6 de julio de 2010

El día que hice el ridículo con Maruja Torres

La semana pasada, un divague sobre otra cosa acabó, en uno de sus muchos tentáculos, subdivagando sobre lo apropiado o inapropiado de distintos "códigos del vestir". Me trasportó a una de esas situaciones ridículas de mi vida, con las que se podría escribir otro blog entero. Claro que la vestimenta en este caso sólo fue un factor más contribuyendo a Di haciendo el idiota delante de Maruja Torres. Y por si alguien tiene dudas, no, no fuí con el "Mainbocher corset" (en imagen, fotografiado por Horst en 1939 para Vogue) a una entrevista de trabajo, bautizo, o a conocer a mis suegros, pero es que la foto me encanta.

Como me encanta esta canción, "Tajabone£, que sigue al tren Madrid-Barcelona en "Todo sobre mi madre", mi favorita de Almodóvar, y enmarca una de las imagenes más bonitas que tengo de esta ciudad, donde ocurrió la aventura de hoy.





Maruja Torres es una de esas periodistas a las que me gusta leer. No sólo porque coincido generalmente con su predicamento, y a nadie le amarga un dulce, sino por su sentido del humor. Es una tía independiente que dice lo que piensa, y lo dice para mí con mucha gracia. En fín, que soy seguidora, aunque sin estertores ni lipotimias: no comos los fans de este blog que no nos dejan salir de casa.

Me ha ocurrido ya más de una vez el conocer a alguien personalmente mucho después de haberles conocido en la distancia. Internet ha hecho esto aún más posible. Cuando has estado en contacto con alguien por email, teléfono, o similar y has compartido más cosas que con alguna gente que ves todos los días, en fín, parece que te conoces. El día en que por fín te ves frente a frente es una situación, por llamarlo de alguna manera, peculiar. Yo lo he vivido así, por lo menos.

Como no me acuerdo de la mitad qe cosas que he escrito ya en este blog y menos en sus divagues subsiguientes, no sé si he contado esta anécdota del Pedalista, que ilustra perfectamente el sentido del humor inglés. Cuando el Peda trabajaba para una multinacional, pasó un tiempo hasta que conoció personalmente en una convención europea a la coordinadora destacada en la península, con la que había hablado y maileado hasta la saciedad. Cuando los presentó la jefa inglesa, ella dijo algo así mientras pestaneaba "Peda, estoy sorprendida, nunca te habría imaginado así". A lo que la jefa inglesa se apresuró a apostillar "Desde luego, Pedalista, tú siempre decepcionando".

Pero divago. Si ya es duro de por sí conocer a alguien en estas circunstancias, conocer a una figura (más o menos) pública a quien has admirado durante un tiempo es el horror. Mi víctima, como he dicho, fue Maruja Torres. El lugar del crimen, Barcelona.


Mi amigo B. es una de las personas más interesantes que conozco. De la quinta de Maruja probablemente, lo conocimos enmedio de la nada boliviana. Viajábamos en un autobús destartalado lleno de lugarenios, un par de canadienses, B. (llamado por los bolivianos "el extranjero") y nosotros, los Pedalistas. De este autobús siempre recordaremos sus paradas en el desierto: una persona se bajaba, en lo que parecían millas y millas de desolación, ni un árbol, y se ponía a andar, con su atado, y supongo brújula. A no ser que hubiera una cueva bajo tierra, no sé adónde iban.

Para el resto de mortales que aún parábamos en "nudos de comunicaciones", hubo un alto en el camino en una especie de apeadero-restaurante (llamar a esto "nudo de comunicación" es directamente erróneo). En la fila comenzamos a hablar con B., colombiano y que, miren que casualidad, había estudiado periodismo en misma facultad de la Vetusta del Pedalista. Como dice Sábato: las casualidades no existen, y tal vez aquello determinó que viajásemos con B. durante un tiempo. Luego él vino a Londres, y nosotros a Bogotá, y Barichara, pero eso es otra historia. La que nos ocupa hoy es la historia de B. visitando Barcelona por un congreso de ONGs periodísticas que, más casualidades, podré contar en primera persona pues me hallaba yo por entonces vagando por la península, en concreto la City Condal para visitar a mi hermanita Fashion, y de paso ver a B.

