15 de diciembre de 2010

Redivanskyando

El lunes, con la emoción, me olvidé de poner un vídeo de "Exit through the gift shop", la peli de Bansky pero vaya, como enseguida constaté mi incapacidad para pensar en alto con los divagantes sobre el "arte en la calle" versus "producto en el museo", me dije "el miércoles". Hay divagues que deberían durar una semana.







Así que sigo, pero, al mover el ratón, ah, la primera en la frente: la alfombra o como se llame sobre la que el pobre roedor hace sus limitados paseos de click es una reproducción muy lograda de la Piedra Rosetta, directamente a la palma de mi mano desde la tienda de recuerdos del Museo Británico [Música de Psicosis de Hitchcok de fondo] Nota: divagantes, clemencia, que no se me confunda con esos seres, los turistas (este sería otro tema: esa especie de superioridad con la que los que vivimos aquí miran(mos) a los que vienen a pasar un finde, con la mochila en el frontal). Turistas que compran magnetos de cabinas rojas para sus frigos (el frontal de mi kitchenette plagada de Fashion-magnetos, con los que uno puede recorrer la trayectoria vagante de mi hermanita). Pero cómo divago: volviendo a la alfombra del roedor, fue un regalo de unos amigos a su paso por casa hace unos años. Yo debí decir que me gustaba aunque me negaba a pagar la exhorbitante cantidad que pedían por un trozo de plástico, pero mis amigos son así de detallistas y aparecieron un día con la
Rosetta.
Así que no seré yo quien tire la primera piedra (rosetta, jo jo), quien empiece a derramar gasolina alrededor del museo de turno (bueno, tentaciones hay con el Imperial War Museum, un horror que celebra la guerra, con dos torpedos de lo más fálico a su entrada, y que era antiguamente el manicomio de Bethlem, una institución). Yo me he beneficiado y me sigo beneficiando de estas instituciones, que tanto han hecho por mi crecimiento espiritual (si tuviera espíritu) y ahora por mi autoafianzamiento como Mater (qué sólida educación le estoy dando a Mini, que corre por los pasillos de la Tate los días lluviosos).
Sin bromas, los chavalitos de fuera de la Kapi recordamos muy bien nuestra primera visita al Prado. Habíamos visto los cuadros allí colgados tantas veces en los libros de historia que nos los sabíamos de memoria. Ahora, cual fue mi estado de gracia cuando entré en la sala de "Las Meninas". Una cámara decente podría haber captado el halo de luz pentecostal que decía Delgado cayendo sobre mí. No importa cuántas veces lo hayas visto en los libros, "Las Meninas" es para mí un claro ejemplo de un cuadro que SE SALE del cuadro. Siempre que voy a Madrid tengo que ir a verlo: me ilumina el día. Y no puedo esperar poder enseñárselo a Mini. Lo mismo me pasó con la Victoria de Samotracia cuando la conocí a los 18 en el Louvre o con el Guernica, otra visita obligada siempre que voy a Madrid. Ambos me dejaron, como dice Cortázar del amor "como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio". Así que no creo que haga falta tener amplios conocimientos para que te llegue el así-llamado-arte, TORO. O por lo menos yo lo nos tenía (ni tengo) a los 18, y me sentí así. Y supongo que el que un adolescente se sienta extasiado es más verdad que todos los cuadros que, como dice CORAGEOUS, porque yo lo valgo, alcanzan cifras ridículas. Y antes que Bansky estuvo el "Equipo Crónica", que divagaban cosas como estas meninas y este guernica.

