15 de octubre de 2017

Huyendo de las playas con gente en el noroeste de Malta (Malta 2)

Domingo, 15 de Octubre 2017: Noroeste

Nos despertamos tirando a tarde porque anoche llegamos en un vuelo que aterrizaba como a las 9 de la noche (que no es tan descabellado, pensarán los divagantes-recuérdese la primera noche de Peloponeso que tocamos tierra a las mil y a las dos mil llegábamos al hotel con Gran Boda Griega incluida, Boda con mayúsculas porque pinchaban Ska-P!!). El problema es que un trayecto que debería haber costado 20 minutos según los oráculos se extendió a cerca de la hora por las malditas carreteras maltesas. No, no imaginen caminos rurales con muros de piedras (que también, esto otro día), sino que hay una especie de autopistas complejísimas, con excalestrics nivel leyenda (lo dice alguien que ha copilotado en LA), y rotondas por todos los sitios. Como digo, soy copilota del paciente y siempre cool-tranquilo Peda, y  pero -confesión, también soy de aquel tipo de personas (hay dos, tú cual eres?) que para leer un mapa de sur a norte ha de darle la vuelta. Así que, desde el aeropuerto, que está al sur de la pequenia isla, hasta Il Swiequi, que es donde estaba nuestro airbnb, nos metimos en  plena Valetta la nuit, y aquí incluyo terminar (2 veces) en, valga la redundancia, la Terminal de ferry. Sin olvidar la zona industrial (flashbacks de una vez que, con Mini bebé nos perdimos a las 2 am en unos reservorios de agua al norte de Londinium), un hospital enmedio de la nada, y caminos rurales de aquellos de los que no quiero hablar hasta la aventura del martes, que tela.

Llegamos por fin a nuestro Airbnb que es un apartamento en la parte de abajo de una villa impresionante, con piscina y cama elástica (anota Mini nada más entrar) de esas circulares con protección alrededor. Hay un gran jardin con pinos, hamacas, y es todo muy acogedor. Los alquiladores son una irlandesa, su marido (no sabemos nacionalidad, tal vez americano, pero vivió en el barrio de al lado nuestro en Londinium en el pasado). Tienen dos ninios y hace un anio decidieron venirse aquí, donde trabajan desde la villa, en un chiringuito (compania) de marketing que regentan desde la terraza (Cris cris cristina, dirige la oficina tumbada en la piscina). Nos dan las indicaciones de la casa, nos han dejado comida en la nevera (viva) y nos anuncian que al día siguiente se van a Sicilia a una quedada familiar, así que estaremos solos hasta el martes.

Así que el domingo, reyes del castillo, para cuando hemos conseguido movilizarnos, ducharnos, etc, noss damos cuenta que lo primero que hay que hacer es ir a Greens, el supermercado que nuestra anfitriona ya nos había dicho que estaba "muy bien", pero que supera todas las expectativas. A ver, he estado en supermercados "muy bien" presentados ("qué lineales", frase de los Jekes cuando se refieren a los ingleses), en UK los mejores son Waitrose o M&S (no entremos en los Harrods Food Halls o Selfridges), en la península ahí tenemos al ECI, y en los EE.UU. los hay también impresionantes, Whole Foods por ejemplo, que también está ya en Londinium. Pero, sinceramente, no he visto nada tan espectacular como Greens... todo es exagerado, desde los carritos sicodélicos hasta la pescadería con acuario, la sección gominolas como de parque infantil, la cafetería-restaurante que tiene dentro.... en fin, todo.



En resumen: que salimos de casa al turisteo a horas intempestivas, (las 2 pm, no exagero) y nos encaminamos al noroeste, en concreto a la "Golden Bay", una playa muy recomendada, y otra a su lado algo menor. Pero al llegar hay fila para aparcar, un hombre que indica, y me bajo, miro, veo todas las sombrilllas y nanai.... nos vamos. El hombre que guía el aparcamiento me dice que entre semana estará más transitable. Domingueros.

Seguimos carretera hacia el norte y terminamos en otra bahía llamada Anchor Bay. En 1980, parece que Disney montó aquí todo el decorado para filmar "Popeye", protagonizada por Robin Williams. Yo nunca había oído hablar de esta peli, aunque fui fan de los dibujos y de las espinacas. Es un pueblecito exactamente como los de Disneyland, y lo han transformado en pequenio parque temático. Al fondo de la bahía, que hace una U muy cerrada, hay unos bloques de cemento en los que retozan algunos banistas. Se baja por un camino lateral y decidimos ir a baniarnos allí. Antes hacemos unas cuantas fotos por los acantilados (gran azul turquesa, de fondo se ve Gozo, la otra isla) y cuando llegamos a las plataformas de cemento para baniarnos nos damos cuenta de lo chulo que es. El azul que se ve desde arriba no es mentira, y puedes saltar directamente al agua, como si fuera una piscina donde cubre mucho,  y se puede hacer snorkling.



