11 de marzo de 2010

Proyecto Di-vas y un micrófono: Parte I

Yo no quería hablar de esto. Pero claro, Diva que si Pretenders, Diva que si la discodiva. Como de casi todo, ella tiene la culpa. Así que no me ha quedado más remedio que hablar de Tokio, los estados liminales y los karaokes. Y por partes, encima.

En su divague "Back on the chain gang" , Diva me transportó a "Brass in pocket", esa canción de Pretenders que para mi ya estará para siempre asociada con la escena del karaoke de "Lost in translation" (Sofia Coppola, 2003). Para quien haya cometido el error de no haber visto esta película todavía, os diré que transcurre en un hotel de Tokio, que durante el día es orden y precisión japonesa, y que durante la noche se transforma en la antesala de la noche loca por excelencia. Allí se aloja por unos días una chica con su marido fotógrafo (trabajando intensivamente en un proyecto) y un actor venido a menos que está filmando un anuncio. En los EE.UU, él tiene dos hijos y una mujer que le envía por fax los diseños de la moqueta que están a punto de cambiar y otras domesticidades por el estilo. Ella, en Tokio pero da igual, un marido bastante idiota al que no ve. Los dos están solos en un país muy extranjero donde no se entienden con nadie y donde el choque cultural es intenso: caldo de cultivo para preguntarse hacia dónde va su vida. En ese momento de zozobra e incertidumbre vital, se encuentran.

La escena del karaoke es parte de una de esas noches llenas de luces de neón, correr por las calles y hacer locuras que la gente asocia con "Las Vegas" ("what happens in Vegas stays in Vegas"-"lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas", que dice el refrán). Una de esas noches que los antropólogos llamarían de "estado liminal". La liminalidad alude a esos períodos en los que nuestros niveles normales de pensamiento, comportamiento y auto-entendimiento están relajados. Todos hemos vivido esas noches con gente de la facultad/trabajo con los que apenas hablabas el día anterior, pero que en la oscuridad del antro y con la ayuda de ciertas sustancias que digamos facilitan estos estados liminales, podemos llegar a momentos de "exaltación de la amistad", y otras cosas. Una situación de estado liminal intenso se describe, por ejemplo en la peli de Tery Gillian de 1998 "Fear & Loathing in Las Vegas" ("Miedo y asco en Las Vegas") o la de Paul Thomas Anderson (1997) "Boogie Nights". A todos nos encantan los estados liminales, y de hecho, gran parte del ocio se basa en ellos.

Pero divago. Esta pareja se lanza, con una grupo de conocidos (en ese momento, los más amigos del mundo) a la noche japonesa, con peluca rosa a lo Mia Wallace y otros desfases. El disfraz es importante, como podéis ver en la foto de arriba. Si hay animal print (qué gran pared en la que se apoyan, no deja otra opción que soltarse el pelo) envuelto en algún punto (cebras, leopardo, etc), mucho mejor. En un punto, terminan en un karaoke, y es cuando ella (papel interpretado por Scarlett Johanson) canta el "Brass in pocket", y él (Billy Murray) canta/perpetra, en lo que es uno de los momentos más tristes de la película el "More than this" de Roxy Music.





More than this you know there´s nothing
more than this tell me one thing
more than this no, there´s nothing


Aparte de esto, no hay nada
aparte de esto, dime una cosa
aparte de esto, no, no hay nada


Oh, otra vez, otro amor imposible, otro amor idealizado: aparte de correr de la mano por Tokio y beber y cantar a gritos, todo durante una noche, no es posible nada más... Cuando suene el reloj, la carroza se convertirá en calabaza y... no habrá nada.

¿Pero qué tiene todo esto que ver con las Di-vas y un micrófono? ¿Diva y Di con pelucas rosas en Vegas? ¿O en las Boogie Nights de Tokio?

Continuará...



10 comentarios:

  1. Sólo espero que cantes un poco mejor de lo que lo hace Bill Murray en este karaoke...

    Yo esto me lo tomo muy en serio.

    ResponderEliminar
  2. Así me gusta Diva, que lo des todo. Yo también.

    ResponderEliminar
  3. La última vez que perpetré en un karaoke fue al ritmo de Los Lobos y su Bamba, en un barco-restaurante (you can't get lower than that, mate) en un pueblo de la Albión profunda. Hace 12 años.

    La vez anterior, que esté en condiciones de recordar, fue en una discoteca vetustiana, (¿By by? ¿Bye bye?) incitado o provocado, ¿o fue animado?, por una compañera de carrera de cuyo nombre no me quiero acordar, a altas horas (small hours que dicen por aquí), cuatro o cinco años antes, y en día de labor, como mandan los cánones.

    Éso sí, a lo de la peluca rosa me apunto. Climinal o no.

    ResponderEliminar
  4. Basaja, cobarde, quiero los nombres. Nada de tirar la piedra y esconder la mano. Quiero saber quién ejercía esa impresionante influencia sobre tí.

    ResponderEliminar
  5. Ja, Diva, yo soy todo un caballero y jamás haría público su nombre.

    ResponderEliminar
  6. "Como de casi todo, ella tiene la culpa"
    Oh, la la!

    ResponderEliminar
  7. Voy poco a poco leyendo vuestro blog y he llegado a éste... Sin ir más lejos tuve momento de estado liminal (genialísima definición) en Karaoke, día de diario con un pavo que conocía de 2 veces, gran cantidad de ingesta de vino y demás hasta las 7h de la mañana!!¡¡¡¡Años hacía que no iba casi directa no sólo al trabajo sino previo paso por el cole del enano!!!
    Marta

    ResponderEliminar
  8. Hola Marta, qué ilu q nos estés leyendo la predivastoria! UN abrazo y arriba los estados liminales.

    di

    ResponderEliminar
  9. ¿Diva, Basaja compartís un pasado intimo vetustiano...? Mujjjj!!! me empiezan a encajar las piezas...

    Gracias marta por incitarme a indagar en esta secta de los divadianos...y no te dejes enganchar por ellos son peligrosos...¿Has llegado al triste óbito de PPP?

    Son todos el mismo personaje... Te lo advierto... Di y Courag no existen les vas cogiendo cariño por su toque de listillas gafotas pero son solo unos personajes virtuales creados por el peda, basaja y diva para darle un toque erudito al blog y ocultar sus pasados universitarios revolucionarios que acabó entre rejas.

    ResponderEliminar
  10. Txelos, eres lo peor: cómo q yo no existo? cómo q Corageous y yo somos gafotas? Como q Diva y el karaoke en vetusta?

    A ver Marta, q eres nueva (por cierto, tú eres mi co-islenia? dónde nos recogiste?), te aclaro:
    -Diva, (piensa luego) existe. Es mi co.
    -Di, existe. Soy yo. Coislenia.
    -Corageous: Creo q vino del Barullo. No sabemos si existe.
    -Basaja: No sé de dónde vino. No sabemos si existe.
    -Peda: Existe. Lo tengo aquí enfrente. Comparte piso conmigo.
    -Txelos. Existe. El q no existe es el EDGDSC o como quiera q sea el acrónicmo. Es el Basaja en plan comedido o Corageous con mucho pelo.

    Todo claro ya, espero.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.