1 de marzo de 2010

¿A quién se le hace un favor cuando se deja propina?

http://www.youtube.com/watch?v=B6MCjCRmT_8

Esta es la famosa escena de las propinas de "Reservoir Dogs" (si no la conoces, merece la pena verla antes de leer este post), y aquí va la famosa escena de las propinas de Di. Hace un tiempo, fuí a comer con unos amigos a un restaurante marroquí de Putney, un barrio al suroeste de Londres. El camarero había sido, para mi gusto, un tanto demasiado solícito durante la comida. Solícito es aquí eufemismo de servil.

Personalmente, odio el servilismo (esto siempre me recuerda a la "sección servidumbre" tan maravillosa e irónicamente descrita por Bryce Echenique en "Un mundo para Julius"). No me gusta que me llamen "madam" todo el rato, que me saquen la silla, que adopten esos aires de mayordomo a la antigua. No soporto que me hagan la pelota en ningún contexto, pero mucho menos porque pago. No me emociono con lo que a alguna gente le pone de ir en primera: "es el trato, es diferente" y con poder mirar a los que pasan hacia la "clase populacho" desde arriba. No me va la marcha de los hoteles caros, que te desplieguen la servilleta y que "la chica" te tenga que subir una jarrita minúscula, aunque tú vayas para arriba (a ver, no quiero decir que no me gusten los hoteles caros, lo que no me va es su parafernalia formal, el juego de la señora paga y nosotros hacemos reverencias cuando pasa). Con lo que absolutamente no podría nunca never ever jamais es con sentarme como algunos a leer su periódico ahí arriba, abajo un limpiabotas.

Es que todo me ruboriza, me avergüenza. No me gusta hablar de dinero ni la gente que lo hace constantemente. Me aburre la presunción y me parece totalmente vulgar. Creo que todo parte de mi ideal tal vez utópico de la justicia. Y no es que viva en una nube pidiendo justicia de fondo, pero por lo menos, cuidemos las formas. ("Si no podemos ser éticos, seamos al menos estéticos")

Pero divago: volvamos a Putney. El camarero, uno de esos pesados todo sonrisas que te interrumpen varias veces con cursilerías y otras mandangas, al final de la comida, cuando trae la cuenta, pregunta mientras aletea sus pestañas: "¿Les ha gustado el servicio?" Qué opción, amigos, salvo asentir. Pero él, raudo, nanosegundo después: "Es que el servicio no está incluído". Boinggg ( o cualquier otra onomatopeya del estupor).

Pues claro que no está incluído. Estamos hasta el gorro en este país, de la historia de "el servicio no está incluído". ¿Pero por qué no lo incluyen? Es como si vas a la verdulería y te dicen "los tomates valen X, pero ahora súmale Y que es mi servicio". ¿Nos estamos volviendo locos? No puedo entender que en un restaurante "pagues la comida y no el servicio". ¿Para cuándo empezar a cobrar por los platos y tenedores?

Esto alcanza sus cotas más enloquecidas en Estados Unidos, donde emplean a gente en esto de la hostelería que sólo van a cobrar lo que se saquen de propinas. Aquí, en Londres, además existe el concepto de la pobre señora de minoría étnica de más de cincuenta a la que le dan un metro cuadrado en los baños de las discotecas para extender como puede los pañuelos, chicles, chupa-chups y demás utensilios vitales enmedio de una noche de baile y sudor (y para algunos, posterior magreo). Al lado hay un platito con varias monedas, como pista por si alguien cree que esto es amabilidad de la dirección, que por supuesto le está haciendo "un favor" a la señora dejándola montar ese campamento. No me preguntéis si de estas propinas un porcentaje va a la susodicha dirección o a los matones de la entrada, porque esto prefiero no saberlo.

¿Es saludable seguir este juego y dejar propinas a gente desesperada que trabajan por casi nada, esperando que la caridad de la gente les saque unas monedillas esa noche? ¿Por qué seguir manteniendo un sistema que a muchos nos produce sentimientos que van de la vergüenza, pasando por diversos puntos del espectro, hasta llegar a la naúsea?