B. había dicho que hablaría con un organizador para que otro día entrase a las charlas del congreso, en una de cuyas mesas redondas participaba él. El primer día quedamos a desayunar en una de esas preciosas mañanas de primavera barcelonesas, y por alguna razón que aún no logro descifrar (no tenía nada limpio?) se me ocurrió aparecer con una camiseta de la Fashion que tiene una margarita gigante a todo trapo en la zona frontal. Y entonces B., improvisador donde los haya, dice: "te vienes conmigo a una comida de la asociación de la prensa en nosedónde". "Qué? No, hoy me iba yo a hacer fotos por el barrio gótico. Mírame qué pintas". "No, no, da igual, ya verás, habrá gente interesante".

Como se puede apreciar, qué difícil es persuadirme. No tenía yo blog por aquel entonces, pero debe ser que siempre me ha gustado meterme en ese tipo de chandríos (en mi cabeza "experiencias"), aunque no las pudiera contar. Total que al rato ahí estaba Di, sentada en una mesa enorme llena de periodistas de altura (el representante del periódico X, Y, Z, agencia tal y cual), al lado de B., con mi camiseta de la floripondia y los piratas vaqueros. En un momento vi la situación desde fuera, como si fuéramos todos actores en una peli de culto francesa, una imágen fija sacada de "El último año en Marienbad" (Alain Renais, 1965), y una idea me asaltó por la espalda. Periodistas cincuentones, B., colombiano interesante y, quién es la chica, 30 años menor sentada a su lado, con esa ridícula camiseta?

Hoy en día ya nadie piensa bien (una sobrina díscola) o incluso la verdad ("érase una vez la estepa boliviana...."), así que el sabio lector deducirá sin dificultad qué papel a buen seguro me tocó en aquella comida, papel que encima remataba al intentar disimular. Pero el sadismo sin fín de B., a la salida, continúa: ahora vamos a una charla, y te presento a Maruja.

"De perdidos al río" o "haced conmigo lo que queráis" describen mínimamente la fuerza de mi volición en aquellos momentos, así que claro, allí nos fuimos, una charla muy interesante, con un debate aún más (una ONG colombiana que trata temas de libertad periodística) y al final, llega el momento.

- B: Maruja, querida, quiero presentarte a una amiga...
-Maruja: Ohhhhhhhhh, sííí, claroooo
-B: .. que trabaja en Londres... Di, Maruja
-Di: Encantada (la margarita en mi camiseta flashea, toma vida propia)
-M: Lo mismo Di (saluda a uno, saluda a otra que pasan), así que vives en Londres?
-Di (ataque de idiotez): Sí... ehem, sí desde hace tantos años
-M: Ahhh, síííí, Pepe (más saludos), claroooo,
-Di (le digo q la admiro? qué idiotez, si no le he leído ninguna novela, sólo artículos de opinión)
-M: .... por supuesssssssto (más gente)... dónde vamos a cenar entonces??? quién viene?
-Di (tierra trágame)
Maruja mira a B., me mira a mí.
-Di (Maruja piensa "qué hace B., un hombre de mundo, con esta boba del margarito?)
-B (dice algo inteligente, que no recuerdo, soy un ser sin córtex)
-M: Qué, os venís a cenar?

Gracias a los dioses, B. dio por terminada su fase flagelatoria y, tras excusarse como el gentleman que es, le pareció mejor idea venirse conmigo y dos amigos a celebrar mi cumpleaños (que no mi tontería vital) comiendo pan tumaca y demas productos de la huerta.

align="justify">Maruja, qué pena no haberte encontrado en la tercera tasca donde la floripondia ya me importaba más bien poco y donde tal vez fui un poco más Di.

