5 de agosto de 2012

¿Dónde te ves dentro de cinco años?

Una no termina nunca de examinarse. Porque cuando ya has completado la uni (maratón), el máster del universo (400 metros lisos), el batir siete claras a punto de nieve en una cuerda floja (natación sincronizada) con Rachmaninov de fondo (y además con melena impecable y pestañas de vértigo, si eres mujer) y crees que ya no queda más, entonces te das cuenta que la farsa continua, y ahora es el "annual appraisal" y el "team annual review".

La semana pasada tuve ambas. Y la pregunta del título me la hiceron en el examen personal (appraisal). ¿Que dónde me veo en cinco años? (profesionalmente, se entiende). Lo que tuve ganas de contestar fue directamente el refrán castizo "virgencita, virgencita, que me quede como estoy" pero, ay, cómo traducirlo. Entonces, espantando titulares de periódicos y situaciones de familiares, amigos y conocidos, le dije al querido appraiser que, idealmente, me veía en mi trabajo, donde el equipo sería tal vez algo mayor (nos habríamos expandido), y yo tal vez tendría más tiempo de hacer investigacion y sacar algún artículo más al año y, ya, puestos a soñar, que esas clases que me toca dar a veces (y me separan del divlog) pudieran ser ocasionalmente en un país donde se hablara castellano. 

Precisamente Julian Barnes, en su primera novela, "Metroland" (1980), cuando una amiga le pregunta que va a hacer con su vida a los 21, hace esta reflexión:

-What are you going to do, then?                                                                                        
-Do? What was I going to do? What could she mean? (...) You mean... with my life? (...)       
-Of course, what is funny?                                                                                               
-Well, it's funny that you are the first person of my own age who's actually ever asked that. It's so... authoritarian.                                                                                           
                                                                                                                                   
I was always getting asked this question by others. When I was a child, the question always came down at me vertically, from above  (...). When I was an adolescent, it came from a different (but still downward) angle, from concerned masters armed with pamphlets and the word "life" (...). Finally, when I was a student, the question came horizontally, from parents sharing a bottle of wine, from tutors sharing a manly sex joke (...). When, I wondered, would the angle change; when would I find myself looking down on the question?

Tiene razón Barnes, es La pregunta que a todos nos han hecho mil veces, y en mi caso, cuya respuesta no ha sido siempre del todo bien acogida. Pero es una pregunta que, en estos momentos, me pareció medio obscena, porque la mayoría está nadando a contra corriente para sobrevivir. No sé bien de qué ángulo barnesiano vino (si de arriba o tal vez horizontalmente), pero sí que venía de alguien con mucha ambición que planea su vida cuidadosamente. 


En ese nanosegundo pensé todo lo de arriba, y no sé qué consideró él. Pero vi que no me creía cuando le dije que hace ya un tiempo que no tengo ambición profesional, ambición de la de entrenar todas las horas del día como hice antes. Ahora, con mis días basta: no voy a meter más noches. Toda mi ambición consiste en hacer bien mi trabajo, y eso ya es mucho. Llegar aquí ha sido como un heptatlón inmenso, y las ventajas es que ahora podemos seguir corriendo fondo muchos años porque invertir en la cabeza es siempre mejor que en el cuerpo. 


Una no termina nunca de examinarse, pero espera que sí acaba de competir. Y tiene por fin tiempo para hacer más saltos del trampolín con doble pirueta gritando woooo hooooooo. 





21 comentarios:

  1. Sospecho que como un solo orientador del SEPE me haga esa pregunta le tiro la grapadora y me voy, a mí también me parece una obscenidad preguntar esto.

    Pero vamos, el que quiera planear su vida lo lleva crudo a menos que tenga las espaldas bien cubiertas o no sea en la periferia habitada por sucios indígenas like me.

    Siempre por el momento, claro, la ventaja de la que disponemos, es que siempre hay alguna posibilidad de que lo que no sabemos que va a pasar acabe siendo bueno o medio bueno. Veremos.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, Xisca, pero es q lo bueno es q en mi caso quieren q les digas todas esas cosas q harías en un mundo ideal (y q son parte de tu job descriptin), pero como estás todo el día intentando dar un servicio (con cada vez menos recursos), saben q no puedes. Pero lo quieren en el papel, para q quede bien: me decían q cambiara las horas (pq tengo x horas de trabajo cara al publico, pro ponerlo de alguna manera e Y de investigacion), q tenía a poner más de investigacion.. y yo: "pero si no puedo" quien escribe los informes entonces??? Tuve q pretender q hago más trabajo academico para q cuadraran las horas! es demencial.

    Y esto lo escribo desde una situacion teóricam privilegiada (o sea, tengo un trabajo, q me gusta). Imagina el resto.

