26 de octubre de 2010

Jologüín, Jologüei

A mi no me gusta Halloween. ¿Que es eso de ir a pedir dulces de puerta en puerta? ¿Por qué hay que disfrazarse de cosas que dan miedo? ¿Por qué hay que vaciar calabazas? ¿Qué se hace con el relleno? ¿Puré? ¿Sabéis lo mal que huelen las calabazas cuando llevan una vela dentro? Vaya asco. Sólo hay una respuesta a todo eso: Gasten señoras y señores. Consuman. Aprovechemos el tirón antes de Navidades. En cuanto acabe Halloween empezará la campaña navideña, así, sin tregua y otra vez a gastar.

Imagino que nuestros pollitos celebrarán en un futuro Halloween con toda naturalidad. A base de machacar la cosa se hará normal, como ha sido lo de Santa Claus. Mientras permítanme que me cisque en la famosa fiesta de las calabazas y los disfraces.

Puestos a importar, ¿por qué no importamos el Día de muertos mexicano? Hacer unos altares en casa y recordar así a los nuestros, a los que hemos querido y ya no están. Ir después al cementerio, llevando la comida y bebida que gustaba a nuestros difuntos y de paso algo para nosotros. Pasar la noche allí, hablando, cantando, contando historias, comiendo y bebiendo hasta que el cuerpo aguante. ¿No es acaso mucho más lógico?

¿Qué ha sido de la Castanyada? En Lérida (no sé el resto de Cataluña) se celebraba con fervor la castanyada. Se reunían las pandillas de amigos para cenar. Además del menú elegido había, castañas y panellets y por supuesto espirituosos varios. Con eso se hacía la fiesta... ¡menudas fiestas! Ahora las castañadas se adornan con calabazas y murciélagos y los niños tienen que ir disfrazados. No es lo mismo. La castañera ha perdido su protagonismo cediendo paso a la calabaza, que nos invade con un despliegue de productos made in China.

Año a año nos lo van metiendo en la cabeza con calzador. Empezó tímidamente que si unas calabacitas, que si disfraces... Hoy en día ya tienes en cualquier tienda todo un surtido de variedades destinadas a la celebración del día de Halloween y no hay restaurante o tienda de moda que se precie de estar al día que no haya tematizado su espacio, su menú y lo haya intentado adornar (con más pena que gloria) con toda la parafernalia halloweenera: ataúdes, calaveras, gatos negros, telarañas...

Recuerdo hace unos 4 ó 5 años, que estábamos de castañada en un pueblo de Lérida. Unos niños del pueblo, inspirados por la moda yanqui del Halloween, decidieron ir de "Trick or treat" (truco o trato) por las casas del pueblo. Eran las once de la noche y llamaban a los timbres pidiendo caramelos. La gente, asombrada y desprevenida, les daba lo que buenamente tenían en casa: galletas, peladillas de un bautizo, caramelos electorales... en fin lo que podían. Nadie estaba preparado y la fiesta les cogía de sorpresa. Llamaron a nuestro timbre y contribuimos con lo que pudimos. En frente nuestro vivía un señor mayor famoso por ser un cascarrabias. En cuanto vimos que los niños (angelitos...) se dirigían a su casa, observamos como sólo observan los perjudicados por el alcohol, a ver que sucedía.

Los niños llamaron al timbre:

- Ding, dong!!

- .................

- Ding, dong, ding dong!!!!

- ...................

- Llamad otra vez!!! - les dijo uno de mi pandi que es malo malísimo - Está un poco sordo...

- Ding dong, ding, dong, ding dong, din dong!!!!

Se abrió la puerta y apareció el Señor en pijama y con cara de malas pulgas.

- ¿Qué queréis?

- Es noche de Halloween, ¿nos da caramelos? - decían los niños con cara de buenos.

- Ni Jologüín, ni joloüei!!! ¿De dónde coño voy a sacar yo caramelos a estas horas?

