9 de enero de 2011

Folletín decimonónico por entregas-III: Análisis psiquiátrico

Así como los dos divagues previos de esta serie pueden ser peligrosos para el que no ha leído la novela y aspire a hacerlo pronto, éste creo que no causará problemas, pues desde el principio se sabe que Ana Ozores es un personaje descontento, desorientado, como sus paralelas europeas, una hija de su época, tocada por la enfermedad mental.
 
Influencias de la psiquiatría de la época en Clarín
Clarín fue un hombre culto de su tiempo. ¿Cuánto fue influido por las ideas que empezaban a filtrarse desde Europa entonces sobre el sicoanálisis? En 1885 (un año después de la publicación de La Regenta) Freud marchaba a París a trabajar con Charcot, quien usaba hipnotismo para tratar la histeria. Freud publica con Breuer “Estudios de la histeria” en 1895.

Ana lee a Henry Maudsley, el famosisímo psiquiatra inglés que da nombre a uno de los hospitales más prestigiosos del mundo. Su aproximación es organicista, muy biológica, como la de la psiquiatría seria de hoy en día, más de cien años más tarde. Cuando ella adopta esta manera de ver sus problemas (y no la supersticiosa ayuda que le ofrece el Magistral) mejora considerablemente. Clarín estaba bastante bien informado de las tendencias psiquiátricas del fin de siglo y crea, como Tolstoi y Flaubert, una mujer azotada por la enfermedad mental.

De cómo la psiquiatría llamaría hoy al mal de Ana Ozores
Hoy en día clasificaríamos los trastornos de Ana como un desorden disociativo o de conversión (esto alude a la transformación en síntomas de afecciones psicológicas en origen), lo que Freud describe como “histeria” (la historia de la histeria- qué bien suena- es curiosa; su nombre viene del latín hister= útero, porque se creía que era una afección puramente femenina que se originaba en el útero).

Hay distintos tipos de desordenes disociativos, pero tienen en común una parcial o completa pérdida de la integración entre las memorias del pasado, la conciencia de la identidad y de las sensaciones inmediatas, y el control de los movimientos corporales. Se presume que son psicológicos en origen, y se asocian con eventos traumáticos, problemas insolubles o intolerables, o relaciones problemáticas. El comienzo y final de los trastornos de conversión son repentinos, y tienden a remitir tras semanas o meses. Pacientes con estos desórdenes suelen mostrar negación de los problemas. Uno de los tipos de estos desórdenes son los de “trance y posesión” (F44.3) en los que se pierde temporalmente la identidad personal y la conciencia completa de los alrededores. En algunas ocasiones se actúa como si tomado por otra personalidad, espíritu, deidad o fuerza. Sólo los trances no queridos e involuntarios se incluyen aquí.

**Mañana termina la serie con mis hipótesis-respuesta a la pregunta: ?Dónde estará "La Regenta" un año después del final de la novela? **

18 comentarios:

  1. Di, todas estas cosas que a veces cuentas, como hoy por ejemplo, respecto a temas tan especializados con puede ser la psiquiatria, ¿los sabes tú porque eres así de lista, o porque eres médica o quizás enferma o familiar de persona tratada psiquiátricamente en este caso, o es que te los empollas y te los curras a muerte para cada divague? Es una duda que me queda casi siempre después de leerte.

    ResponderEliminar
  2. Joder qué serie tan interesante. Con pocos comentarios, porque da como cierto mieditis poner a comentar sin tener ni puta idea. Error. Uno siempre debe hablar, sin miedo al ridículo, desde la experiencia que tiene: enseñar el cuello blanco al pico del águila es la mejor manera de avanzar.

    [Y aquí, un inciso: también soy proclive a mezclar mis historias personales. Ayer leí no sé dónde una cita de Unamuno que me viene al pelo. Más o menos es así: "Soy la persona menos egocéntrica del mundo, pero hablo de mí mismo porque soy el que tengo más a mano".]

    Acabo de terminar la autobiografía de Amos Oz, cuya madre se suicida. Y pensando ahora en las tres novelas propuestas y en el caso de la abuela de una amiga mía, pienso en la débil posición de las mujeres en la antigua posición. No me estoy refiriendo a la clase obrera y campesina, en la que crecían sabiendo lo que les esperaba. Sino en la clase media.