38 comentarios:

  1. Como ya vamos sabiendo de qué pie cojeamos me imagino que incluirás a Maruja en la peña de las almudenas.
    Pero entre todas las de ese perfil fijate tú, que a Maruja Torres igual hasta la indultaba por ese toque de independencia...
    Que buena anécdota la tuya para contar el dia que conocí a Daniel Ortega, que pasó algo parecido. Igual me lanzó esta noche.
    ecdc madrugando.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. No sé como irías, a parte de la flor, tampoco es M Torres el colmo de la elegancia. Lo de conocer a alguien famoso... espero que algún día cuente Anniehall cuando conoció al de Ana y los 7... Y lo de quedarse sin saber qué decir, supongo que es algo normal. Yo también he conocido a gente a través de internet y luego es bastante forzado el cara a cara.

    ResponderEliminar
  4. Pero si hice antes un comentario y no aparece!! Qué le has hecho al blog?

    ResponderEliminar
  5. Maruja Torres me cae como una patada en los mismisimos...pero he de reconocer que en el 92 escribio una novelilla llamada "ceguera de amor" que es de troncharse

    ResponderEliminar
  6. Que no cunda el pánico... los niños y las mujeres que estén buenas primero...
    Es un colapso general para demostrarlo pongo enlace a mi blog donde de manera inaudita solo hay dos comentarios ante la belleza de lo que escribo que debería de agolpar a cientos de ellos.

    P.D-. qué manera más ladillera de conseguir visiitas!!!

    ResponderEliminar
  7. Txelos, Ninio y Viveiro, muchas graccias po comentar en este dia de divages invisibles.

    Curioso q seais sólo tres tíos (o eso creo) los q divagais hoy, y precisamente sea sobre Maruja (y no la foto de Horst-Viveiro, ahí me has sorprendido, o la canción, bueno, ninio habla de conocer a alguien famoso). Y curioso q ls tres tengáis vuestras precauciones, por un lado u otro.

    Just saying.

    ResponderEliminar
  8. A mí me gusta Maruja, con reparos. Es muy ingeniosa pero también pelín intransigente. Aunque hace bastante que no la leo antes seguía puntualmente su columna en el país ¿los viernes o los viernes era millás (al que también seguía)? Y me encantaban sus crónicas veraniegas en ¿Marbella? ¿Mallorca? Creo que la Rigalt lo intenta pero no llega.

    Sobre conocer famosos yo fui incapaz de decir nada coherente, no ya brillante, más allá de balbucir gracias cuando 'conocí' a Martín Gaite. Aunque mi historia es mucho menos interesante, la conocí después de esperar la cola correspondiente en la caseta que tocaba de la feria del libro de Madrid.

    ResponderEliminar
  9. A mí me gusta Maruja, con reparos. Es muy ingeniosa pero también pelín intransigente. Aunque hace bastante que no la leo antes seguía puntualmente su columna en el país ¿los viernes o los viernes era millás (al que también seguía)? Y me encantaban sus crónicas veraniegas en ¿Marbella? ¿Mallorca? Creo que la Rigalt lo intenta pero no llega.

    Sobre conocer famosos yo fui incapaz de decir nada coherente, no ya brillante, más allá de balbucir gracias cuando 'conocí' a Martín Gaite. Aunque mi historia es mucho menos interesante, la conocí después de esperar la cola correspondiente en la caseta que tocaba de la feria del libro de Madrid.

    ResponderEliminar
  10. Anijol, igual tienes razon. Lo q pasa es q cada vez me aburren mas todos los politicamente corectos q hay por ahi. Sinceramente, casi ninguno aporta nada. Prefiero un poco de provocacion y cania. Luego te quedas con lo q quieras, pero si por lo menos te hacen pensar, merece la pena. Y no te enganies, a veces la gente q FORMALMENTE adopta ciertas posturas q parecen muy radicales, luego a la hora de actuar demuestran ser mas blandos q todos los q se les llena la boca de lugares comunes.

    Bueno, y me tienes verde de envidia insana con lo de Martin Gaite, me gusta tanto. Aunque dado mi expediente, me veo tambien balbuceando una tontada...

    ResponderEliminar
  11. La canción, cojonuda, y Maruja también, así que apúntame en la lista de los tíos que no le ponen reparos, (creo que hay bastante sitio en esa lista, ¿no?)

