11 de julio de 2016

Baila como si nadie estuviera mirando

Funky fit. Fuck funky. Fuck fit.

Me duele la pierna
me duele el pie,
me suele la tibia y el peroné.
me duele la cabeza,
me duele el esternón,
me duele la cadera
esto es un horror!.

Bailando. Si eso fuera, bailando!

Pero no, divagantes, no era bailando: lo de ayer, que yo pensaba que era bailar como si nadie (atractivo) te estuviera mirando era una clase llamada "Funky Fit". Funky fucking fit.De cómo llegué a este aciago momento aquí. Y a continuación lo que ayer aconteció.

A Las 9:20 am cruzo al parque, concretamente al quiosco se la música y no veo a nadie que parezca que va a bailar. Porque gente hay, eso sí, hay TANTOS grupos: los del entrenamiento militar, los del fútbol, los del palo, los de... Cuando llego hay un grupo de 4 tíos que empiezan un calentamiento y no me cuadran.

Y no: Ya veo venir de lejos a una chica rubia de coleta larga, de unos veintitantos, con unos cascos enromes. Di? Soy Holly! Y sí, me suena porque ha dado alguna clase a Mini... La sigo a un césped cercano donde, junto a una vela anunciadora tipo windsurf nos esperan dos chicas más, de veintimuchos o treintaypocos, ambas sobrepesadas.  Una mucho. Holly nos presenta, nos da los cascos y ella lleva también un micro por el que nos va a hablar por encima de la música.

Entonces pregunta clave: "Di, no llevas agua?" Para q se vea mi bisoñez en en esto del fitness, no es que se me haya olvidado, es que vamos, ni se me ha ocurrido. Holly ríe y me dice: "Good Luck" (Buena suerte). Eso me suena raro, porque aquellos días aciagos de la milla urbana, supongo que bebia al llegar a casa pero en el parque ni plantearme. Pero la tal Holly dice "good luck". A que se referirá?

Empezamos con calentamiento... Bien, vamos bien. La instructora nos va diciendo lo que hacer, y atención: ella lo hace también, se mueve y habla! Muy fuerte. Sale el sol, un bonito dia. Nos intenta motivar con los objetivos de las otras dos participates: una entrar en un vestido de novia (no comments) , la otra algo de bikinis y self-hate (esto es mio).

Joer con el calentamiento, esto no es "baile". Y la instructora venga a hablar, cuando yo no puedo seguir con la respiración. Es sabido que el mundo es injusto, pero TANTO?

A los 15 minutos ya me queda claro: he establecido que esto es una clase de machacada extrema con música energética de fondo. Pero las cosas no van a mejorar, como diría Rajoy ("no ha sido fácil, ha sido dificil"), aún pueden ir peor.

Ahora donde la matan. Nos enseña unos pasos de esos de "pierna derecha adelante, cruza el cuerpo, va para atrás, entonces izquierda se cruza por delante, o era derecha por detrás, pasos a la derecha, salto y vuelta con la otra pierna". Divagante, estás confundido? Bien, porque así estuve yo todo el rato. Es cierto: lo mío ya está en niveles patológicos, soy terrible coordinando movimientos complejos como esos. Por eso me gusta bailar "libre", si he de seguir coreografias... Un desastre.

A ratos suena la flauta y sigo al grupo, pero en su mayoria voy en la otra dirección. Como en una comedia barata: esa soy yo, fati. Tanto es así que Holly acaba bautizando a ese Paso "Di's move" (el paso de Di). No hubierias estado orgullosos, auqnue como dice el Peda "la primera clase de esas que vas en tu vida y ya hay un movimiento con tu nombre". Cada nube tiene una linea plateada, que dicen los ingleses.


Cada 10 minutos hay un receso para beber agua. Madre mia Madre Mia he tenido en esta hora sed como no recuerdo, y eso que he estado en el desierto de Atacama, babies. "Good luck", dijo la cabrona: ahora entiendo a lo  que se refería. La del bikini se compadece y comparte su agua y yo, modo botijo, trago una gota en cada break. Me salva la vida.

Seguimos con los pasos ... Rodilla al suelo, piernas abiertas y bajad lo más que podáis, saltos, caminemos funky (eso es mi favorito) y todo así. Los Olimpics, vamos. Holly nos anima por los cascos, Holly que no se despeina, y a ratos incluso sugiere que no nos preocupemos por los perros que vienen a olernos o la gente que mira porque "no pueden oír la música, luego no saben si vamos descordinadas".

QUE ME IMPORTA A MI LO QUE PIENSEN LOS QUE PASAN POR AHI, DARLING HOLLY???  SI LO QUE ESTOY ES CONCENTRADA EN SOBREVIVIR! Lo que sí me planteo es el cuadro que los viandantes tienen ante sí: un pibón del diez que baila como Valerio Lazarof, dos fatis y una vieja descoordinada. Os digo que las fatis me dan mil vueltas: cómo se mueven! Mis momentos favoritos son cuando, entre pasos y movimientos extremos dice "Now GO CRAZY!!!" (algo así como "ahora a enloquecer"). En eso soy buena, pero casi no me queda ya energía.

