16 de octubre de 2017

Valetta y Vittoriosa (Malta 3)

Lunes, 16 de Octubre 2017: Valetta y Vittoriosa

El Airbnb en el que estamos tiene una sala grande con un sofá cama, una tele inmensa "con Netflix" (han apuntado los duenios como un valor-nota Pedalística, el tercer día la intentamos conectar sin éxito, somos así), y muebles tipo mid-century. El dormitorio es estilo provenzal, la cocina muy pequenia y el banio también. La anfitriona es rubia, guapa y muy arreglada, y seguro que la decoración es cosa de ella. La gente que viste bien, generalmente decora bien, o eso creo. Tienen dos hijos, un adolescente y una ninia de 6 anios, y un espeluznante cachorro de beagle del que hablaremos más adelante, porque afortunadamente ahora está en la guardería. Observo con estupor (el día que llegamos) una conversación de Mini con la anfitriona hablando de esta raza particular que no logro identificar: "oh, son adorables, mi amiga Bella va a tener uno y cada vez que ve un Beagle se pone a llorar de emoción". Yo miro la situación como si fuera una actriz en un escenario: en serio esta pija (adorable) es mi hija? Cómo he llegado hasta aquí?







Nos despertamos y el Peda se va a correr. Nosotras estamos por aquí, y me meto en la cama elástica con Mini: qué vicio. No solo saltar (que siempre me ha gustado, claro que en mi época eran rectangulares y en el parque de atracciones, y podías salir volando-aquí hay redes alrededor, o meter los pies entre los muelles), sino echarte ahí a leer, a mirar a los pinos que le hacen de bóveda, o a hablar con Mini (ie. contestar sus extranias preguntas: el otro día nos planteó en el coche la siguiente cuestión: "qué es fetiche?" y a su padre "qué es sexy"... todo esto viene de la música pop ridicula que escucha, Lady Gaga y otros intérpretes infantiles del momento). [Nota: os preguntaréis qué contestó el Peda a lo de "sexy", pues le dijo: "sensual", y ella: "y sensual qué significa?" y él: "sexy". Duelo de titanes, Yo os lo digo: cuando oí el "Do you think I'm sexy?" en los 70 no se me ocurrió ir a preguntarles a a mis padres... no sabía lo que significaba, pero una voz sabia interior me decía que no es algo que se preguntara a tu padre]  Pero divago: decía que estos días, cuando Mini está a otra cosa, aprovecho para venirme a la elástica a leer... algunas veces hasta con una taza de té (he encontrado un resquicio donde dejarlo, pero sí, acarrea cierto riesgo). 

Cuando llega el Peda de correr nos metemos a uno de los rituales favoritos de las vacaciones: el desayuno. Sandía, pinia, yogur con muesli, muesli con leche y nectarina (yo) y té a tutiplén. Tenemos una mesa bajo los pinos, y se está muy a gusto. De allí salimos en coche a Valetta.

Teníamos aún flashbacks del tráfico alrededor de esta ciudad, con los excalestrics infernales de la otra noche: pero ahora es lunes y día de labor, así que la circulación es algo así como Bombay meets Palermo. Yo voy con googlemaps, siguiendo a la bolita azul, que se mete en tramos de muchos carriles y el Peda, por cual voy, y yo, estoooo, gira ahora, y entonces salimos, cuando parecía que la bolita decía salirse y... ohhh no, demasiado tarde: un espanto lo de la bolita.


Al llegar a Valetta nos metemos al meollo de cabeza y, de verdad, las calles larguísimas dan vértigo de tan empinadas. Son todas estrechas, con coches a reventar, y va a haber risas para aparcar aquí. Terminamos en un aparcamiento municipal, donde no hay que pagar (estos malteses, como los griegos, aún no han descubierto ese chollo de "la hora"). Pero hay un hombre desdentado que da mucho miedo, que nos indica donde aparcar y que le dice al Peda que "solo quiere que le haga la vida más fácil" ("I only want you to make my life easier", como fue colonia británica hasta 1964, hablan algo de inglés, por lo menos más que en Italia, Francia y Ejpain juntas). Total que el Peda suelta 5 euros, y me dice que le parece un buen precio porque nos cuide el coche. Vamos a ver: es que si no se los das, si te niegas (como sugieren en el cartel "no propinas;  llamen a este teléfono si le piden"), supongo que el tio te pincha las ruedas o algo. Es la mafia! En fin.



