19 de julio de 2016

Parapente, y se para el viento (IJ5)


Martes, 19.07.16 -Kathisma (paragliding), Agios Nikitas  (piscina)

Para los fans: patio de Panos Panetis
Este es nuestro ultimo día en Lefkádas, y nos lo vamos a tomar de tranquilidad. Por la “mañana” (con que amanecenos pasadas las 10, los eternos desayunos e interacciones con los Panetis se nos hacen las mil), tras hacernos con unas empanadas en la tienda de las golondrinas donde ya somos regulars, y volvemos a Kathisma, porque el Peda está decidido a hacer paragliding (parapente). 



Golondrinas baby en la tienda de enfrente


 Qué mejor lugar en el mundo que sobre La Inmensidad Azul para tirarse? Parece que el parapente se ha puesto de moda en cualquier sitio donde hay una montaña de la que tirarse. Es un paracaídas con el que se salta sentado (con un instructor, sentado detrá, que es el que afotunadamente "mueve los hilos") que parece muy seguro. Los he visto caer en al playa, y es de los más tranquilo, caen prácticamente andando. Los hemos visto mucho en este viaje, y recuerdo uno-el loco-que haceía unas uves bestiales, pero normalmente la cosa parecía tranquila. 
 
A mí, que así en principio me daba miedo (tirarme en paracaídas desde avión nunca me ha atraía, esa sensación de "caída libre"), tras verlos bajar (como digo muy suavemente, el monitor que va detrás lo controla perfectamente), cada vez me da menos... claro que esta vez ni me lo planteo porque Mini también ha querido saltar desde el primer momento, y una cosa es una misma y otra, una niña de 8 años! (pero atención, edad para hacer el salto: “entre 3 y 99 años”!!!)


Primero nos bañamos: las olas son amigables, por primera vez nos encontramos este mar transitable. Un gran baño, aunque hay algún tramo de suciedad (natural, algas y eso). Al salir y comernos las empanadas, Mini y yo quedamos bajo la sombrilla y el Peda a volar. Sin embargo, la que vende el salto (una búlgara-española que está metida en todo tipo de actividades “extreme”, según le cuenta), pierde un rato en recomendarle el vuelo largo. El que parte de las montañas inmediatamente arriba de Kathisma “es un vuelo para bebés” y le recomienda hacer el más largo, para el que hay que subir a Exanthia (alguien recuerda aquel pueblo en el monte?). El pequeño salto son 45 euros y el otro 70... “no hay color”, le dice. Pero entre pitos y flautas, se para el viento y hay que esperar. El Peda le deja su móvil, pero parece que no va a ser el día de su salto. 





Pasamos la tarde en la piscina de un hotel de Agios Nikitas, que está abierta al público. Leemos, nos tomamos frappes, batidos... y nos bañamos mucho. Mini no sale del agua. Esta noche cenamos en Sapho, otro restaurante recomendado por la guía, y comemos sapporo, un pescado en vinagre con especias que se come frío. Grandes vistas, el sol se está poniendo tras la montaña que hay que escalar para llegar a Mylos. Nos despedimos ya de Agios Nikitas... última noche en Lefkas...

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. LUX! Pero que sabio eres! (no como esta incauta de Mo).. hacías bien en estar inquieto por los Panetis.. y ya te he colgado el divague!!

    Lo de Afrodita, totalm de acuerdo... cómo no recordar a Khrae... ESA VENUS AFROLECHES!!!!! Yp pienso q , la jacinta mucho más!

    Y lo de la multa, q con un telefonazo, anolis, q conoce a toda al isla, le dice a la pasma q los chicos no estaban en curva, y q en todo caso son guiris y no se enteran de nada y ya. Pero No: Panolis tb era MALO>

    muxus y descansa, q maniaan dormimos en Villa Elena-claro q alerta a los cisnes.

    di

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.