28 de marzo de 2010

¿Tienes D.A.D.E.?

Como véis va de siglas este fin de semana.

¿Te han diagnosticado D.A.D.E.? ¿Todavía no? Me manda mi madre este correo con el que de alguna forma comienzo a sentirme identificada. Sobre todo esos días en que andas sobresaturada.

D.A.D.E. se corresponde con "déficit de atención debido a la edad" y si después de leer lo siguiente te sientes retratad@, lo tienes.


Un día cualquiera en una persona con D.A.D.E:


Decido lavar el coche.

Cuando voy hacia el garaje veo que hay correo encima de la mesa de entrada.

Decido revisar el correo antes de lavar el coche.


Dejo las llaves del coche sobre la mesa, echo a la papelera que está debajo de la mesa, todo el correo publicitario que me ha llegado y veo que la papelera está llena.


Decido entonces dejar las facturas encima de la mesa y vaciar primero la papelera.


Pero entonces pienso que como voy a pasar al lado del buzón de correos cuando tire la basura de la papelera, puedo preparar ahora el pago de las facturas.


Saco mi taloranio del cajón, lo pongo encima de la mesa y me doy cuenta de que sólo me queda un cheque.


Mi otro talonario está en mi despacho. Voy hacia allí y me encuentro una lata de refresco que había empezado a beber.


Antes de coger el talonario es necesario que quite de ahí la lata, no vaya a ser que se caiga accidentalmente y arruine mi pc.


Veo que está templada, por lo que decido ponerla en el frigo para poder tomármela después.


Me dirijo a la cocina con la lata. De camino el florero del pasillo llama mi atención: Las flores necesitan agua.


Dejo la lata de refesco en la encimera y..-  ¡encuentro mis gafas! (que buscaba desde esta mañana).


Pienso que es mejor que las deje en mi despacho, pero antes voy a poner agua a las flores.


Dejo las gafas en la encimera, lleno una jarra con agua y, de repente, veo el mando a distancia de la TV. Alguien lo ha dejado en la cocina.


Pienso que esta noche, cuando quiera ver la TV, lo voy a andar buscando por toda la casa y no me acordaré que está en la cocina,


Decido pues, llevarlo al salón, que es su sitio. Pero antes voy a poner agua al florero.


Echo agua al florero y... ¡mierda!, vierto parte en el suelo.


Entonces dejo el mando en la mesa y voy a coger un trapo para limpiar el estropicio.


Lo limpio y a continuación vuelvo a la puerta tratando de recordar qué es lo que quería hacer.


Al final del día:


- El coche no está lavado.


- Las facturas no están pagadas.


- Hay un refresco caliente en la encimera de la cocina.


- Las flores no tienen agua suficiente.


- No tengo mi talonario nuevo.


- No encuentro el mando a distancia de la TV.


- No sé dónde he puesto mis gafas y no consigo acordarme de lo que he hecho con las llaves del coche.


Además me doy cuenta de estoy cansada y no lo comprendo: No he parado en todo el día y no he hecho nada.

3 comentarios:

  1. ¡Prime,Seño,prime!

    Pues a mi me clava bastante el DADE éste.

    No hay semana, por ejemplo, que no tenga que volver del coche a casa a buscar las llaves del mismo.

    Alguna vez, al ser presentado, le di un casto ósculo a un tipo asociándolo a mi padre.

    En fin...

    ¿Cuál es el premio por ser prime?, quiero "una estrella coronada con reflejos", porfi

    ResponderEliminar
  2. Que aplicado eres Susín...

    ¡Voy corriendo a hacerte la estrella!

    ResponderEliminar
  3. El que crea que la falta de atencion esta relacionada con la edad se autoengania. La falta de capacidad de concentracion es un rasgo del neurodesarrollo. Tal vez hayais oido hablar del TDAH (trastorno por deficit de atencion e hiperactividad), desorden genetico, con cerebros distintos, y que se manifiesta desde la infancia. Antes no se reconocia y, en mi clase las llamaban las monjas desde "vagonetas" a "capacico de nervios".

    Con la edad al cerebro le pasan otras cosas... mucho peores que esta.

    Siento la falta de humor, me hubiera quedado mas diver contar mis despites...

    di

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.