Salimos a descubrir la ciudad, armados de nuestras cámaras y nos recorremos las calles caóticas arriba y abajo, parándonos a hacer fotos en casa esquina (donde por tradición hay un santo), a cada balconada (gallarija) más colorista o más auténtica, o más en ruina que la anterior, a cada pequenio comercio que yo creía muerto y enterrado, como mercerías. Fruterías, libreríás, tiendas de objetos religiosos, chatarrerías... todo ello trufado con cabinas telefónicas y buzones rojos quintaesencialmente británicos. Es raro encontrar este "mobiliario urbano" de mi ciudad de adopción, tan radicalmente distinta de aquí... todo esto (y conducir por la izquierda, y los enchufes de tres agujeros) en una isla mediterránea es tan extranio que parece de broma, como lo hacen en algunas otras ciudades imitando el autobus de dos plantas rojo. Pero aquí va en serio. 


Valetta es muy fotogénica, pero como muchas de estas ciudades, no te gustaría vivir en ninguna de las viviendas que fotografías. La pobreza se sale por las ventanas, junto con los olores de cocina de puchero, la suciedad de las palomas, las cortinas amarillentas y medio rasgadas y hasta algún trozo de cartón que tapa aquel cristal roto. Hay calles y calles, pero las menos sucias parecen haber sido tomadas por el aparato institucional, y se suceden ministerios o conservatorios, o el mismo parlamento de Renzo Piano (el mismo arquitecto que disenio el Shard, la pirámide aquella enloquecida al lado del Londinium Bridge). El edificio ha intentado amalgamarse arquitectónicamente con las calles de alrededor, y tal vez lo consiga. Hay un grupo de estudiantes de arte que, armados con una cartulina con agujero para encuadrarlo, aspiran a reproducirlo, si logran disfraterse de los turistas que pasamos y les fotografiamos a ellos mismos. O del ruido constante de obras que es Valetta: no sabemos si es en preparación a ser Ciudad Europea de la Cultura 2018, pero la ciudad es una obra en sí misma: percutoras, camiones pesadísimos maniobrando, polvo, desviaciones, gente descargando, gente cargando, más polvo, más ruido. 



Es raro, pero no hay demasiadas cafeterías en Valetta: intentamos tomarnos un té, un café Fredo, un smoothie, algo, pero en general solo hay restaurantes, y no encontramos un momento para hacer un receso. Nos habiamos comido unos sandwiches de queso en un patio de un museo (donde, por cierto, alguien se había olviado un sombrero de paja a lo gangster con la bandera espaniola en un banco-puf, qué asco me dan todas las banderas, me pregunto qué necesidad le cubre al que lo lleva ir manifestando al mundo que "yo soy espaniol espaniol espaniol"-pero cambiemos de tema) y nos sentamos en una terraza bastante cutre durante un rato y al no ser atendidos, nos vamos. Así que terminamos bajando en un ascensor transparente a coger el barco que lleva a Vittoriosa, otra ciuddad que hace uno de los tres dedos de tierra que hay frente a Valetta. 






Vittoriosa es mucho más tranquila que Valetta, y sus callejuelas más civilizadas para caminar tranquilos. Ya va cayendo la tarde, y hay esa calma que reina en las ciudades cuando la gente ya ha salido de trabajar y están en la plaza tomándose algo. La ciudad está llena de velas, y de hecho nada más entrar nos encontramos a un grupo con una escalera colgando las suyas. Va a ser el Birgufest en Vittoriosa, unos días de festival que culminan con "Birgu a la luz de las velas", cuando todas las calles están iluminadas por velas. Debe ser muy bonito, porque las calles estrechas inspiran, y ya vemos algunas de las velas hechas a mano con trozos de botella y demás. 













