28 de diciembre de 2009

Madame Mim ó MM

Ayer domingo tuve un día duro. Mi consuerte y yo fuimos a adecentar un apartamento a 150 km para pasar unos días allí con los polluelos y tocar nieve. Fue muy pesado: lavadoras, fregonas, baños, alfombras, basura, algún apaño eléctrico, cristales, sábanas, oseasé mucha actividad sexual. Acabé con dolor de cabeza y agotada. Para colmo, al llegar a casa de mis padres a regocer a los polluelos, me discutí con mi hermana en cuestión de 5 minutos (típico ¡pim, pam, pum! navideño). Después me sentía culpable. No puedo evitarlo, no debería, pero es que yo de culpa sé un montón. Tanto que a las 5 de la mañana me he despertado y me he puesto a repasar nuestra fallida conversación de ayer. Pero eso es otro divague.

Llegamos a casa y mientras consuerte duchaba a los polluelos, hice la cena (más actividad sexual) y los pollitos devoraron. Cuando, al final, mi consuerte y yo cenábamos puse la tele en busca del encefalograma plano relajante. De repente, sin aviso, me asaltó Mercedes Milá y su Gran Hermano. Pero, ¿esta tía no salía por TV otro día de la semana? ¿qué hace en domingo trabucando mi paz interior? No me gusta MM en absoluto, me parece falsa, exagerada, tendenciosa, manipuladora, pretenciosa y peliculera. Además se lo cree y lo peor es que seguro que lo cobra. Pero ayer me quedé tan absorta contemplándola que no dejé que mi consuerte cambiara de canal. Todo un derroche de momos, gesticulación exagerada, chilliditos, poses, piruetas, carcajaditas, subidas y bajadas de tono... Me hizo esbozar una sonrisa. Me recordó a Madame Mim (otra MM, qué casualidad) la bruja loca de la película "Merlín el encantador" de Disney.

Clavadita, vamos.



4 comentarios:

  1. Oh, Diva, gracias por esto... no conocía a Madame Mim. Es lo más. Ahora, yo de mayor quiero ser... Maléfica (y va su imagen en otro post).

    Besos en vuestro retiro montañil,

    Di

    ResponderEliminar
  2. Está claro que monte, casas a reformar, nieve, frío y, sobre todo, polluelos no son una buena combinación. Déjame decirte que cuando alguien decide pasar "un fin de semana romántico" con su consorte está bien elegir un pueblo a 150 kms. Tratar de huir de la monotonía, el ruido, las mismas calles, las mismas caras, los mismos gestos y del qué dirán, está muy bien. Y si además te llevas algo entretenido (como supongo que será tu consorte) y del que no puedes disfrutar a menudo (esto lo supongo yo)...pues que más quieres!
    Pero no lo puedes mezclar con los polluelos, por más que sea lo que más quieras de este mundo. Por que ahí está la diferencia: la vida con los polluelos es un mundo y el resto es "otro", ni mejor ni peor, solamente "otro".
    Como verás, no voy a comentar la parte MM porque semejante "periodista" (que algún día lo fue y buena) no merece malgastar ni 10 bytes de nuestro, perdón vuestro, blog.
    Un saludo a Diva, a Di, al consorte y al pedalista.

    ResponderEliminar
  3. Querido anónimo-a:
    Te leo después del desembarco en el apartamento (que es un 2º sin ascensor o sea un 3º desde el parkin) y no puedo mas que darte la razón. Nieve, polluelos con superequipo, lluvia, comidas etc. no es un plan como para echar cohetes. De hecho no se trataba de un fin de semana romántico sino de un rito de iniciación al noble deporte del esquí. Y, la verdad, es que me canso menos cuando no estoy de vacaciones. Tengo que desaparecer aunque sólo sean 3 días con mi consuerte y poder decir "que bueno es no hacer nada y después descansar"...
    Un besote para ti.

    ResponderEliminar
  4. Madame MIm es genial...lo del apartamento y demás..sin comentarios...

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.