21 de diciembre de 2009

¡Joer con las putas de lujo!

Tengo unos amigos muy viajados. Y constatan que es distinto hacerlo solo, con amigo del mismo género, o del otro. Yo lo he vivido en mi piel: viajar por el sur de Italia con mi hermana fue algo así como ser mini-famosas con la población masculina. A ver, son italianos del sur, y aunque fueran en el coche con un par de chicas, los tíos tenían q pitar y "signorina" y oh-sole-mio. En Marruecos fue ya el cachondeo padre. Paseábamos con mi amiga por la famosa Plaza de Jemaa el Fna al atardecer: nos dábamos la vuelta, y llevábamos una mini procesión detrás. Daban ganas de decir. "uuuuuuu" para espantarlos.



El caso es que el otro día tomábamos unos potes con estos amigos, que tuvieron a bien desplazarse a la Ciudad del Viento, donde hay tanta marcha. Y las anécdotas sobre sus encontronazos con el mundo de la prostitución cuando viajan uni-sex (las múltiples ofertas que tienen, como tíos, en hoteles, bares, terrazas, playas, iglesias si me apuras) me hicieron reencontrarme con una realidad que me horroriza. Nosotros estamos aquí, tan contentos, y millones de personas (según dicen los estudios, el 80% mujeres) son explotadas a diario. Por supuesto sus ejemplos eran sobre países llamados del 3er mundo, pero evidentemente, también se da a la vuelta de la esquina. Y en concreto, por mi trabajo, de vez en cuando me topo con alguna. Os cuelgo una foto verbal? Os pinto un óleo en dos líneas? Mujeres desesperadas, pero no como las del serial: madres solteras, algunas, físicamente enganchadas a los opiáceos, otras, pegadas primero por su padrastro, luego por su noviete, más tarde por su chulo, las de más allá. Una abrumadora mayoría sufren de enfermedad mental: depresión, trastornos psicosomáticos y ansiedad son muy frecuentes. Víctimas de abuso sexual, del desarraigo, con autoestima no-existente, casi-analfabetas. En resumen: un producto más de una sociedad que devora y excreta, de la demanda y la oferta.

Me hace gracia que cuando sale este tema, siempre hay alguien que sale con "muchas lo hacen porque quieren" y "lo que cobran las de lujo, aquellas que vi en aquel reportaje". Y entonces yo cito todos los estudios que hay ahí afuera sobre las causas de la protitución, en las que estas famosas putas de lujo son una minoría y no, lo que interesa, lo que creo que exalta la fantasía de muchos tíos es que hay unas mujeres ahí afuera, unos pibones increíbles que pasan todo el día limándose las uñas y una vez a la semana viene un jet privado a buscarlas para que echen un polvo al jeque de turno, en su infinity pool.

Como cuento de hadas, igual a algunos les sirve. Lo que pasa es que esto está en el mismo lugar que Blancanieves, o el Niño Jesús que nace en estos días: sólo en sus cabezas.

1 comentario:

  1. El lujo está en tus manos, las putas que más deseas las encuentras dispuestas a darte el placer más grande que hayas vivido nunca. Si eres de los que pide lo mejor, de los exigentes en todo

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.