Comemos algo, nos secamos al sol, y de nuevo a la carretera rumbo al norte, atravesando el itsmo que une Malta con la peninsula de Marfa, que se llama Bahía de Mellieha: dicen que esta playa es la mayor de arena de toda la isla, pero eso significa sombrillas, hinchables, ninios gritando, gente. Llegamos a la Torre Roja, en un alto, desde la que hay grandes vistas, y de allí a la "Bahía Paraíso" que es un horror, con un hotel grande vampirizándola toda. Como buscamos la puesta de sol, escapamos de allí hacia la punta más oeste, Ras il-Qammieh. Hay cuatro gatos viendo al sol esconderse (según Mini "agacharse") e intentamos encontrar el punto justo entre hacer fotos y disfrutar de la vista (ideas sobre esto, en otros divagues-que alguien me recuerde si me olvido).




Ya es de noche y paramos a cenar a Mellieah, un pueblo bonito en lo alto, con una plaza con iglesia iluminada muy grandilocuente. Tras el paseo fotografiando balcones, intentamos encontrar el restaurante recomendado pero es un bar de viejos que a Mini le da mala espina. Acabamos en otro, al lado de la iglesia, donde en una sala interior juegan al bingo. La cena, sin más, aunque jamás vi tantas nueces en una ensalada, ni jamón serrano (leí mal, o bien esperaba virutas: eran lonchas, como de bocata que te pone tu madre). 

Llegamos al Airbnb agotados, con sabor a sal, y el pelo estropajo... esto ya empieza a sonar como vacaciones...

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. LUXI!!! LO sé... voy my retrasada... no me da para todo! Hoy pq hemos venido pronto ya q Mini quería jugar con la ninia q hay aquí q si no... Por cierto, me ha encantado el video del perro saltador... dentro de un par de dias pondré ese divague, es un sitio muy chulo llamado St Peter's pool donde nos baniamos, pero no solo no me atreví a tirarme, sino q no dejé q se tiraran el duo Peda + Mini... soy o no una madre típica? :)

    Sobre Greens... tu tono indica q vas de conia, y eso es pq no has visto los carritos de color vere lima transparente, nada de cornucopias, y tienen hasta sección disfraces!!!! O será pq viene jaloguín? Viene Mini y me ensenia un disfraz de monja... "mira mumy, de monja" y yo... "a ver",,, y es una monja fetiche!!!! con cilicio en plan dominatrix y tal! Todo esto, en Greens, un amable supermercado familiar!!!

    love

    di

    ResponderEliminar
  3. A ver. Organización.
    Lo primero es lo primero.
    Hay que arrojarse al azul turquesa, sí o sí.
    Protocolo internacional de aproximación al hecho zambullida .
    1 Empecemos por un saltito. Elegir roca plana a un metro de altura sobre el nivel de las aguas. Caer de pie tras comprobar que hay suficiente profundidad. Practicar dos o tres veces. Bien.
    2 Seguir con un salto. Se corresponde este estadio a una altura mayor de 1 metro y no mayor de 2. Recomendable caer de pie. No vamos a por nota.
    3 Bien, ya es momento de perder los miedos y las vergúenzas. Salto mayor de 2 metros.
    Da mal fario localizar previamente el centro asistencial más próximo.
    No, eso nunca.
    Centrar los esfuerzos en comprobar que no hay rocas en la trayectoria y en que la profundidad es adecuada.
    Tragar saliva tras hiperventilación previa.
    Saltar con suprema rotundidad.
    Con el aleteo de los brazos tendrás la mejor foto de las vacaciones y te será más sencillo caer de pie, a un tiempo.
    No, repito, no, visualizar un catastrófico encuentro de panza con las aguas turquesas.
    Buen, lo habéis conseguido.
    Subida de adrenalina y reconfortante sensación de haber superado un reto.
    ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DRIVER.. te he contestado en Malta 3... solo hace falta q me digas lo de los centros de auxilio... a estos dos no les dejé por eso... imagina q al hijo de un conocido le hizo acuaplanning o lo q sea los pies, y se cargó la espalda...

      Eliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que los divagantes continúen divagando.