14 de julio de 2016

... emprendo viaje a Itaca

Solo los divagantes más antiguos sabrán que mi poema favorito es "Itaca" de Kavafis.  Hablé de él mucho en el divlog, en sus comienzos. Lo colgué hasta en griego.   

Una vez conté la noche en que lo redescubrí, bebiendo "Cristal" en Cuba. 

Mucho tiempo antes del blog, cuando "conocí" a Diva por correo - Diva, que luego me trajo de la mano aquí, me regaló este viaje del blog- les pedí a mis amigos que me escribieran lo que significaba para ellos Itaca, y un día lo recopilé aquí.  

Mañana muy prontito emprendo mi camino a Itaca. Primero pararemos unos días en Lefkada, y luego cruzaremos a este sitio mítico para mí. Casi me da un poco de miedo, pero como diría Kavafis...

Aunque pobre la encuentres, no te engañará Ítaca.
Rico en saber y en vida, como has vuelto,
comprendes ya qué significan las Ítacas.

Os lo iré contando.


 

Ítaca/Ιθάκη

Si vas a emprender el viaje hacia Ítaca
pide que tu camino sea largo,
rico en experiencias, en conocimiento.
A Lestrigones y a Cíclopes,
o al airado Poseidón nunca temas,
no hallarás tales seres en tu ruta
si alto es tu pensamiento y limpia
la emoción de tu espíritu y tu cuerpo.
A Lestrigones y a Cíclopes,
ni al fiero Poseidón hallarás nunca,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no es tu alma quien ante ti los pone.

Pide que tu camino sea largo.
Que numerosas sean las mañanas de verano
en que con placer, felizmente
arribes a bahías nunca vistas;
detente en los emporios de Fenicia
y adquiere hermosas mercancías,
madreperla y coral, y ámbar y ébano,
perfumes deliciosos y diversos,
cuando puedas invierte en voluptuosos y delicados perfumes;
visita muchas ciudades de Egipto
y con avidez aprende de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en la memoria.
Llegar allí es tu meta.
Mas no apresures el viaje.
Mejor que se extienda largos años;
y en tu vejez arribes a la isla
con cuanto hayas ganado en el camino,
sin esperar que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te regaló un hermoso viaje.
Sin ella el camino no hubieras emprendido.
Mas ninguna otra cosa puede darte.

Aunque pobre la encuentres, no te engañará Ítaca.
Rico en saber y en vida, como has vuelto,
comprendes ya qué significan las Ítacas.

Konstantinos Kavafis

8 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. CUENTO PARA SIRENAS.

    Estoy en un atasco en medio de la M-40 con mi 16 toneladas. Sudo como un condenado. Por alguna razón que ni atisbo a comprender, me acuerdo que en el mundo existen sirenas. Muchas sirenas.

    Si eres una mujer, naciste cerca de Itaca, y alguna vez tuviste 16 años, entenderás lo de las sirenas.
    Yo, sinceramente, no entiendo nada; porque no soy una mujer, no nací cerca de Itaca y ni me acuerdo si alguna vez tuve 16 años.

    Reptil, ola, medusa y gaviota.

    Cuando con tus vaqueros azules, te ponías a tomar el sol en las rocas de alguna cala escondida, tu cuerpo cambiaba termodinámicamente de temperatura interna y externa, las aletas de tus narices se dilataban como las branquias laterales de los lagartos, y tu ritmo cardíaco se atemperaba.

    Tú eras un reptil.

    Cuando te bañabas en la mar, esperabas a las tres marías, las tres olas grandes que cada rato venían juntas, y te deslizabas sobre la cresta de la más grande hasta ser depositada en la orilla.

    Tú eras una ola.

    Al sumergirte a diez brazas, con tus gafas de bucear, y te quedabas flotando entre dos aguas, con un arribas y un abajo relativo y brillante.

    Tú eras una medusa.

    Y por fin, al salir del agua, evitabas usar la toalla, y te secabas con los brazos abiertos, sintiendo la brisa y girando para tomar de frente el aire más africano.

    Tú eras la gaviota.

    Estaba aquel planeta azul lleno de chicas de 16 años, que después de ser reptil, ola, medusa y gaviota, estaban perfectamente preparadas para dar un salto cualitativo.
    El siguiente paso era convertirse en sirenas.

    Un día se metían en el Mediterráneo azul, y tras escuchar alguna canción de Serrat, descubrían que de cintura para abajo eran peces.

    Las reinas podían parir niños con caritas de peces.
    Ellas lo sabían.

    Y tú, en mitad de un atasco en la M-40, ni te lo podías imaginar.

    Atentamente: Driver.

    ResponderEliminar
  3. Muy apreciada Dtora cuando estés delante de ese mar azul, azul acuérdate de algunos tontos útiles que aquí nos quedamos por si cae alguna dirección general e inhala lo más profundo que puedas ese apreciado aroma a nuestra salud.

    Buen viaje para los guerreros
    si a su pueblo son fieles
    favorezca el Dios de los vientos
    el velamen de su barco


    Tal vez Mariano, Pedro, Pablo o Albert si no han sido fieles guerreros a su pueblo no vuelvan de vacaciones (quiero decir a sus puestos en cada partido).

    Buen viaje, feliz regreso y yo que lo lea.

    ResponderEliminar
  4. Buen viaje. Feliz olvido de todo. Grandes descubrimientos para Mini. Y cuando vuelvas, vuelve, pero vuelve vuelve con la danzoréxica atáxica.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. ...O se ha dejado el cargador en Londinium después de dedicar una semana a hacer la maleta...

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Ítaca...el viaje a tu interior...todas tus vivencias...empirismo.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.