El barquito de vuelta a Valetta nos lleva en esa hora mágica en que la luz te ayuda con casi cualquier foto: se está poniendo el sol, y al llegar a destino el cielo está rosa. Cogemos el ascensor hasta la parte alta de la ciudad, donde tenemos el coche. Por supuesto volver a Il Swequi no es fácil y nos salimos antes en la autovía enloquecida, con lo que hemos de peleranos con Bolitazul, ya de mala cara.... Menos mal que, antes de ir a casa pasamos por Greens, esta vez con coche, para hacer una compra con fundamento, y logro convecer a mis compas de cenar en casa (o que más me aburre de viajar, tener que comer siempre fuera) unos spaguettis a la arrabiatta riquísimos. Les lograré persuadir maniana también? 

9 comentarios:

  1. Sí, esa pija adorable es hija tuya y prepárate.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. MO, pero qué mala eres... (voz Cruella). Lo peor: lo q te vas a reir si pasa...

    LUX, a mí tb me gusta Watts, pero la primera vez q la vi fue en "Mulholland Drive" y desde sus escenas con la morena, vale, es guapa, pero buenorra, la morena (q no ha pasado a la fama, pobre) se comía las escenas comunes (ya sabrás a las q me refiero). A ver, es mi opinión.

    Lo de la pregunta, es q tiene q estar en todas las comidas familiares, escuchando las letras de las canciones... qué me dices de "fetish", por no hablar de la letra de "Despasito"... casi me da un síncope cuando oigo a Mini cantar, así distraidamente "Quiero q le ensenies a mi boca tus lugares favoritos"!!!!!!! Como diría la Yaya, en 3 palabras: "Jesús, José y maría"

    No tengo tiempo de nada aquí... para cuando terminaré esta serie? empalmará con Navidad?

    Love

    di

    ResponderEliminar
  4. PS: Notariais q ayer el diague tenía as fotos mirando a Cuenca... se me desestabilizó el notebook y no lo pude cambiar hasta hoy...

    PS2: Ya seguís el Instagram? Lo tenéis en la parte superior derecha y si clicáis os sale en grande.

    PS3: DRIVER, mil gracias por tus consejos en e otro divague sobre cómo tirarse sin miedo...yo, como el perrito, solo lo haría con mi amo al q se sigue ciegamente, pero no tengo amo... solo me debo a los divagantes, pero cmo no lo habéis pedido...

    PS4> Tanto la Melatonina como la serie de la de las 50 sombras le parecen a mi primo psiquiatra adecuadas para el insomnio de inicio, Lux. Yo estoy leyendo un gran libro, sin embargo, q no me iría a domrir ("Alias Grace" de M. Atwood, y tb salen siquiatras).

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. En las fotos parecen ciudades bonitas, pero lo que cuentas de ellas me espelurcia.

    ResponderEliminar
  7. Hola babies... LUX, desde cuando fue Dyango canción del verano? Una vez más, nos la intentas meter!!! La ramona... qué recuerdos! La peli no era picantona, joer, q e sun clásico q has de ver ya! Y cierto q V&V suena muy bien... igual cambio el nombre del blog, V%V en lugar de D&D. Y de Alias Grace han hehco una serie? De "E cuento de la criada" sí, pero tb de AG? Please clarifique.

    NAN, todo lo q te haga salir de la M30 te espelurcia, confiesa... :)

    love

    di

    ResponderEliminar
  8. Confieso, pero... ¿una ciudad que no tiene bares para tomar un café o un chupito de whiski? ¡¿Cómo se come eso?!

    ¿Cómo va desapareciendo de a poco la Civilización?

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que los divagantes continúen divagando.