20 de diciembre de 2010

Doing the Gili

Consuerte trabaja en una empresa que en los últimos años se ha visto afectada por la crisis (como todas) y ha aplicado la tijera en muchos sitios: echando gente,  congelando sueldos, quitando ventajas para los trabajadores e incluso haciendo cenas de empresa en Navidad a escote. Sin palabras.

Sorprendentemente, no hay dinero para muchas cosas que propiciarían un clima más, digamos distendido entre los señores trabajadores, pero sí hay parné para destinarlo a chorradas varias. Dentro del apartado chorradas varias existe una en la que se vio envuelto Consuerte que yo creo que ha tenido un efecto distinto al buscado/esperado. Estoy hablando del Team Building o Construcción de equipo, que no es más que destinar un día de trabajo a hacer el gilipollas y mientras te invade no sólo el sentimiento del ridículo sino también la vergüenza ajena. A propósito del tema hizo una entrada Anchovie, pero nunca es lo mismo vivido en la propia carne.

Días antes del Dia "D", Consuerte y yo nos reíamos del tema. Al parecer él y los de su empresa tendrían que resolver un crimen y encontrar al culpable. Empezamos a fantasear y a descojonarnos: que si te lleves mis polvos compactos y la brocha de maquillaje y un poco de celo para tomar las huellas dactilares, que si te pongas unas gafas a lo Horatio Caine al más puro estilo CSI, no te olvides el maletín, que si me voy a llevar una cinta para precintar la zona y unas pinzas para recoger pruebas y meterlas en sobres, que si le voy a pedir pestados a Rey los walkies....

El día previo al Dia "D", Consuerte ya no se reía tanto.  Fulanito ha dicho que pasa de hacer el gilipollas y que no viene, Mengano resulta que ese día casualmente tiene médico, Zutano tampoco se va a quedar, viene por la mañana y luego se va.... No sé qué hacer, vaya marrón... Mejor no voy. No sé qué hacer. Al final voy a ir.

Yo que además de Diva soy malísima, no quería perderme el que alguien me contara una experiencia así en primera persona y además, en el fondo, creía que se lo podían pasar medio bien. Así que le animé a que participara y se integrara en el ambiente, segura de que fomentaría las relaciones y estrecharía lazos. Además lograría fortalecer sus habilidades personales, el compañerismo, delegación del trabajo, trabajo en equipo y bla, bla bla... Esto lo decía muy seria, pero Consuerte que me conoce no tragaba. 

Y por fin llegó el Día "D". Consuerte partió sin su maletín de CSI y un poco preocupado por verse a su edad, en una situación propia de los campamentos de scouts. Estuve todo el día esperando que me llamara para contarme. Como no me llamaba le llamé yo.

- Hola. ¿cómo va el crimen?


- Hola. Ya te contaré que ahora no puedo. Muy heavy.

El caso es que cuando llegaron a la empresa, había unas personas vestidas de CSI!!!!!!, que eran los que iban a motivar a los empleados. Consuerte y con él, toda la tribu, no se lo podían creer. El juego consistía de ir haciendo pruebas y por cada prueba realizada conseguían una pista para resolver el misterio. Así que se dividieron en equipos y les asignaron camisetas de colores. Cada equipo tuvo que ponerse un nombre e inventarse un grito de guerra en plan:

"Somos los castores y somos los mejores"

Si además iba acompañado de una coreografía mucho mejor.

Jugaron a la gallinita ciega, a encontrar pelotas, a subirse a una caja, simularon ser las "ruedas" de un tanque, se tiraron bombas ataviados con cascos vikingos y cuernos, se disfrazaron, cantaron canciones, jugaron a las sillas con música, hicieron el corro de la patata, anduvieron varios montando sobre los mismos esquís y sobre todo, el equipo de Consuerte hizo muchas trampas (para desesperación de su CSI). Todo para ganar.

Consuerte no puede dejar de pensar en la cara que ponían todos los que llegaban al polígono (viajantes, contratistas, transportistas y otros empleados no "elegidos") cuando los veían disfrazados en el jardín haciendo el gili con la que está cayendo... Confiesa que más de una vez se ausentó simulando una llamada al móvil porque su ego no podía asimilar tanta motivación. Lo peor es que existe un documento gráfico que lo ilustra todo para vergüenza de propios y ajenos. Yo lo he visto.

Yo creo que no lo han motivado mucho, la verdad.