    La mujer de esta clase desconocía la dureza del mundo, era educada para ser "sensible", hasta cursi. Después, pasada la época en la que el marido estaba "encoñado" con esa sensibilidad, se quitaban la careta y aparecía el déspota. O bien, eran educadas con novelas e historias románticas que en el mejor de los casos, si habían sido tratadas románticamente por el marido en los primeros meses o años, desaparecían. En el peor, eran tratadas brutalmente, por maridos potentes o impotentes, desde la primera noche.

    Perdonad que repita de mi otro blog una cita de la autobiografía de Oz: palabras que le dijo literalmente su madre días antes de morir:

    «Y recuerda que la amistad entre un hombre y una mujer es algo mucho más valioso y extraordinario que el amor: de hecho el amor es algo bastante rudo e incluso grosero comparado con la amistad. La amistad incluye también una parte de delicadeza, de aceptación y generosidad, y un refinado sentido de la mesura.»

    ¿Cómo podía no ser carne de psiquiatra o de muerte un tipo de mujer que había desarrollado esas ideas?

    ¿He divagado demasiado lejos, Di? Lo siento, pero seguro que podrás redireccionar la idea hacia tus propósitos.

    ResponderEliminar
  3. Di, no estoy leyendo estas entradas porque no he leído la Regenta, son de esas obras que una tiene siempre pendiente y que como no la tiene a mano, porque no la tiene, se va relegando la lectura.. pero si he leido alguno de los comentarios y debe ser un novelón, asi que mañana me la iré a comprar (no entiendo porque tengo 4 ediciones distintas de la Celestina...y no tengo la Regenta por casa...). Cuando la haya leido leeré las 4 entradas ;)

    ResponderEliminar
  4. Di: Mójate. Contesta a la pregunta que te hace Teresa.

    A mí también me interesa saber por qué te explayas tanto en los temas de psiquiatría. Te explayas y sabes, claro. Luego..., por algo será.

    ¿Acaso eres psiquiatra? Anda, no nos dejes con la duda...

    ResponderEliminar
  5. Claudia...espero ansioso tu respuesta psicoanalitica a la dueña (¿bruja malvada?) de este castillo. La malvada Paula, mama castrante de don fermin, la infancia de la regenta condicionando una vida adulta sin desarrollar.

    Don fermin malo martir, Alvaro mesia bascombe, y tantos personajes rebozados y refritos en sofritos de lecturas siguientes.

    La duda, la alternativa imposible a una vida desguionada o con un guión con mirilla desajustada. Berne en modo recurrente. Digame D.Fermin ¿qué dice usted después de decir hola? ¿quien habla su padre (madre) rigido o su niño caprichoso que necesita aplausos de beatas descerebradas?

    Son una cuadrilla de pijos desaforadados, de nuevos ricos de cayenne con plusvalia del pelotazo urbanístico en localidad de provincias mientras los pobres se dedicaban a sobrevivir como podían.

    Los únicos que están donde se les espera son el el regente y frigilis que bloguean sus temas de caza salteados con filosofías de la vida,se logra construir una vida más cercana a alonso quijano que al "vetusta deluxe" que montan los mejias and Co.¿Es obdulia fandiño jorge javier vazquez o lo es paco vegallana?

    no divago...ya desvarío.

    ResponderEliminar
  6. TERESA y ZOE. Son dos preguntas, y no sé si voy a tener tiempo a contesarlas ahora.

    -1. Sobre la preparación de este divague: Como he dicho por ahi, lei este libro hace unos años, cuanod tenía 32. Entonces no tenía blog pero cuando leía un libro q me llegaba, o una peli, o una exposicion, o lo q fuera, lo escribía. De ahi vienen los "refritos". Tengo bastante material por ahi en mis carpetas y de vez en cuando lo saco a pasear. Ahora parecía una buena ocasión pq Diva está fuera y yo volví a Londres el miércoles, luego eran unos dias muy movidos de no poder escribir tranquila. Así q rompí lo q habia escrito en entregas, y asi salió. No lo rompi ahora, lo habia hehco hacía un timepo, pero nunca enocntraba el momento de colgarlo. Igual q esto, entonces, colgué Moby Dick, o aventuras de los Pedalistas en Latinoamérica. Me encanta q hayais comentado, penaba q se podían quedar muy bien sin ninguna reaccion. Gracias.

