3 de diciembre de 2010

La vejuz

 La vejez es una máscara:

Si te la quitas, descubres

el rostro infantil del alma.



La niñez te va siguiendo

durante toda la vida.

Pero ella va más despacio

y tú andas siempre de prisa.



Cuando la vejez te llega,

no es que vuelves a la infancia,

Es que moderas el paso

y al fin la niñez te alcanza.





©José Bergamín
De: Rimas y sonetos rezagados

16 comentarios:

  1. GERIÁTRICOS.

    Los geriátricos están llenos/
    de niños sonrosados/
    castigados por el tiempo.

    Besos.

    Me parece que se te coló una U en el título.

    ResponderEliminar
  2. No la conocía.
    Empecé a leerla y pensé en Gloria Fuertes.

    Es cierto que el cuerpo y la cabeza no van conjuntados. Yo los tengo mal avenidos últimamente.

    ResponderEliminar
  3. Ja, já, eso le pasa por estar pensando en la palabra "viejUno".

    Pues va a ser verdad, porque por diversas circuntancias me está alcanzado, como dice Don José. Y yo que siempre había creído que con la aceleración del ritmo (¿recordáis la eternidad de aquellas mañanas de verano?) era uno el que dando la vuelta alcanzaba a la niñez.

    Pero digamos también que la muerte va importando, aunque no produzca emociones encontradas.

    Mi último pre-texto de libretilla y barra de bareto chungo, de hace dos tardes, es este.

    "Te agradezco frío cuerpo mío
    tu distanciamiento ante la trampa de la temperatura.

    Y te celebro la falta de interés por si es fuego, tierra o pan para los perros.

    Esa elegancia de la piel que te redime."

    ¿Andas ya, Diva, persiguiendo la niñez? Me parece demasiado pronto.

    Por si acaso interesa a alguien, nadie escribe relatos de viejos como el noruego Kjell Askildsen.

    ResponderEliminar
  4. Jo, mi infancia debe de correr que se las pela, porque me alcanza en los momentos más insospechados.

    ResponderEliminar
  5. No Toro, no. Hay un abuelete que yo conozco que le llama así, dice:

    "Aaaay esto de la vejuz!!! no es ninguna agudeza llegar a viejo..."

    ResponderEliminar
  6. Hola Cour,

    nos pasa a muchos eso...y que bueno!!

    ResponderEliminar
  7. NáN,

    Me apunto al noruego de nombre impronunciable...

    ResponderEliminar
  8. Querida Doctora,

    siempre nos parece que somos lo que hemos sido y vamos siendo diferentes aunque no nos demos cuenta...

    Joder, parezco al Toro...

    ResponderEliminar
  9. Cuídate mucho Diva, que te veo renqueante. Y si eres propensa a la melancolía, aconsejo unas dosis suaves de Prozac administradas desde 15 días antes de iniciar la lectura de ese noruego, cuyo nombre he de copypastear de Internet porque es imposible acordarse de él.

    ¿Sabes que mi chiquiatra tiene la consulta en el Paseo de los Melancólicos? ¡Genial!

    ResponderEliminar
  10. Allá por los 30 algun@s pasamos una especie de "fase complejo de peterpan", o sea, no quieres crecer. Luego la superas, cómo? BUf...

    Yo aún no quiero envejecer, pero mayormente por los achaques. Si pudiera simplemente ganar sabiduría, sin tener q tomar pastillitas, estaría bien.

    La idea de "somos el ninio q fuimos" ha sido muy machacada por el sicoanálisis. No estoy tan segura, podría escribir millones del tema (tranquis, otro dia...)

    Yo espero cuando sea vieja pasar AUN más de lo q opinan los demás, y seguir siendo juguetona (q no infantil), pero eso no se adquiere con la vejuz. ESo es una actitud.

    Hugs

    ResponderEliminar
  11. Diva no me digas que tu cobloguera te ha censurado!!!!

    donde está la otra poesía en la que bergamín se metia con la pérfida albión y el inglis?????

    ResponderEliminar
  12. NAN, te contesto aquí a lo de Frida. Te lo mando cuando quieras por email. Ahora, una pregunta (no vaya a ser q seas de los q valoran el pasamontañas), quieres q te envíe el PDF (donde evidentemente aparece el otro nombre con el q imposta Di y mi título profesional) o prefieres seguir manteniendo la magia (como TXELOS cuyo comment estoy ignorando activamente ahora)?

    ResponderEliminar
  13. Txelo´s,

    Me ha traicionado el subconsciente. Yo creía que a esa hora no había nadie, pero esto es como el gran hermano que todo lo ve. Era una poesía de Bergamín que tenía preparada para un Di-a de guerra...y sin querer me he equivocado y le he dado a publicar....

    Me has pillao.

    ResponderEliminar
  14. si me mandas el PDF, te obsequio con una foto del día de mi boda en un antro con mi primillo El Camaroncillo.

    ResponderEliminar
  15. Yo, que trato cada día con personas muy mayores, confirmo que la vejez es una máscara, que los ojos de la joven a la que le gustan con locura los hombres brillan con la misma alegría y picardía a los setenta y pico, y también la timidez tristona de aquel chico apocado que ahora tiene nietos, y el chulito, el explorador, el conformado, la soñadora. En los ojos de los viejos siempre están los niños que fueron. Siempre. Sólo desaparecen una vez.

    ResponderEliminar
  16. Sí, Jesús tienes razón, pero ocurre que de eso que comentas sólo se da uno cuenta si convive con ellos o si los trata como es tu caso. Si no te das cuenta cuando llegas tu a viejo...

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.