Y cómo olvidar mi rollo con Francisco de Goya. Todo lo suyo me hipnotiza, me emociona, me mueve, me remueve. Desde "Los fusilamientos del 3 de Mayo", hasta sus grabados de Fuendetodos, pasando por las pinturas negras. No tengo palabras para expresar la alegría que me ha causado Goya a lo largo de mi vida, y la que me seguirá provocando cada vez que me reencuentre con él, o que lo comparta. No se si esto es arte, o como dice BASAJA, que simplemente me gusta. No sé cual es la definición de arte, pero si tiene que tener una finalidad, esa es la de PROVOCAR (que, incidentalmente, es para mí la finalidad de un blog, no necesariamente solo desde lo social, como Bansky, sino desde cualquier ámbito, un poema, una foto, desde el humor, desde la anécdota. Creo que estaremos de acuerdo en que, en el fondo, eso es lo que vamos buscando en otros blogs: que te saquen de la comodidad de tu sofá de alguna manera, que te hagan dudar, saltar, mover, agitar. Es el blog el grafitti de la literatura, del periodismo?). Uf, cierra paréntesis, estábamos en arte y provocación: porque como decía alguien por ahí “la ciencia nos tranquiliza, el arte nos agita”. Justo lo opuesto, y ambas cosas necesarias.

Sobre el mercadeo, NAN, aquí en Londres la mayor parte de los museos son gratis (que no las exposiciones). Si en algo tendría que invertir un gobierno es precisamente en abrir las puertas de los museos. Aquellos que antes, estamos de acuerdo, MOLINOS, eran las pinacotecas privadas del Rey Zutanito y que hoy están abiertas al “pueblo”. A qué pueblo? Ya es una hipocresía pretender que gente con ciertos ingresos económicos vayan a pagar la entrada del Prado, pero es que incluso en Londinium, esta gente no va a ir nunca a la National Gallery, porque están en su casa viendo la tele y comiendo patatas grasientas. Volvemos a la pirámide de Maslow: hay que tener satisfechas unas determinadas necesidades básicas (comida, refugio, etc.) antes de poder preocuparnos a acceder a las elevadas (realización, paladeo del “arte” etc.). Tanto Bansky como Delgado lo que dicen no es “eres culpable por tener el Guggen al lado de tu casa” (AMANITA y DIVA, claro que mola, los jamaicanos que vivían en la zona cutre tras la Tate Modern vendieron sus council flats y ahora a vivir la vida en Jamaica) sino que hay gente que está, a unos metros de nuestra casa, todavía preocupándose por sobrevivir, y no se trata, NAN, de crear programas benefactores para que no les echen, simplemente hay alguien ahí afuera que nos recuerda esa verdad tan desagradable de que otros no pueden comer.

Bansky, como dice MOLINOS y CLAUDIA, acabará en los museos, pero no será lo mismo. Parte de su encanto es su puesta en escena y sus valores no tendrán que ver con el establishment que supone el museo, nos guste o no. Nuestra suerte habrá consistido en haber vivido cuando grafiteaba las calles, y haber podido encontrar sus pintadas (o pinturas?) en cualquier calle, debajo de cualquier puente. Y luego habrá otros Banskys. Tal vez sea efímero PEQUE, pero la belleza de un ramo de flores no se puede comparar a la de una maceta, por no hablar de las flores de plástico. Precisamente su calidad de perecedero, ahí, retando al viento, a la lluvia, y al resto del mundo que pasea y a los que increpa, es parte de su grandeza.

Como lo es, K, ya que citas a Chillida, “El peine del viento”, del que precisamente hablaba Delgado en ese podcast (pues la conversación comenzó por el Chillida Leku). Decía algo así como que el peine del viento es un ejemplo de una obra de arte que alcanza su plenitud, su verdad, justamente ahí expuesta, exhibiéndose en el doble sentido de poniéndose en peligro y haciéndose accesible, ahí en la calle. Supongo que por razonas personales, poca escultura me emociona tanto como ésta y, al igual que peregrino a aquellos otros lugares de paseo por la capi, me llego hasta allí siempre que voy a Donosti.

