista (asumamos, desde hoy, q el Peda es Mr Peda Lista). Y levantamos el meñique al tomar el te en juegos d eporcelana con florecitas, q ahora estan tan d emoda en ebay, pero q solo los "de toda la vida" tenemos de varias generaciones.

    K, q mal me expliqco... a ver aclaro: la señora d ela q hablo no era de alta alcurnia. En concreto fue mi jefa cuando yo estaba en training. Era una gran figura en nuestro mundo profesional, y tenía (tiene, ahora esta jubilada) muchas publicaciones científicas, daba conferencias, etc. Todo bajo el apellido de su ex.

    ResponderEliminar
  8. Lo que se ha legislado ahora es el orden para el caso de desacuerdo. es decir el orden a poner cuando dentro del 1% que quiere cambiarlo, no están de acuerdo. Son un 3% de ese 1%. Total ¿para cuantos casos se ha elaborado una ley? ¿no hay casos de todo tipo mucho más sangrantes? por ejemplo en este mismo aspecto, agilizar el tramite de reconocimiento para los que se niegan a hacerse pruebas de paternidad...Politicos son y politicadas hacen.
    ¿Puch cóndor? entonces no sois de familia bien. Los de familia bien llevaban la Derbi Variant o, sobre todo, la Montesa (cota 49 ó cota 74 según la edad)

    ResponderEliminar
  9. Y no olvides la cotita, o minicota 25 cc para los nenes pijos ...

    K, ... que bonita era.

    ResponderEliminar
  10. En mi pueblo decían "el que tiene Vespa tiene neska(chica,novia) ... y el que tiene Ossa la tiene más hermosa", esto último tal cual en castellano y sin traducir.

    K, ... yo una bicicleta vieja.

    ResponderEliminar
  11. Yo estoy con Gonzalo, la ley ya permitía cambiarlo y lo de ahora es en caso de desacuerdo. El problema, de haberlo, no es la ley es que seguimos teniendo metido en la mollera que debe de ser el del padre el primero. Y por eso suele haber acuerdo (en poner primero el del padre además).

    Y luego, si no hay uno fijo ¿no puede presentar complicaciones a efectos prácticos? Quiero decir que antes estaba claro quiénes eran los progenitores en caso de ser necesario saberlo. Pero vamos eso es colateral.

    Yo tuve mi época más beligerante en este aspecto. Ahora me parece algo menor. Creo que hay desigualdades más flagrantes de las que ocuparse (sueldos, techo de cristal, quién asume las obligaciones educativas, cuidado de los mayores...). Aunque a lo mejor una cosa lleva a la otra, quién sabe.

    Pero, sobre todo, ponerse a esto con la que está cayendo. Para el 3% del 1%, que es el 0.03 % del total.

    ResponderEliminar
  12. Lo mejor de todo es que tenemos unos lumbreras de gobernantes que con este sistema tan "currao" del orden alfabático para el caso de los desacuerdos están sentenciando a muerte a largo plazo a los apellidos que no empiecen por la A (es cuestión de tiempo que vayan desapareciendo los de la Z, luego los de la Y, y así sucesivamente).
    Tan machista es heredar el del padre como feminista imponer el de la madre. ¿Qué es mejor?
    Si algo debemos agradecer al sistema actual, en el que no olvidemos que a diferencia de otros países las mujeres no pierden nunca su apellido, es la posibilidad que da de remontarnos hacia atrás para conocer nuestros orígenes. Cualquiera que haya buceado un poco entre partidas de bautismo y otros documentos similares comprenderá la valía de que este sistema haya perdurado.
    ¿Por qué se arrepintió el Peda Lista?

    ResponderEliminar
  13. Si el apellido Jhonson significa hijo de Jhon, el apellido Fernandez significa proveniente de Fernan-Fernando, y en caso de ser proveniente de Fernanda?

    K, ... me tiene intrigado.

    ResponderEliminar
  14. "Las cosas no tienen nombre
    cuando no se lo hemos puesto
    por eso las cosas no hacen
    el nombre que les ponemos."

    No es un nombre que nos viene de fuera donde nos jugamos el ser.

    Me gusta que cuando uno llegue a ser mayor de edad se pueda cambiar el nombre. Lo demás me da mucha pereza: Yo tu, no! tu yo, no! tuyó! no! yotú!
    y esto significa que yo y que tú.... no! significa que ... ad nauseam, es un charco :(

    ResponderEliminar
  15. Desde el cole hay un monton de gente que me junta los apellidos, mis dos apellidos,tuve una epoca tontita,cuando llevaba el reloj en la mano derecha y me creía liberal, que estuve mirando seriamente consolidar en el registro esa juntura que se producia de hecho; luego, cuando ya me convertí en absolutamente bobo y me hice de izquierdas, desestime la idea y me puse tirantes,luego me puse un sello en el dedo y me hice delegado de clase y ya casi no se me ocurrió nada más extravagante sino ser yo mismo...finalmente cuando me hice de centro comprobé que era mejor beber cerveza que dar la nota y bailé tregua y catala y me hice cronopio sin apellidos hasta tal punto que todas las cajeras del mercadona me llaman "corazón".

    ResponderEliminar
  16. Me parto, Txelo's. Siempre pensé que el Centro no existe, es un kilómetro cero del que parten caminos que van desde el centroX hasta la extremaX.

    Ahora sé que se define como un no-espacio en el que se bebe cerveza y las cajeras del Mercadona te llaman "corazón".

    Sencillamente ¡genial!

    ResponderEliminar
  17. Nadie deberia renegar de sus origines, por muy malos que hayan sido, y por tanto considero que es importante llevar los apellidos tanto del padre como de la madre, me da igual el orden, creo que eso debería ser ya una elección personal bien pensada.

    En cuestión de los matrimonios...me parece una absoluta locura que la mujer renuncie a su apellido por el de su marido (al menos yo es algo que no haría ni bajo tortura..), ya vale tanta sumisión, tanto lo que quiera mi marido, tanto machismo en hombres y mujeres.
    ¿Donde queda toda su historia? ¿Donde queda quien es, quien fue y quien seguira siendo ELLA?
    Una absoluta locura.

    Por cierto Di, tengo que escribirte un email, sugiriéndote ideas u opinión para un programa que tengo que hacer para La casa de la mujer de Vetusta (ficticio claro, de momento..). Ya te contaré.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Que sepas que yo quería ponerle mi apellido primero al príncipe y el rey, muy de izquierdas por ello, no admitió ni la sugerencia bajo la excusa de que iba a conocerlo todo el mundo (hay que decir que tengo un apellido compuesto y señorial....). Todavía no lo he olvidado, o sea que la ley llega tarde para mí.... pero de todas maneras creo que es un tema de machismo que no se va a acabar porque una ley diga que en caso de desacuerdo.... siempre van a estar de acuerdo por el bien de la pareja.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.