    La última entrega (mañana) va de "dónde estara la REgenta en un año" y esto viene por mi suegra. Ella iba a una clase de literaura (o grupo lector, no recuerdo) en el q leen libros y luego les plantearon esta pregunta. Ella me la planteó a mi y yo escribí esto, y recuerdo en aquel momento compartirlo con ella y con un hermano suyo q lee también el blog y era profe, y por cierto acaba de publicar un libro.

    2. Sobre si me preparo los divagues, específicamente no. Si no me interesase un tema de siempre no me pondría al día para escribir de él, qué paliza. Pero hay muchos temas q me llevan interesando muchos años, de los q he leído algo y d elos q escribir me sale casi con el piloto automático. He escrito de antropología, de fotografía, de surf, de cine, de psiquiatría... entiendo q os pregunteis si a alguno de ellos me dedico profesionalmente (por ej me gustaría haceros creer q es el surf, y q vivo en hawai donde cojo olas por la mañana con mi moreno perpetuo, y luego divago por las noches :)). Y no tengo ningún pronblema en contestaros (divagandodivagando@gmail.com) NAN, por ej, preguntó otra cosa lateral, y supo esto de refilón. NO es ningún misterio, nada glamuroso, no soy agente del MI5 ni la espía q vino del frío, pero las razones por las q no estoy convencida de escribirlo aqui con todas las letras ya las he explicado por ahi alguna vez. Auqnue se me ocurre q las puedo divagar algún día, ahora q venimos hablando bastantes días lo de las "mascaras del blog" y esas cosas. Gracias por la idea!

    ResponderEliminar
  7. Por mí no pongas en peligro tu misión, ni tu seguridad, Di. No tengo ningún interés específico en saber a qué te dedicas. Simplemente me sorprende casi siempre la manera que tienes de enfocar y escribir lo que escribes. Largo y denso, o sea, con muchos datos e información. Algo que yo, sin ir más lejos, no concibo hacer si no es en plan curre-trabajo-del-insti o porque sean cosas que usas a diario y te salen solas. Pero, como bien dices, no es un sólo tema, son muchos, lo cual me lleva a mi primera afirmación: no puede ser que trabajes en todos los campos de los que hablas con tanto aplomo, luego eres muy lista y así lo demuestras.

    Así que, tranqui, puedes dejarte el verdugo puesto hasta el fin de los tiempos.

    ResponderEliminar
  8. Yo estoy con ECDC, La Regenta es una gran novela. Pero sobre todo una novela de burgueses y clerigos acomodados y aburridos, como la depresión que antes era sólo de ricos...luego los siquiatras de la seguridad social se la empezaron a diagnosticar a todo el mundo...creo que me he pasado...o no.

    ResponderEliminar
  9. Hola.

    Los últimos divagues me tienen acojonado.

    ResponderEliminar
  10. A ver, ya estoy de vuelta. Voy subdivagando:

    NAN, nunca se divaga demasiado lejos, puedes hablar de lo q quieras. Y una cosa: no tiene q dar mieditis comentar aquí pq las dos primeros divagues eran literarios, y de eso tú sabes mucho más q yo. Muy interesante tu análisis de porqué estas mujeres estaban "desquiciadas" (que gran palabra!) o histéricas (otra). En aquella época estaba mal visto q las mujeres leyeran y las llamaban despectivamente "literatas" (sobre los roles q nos transmiten a las niñas de lo q es deseable hablé AQUI).

    Estoy de acuerdo contigo, pero lo q también creo es q la psiquiatría se estaba empezando a dar a concocer en al época y Clarín conocía como he dicho los escritos de psiquiatras de la época. Al final, veo el libro como una lucha entre la ciencia (tal y como estaba entonces) y la superstición. La lucha entre el médico del cuerpo y el del alma (el Magistral). Clarín demuestra ser progresista pese a narrar una historia de gente de la clase favorecida, gracias TXELOS por anotarlo, pero ya ves q no sólo leía a Gorki. Y estoy totalmente con tu amigo VIVEIRO y su indignacion ante los siquiatras de la pública diagnosticando depresion al proletariado... jo, es q es como volar o esquiar! Ya no es lo de antes, cuando sólo podíamos volar unos cuantos (y las azfatas estaban como en la compañía calificada por un asustado TORO como "puticlub Torrente")
    o tener depresiones pq nuestro siamés nos ignora.