SERGIO, me gusta lo que dices de los dos circuitos, “el oficial y el alternativo con un flujo de influencias en ambos sentidos”. Claro que el alternativo tiene el deber de llamar la atención sobre cosas que dices del oficial, sobre el mercadeo en el que se ha convertido, y tiene el deber de “tirar del carro”, porque es en la calle donde está la vida. Y con lo que estoy a muerte con Delgado es que ir a El Cairo y quedarte en las pirámides es perderte la vida frenética de sus calles, sus esquinas, su ebullición. Como está en la calle este proyecto de pintar favelas en Río. Como decía al principio, no se si es arte, pero me gusta, me mueve, me agita. Si quieres empezar el día con una emoción fuerte, clica aquí.


PS: Me mucha ilusión que CARA-COLA estuviera, como yo, frente a sus apuntes y con el corazón pegado a la radio en las noches de hace 20 años. Si existe la magia, es esa imagen. Y yo creo que no se ha vendido, TORO, creo que, como decía Saramago “cuanto más viejo, más libre, y cuanto más libre, más radical”.

12 comentarios:

  1. ¿A esta hora de la mañana empezamos a zumbarnos, Di?

    --Sí.

    Bueno, si tú lo dices tú lo has querido. Pero te advierto que me pillas despejado porque el otro día me sacaron la raíz de una muela que se me había partido y para mí que me rompieron el hueso de la mandíbula, así que me levanté a las cuatro y media para tomar infusiones e ibuprofenos.

    ¿Me pierdo?

    --No, solo doy rodeos

    (esta vez la respuesta es mía).

    Resulta que yo no hablé de "beneficencia" sino de derechos sociales adquiridos. Una zona se puede "promover" urbanísticamente, pero no es de recibo que signifique la expulsión de los habitantes originales, ya viejos, al extrarradio. La fachada de mi casa, por ejemplo, se pintó en una época de promoción del barrio con una subvención del 40%. No creo que sea imposible que el Ayuntamiento/Comunidad/Estado provean de fondos para el arreglo de los dispositivos higiénicos de quienes: a) lleven muchos años viviendo allí y b) por ser jubilados no puedan hacer frente a esos gastos.

    Luego hay otros problemas que se llevan con mayor o menor aguante. Mi calle, por ejemplo, se ha convertido en una de la más modernicas de la ciudad. Siempre la están sacando en los cuadernillos de colores de Madrid de los guays de El País. No soporto a los camareos/as estrellas rutilantes, pero por suerte quedan sitios de siempre.

    Ah, y de los museos, que apoyo, no hemos hablado de las posibilidades de conocimientos históricos: es impagable recorrer, en diversos días, obras de diversas épocas.

    Sí, Banski terminará en los museos, como obra histórica y muy apreciada, cuando se estén haciendo otras cosas vivas en el exterior. Es lo justo y lo saludable.

    Ah, mesolbidava: esto va para ti si te acercas al corazón del españolismo*, o para quien ande por aquí. Hay una exposición en el Reina que no creo que olvide: la de Hans-Peter Feldman.

    *Para los nacionalismos soy un poco obtuso: estudio y me aplico pero nunca apruebo.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra saber que no se ha vendido y espero que con los años se radicalice aún más.
    Es que hay tanto papanata en los medios de comunicación... tanto tertuliano a sueldo de los partidos políticos, tanto pelota rastrero por todas partes que un soplo de aire fresco es de agradecer.
    Uno de mis ídolos en cuanto a comportamiento hacia el final de su vida es Fernando Fernán Gómez... espero llegar a emularlo y si puedo superar con creces su exquisita diplomacia para relacionarse con los demás.

    Besos y palos.

    ResponderEliminar
  3. yo prefiero un rosal en el jardín o en la terraza que un ramo de rosas en el florero.

    ResponderEliminar
  4. Te aconsejo unas infusiones de "lemon & ginger revitalising" de Twinings, NAN. TB hay otra de lo pispo plus gingseng q pica un poco de Maks & Spencers (no se si hay en la penin).

