29 de diciembre de 2009

Reconciliación

Tras el ¡pim, pam, pum! navideño con mi hermana tocaba reconciliación, pero yo no iba a dar el primer paso (aunque lo deseaba). Que una tiene su orgullo, además de tener la razón en la discusión. ¿Cómo reconciliarse con una hermana entonces? ¿La llamo, no la llamo? Hay cosas que se solucionan solas.

Llamas a tu madre al móvil, lo coge tu hermana y empiezas a hablar con ella. Para cuando te das cuenta de que es tu hermana la conversación ha fluído como si no hubiera enfado alguno por su parte. ¿Cómo entonces vas a osar ponerte borde? Pues sigues como si nada y te despides con besitos y todo y un "disfrutad mucho cariño" que sale de su boca . Tema zanjado.

Así da gusto tener hermanas...

2 comentarios:

  1. Diva, me pasa lo mismo: qué duro tener orgullo además de la razón.

    Cuando era pequeña y discutía me decían mis padres "!es que siempre quieres tener la razón!". Ah, claro, se va a poner una a defender algo en lo que no se que cree!!

    ResponderEliminar
  2. Ah, claro, se va a poner una a defender algo en lo que no cree!!

    (esto se debía haber leído en el otro comentario... estas noches navideñas tan largas traen estos lodos)

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.