    ResponderEliminar
  12. Pues fue terrible. Allí llegué yo henchida de admiración y la buena señora me recibió con una sonrisa calidísima. Y no fui capaz más que de balbucir 'muchas gracias'. Me quedé plantada incapaz de decir nada pensando en el millón de cosas que me gustaría decirle sobre sus maravillosas historias, su deliciosa manera de escribir, la curiosidad que tenía sobre su vida personal que se me antojaba interesantísima... Pero nada de nada. Allí la dejé sonriéndome.

    Estoy contigo, sí, mejor que den caña. Fuera blanditos que no se mojan. Será que ahora me irrita más porque me he alejado de sus posturas. Pero le reconozco el mérito, justo este fin de semana me 'reencontré' con Maruja en el Pais Semanal. Y estuvo bien.

    ResponderEliminar
  13. Basaja, esa canción me hipnotiza, creo que es la armónica... He buscado por toda la www la imagen de Barna q aparece con esta cancion en la peli para colgarla y no la he conseguido encontrar. Merece la pena ver la peli, aunque sólo sea por esta secuencia.

    ResponderEliminar
  14. Ani, es q al final es raro pq tu sabes "tanto" de ellos (a ver, no es q sepas de su vida personal, pero todos escribimos desde nuestra biografia, la vivida o la soniada) y ellos no saben nada de ti, eres un completo extranio. Es una situacion injusta e imposible.

    Llevaba boina? Me encanta esa foto de la cubierta de alguno de sus libros.

    ResponderEliminar
  15. ¿Te puedes creer que no lo recuerdo? Recuerdo la calidez de su sonrisa pero no me preguntes por la ropa o si llevaba boina. Sé qué foto dices y también me encanta.

    Y sí, para ti ellos son como de casa pero tú eres otro extraño más. Yo alguna vez que me he cruzado con algún famoso o así me dan ganas de saludarle porque para mí es tan familiar como un vecino y el saludo casi me sale solo.

    ResponderEliminar
  16. Joder, ni me había dado cuenta de la canción. Es una preciosidad.¿La peli? Yo soy más del primer almodovar: el de que he hecho yo, mujeres, atame pepi y esas.
    Estoy dudando si provocar la ira del personal o no? va sí...
    Es que los tios somos muy malos y a maruja la vemos tan feica que en el fondo yo creo que renunciamos a hacer sangre.
    Hala ya lo he dicho caigan sobre mi rayos y centellas!!!

    ResponderEliminar
  17. Uno no tiene nunca idea de quien es el ser humano que acaba de conocer. Mi mandamiento número uno es: No asumas nunca nada de nadie. A fuerza de descoloques lo tengo medio aprendido.

    Una anécdota que me impactó (oído cuando veía televisión):
    Entrevista a una monja de clausura: Vd. rezará mucho...
    Monja: Yo me pongo en presencia de Dios por la mañana y ya está.

    Las palabras cómo terreno común sirven poco, su significado es propio, y si piensas que ya sabes dejas de ver.

    ResponderEliminar
  18. Joder Konsueloren, cómo te gusta arrastar por el suelo el pabellón masculino... El otro día se habló aquí de Marías y a nadie se le ocurrió decir que era "feico"... ¿Tengo que creer que tú le ves un punto?

    ResponderEliminar
  19. Ani, me acabas de rcordar una vez q me encontre con tonino en mexico... Le salude asi, como tu dices, casi sin darme cuenta.. Y lo q me contesto... Un dia lo divago.

    ResponderEliminar
  20. A ver si hoy chuta esto.

    A mi Maruja..pssss..leo sus columnas y unas veces me mola y otras tengo que dejarlo a la mitad porque noto como me hostilizo. Creo que ultimamente está en modo " soy guay y sé más que nadie" y aunque estoy en contra de la falsa modestia a veces creo que se pasa.

    Sobre conocer famosos..no puedo decir nada. La confidencialidad no me lo permite. Pero ya conté aquí que me fui a conocer a la mujer de Pual Auster, Siri Hustvedt..y sí se pasan nervios y se siente uno muy ridículo..aunque no llevara margaritas.