Y les cerró la puerta en las narices.

Ni que decir tiene que en nuestra pandi, lo de "ni Jologüín, ni Jologüei", se convirtió desde entonces en una famosa coletilla que repetimos cada años cuando los inocentes niñitos llaman a nuestra puerta cuando celebramos la castañada.






26 comentarios:

  1. Si tienes razón, pero es algo imparable. A nosotros en la guardería nos obligaban, por contrato, a llevar a los niños disfrazados en varias fiestas y una de ellas era jalogüín.

    Yo recuerdo la fista de todos los santos comiendo buñuelos de crema y castañas. Los huesitos de santo nunca me han gustado.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, los "inventos" no paran y en 5 años toda fiesta se convierte en tradicional de toda la vida. El caso es (hacernos)gastar; y cuanto más chorra sea la tontería, mejor. Y cuanto más prescindibles, horteras y más CO2 emita la producción y transporte de los objetos que hay que comprar, mejor; más susto.

    El abuelo la clavó. Hago mía su frase.

    ResponderEliminar
  3. A mí no me gusta tampoco, me parece que nos la han metido con calzador. Pero ya estoy rendida, ha calado y no hay nada qué hacer. C está disgustadísima porque se va a perder un cumpleaños jalogüinero por irnos a ver a los abuelos. Aunque se quería disfrazar de princesa.

    Ayer estuve haciendo la compra y el despliegue de productos me dejó asombrada.

    ResponderEliminar
  4. Aquí en España no tiene ningún sentido el Halloween, aunque sí es verdad que en los países celtas o descendientes de ellos se trata de una festividad pagana; creían que en la noche del 31 de octubre la línea que separa a los vivos de los muertos casi desaparecía, por lo que los espíritus podían visitar este mundo. Por eso se disfrazaban, para engañar a los seres del otro mundo.

    ResponderEliminar
  5. A mí me gusta lo de Jologüin y Jologüei (bastante difícil de escribir) pero me lo incorporo.

    ResponderEliminar
  6. Doctora Anchoa... Galicia es céltica... Busquen Samaín, o Samhain. No es un invento nuevo. De hecho, es algo que se estaba perdiendo. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Doctora, lo mismo sucede en los países no celtas. La noche de difuntos es el momento en que las ánimas entran en contacto con los vivos, lo que pasa que es la noche del 1 al 2 de noviembre.

    ResponderEliminar
  8. A mi tampoco me gusta. Es más, en mi casa es un día de pena suprema a pesar de ser el cumpleaños de molimadre

    ResponderEliminar
  9. Cómo sois de reticentes al cambio.
    Este discurso puede ser perfectamente posible dentro de 500 años aplicado a que los marcianos nos quieren quitar Halloween, o dentro de 100 a que los chinos nos quieren imponer la celebración del año nuevo chino.

    Hubo un día en que no había Reyes (Magos), ni Olentzero, ni castanyada, ni toros, y si me apuras, ni España, y habrá un día en que no las habrá y habrá otras cosas. Y qué. Las tradiciones viene y van, y sí muchas se las apodera el capitalismo para vender más. ¿Empezamos por cargarnos la Navidad, por ejemplo? A ver quién explica la diferencia entre Navidad y Halloween.

    ResponderEliminar
  10. Contra el vicio de vender
    la virtud existe de no comprar.

    ResponderEliminar
  11. Pues fácil, Jefe Basa. La Navidad tiene una antigüedad de por lo menos, por lo menos, 7.423 años.

    ResponderEliminar
  12. Basaja,

    hoy también he puesto una canción en catalán...
    hummmm... ¿me estaré normalizando?

    ¡¡¡¡¡¡¡¡Diosssssssss!!!!!!

    ResponderEliminar
  13. Basajuan, hay una diferencia muy clara entre la Navidad y Jalouín, como es la fecha de celebración.