Mucha gente piensa así, pero sigue dejando propina porque así limpian momentáneamente su conciencia creyendo que la señora de minoría étnica no se les aparecerá esa noche en sueños. Otros, por no quedar como ratas delante de un grupo de gente. Y es que no te vas a poner a dar toda esta explicación con cada grupo de conocidos con el que vas a cenar, ni remitirlos a este blog.

"Haz que tu vida sea un freno para parar la máquina. Procura por todos los medios no prestarte al error que condenas".

Henry Thoreau




8 comentarios:

  1. Encima en muchos sitios el servicio es una mierda, y te entran ganas de no pagarlo pero claro, "si viven de eso". Coño pues que se lo curren...Que se curren el servicio y se curren el tener un sueldo...
    Que te tomas el "high-tea" en Fortum & Mason y te tienes que esperar 20 min. a que te atiendan y lo hacen a desgana (y son auténticas britanicas ¿eh?) y luego te sacan la factura con el 10% del servicio y "si quiere se lo quitamos...".
    Lo que me queda claro es que ese sistema genera un servicio mucho peor.

    ResponderEliminar
  2. En la mayoría de sectores la propina se consideraría soborno.

    Yo estoy porque todos los trabajadores tengan un salario justo. Y si no lo tienen que la armen a su jefe no al cliente. Eso cuando son los empleados los que se quedan con las propinas, que no siempre es así (Starbucks, pasito adelante, por favor).

    Mr Pink rules!

    Ah, y que incluyan las propinas en la factura, que luego ya sabemos lo que pasa...

    ResponderEliminar
  3. Gonzalo, es que como esta el servicio!

    ResponderEliminar
  4. En contra de las propinas estoy. Será porque soy rata o por lo que queráis pero por qué tengo que pagar a un tío que me sirve una ensalada y no al que me vende un libro. A lo mejor me da mejor servicio el del libro...

    Me siento como Di en cuanto a lo de los limpiabotas. Siempre me ha dado un poco de vergüenza ajena. También coincido con mi cobloguera en lo de los hotelazos de 5 estrellas. Hace poco mi hermana me mandó un artículo de un millonario que había estado en todos los hoteles de 5 estrellas y estaba hastiado, decía sobre esos hoteles y su personal: "they played at being friendly, we played at being important" o lo que es lo mismo: "ellos hacían ver que eran amables y nosotros hacíamos ver que éramos importantes". Todo mentira.

    Yo si en algún sitio de esos en los que hay institucionalizada una propina, te la sacan como porcentaje de la cuenta y te la añaden en el tiquet, de entrada me mosquea. ¿Por qué me añaden un 10%? ¿Y si yo quisera dejar un 30%? ¿Y si encima me han tratado como el culo?

    Propinas no. Salarios justos, sí.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, que se calmen los ánimos... luego se te queda un día en rojo la cuenta del banco y te mandan una carta para comunicártelo. Y alos pocos días un cargo de 20 € en concepto de comunicación. Al habla con ellos te dicen que es que su trabajo no consiste en estar comunicando a la gente que la cuenta está en rojo, y que por lo tanto te lo cobran. ¿No forma parte de su trabajo? Pues que no avisen.
    Pero con los bancos tragamos. ¿No es lo mismo?

    ResponderEliminar
  6. Diva, me gusta lo q cuentas del articulo de tu hermana. Los teatros de la vida son a aveces pateticos. ?Has visto la actitud ("nuevos ricos") de algunos espanioles viajando por Latinoamerica? Puag!

    ResponderEliminar
  7. Ababol, una persona cercana a mi trabajaba en la ventanilla de un banco y un senior mayor le dio, al final de la transaccion, 200 pesetas. El pobre se quedo boquiabierto, y las echo "a la caja de los descuadres" :)

    ResponderEliminar
  8. QueriDi;

    Te dejo el enlace del artículo completo:

    http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/europe/austria/7190750/Millionaire-gives-away-fortune-which-made-him-miserable.html

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.