16 de marzo de 2010

Un nudo en la sábana

Alguien me mando este relato hace tiempo. Trata sobre la importancia de los pequeños detalles, de las pequeñas cosas. Me pareció tierno, por eso lo voy a postear hoy.

Ignoro su autor, así que no me lo tenga en cuenta.




En una junta de padres de familia de cierta escuela, la Directora resaltaba el apoyo que los padres deben darle a los hijos. También pedía que se hicieran presentes el máximo de tiempo posible.

Ella entendía que, aunque la mayoría de los padres de la comunidad fueran trabajadores, deberían encontrar un poco de tiempo para dedicar y entender a los niños.

Sin embargo, la directora se sorprendió cuando uno de los padres se levantó y explicó, en forma humilde, que él no tenía tiempo de hablar con su hijo durante la semana.

Cuando salía para trabajar era muy temprano y su hijo todavía estaba durmiendo. Cuando regresaba del trabajo era muy tarde y el niño ya no estaba despierto. Explicó, además, que tenía que trabajar de esa forma para proveer el sustento de la familia. Dijo también que el no tener tiempo para su hijo lo angustiaba mucho e intentaba redimirse yendo a besarlo todas las noches cuando llegaba a su casa y, para que su hijo supiera de su presencia, el hacía un nudo en la punta de la sábana.

Eso sucedía religiosamente todas las noches cuando iba a besarlo.

Cuando el hijo despertaba y veía el nudo, sabía, a través de él, que su papá había estado allí y lo había besado. El nudo era el medio de comunicación entre ellos.

La directora se emocionó con aquella singular historia y se sorprendió aún más cuando constató que el hijo de ese padre, era uno de los mejores alumnos de la escuela.

El hecho nos hace reflexionar sobre las muchas formas en que las personas pueden hacerse presentes y comunicarse con otros. Aquel padre encontró su forma, que era simple pero eficiente. Y lo más importante es que su hijo percibía, a través del nudo afectivo, lo que su papá le estaba diciendo.

Algunas veces nos preocupamos tanto con la forma de decir las cosas que olvidamos lo principal que es la comunicación a través del sentimiento. Simples detalles como un beso y un nudo en la punta de una sábana, significaban, para aquel hijo, muchísimo más que regalos o disculpas vacías.

Es válido que nos preocupemos por las personas pero es más importante que ellas lo sepan, que puedan sentirlo. Para que exista la comunicación, es necesario que las personas ”escuchen” el lenguaje de nuestro corazón, pues, en materia de afecto, los sentimientos siempre hablan más alto que las palabras.

Es por ese motivo que un abrazo, o un beso, revestido del más puro afecto, cura el dolor de cabeza, el raspón en la rodilla, el miedo a la oscuridad. Las personas tal vez no entiendan el significado de muchas palabras, pero saben registrar un gesto de amor. Aún y cuando el gesto sea solamente un nudo. Un nudo lleno de afecto y cariño.





7 comentarios:

  1. Good morning Diva:
    Gracias, gracias por esta entrada. En un principio he pensado que sería un poco cursi, pero no ha sido así.
    Tienes mucha razón. Nunca había oído esta historia y es realmente buena.
    Lo repito, gracias por hacerme empezar un soleado día con una sonrisa en la boca.
    Bye

    ResponderEliminar
  2. Buen día OH, me alegro de haberte pintado esa sontisa.

    ResponderEliminar
  3. Jodé, a mí casi se me ha hecho un nudo en la garganta...

    ResponderEliminar
  4. Me mocionao... Los pelos una vez más como espinete.
    Me voy a casa antes de que mis pajarracos (no polluelos) se acuesten.

    ResponderEliminar
  5. Ababol, eso es que te he pillao con el día tontorrón...

    ResponderEliminar
  6. ECDC,

    Si es que no valoramos lo que tenemos. Ayer yo llegué que ya dormían y me supo muy malo como dicen en mi tierra. Hoy a las 6 sanseacabó. Para casa a ver polluelos.

    ResponderEliminar
  7. Que no sirva de excusa para cascar el nudo y salir corriendo...

    mcmpv

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.