    ResponderEliminar
  14. Ah, qué concretos sois todos, uno no puede hablar de las esencias, de lo trascendente, del más allá del envoltorio porque siempre os quedáis en las anécdotas, en lo superficial, en el accidente...

    En fin, es lo que hay.

    ResponderEliminar
  15. No, si está claro, te has explicado a la perfección Basaja...


    ??¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿?

    ResponderEliminar
  16. Pues igual es por haberme criado en Galicia con el Samaín, pero a mí Halloween no me parece mal, sin necesidad de incurrir en gastos superfluos, como en todo. Desde luego mejor que aquellas caras larguísimas, las lágrimas, los rosarios, las visitas obligadas al cementerio y las tardes eternas sin tele. Y comemos castañas, y las cocemos en leche y hacemos collares con ellas y damos chuches a los niños del edificio y le pinto a Drama Queen ojeras negras y ellos lo pasan bien sin dejar de ser respetuosos. No por ello el recuerdo de nuestros muertos más queridos se aleja, sino que se hace aún más presente, haya o no una calabaza en la mesa.

    ResponderEliminar
  17. En la urbanización de "acosados" hay un imbécil que organiza el jologüin con todos los niños del Chochoverde ( perdón, Sotoverde, que así se llama la urbanización...¿en qué estaría yo pensando)...es como el tonto que baila con los niños en las caravanas del Oeste de las pelis americanas.

    El año pasado dediqué una entrada a los críos del "trato o truco", que no sé qué cojones es...

    Me pillaron desprevenido, pero este año se van a enterar.

    ResponderEliminar
  18. De todas maneras convendría decir que treat no es trato, sino dulce o caramelo, creo.

    Porque si ya empezamos traduciendo mal...

    ResponderEliminar
  19. En mi casa se celebra la castanyada y los Reyes Magos, porque nos hemos puesto todos de acuerdo en una especie de "no pasaran" (bastante anticonsumista).

    Tampoco celebramos San Valentín, sinó Sant Jordi y pasamos del resto de celebraciones del "Tajo Britanico".

    No es un tema de pureza étnica, es un tema de conjugar tradiciones, que es evidente que no son inmutables, con aprecio por los verdaderos regalos, aquellos que no tienen por qué ser necesariamente los más caros, sinó los que han comprado especialmente para nosotros.

    (El príncipe, a pesar de todo, no está muy de acuerdo con esto)

    ResponderEliminar
  20. Basa, ¿qué esperabas de nosotros? esto es un "Camarero, si es lo que hay, ponga dos raciones, una no muy hecha".

    ND, es que han peferido mantener el sonido, sin importar que el sentido sea absurdo. Si alguna vez unos niños me lo preguntan, responderé "¡Truco!", y me quedo esperando al mago.

    Siguiendo la moda del "teísmo" (que no es seguimiento de dios ni abuso de la teína), para saber si esa noche se quedan en casa o salen, el miembro masculino de una pareja podría preguntar: ¿Teta o trinque?

    ResponderEliminar
  21. Es que somos indígenas y vivimos en una colonia.

    Poco a poco nos van adoctrinando.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Toro,

    indígena tu ein?? que yo vivo en una ciudad de la terra ferma y mi cobloguera Di habita en la city, oseasé, londinium, al lado mismo de la reina madre...

    No te pases que te meto en la granja... que nos está haciendo falta un toro...

    ResponderEliminar
  23. Silvia,

    En mi casa hemos sucumbido a Papa Noel, con todo su consumismo. Eso sí, sólo trae ropa y cosas para el cole.

    ResponderEliminar
  24. Amanita,

    Castañas con leche? Está bueno? Había oido lo de castañas asadas, pero no hervidas con leche. Receta plis.

    ResponderEliminar
  25. Suso,

    Leí tu entrada el año pasado. Espero con avidez la segunda parte. ¿Qué les has preparado?

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.