14 comentarios:

  1. En mi empresa la semana pasada, en plena "temporada alta" que para nosotros siempre es el invierno, dejaron desarbolados los equipos de mañana y tarde llevándose a un montón de gente a un bonito hotel en otra población a hacer una sumamente necesaria sesión de Coaching.

    Los que tuvieron la "suerte" de quedarse en la empresa currando tuvieron que trabajar el doble, su parte y la de los que no estaban. Resultado previsible: Cabreo.

    Los del Coaching, guiados por una psicóloga jovencita e inexperta que hacía de Coach, vivieron, entre otras cosas, una tormenta emocional en que se dijeron a la cara cosas muy duras que mejor no se hubieran dicho. Ahora muchos ni se hablan. Resultado: Cabreo.

    Nunca entenderé estos rollitos corporativos, de veras que nunca los entenderé...

    ResponderEliminar
  2. Hola Janton,

    Bienvenido al blog de las Di-vas!!

    Me parece muy fuerte esa lección de sinceridad que cuentas entre los de tu empresa. A mi tampoco me va el tema este...

    ResponderEliminar
  3. Acojonante lo de Consuerte y lo de Janton.

    Como decía Gomaespuma, pa tontás siempre hay dinero. El dinero, por cierto, que nos motivaría mucho más que se lo gastaran en no congelar los sueldos.

    O son tontos del culo, o son muy listos y miden el grado de humillación al que son capaces de someterse los empleados. Apuesto por lo primero... pero tienen la sartén por el mango y el mango también.

    ResponderEliminar
  4. Después de haber padecido en carne propia algunos días similares y haberme escapado, con increíbles excusas de otros tantos, la vida me premió con la posibilidad de decidir o no la continuidad de los mismos.

    No he disfrutado jamás tanto como cuando los eliminé.



    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Sacar a la gente de sus roles cotidianos permite que surjan otros canales de comunicación y que permita conocer a las personas en otras circunstancias, perfecto.

    Si los pones en ridículo, no. Si lo tienen que hacer porque están en nómina, tampoco. Si al final no ven cual ha sido el punto del ejercicio, fatal!

    Totalmente de acuerdo con Nan.

    ResponderEliminar
  6. Bonita experiencia, haciendo trampas para ganar.

    ResponderEliminar
  7. ¡Aaarrggg! Me has recordado mis épocas mozas. Me imagino el mal rollito que esto habrá generado en la empresa de Consuerte; y del ridículo personal mejor no hablo, que de eso sí que me acuerdo muy bien. Te diría que se mitiga con los años pero no es verdad. Tal vez si consiguiera acabar con el testimonio gráfico...

    ResponderEliminar
  8. Estoy del coaching hasta donde os podáis imaginar.

    ResponderEliminar
  9. "Yo que además de Diva soy malísima".

    Pues nada, tendré que hacerme yo pispa la publi... a principios de octubre conté algo de los "doing the gili" (team building)
    británicos-atención al vídeo- algunos graciosos otros planchas. En el que conté del "deporte de extremo riesgo", sinceramente hubo gran hermanamiento (en el terror).

    Aparte de la tontería de este caso de Consuerte, estas cosas si las hacen las compañías será por algo? Habrán estudiado q perder X horas de producción en aras de Z beneficia a su empresa de alguna manera? Me pregunto.

    ResponderEliminar
  10. ¡Cómo se pasan! ya no saben que inventar que decía mi abuelita. A mi cuñado tb se lo llevaron a Toledo a hacer una gilipollez de esas y vino histérico, de relajado nada. ´Podrían haber hecho lo que esa empresa que salió en la tele ayer que se trajo a Valencia a todos los empleados en el AVE a comer paella, seguro que lo hubieran agradecido mucho más...menos tonterías señores

    ResponderEliminar
  11. Pero, ¿resolvieron el crimen?

    ResponderEliminar
  12. Doing the Gili total! Y si encima se acompaña de ataque de sinceridad como dice Janton ni te cuento!

    Ah! y ojo con los disfraces de castores, sobre todo en Navidad..

    http://www.youtube.com/watch?v=xh9sW-MbBJI

    Feliz Navidad para las Ladies, Di, Diva y divagantes varios del Di blog.

    ResponderEliminar
  13. Y Feliz Navidad para tí Elena (Lady Nito) también!!!!

    Muchas gracias por el vídeo de los castores, muy gracioso... a la clase de Mini le tocó disfrazarse de reno, así q me creo todo... :)

    muxus!

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.