    Un hug

    di

    ResponderEliminar
  3. ¿Por qué no se leen los mensajes de las cookies que tienen incrustadas en nuestro ordenador, y así lo saben ya todo sobre nosotros?

    Reformulo:

    ¿Por qué no dejan de disimular que son inocentes y democráticos y reconocen que se leen los mensajes de las cookies que tienen incrustadas en nuestro ordenador, y por eso lo saben todo sobre nosotros?

    Preciso con exactitud: ¿Por qué no reconocen que les importa una caquita de perro pequinés nuestro pasado, presente (esto resulta obvio) y futuro?

    La maratón femenina, ¡una pasada! Pero las cosas hay que hacerlas bien: ha de terminar en el estadio olímpico.

    ResponderEliminar
  4. Lo malo del ángulo, de cuándo cambia quién y por qué te pregunta, es que esos próximos cinco años, o tres, o lo que sean, ya no te competen sólo a ti. Lo que hagamos ahora y en cinco, arrastra también a los churums y a sus cuerpos y cabezas (maltrechos los primeros en lo que a mis tres corresponde). Incluso da igual que tú quieras manejar ese mix de forma distinta en el futuro. Siempre piden más, más clientes, más horas, más viajes, más facturación, más formación, más dedicación, atrapados entre jefes demasiado jóvenes pero demasiado adocenados ya y recién llegados con otras preferencias. Y, tú (yo), la niña sandwich que cada vez es menos niña... En fin.

    ResponderEliminar
  5. Y, obviamente, los churums también piden cada vez más...

    ResponderEliminar
  6. Algún espabilado escribió el protocolo de evaluación de empleados, en algún momento. Algún espabilado decidió que se seguía a pies juntillas, pero sin tener en cuanta ni lo que pasa ahí en el mundo ni lo que pasa en la vida de cada uno. Un montón de contratados tienen que pasar por el aro, y a seguir. Tú lo has dicho, dices cosas absurdas y falsas porque de otra manera no puedes justificar muchas cosas, y lo que ocurre es que un estupidisimo proceso de conocieminto de circunstancias laborales se convierte en un proceso de traga lo que puedas.
    (Nán, no soy autónoma, pero mi empresa es pequeña, a mi el jefe y le queremos.)

    ResponderEliminar
  7. Entonces, Ire, no le puedes robar tiempo. Mi caso era muy distinto. Grandota empresa americana y, como tal, llena de gilipolleces.

    La última evaluación me la hicieron con 62 años. Estaba ahí la pregunta de marras y mi jefe me dijo que le personara pero me la tenía que hacer: ¿Cómo te ves en el futuro enla Compañía? Le dije que "chungo" y él se rió y me dijo "ya me inventaré algo".

    8 años antes, cuando una empresa usa nos vendió a otra empresa usa, lo primero fue una pantomima. Evaluación de la empresa en grupos de 12 en períodos de 4 horas con café y pastelillos. En uno de los momentos estelares, teníamos que escribir brevemente qué se podría hacer para mejorar la Compañía, en menos de 20 palabras. La respuesta sería anónima: por los cojones, porque había que levantarse y pincharla en un corcho y, siendo 12, o el evaluador tenía menos memoria que una gota de agua, o sabía por la posición de quién era qué.

    Escribí: "En la cantina hay 3 neveras, 4microondas y varias máquinas de café y chuiches: faltan dos tostadoras eléctricas".

    Al día siguiente, me encuentro en el pasillo con el submanager de la cosa y me dice (tras el protocolo habiotual de "¡Hola rojo", al que yo respondía "¡Buen día facha!") que para qué quiero dos tostadoras eléctricas.

    Le contesté que porque pensaba que era lo único que podía conseguir de esa tontada.

    Abandoné la Compañía sin que hubieran comprado las tostadoras.

    ResponderEliminar
  8. ¿Y no sería más interesante preguntar dónde creías que ibas a estar hace cinco años y si estás ahí o no? ¿Y qué ha ido mal o bien al respecto? Y actuar consecuentemente entonces.

    Otrosí, ¿pensar en el futuro solo es de personas ambiciosas? ¿El resto nos vamos conformando con ir esquivando los golpes?

    ResponderEliminar
  9. A la segunda pregunta, Basa: Sí (y contruyéndonos refugios medioambientales).

    ResponderEliminar
  10. Nán, es que pides mucho, hay que pedir lo que quiere el jefe :). Antes lo he borrado sin quere, a mi el jefe me dijo, si quieres cobrar, salta. Se lo dijo a toda la plantilla de hecho.
    Este finde he tenido una charla muy interesante sobre por qué los españoles no sabemos cambiar puntos de vista, y yo dije que tenía que ver con el catolicismo, estarías orgulloso con tus crocs ;).