Holly anuncia que ya vamos a reducir máquinas tras un rato de tortura continua. Pone música más lenta y los movimientos se hacen tolerables. Yo ya veo todo amarillo. Y entonces, cuando ya nos hemos tranquilizado dice: "Me vais a odiar pero, OTRA VEZ LA TABLA!". Y que nos vemos en Agosto, cuando vuelva yo de las aguas turquesa. Mucho habré tenido que olvidar, a los divagantes pongo por testigo...

Tengo los huesos desencajados
el fémur tengo muy dislocado
tengo el cuerpo muy mal
pero una gran vida socialllll


20 comentarios:

  1. Jajaja, te veo encajándote durante toda la semana. Pues estaba yo pensando si apuntarme a unas clases de baile :), y va a ser que sí, pero de baile acuático que me da miedo que falte el agua :D.
    Así que no vuelves hasta después de agosto?...pero qué vas a hacer mientras tanto en julio?...correr? :).

    ResponderEliminar
  2. Yo también me he reído con tu crónica. Ahora no nos vas a decir lo que lees sino cómo bailas...?

    ResponderEliminar
  3. Te voy regalar un cuento sobre una madre que baila.
    Avisadastås !

    ResponderEliminar
  4. Un sistema que incluye la fase NOW GO CRAZY no puede ser malo.

    Tienes que descoyuntarte un poco si quieres llegar a "vieja digna", Di.

    ResponderEliminar
  5. Good Luck tenía que haberte hecho pensar que algo iba a ir mal.... necesito que el peda te grabe.

    Es que te imagino y además conozco el parque...me troncho con la imagen. pero ahora cuentanos que tal el resto del dia?

    ResponderEliminar
  6. Nada que las aguas jónicas no alivien, buen viaje, buenas fotos. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Bueno, Di, es que ya vamos teniendo una edad. A lo mejor las jóvenes fatis piensan que necesitas bailar algo más de tus tiempos...
    https://www.youtube.com/watch?v=fqCJ3Za4toA

    ResponderEliminar
  8. Bueno, vengo con refuerzos. Primero, concepto fatty...es un intento de autoengañarse. el otro día estuve viendo un video de más de un minuto en un programas que ponen videos de más 20 segundos de gente pegándose castañazos. El video era de una americana obesa mórbida bailando en una barra de stripper. A la muchacha no se le veían más que celulitis, no se distinguía el contorno de los músculos mientras se subía, giraba, contorneaba, se abría de piernas en distintos ángulos con la vertical y se reía de la gravedad durante toda la duración del video. Yo pasé los veinte primeros segundos pensando de qué forma se iba a desplomar y desparramar, y el resto del tiempo admirando la elasticidad y fuerza de la chica. Te aseguro que yo no soy capaz de alinear mis brazos con la vertical con la misma naturalidad que ella levantaba sus piernas.
    Así que, admitásmolo, fatty es un intento de autoengañarnos respecto a las capacidades físicas de la gente.

    Segundo, la frase "good luck" es mucho más que una advertencia, es una invitación a la guerra en toda la regla por parte de una danzoréxica fanática de los clichés idiomáticos. Yo le hubiera contestado "la lluvia en sevilla es una maravilla", y me habría pasado la sesión soltándole pareados en español. As good as it gets, di.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Hombre Lux, el bdsm es muy bueno para practicar ciertos tipos de contorsionismos, pero muy de levantar las extremidades con ritmo no me parece :).

      Ey, que Lux ha dicho bdsm, que conste :P.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  10. Gracias babies por vuestros ánimos. Y no voy a hacer nada, que esto del culto al cuerpor no es lo mío!

    Espero volver con los divagues de libros pronto! De momento me dedico a empacar, cada noche un poco para las vacansas o sea q sí, a partir del viernes tendréis nueva serie de esas diariodeviaje soporífero y minetras tanto, bobadas como esta.

    Y eso que.. ayyyyy, cómo esta la actualidad !!! Con Andrea Leadsom retirandose después de aquella idiotez de q ella estaba más capacitada para Primer MInister q May por tener hijos..... os dejo con un artículo de Zoe Williams y una de sus frases:

    "It is beneath contempt for women to do this to one another".

    Good riddance, Leadsom.

    https://www.theguardian.com/commentisfree/2016/jul/11/andrea-leadsoms-motherhood-insult-parenting-myth-theresa-may?CMP=soc_3156

    muxus

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Vaya, de estos golpes bajos a costa de tener o no hijos en lo alto de la british politics no me había enterado.
      Mira que se echa de menos el spitting image, lo que disfrutarían con esto.
      Y sí, Lux, existes el standard líder conservadora, cualquiera las distingue entre si y si les ahuecas el peinado y le pones un gorro floreado...Margaret Thatcher...en fin, con todo esto se me está erizando el pelo.

      Eliminar
  11. BAILA.
    Los humanos nos equivocamos día sí y día también.
    Puedes ser capaz de reconocer tus fallos, incluso con el tiempo aprendes a escuchar, pero la sensación de derrota no te la quita ni un amanecer rosáceo.
    Entonces, más vale tenerlos cerca.
    Un piano y un acariciador de teclas.