    TERESA: Me estoy riendo TANTO con lo de "por mí no pongas en peligro tu misión"... imagino q enlazaba con mi broma de espía, pero es buenísimo, pq el momio d emi hermana (aka Joven Artista Local) hace exactamente la misma coña para meterse conmigo.. algo así como "vives en tu mundo" (yo añado mundo geek). Lo del aplomo es mera pose, hablanod también doy el pego (dicen) cuando yo sé q soy la mayor impostora. El cómo escribo, largo y denso y q parece q me va la vida en ello, siempre ha sido así. Soy así.

    ResponderEliminar
  11. Sin tener mucha idea, pero al hilo de lo que comenta Nán, me imagino que una de las principales causas de enfermedad mental entre la gente bien de la época (entre las mujeres mayormente) sería el abismo entre las expectativas con las que habían sido educadas y la realidad que les tocó en suerte, y es que el Romanticismo hizo mucho daño...

    ResponderEliminar
  12. Para que expectativas fueron educadas BASAJA? NO sería para tener ningún tipo de independencia?

    ResponderEliminar
  13. Todo idealismo hace mucho daño, jefe. Pero lo cierto es queevolucionamos poco a poco, que sin el romanticismo y el idealismo, como etapas trasnochadas pero necesarias, no se llegarían a perfilar después razonamientos.

    En cuanto a la gente de clase bien, salvo excepciones que sería muy largo tratar aquí, son las que tienen tiempo propio para pensar y para sentir.

    ResponderEliminar
  14. Just another Espai15 de enero de 2011, 18:20

    Me quedo en esta parada de la impresionante saga que llamas folletín porque he detectado una contradicción. Bueno, primero he sentido que al leer este capítulo y por sólo leerlo me había pillado un trastorno disociativo (si guiños inoportunos y hablar solo son síntomas, lo he pillado), pero luego ya se me ha pasado el sofoco al detectar una posible contradicción. Detectarlas es la aspirina de todo espai.

    Si la psiquiatría buena de hoy es 'muy biológica' poco podría hacer, creía yo, ante un mal cuyo origen es psicológico, como también afirmas, que sería consecuencia de traumas o de situaciones problemáticas.

    ¿Afectan éstas algo que llamaríamos psicología a través de un impacto orgánico, o biológico, que podría curarse mediante la manipulación (la reparación a su estado original) del órgano afectado?

    El bovarismo de Ozores, si era una consecuencia de su incapacidad de adaptarse a la vida sentimental que le exigen los hombres de Vetusta, ¿en qué órgano reside? Si me curas esta curiosidad estaré curado de todos mis males.

    ResponderEliminar
  15. Dearest Espai,

    Ahora que no nos lee nadie (la cosiness de los divagues viejos) te diré que sí, padeces de trastorno disociativo. Contestando a tu pregunta primero otra pregunta para ti (llamame Sócrates): tú crees q todas las mujeres en similar situación que Ana Ozores, en las Vetustas del mundo de la época presentaban con sus mismos síntomas? Y si la respuesta es no, por qué?