    ResponderEliminar
  21. Txelos, a mi tb me gusta mas el primer almodovar, irreverente, travieso. Hace poco vi pepi y alucinaba con ella... "Erecciones generales", la sadica q encontro su masoca... La cancion de principio del "rocky horror picture show" tb me encanta... Cualquier dia la cuelgo.

    La de ayer es de "todo sobre mi madre", q es la q mas me gusta aunque siga siendo almodovar, con sus melodramones. Hace continuas refs a "un tranvia" y "all about eve". Si eres madre, te toca aun mas (yo la he visto antes y despues).

    Y no me hagas reir con tus trapitos... Si crees q voy a entrar es q... Me parto..

    ResponderEliminar
  22. No he dicho nada sobre la foto porque SABIA que estabas esperando que lo dijera...

    ResponderEliminar
  23. Tienes razon corageous, a menudo nos creamos un personaje q poco tiene q ver con quien somos. Pero mira q a mi interesa este personaje q nos montamos tambien, pq igualmente dice mucho de nosotros. La frase q repito a tenor de esto es de delgado: " la piel de cordero con la q cubrimos el lobo q somos"

    ResponderEliminar
  24. Basaja, no me digas q a ti no te asustan las mujeres asertivas? Las de rompe y rasga q ademas estan buenas... Buuuu esas si q dan miedo!

    ResponderEliminar
  25. Molinos, volviendo al "personaje" q nos creamos, en lineas generales esta el personaje "pobrecito de mi" y el "soy guay" en distintos puntos del espectro. Estoy de acuerdo q ella esta tal vez en el punto tope guay del espectro guay. Los ingleses son muy buenos en "autoflagelarse" de una manera q en el fondo es otra version (inteligente) del "soy guay".

    ResponderEliminar
  26. Basaja, yo ya salí en este blog del armario reconociendo mi atracción por guillermo de goamespuma y michel. El marías me resulta un poco "manospajillas".

    Mo, "soy guay y conozco a más gente que nadie pero mi profesionalidad me impide hablar..."te ha quedado un poco "osea osea" aunque sea verdad ¿no?

    Dra Di ¿divagamos sobre "Games people play" de Berne? me ha venido con tu comentario a mi mente randomizada.

    Mi indultada maruja se pone así de boba cuando frecuenta el club de las almudenas, cuando habla de sus viajes a mi me gusta.

    ResponderEliminar
  27. Por alusiones, Txelos: empeizo a preocuparme. He hablado de "Games people play" en el blog? Gracias q Diva puso el buscador, pero no aparece. Aparecen los subdivagues en el buscador? Me gusta ese libro, es muy divertido. Es q me encanta jugar.

    Sin alusiones, pero es q no lo puedo dejar pasar: MICHEL. Buenisimo. Eres un crack, me descubro (no se tome literal, Viveiro).

    Ah, y me gusta "Mo", no se si a ella le gustara. Ya sabes q me vetaron llamarte "con", pero spr he tenido una debilidad por llamar a los amigos/familiares/pets con monosilabos... por eso me llamo Di.

    ResponderEliminar
  28. " la piel de cordero con la q cubrimos el lobo q somos"
    Tener hambre no te convierte en lobo. Uno tiene hambre pero en el hambre manda uno. Uno come lo que quiere.

    Piel de cordero... no, yo no voy de inocente o de no tener necesidades...

    La frase me parece un intento de justificación de un lobo.

    ResponderEliminar
  29. Mejor dicho, la frase me parece o bien de alguien que ve sus necesidades como amenaza, su hambre como agresión, o bien de alguien que falla en su conexión con otros y es simplemente un depredador.

    Tiene un fondo de todos somos lo mismo independientemente de lo que hagamos que me parece, por lo que te he leído, que no lo mantienes.