    Aquella madre libraba la batalla de la educación.
    Varios adolescentes aguerridos que desparramaban los calcetines y los consejos por cualquier rincón de la casa.
    Por más que intentaba imponer su sentido común, los hijos cabalgaban al galope por el calendario.
    Se comían las semanas con la misma voracidad que tragaban hamburguesas.
    Aquellos cuerpos, invadidos por un ejército de hormonas, bailaban la samba con los consejos familiares.
    La madre lo había intentado todo.
    Ser flexible, inflexible, elástica, rígida, semirígida, permeable, impermeable.
    Todo, lo había intentado todo.
    Y pasaba lo que pasaba.
    Los calcetines y los consejos campaban por los rincones, olvidados.
    No sólo parecía que la comunicación era imposible.
    Era imposible.

    Las fiestas del pueblo.
    Los jóvenes desgastaban zapatillas en carreras, bailes, aventuras y persecuciones.
    La madre estaba cansada.
    Muy cansada.
    Así que cerró la agenda y se dio un respiro.
    Se puso los vaqueros y la camisa blanca.
    Dejó el móvil y la lista de tareas sobre el microondas.
    Y se fue sin rumbo.

    Al cabo de media hora estaba tomando un café en un pequeño tugurio del pueblo.
    Un bareto de segunda, silencioso.
    Entre las callejas encendidas por el reflejo de una lejana verbena.
    El dueño del local la reconoció al momento.
    Tras observar el gesto cansino de una madre, optó por ser prudente, sirvió el café y permaneció callado.
    Los dedos de la madre se pusieron nerviosos, comenzaron a golpear con ritmo el velador de mármol.

    Un grupo de adolescentes entraron atropelladamente en el local.
    Repostaron cerveza, evacuaron, pagaron y se fueron.
    Todos menos uno.
    El rezagado.

    A veces pasa, eres madre, golpeas nerviosa una mesa cualquiera, en un bareto perdido, y el dueño del local, empresario de oficio y músico de beneficio, se acerca al piano y empieza a tocar.
    Sin más.

    El rezagado sale del aseo.
    Aturdido por el ambiente festivo del pueblo.
    Se sienta en la silla de mimbre y escucha al dueño del bareto.
    Que ya no era el dueño del bareto, ahora era el mismísimo Cool Porter, o el teclista de Supertramp, o el auténtico George Greswing.
    Allí estaban los tres.
    Uno bailando con sus dedos sobre el pentagrama.
    Otra cansada, muy cansada.
    Y el adolescente rezagado, aturdido, impaciente, desobediente, rebelde, y todo eso que se suele ser con menos de veinte años.
    El rezagado mira a la señora.
    Guapa, piensa.
    Muy guapa.
    Casi sin esfuerzo, como lo más natural del mundo, se acerca a la señora y sin pedirle permiso la coge de la mano y la saca a bailar.
    Cool Porter ataca una bella melodía.
    Ya no es empresario de un bareto de segunda.
    Ahora es Cool Porter, porque toca como él, se divierte acariciando las teclas como él, incluso siente la música como la sentía él.
    Observa complacido cómo su cerebro se anticipa al juego de sus dedos.
    Hacía tiempo que no tocaba tan bien.
    Y mientras tanto, de refilón observa como una señora baila con su hijo adolescente.

    Los humanos nos equivocamos día sí y día también.
    Puedes ser capaz de reconocer tus fallos,
    incluso con el tiempo aprendes a escuchar,
    pero la sensación de derrota no te la quita ni un amanecer rosáceo.
    Entonces, más vale tenerlos cerca.
    Un piano y un acariciador de teclas.

    El sonido de un viejo piano es así.
    Saca brillo al alma.

    No hables de derrota.
    Mientras que puedas bailar, no hables de derrota.
    Baila.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :).

      así me he sentido.
      Espero que Di mejor que yo todavía.

      cuando murió mi madre necesité escribir una historia sobre una hija que sale a pasear con su madre muerta. Fue en un momento en que la crispación por los problemas que quedan detrás no me dejaba vivir el dolor, solo sentía ansiedad. Al escribirlo pude relajarme, lo cual bueno, tan sólo sirvió para poder llorar, un momento de curación con la medician más amarga. Aún así los cuentos, las historias tienen ese poder de situarte donde necesitas estar.

      Gracias por la tuya.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por la historia DRiver y por compartir la tuya, Ire. Los cuentos, o escribir más en general, son la manera q muchos tenemos de encontrarnos, minetras todo está confuso en nuestra mente antes... y seguir bailando, también ayuda.

      HUgs

      di

      Eliminar
    3. Ay, Ire, lo siento. Acabo de enterarme por tu comentario al releer el blog. En fin, ahora, tiempo. El tiempo, tan inmisericorde, en estas heridas del alma, en cambio, cuenta a favor. Un abrazo, amiga.

      Eliminar
    4. Gracias Lux. De verdad.

      Blogger, no soy un robot y sé distinguir la papasfritas...:).

      Eliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.