    Yo creo que el médico de La Regenta, para entender e intentar ayudar, no pudo quedarse sólo en lo agobiante de Vetusta, y sus amantes, sino que tuvo q intentar entender porqué esa mujer enfermaba de esa manera en ese momento. Y en primer lugar, como buen galeno (o sea, q sigue el “modelo médico” por contraposición del “modelo analitico”, o “modelo sistemico”, o “modelo conductista”, por ejemplo, aunque tambien siendo informado por ellos) pensaría en los padres de esta chica, y sabría q la madre ya era “rarita” (qué quiere decir ser “rara”? porque hoy, los psiquiatras, medicalizándolo todo, han empezado a llamarlo de muchas maneras: q si trastorno de la perosnalidad límite, q si síndorme de asperger, q si desorder de inatención, etc…) y lo importamte no e sponer etiquetas porque si, sino saber q esa “rareza” te hace vulnerable a determinados factores del medio ambiente. Recordemos el clásico “stress vulnerability model” de Zubin q nos viene a decir q dos personas, sometidas al mismo stress, dependiendo de estas vulenrabilidades biológicas o sicológicas reaccionarán de una manera distinta. La persona más resiliente necesitará niveles más alto de stress para “petar”.. esto se estudió con psicosis: hay gente q confinados solos en una celda sin luz etc, desarrollaran síntomas sicóticos antes pq tienen otras vulnerabilidades q los q aguantan más. Lo mismo q la Regenta. Esta vulnerabilidades pueden ser genéticas, o por trastornos obstétricos, o por exposición a sustancias intra-útero, derivadas de un apego inseguro a su figura materna… en fin, no se trata de escribir un tratado, pero espero q se vea por dónde voy. Todo el mundo sabe q si uno pasa miedo se le eleva el cortisol, que despues de tener sexo o dar el pecho se le eleva la oxitocina, que el cerebro enamorado tiene sus neuronas nadando en dopamina (aumento de la atención) y noradrenalina (euforia) q provican una disminución de la serotonina (obsesión)… en fin. Que si escaneas hoy un cerebro, empiezas a encontrar algunas respuestas, o por lo menos, encuentras por donde seguir haciendo las preguntas. Que antes a los niños q estaban siempre ensimismados se les decía “vagos o en la luna” y hoy se sabe por escaners q algo pasa ocn su dopamina…. Nos guste o no. Así q contestando a tu pregunta de “dónde esta todo esto” se puedes imaginar q no va a ser el clásico “está todo en la mente”, sino “está todo en el cerebro”.

    Muchos muxus

    di

    ResponderEliminar
  16. Just another Espai16 de enero de 2011, 17:03

    ¡O sea que era la dopamina!

    Muchas gracias por tu explicación, tan convincente.

    ResponderEliminar
  17. ¿Y si el cerebro da las condiciones de resistencia (mayor o menor) y es la vida (cómo se recibe mentalmente lo que nos sucede en la vida, o lo que imaginamos que nos sucede) la que pone a prueba esa resistencia?

    De todas maneras, para una mujer de clase media para arriba, hasta entradito ya el siglo XXI, educada con historias románticas, acostumbrada a ver que los demás valoran sus sentimientos delicados: encontrar un bruto a l'ancienne regime que la penetra, se corre y pregunta por la cena la situación "mental" es una agresión terrible (ha sido enseñada paraalgo que luego no es lo real) que produce confusión. Y es, aquí, la mente (sea lo que sea).

    Pero le doy toda la arzón a Di, una vez que se ha producido la "agresión del exterior", hay descompensaciones químicas medibles, cambios en los lugares cerebrales activados o desactivados, y eso se arregla, sobre todo, con química (y otras cosas que ni me atrevo a pensarlas).

    Lo mismo que le di siempre la razón a Woody Allen cuando decía que para combatir los estragos del desamor, nada como los complementos multivitamínicos.

    Desde luego que tengo unos huevos y me meto en cada charco de aguas procelosas.

    ResponderEliminar
  18. ESPAI, hace timepo q lo vengo pensando: defectos en la dopamina son los responsables de este divlog...

    NAN, spr es la vida la q pone a prueba esta resiliencia (mejor llamada por ti resitencia): hay gente con la q alucinas sobre como han logrado sobrevivir o llegar a donde han llegado, etc. La vida es injusta hasta en eso: algunos de serie vienen mejor equipados. Claro q puedes entonces tunearlos, no cuidarlos, y acabar ocn un trasto horroroso, o tener un dos caballos muy digno, al q cuidas con el cariño del padre de Mafalda.

    De todas formas, para terminar d eponerlo todo un poco mas ocnfuso, añadir q esto del "chemical imbalance" tampoco me gusta mucho... es d elo mas desmotivador q hay. Hay ciertas terapias hbaladas q funcionan muy bien para temas como la depresión y ademas dan las herraminetas para solucionar probelmas ene l medio plazo. Claro q los estudios son tozudos y siguen mostrando q el prozac es, a corto plazo, mas efectivo. Yo estoy por activarnos, pero no sigo q ahora me voy a escribir el divague de mañana.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.