    ResponderEliminar
  11. Salutis divagantis, ayer por la tarde logré dar un paseo (precioso, de esos de sol y nubes negras) por Hyde Park y evitar (NáN), todo evento deportivo. Creo q la maratón masculina termina en el estadio olímpico. Lo harán por lo que dices, Nan, la gloria y eso, pero me gusta más Kensington que East Londinium. Sobre todo con “tea & scones”, I say.

    Estaba pensando, CARMEN, q nosotros tb somos a veces ya de los q preguntamos de arriba abajo… no con los churums, q bastante tienen con q se les caiga el mundo pq no pueden ponerse la ropa X (ahí tenéis a Mini), sino por ej con hermanos menores. A la pobre Fashion la tengo frita cada día desde q se quedó sin curro preguntándole q “a ver cuando se compran ya el vuelo”. Espero q los tuyos vayan mejorando, dales muxus diviles (por cierto, dónde esta diva?)

    IRE, ese protocolo de evaluación para colmo me lo cambian cada dos años y cuando me había hecho con un formato, zas! A empezar con otro. Ahora tengo q hacer un “360 grados”… sabéis lo q es? Pues q clientes y compañeros me evaluarán anónimamente… les tengo q enviar invitaciones y lo hacen online. Ya os contaré en otoño, lo q no inventen…

    Lo de las tostadoras eléctricas, NáN, en el UK sería auténtica subversión. No pasarían la prueba de “Health & Safety”.. no veas la de alarmas antiincendio q nos han tocado desde q vine aquí por las tostadoras. Alguna vez, en los primeros días idílicos, incluso se nos presentaron los bomberos. Ya sabéis q Londinium se quemó en el año diabólico de 1666, y desde entonces viven obsesionados con las Fire regulations. Ah, los bomberos... para cuando la olimpiada del bombero?

    BASAJA, a la pregunta, que es más importante para triunfar el talento o la ambición, la gente suele contestar q lo segundo (menos en nuestro caso, claro, q es obviamente lo primero…;)) .

    Y estoy con IRE: el catolicismo es, claramente, el culpable de la mayoría de nuestros males.

    hugs

    di

    ResponderEliminar
  12. Pues si no quieren enseñar lo feo de la ciudad, que no construyan los Estadios en "A tomar por culo" ("To taking by ass", para entendernos). Pero correr 42 kilómetros para que te reciban 300 personas (200 de ellas, pasma infame), pues como que no. Y no es que no agradezca a Londres que las olimpiadas hayan sido allí y no en Madrid.

    Veo, Di, que te has olvidado del país donde mamaste. Para celebrar un contrato de 85 millones de euros, el director de marketing y el country manager (nada que ver con un tipo cantando canciones guays del país) trajeron a la cantina dos camping gas e hicieron un arroz negro y una paella. Dado que era uno de esos "edificios inteligentes" cuyas ventanas no se abren, Ardilla se pasó una semana diciéndome "¡pero a qué baretos infames vas a la salida del curro!".

    Ire, pedí dos tostadoras para "negociar" y que tuviéramos una (no todo el mundo es un gourmet como yo que le gusta semitostar el pan para hacer uno o dos sándwiches con una lata de atún y mayonesa). Reconozco lo equivocado de la decisión, pero peor (por más humillante) fue el caso de los que pidieron "mayor atención a los empleados", "mejores sueldos" y tonterías de esas. Una megacompany es una “constructio” poseída por ancianos accionistas que viven en Florida con una o dos rubias, con grandes flotadores, y varios frascos de Viagra. ¿Qué leches les va a importar que un tonto, que debería estar pidiendo por las esquinas, tenga predilección por los sándwiches con el pan calentito?

    ResponderEliminar
  13. A mí me llegan a preguntar eso en mi empresa y, después del soponcio inicial, creo que sólo se me hubiera ocurido contestar: viva y sin lesiones...otra cosa en esos andamios sería un exceso...

    ResponderEliminar
  14. Es que esto es un juego, C.S., en el que la verdad no mola. Como la democracia que solo consiste en votar una vez cada 4 años y ya está. Cuando se puso de moda, tenía un jefe que lo que me apetecía contestar era "en una habitación de hotel con tu mujer". Los últimos años tuve un jefe que de verdad era inteligente y brillante. Las hormigas guerreras nos dividimos en dos: las que guardan el documento de un año para otro, y se lo leen antes de la evaluación, y las que tiramos el documento rellenado a la papelera de reciclaje, sin leer, en cuanto nos llega.

    Como soy de las segundas, me veía obligado a preguntarle "¿qué dije el año pasado, jefe?".

    Así que trabajas en andamios. Fascinante, un trabajo real.