    La alternativa es tirarnos a la yugular, q ya me va bien, sobre todo hoy q estamos aqui todos cosys. Pero vamos, si no tengo el día agitador, como hoy, lo q quiero es q nos lleves al Peda y a mí a esa exposición y luego a un chocolate y q dejen a todo el mundo en sus casas del centro, q Londinium da miedo verla q no hay gente mayor de 45 por las calles. En el metro ni hablo, en el metro son todos jóvenes camino del antiguo triunfo q deberían leer nuestros blogs, mas q naa por esas propuestas revolucionarias de "no gastes lo q no necesitas" q te has marcado hoy ene el tuyo.

    Y a mí Bansky me sigue gustando pese a toda esta aprobación del Enemigo. Sigo pensando q tal vez para q perdure, le sienta mejor estar de encabezando entradas de blog (pongamos blog para la posteridad, como este) q en un museo.

    Re-Hugs y risas

    ResponderEliminar
  5. TORO, dicen q la evolcuión natural es hacia la derecha ( en fin, mira a NAN). Pero tb dicen q los padres con hijas evolucionan hacia la izquierda (feminismo et al). Si hay q evolucionar a viejo grumpy, se hace, la cosa es no acabar siendo "la cáscara del hombre o la mujer q fuiste". Un vendido, eso es.

    ResponderEliminar
  6. PEQUE: yo veo la maceta con el rosal más de marido y el ramo de rosas rojas de enamorado. Cuestión de gustos, o de momento vital...

    ResponderEliminar
  7. Qué pena llegar tarde a todo esto. Me han encantado los posts y los divagues y divagantes. Creo que ya no puedo añadir nada.

    Ah! sí, yo tengo una camiseta piedra rosetta. Y la compré yo.

    ResponderEliminar
  8. Dí, la cita a Chillida es sobre una actualidad muy candente en la ciudad sobre el museo fundacion familiar de la obra de Chillida, y las posibilidades de cierre de la finca museo.Hay algo en la hemeroteca de la prensa donostiarra , Diario Vasco, y seguro que hasta final de año habrá más.

    K, ... parece que no les "llega" la pasta, (aunque no es de extrañar)

    ResponderEliminar
  9. Ah, pues lo mío es té verde ecológico, Rompeayuno de Twinnings y manzanilla con anís verde de La Madre que la Parió (en ese orden y después más).

    Jo, si fuera posible que pasarais por aquí y os acompañara a la exposición, sería estupendo. Pero a la salida del Reina lo que hay que tomar es cerveza y los mejores bocadillos populares de calamares de Madrí, en El Brillante.

    Y lo que es bueno y gusta, pues sigue gustando, ¿no? El éxito, incluso mal ecibido, no quitaría nada del impacto de las obras hechas hasta el momento.
    (Y ahora que no nos oye nadie, te diré que me repatea que nadie se meta con los cristianos que no siguen el camino del buen Jesús, pero no se persona el éxito y el dinero de los del otro lado).

    Anónimo K, lo que te puedo decir es que Mia Lola y yo cogimos un autobús que nos dejó junto a una gasolinera y entramos en el Chillidaleku... y pasamos tres horas de gloria bendita. No puedo valorar más cosas. (salvo que sería una pena que dejara de visitarse).

    ResponderEliminar
  10. Ah, y Marks & Spencer: a MiaLola todavía le lagrimean los ojos por su desaparición en Madrí.

    ResponderEliminar
  11. Nán, en Bilbao se piensa que un bocadillo de calamares es el topicazo madrileño, junto a las cañitas bién tiradas.

    Mi moza, cuando le llevé por la parte vieja donostiarra a comernos unos bocatas y los pedí de calamares, me comentó lo que te digo. Y mira que en lo viejo, se comen bocatas de calamares a todas las horas del día, y todos los días del año.

    Una ciudad sin buenos bocatas de calamares, no es ciudad. Eahhhh ¡¡¡

    K, ... jeje, ellos se los pierden, allí los llaman "rabas" y solo los domingos y festivos ¡¡¡

    ResponderEliminar
  12. Tú sí que sabes, K.

    El bocata calamares popular es de diario. Que tampoco lo vas a tomar todos los días. Pero si te pilla en martes, pues en martes.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.