    ResponderEliminar
  30. Me he preguntado porque puse yo la referencia a Berne, en que punto aleatorio de mi lectura llegué allí? me he leido los coments y lo he encontrado: es en una contestacion tuya a mo-linos en este post:
    "Molinos, volviendo al "personaje" q nos creamos, en lineas generales esta el personaje "pobrecito de mi" y el "soy guay" en distintos puntos del espectro"
    Y me llevo mis pensamientos a los juegos de berne.Hubo una temporada que me enganché perdidamente a ese libro!!!!

    ResponderEliminar
  31. Corageous, sobre "la piel de cordero q cubre el lobo q somos", podria haber escrito tb "la piel de lobo q cubre el cordero q somos". Es una idea que habla de lo que mostramos versus lo que de verdad nos palpita por dentro.

    ResponderEliminar
  32. Txelos, te preguntaba lo del libro de Berne pq creía q lo había citado en algún divague. Cualquier dia no me acueerdo ni de si le dedique uno entero...

    Me alegro q lo hayas leido, asi podemos hablar en codigo y decir: "estan jugando al mira lo q me has hecho hacer", o al "si... pero...". A mi me gusta mucho (no se si es de Berne) el de "ya hago yo el cabreo por ti".

    ResponderEliminar
  33. Menuda Diva, digo diva, la Maruja. Una noche, hace mil años- Viriato estaba aún enfrascado en sus combates, no digo más- estaba el menda en Madris y escuché una entrevista a Maruja en radio El País, que entonces existía (fue mala pero breve).

    Quien la entrevistaba, una chica joven seguro que acaba de empezar, sufrió el síndrome de Di- súbita parálisis cerebral ante celebrity- pero sin que a aquella aún le hubiese sonreído el éxito (vamos, que podía salir de su maison sin problemas).

    La tía se bloqueó del todo y empezó a repetir preguntas bobaliconas de admiración. Bloqueo total. Pensé si habría tomado grifa, que puede dar un grado de atrofia mental llamativo. La destrozó, la llamó tonta en directo, fue cruel.

    Poco después M. vino a mi casa. Necesitaba ayuda. Sí, en este blog se me insulta, se me desprecia o se me humilla(what?), pero la gran M vino un día a mi casa porque necesitaba ayuda. Yo ya la tenía conocida y vista, los claroscuros de todo quisque. Buena escritora, aunque de estilo over the top. Divertida. Excesivamente retórica. Excesivamente genial.

    Mi mujer también quería conocerla, así que la recibimos en la salita de estar. Estábamos de alquiler compartido. Nosotros somos casi pobres, sabe usted. Y tengo esa satisfacción intelectual y sensorial perenne de haber atendido y resuelto los problemas técnico-políticos- existenciales de la gran madama M mientras mi hembra planchaba en nuestro derredor. Si soy más avispado me pongo la camiseta Ocean de tirantes y le saco unas tetitas y tripa en el sofá, pero era yo demasiado joven pa ver entonces la jugada completa y perfecta.

    ResponderEliminar
  34. Querido Just another spy,

    Pero cuánto me ha gustado tu subdivague, y que poco te prodigas por este blós.

    En primer lugar, mal de muchas... pobre periodista principianta, la entiendo perfectamente. Ahora viene cuando me pongo una medallita con q no fue mi culpa, es q Maruja intimida (no sólo a los hombres). Pero no entiendo lo de la crueldad, que innecesaria: yo con todas estas chicas jóvenes que empiezan soy tan amable... ni siquiera nuestra Diva es cruel cruel (sólo Pérfida, pero ya estamos acostumbrados).

    No me gustaría verme con Maruja en un duelo dialéctico, no soy masoquista. Más bien me gustaría veros a tí y a tu mujer, gente probe pero de mundo, por un agujerito aquel día en tu salita del té: esposa planchando y Maruja echándose el foular para atrás a la vez que dice "I'm Norma Desmond. I'm big. It's the pictures that got small" (a lá Gloria Swanson en Sunset Boulevard). Tú con tu biblioteca de fondo, asesorando. Impagable.

    Me encanta lo de en este blog "se me insulta, desprecia y humilla"... mira q eres coqueto.

    Escríbenos más, alaaa...

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.