    ResponderEliminar
  15. La estupidez de los mandos intermedios (en general) de las medianas y grandes empresas que viven enfrascados en sus despachos es directamente proporcional a la altura del edificio que ocupa. Es decir que cuanto más alto más alejado de la realidad y por consiguiente más sufren sus esquizofrenias los curritos.
    Yo personalmente nunca los he sufrido salvo sus daños colaterales.

    A la pregunta que nos ocupa yo la tendría que dejar en blanco o contestar sinceramente que sólo pienso en el hoy, porque mañana Dios ( o sus sucedáneos) dirá.

    ResponderEliminar
  16. Pues sí, NáN. Soy una obrera de las que llevan mono y se ensucian. Y encima, no tengo más bienes que mi prole (bueno, y unos cuantos libros y discos, más de los que necesito en realidad, pero es lo que me exige la pequeña acaparadora que llevo dentro). Y dentro de cinco años no sé, pero dentro de veinte ¡Seré Max Estrella!

    ResponderEliminar
  17. Dear Di: no conocía la definición evaluación 360º, pero es como todo, suena bien sobre el papel, y a la hora de la verdad tiene más peligro que Fachardón en el ministerio de justicia.
    Dear Nán: Por un lado, el tema de las multinacionales abre dos brechas muy duras, una, la que expones, les importa un carajo los trabajadores, entienden de beneficios. Por otro, la cantidad de formas de invertir en lo que no conoces, has mencionado los pensionistas, y acabar montando una pelotera del demonio que en algún rebote acabará llenando de mierda..tu backyard. El segundo aspecto me da miedo de los de verdad.
    Dos tostadoras para que te dieran una...por curiosidad ¿qué decoraba las oficinas?, yo en la del cobrador del frac me encojo de asco, calaveras de diversos megamamíferos. El dueño es un cazador insanciable, como muchos jefes, insaciable en lo que sea.
    Dear Di: A mi me intriga de quñe forma influyen cosas que ni se te ocurren en tu forma de ocmportarte. La influencia del catolicismo en no abrirse a discutir posturas ajenas es pasmosa, pero me ha costado. Yo dejé de ser católica -para ser agnóstica, que tampoco es tanta cosa- pero no me di cuenta de hasta que punto me sigue influyendo. Ahora cuando me da el momento visceral me digo, no te pongas católica, la expresión es tan ridícula que se me bajan los humos internos rápidamente. Pero sí pienso que el catolicismo ha trido cosas buenas. PÇor ejemplo el vendaval neoliberal que nos está derribando es más bien producto maldito de otras mentalidades.

    ResponderEliminar
  18. En los últimos años solo he comprado un disco, es el único que oigo, "The bright Mississipi", de Allen Toussaint. Pero en el asunto libros soy un auténtico propietario celoso de mi propiedad. Lo demás, no importa.

    Dentro de 20 años te invitaré a unas "bravas" en el Callejón del Gato... O pasearás por ahí y seré un espectro benevolente.

    ResponderEliminar
  19. ¡qué mano izquierda la de Allen! Espero ansiosa esa ración de bravas...

    ResponderEliminar
  20. Creo que vamos a tener que montárnoslo entre nosotros, porque Diva está missing y Di parece ajetreada. Consideremos esto como un hotelito de verano en una isla italiana y que nos reunimos a tomar camparis bajo las palmeras antes de la comida y de la cena.

    La pregunta que plantea lo de la estupidez de los mandos intermedios, Jota, es: esa estupidez, ¿nace? (y por eso los eligen) ¿o se hace?

    Ire: yo no es miedo, estoy acojonao. Este sistema está en las últimas y los cambios de fase son jodidos y violentos. Por suerte, estaba prohibida la decoración autónoma (salvo la típica foto de los hijos y del perro en la mesa) y, por suerte, la Dirección renunció a mostrarnos su buen gusto decorando las paredes con sus preferencias (es decir, no había banderas de Falange). Paredes desnudas, que es lo que mola cuando son otros los que eligen la decoración.

    C.S., aunque la canción dice que "20 años no son nada", dada mi edad actual, quizá convenga adelantar un poquillo la invitación. Cuando pases por Madrid con la prole, un mail de preaviso estará bien.

    Veo que también sabes de buena música. Mi problema es que la música no la uso de fondo. Solo la oigo si me concentro en ella y, claro, hay tanto que leer y/o charlar que no encuentro el momento en el que no me resulte una pérdida de tiempo.

    Con ese disco es otra cosa, porque es el desencadenante de un poema-libro bastante largo. Lo escucho y a veces añado una palabra. En la siguiente audición, días después, tacho otra palabra. Calculo que en tres años lo habré terminado.

    ResponderEliminar
  21. ¡¡ESTE DIVABLOG HA SIDO OKUPADO!!

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.