29 de julio de 2010

No city for young children

Hay mucha gente que opina que las ciudades grandes como Londinium no son "lugar para que crezcan los niños". Alguna gente comienza aquí su carrera profesional, y cuando llegan los niños se van al campo que es "donde deben crecer los hijos".

Este fin de semana pasado fue para nosotros un típico finde londinense: el viernes tuvimos amigos en casa a cenar que hicieron primero las delicias de Mini y, cuando ésta se fue a dormir, las nuestras con su receta de Agua de Valencia. El sábado era el "Barbican Weekend", que ocurre todos los veranos y al que fuimos con nuestros amigos los padres de A (y ahora la pequeña A), que nació un día antes que Mini. El Barbican es un centro de las artes y la cultura: hay cine, exposiciones, teatro, música. En el finde de puertas abiertas, hay todo eso y más. Por ejemplo, Mini y A. lo pasaron en grande cuando visitamos el laberinto de setos donde te encontrabas a grupos de actores en muchos de sus vericuetos representando distintos papeles (la bruja, la familia extraña, la taza de té de seto, la pitonisa) y que involucraban a los que nos aventurábamos allí. ¿Y qué mejor que perderse en un laberinto? Mini, en su linea, logró despistarnos unos segundos, pero los momentos de libertad le duraron más bien poco, pues la encontró la madre de A. Con su amigo miraban todo lo que pasaba, supongo que preguntándose porqué esa gente daba esos gritos. A la salida, nos sentamos en el suelo a escuchar el concierto de "Rupa & the April Fishes", una banda de San Francisco que hacía esta música ("global agit-pop", según Time Out). Escuchad esto...











No fue sorpresa que Mini, que venía de perderse a lo grande, se perdiera en esta música. Nunca olvidaré sus ojos como platos mirándolo todo, escuchando. Todos nos perdimos en lo que parecían las calles de París, Buenos Aires, San Francisco, o Nueva Orleans por un rato.

El domingo por la mañana había sesión infantil en los Curzon Renoir, los cines más decentes y gafapasta de Londinium, al lado de Russell Square (British Museum para los amantes de esta ciudad en City Breaks). Proyectaban "The Princess and the Frog", última animación de Disney, políticamente correcta según las críticas porque "por fin se cubría el vacío de princesa de minoría étnica que les faltaba". Hasta ahora había, por supuesto, princesas blancas y sonrosadas, luego hubo árabes, Native Indian, y ahora la afroamericana. Y además, en Nueva Orleans.

Nos metemos en la sala y tomamos posiciones como siempre: por delante, centraditas. Mini tiene un asiento para alzarla y se queda quieta, alucinada. Le explicamos que está en el cine, que es todo muy emocionante (por lo menos para su madre) porque es su primera vez en una sala como espectadora (madre guardará las entradas). Como espectadora, porque Mini había estado muchas veces en salas de cine cuando era un bebé y yo estaba de baja maternal. Hay sesiones de "Watch with baby" por toda la ciudad, y en ellas se proyectan pelis de estreno, mientras el bebé se duerme plácidamente en tu regazo. Ah, qué mayor felicidad: cine abrazando a mi hija (ahora ya no se deja, evidentemente).

Apagan las luces. Mini abre aún más sus pupilas y comienza la película. Al principio, ni parpadea. Le doy la mano, le pregunto qué tal. ¿Te gusta? Sí, dice. Me sumerjo en la peli, y la verdad es que empieza bien: la música es buena y realmente te transporta a Nueva Orleans. Nos presentan a Tiana, niña de familia modesta y a su contrapunto, una rubia rica, que sólo piensa en jugar a las princesas. Tiana, por el contrario "nunca besará a una rana" y piensa en trabajar duro para poder montar un restaurante el día de mañana, sueño compartido con su padre.

Recuerdo cuando se empezó a usar el concepto de lo "políticamente correcto" (aunque ya existía antes). Hubo una época en la que lo "políticamente incorrecto" era lo deseable. Gustaba ese pelín de transgresión, esa espontaneidad, esa rebeldía. La gente predecible aburre, y lo PC es terriblemente predecible. Claro que, tras algunas sobredosis de blog-hopping, caí en ciertos lares donde me he dado cuenta de que "políticamente incorrecto" es un sintagma del que se ha apropiado cierto grupo de gente con ideas non-gratas. Gente que, bajo ese paraguas hace comentarios abiertamente racistas, machistas y otro par más de -istas. Aterrizo de nuevo en Disney y su correción política con esto de las princesas, y de repente....

De repente estamos en otra escena en la que Tiana, ya mayor, se encuentra con el príncipe-rana, que evidentemente le pide ese beso para deshacer el hechizo. Tiana, que trabaja día y noche para ahorrar para su restaurante, dice que ni hablar, qué asco, ella nunca besaría a una rana, por muy príncipe que fuera. Ella lo que quiere es cumplir el sueño de su padre. A lo que la rana le dice: "pero tengo mucho dinero, que podría darte si deshaces el hechizo". Y entonces, haciendo de tripas corazón, Tiana reconsidera su posición, y besa a la rana.

¿Qué? Me quedo como si una rana me hubiera besado a mi. ¿Es esto parte del mensaje PC que quiere dar la Disney? No estás dispuesta bajo ningún concepto a hacer algo, ¿y por dinero lo reconsideras? ¿Besas a alguien que te promete pasta?

No me da tiempo a pensar mucho en esto, porque entonces Tiana se transforma también en rana (¿es ese tal vez el mensaje de la Disney? ¿si besas por dinero te irá mal?) y dejamos las calles de New Orleans y su música de jazz para pasar a una parte de la peli en la que dos ranas pasean por un pantano marronáceo, con un cocodrilo. Y lo que tenía que pasar, pasa: Mini nos mira y dice "calle, calle". La intentamos persuadir un rato (mira, ¡mira la ranita!), pero menuda es ella, incluso hace como que llora (sin lágrimas) la tía. Así que cogemos los bártulos y nos vamos, perdiéndonos las actividades de después, que incluyen, cómo no, pintar máscaras de rana.

Vamos a comer a un restaurante "multicultural", muy PC. Mini prueba comidas del mundo, aunque tristemente para sus padres expresa una clara preferencia por las "wedges" (una variedad de patatas fritas, ricas hay que decir). Por fin, se duerme en su carrito, y los padres pueden ir a la Wellcome Collection, que está al lado, a ver una exposición. Este museo "explora la conexión entre la medicina, el arte y la vida a traves del tiempo". Visitamos una exposición poco PC sobre la piel, el mayor órgano humano bla bla bla. Demasiado explícita a veces, el Pedalista se marea. En su café hay un pastel de moka que bien merece la visita con su té, y allí vuelven a nuestra conversación las ranas, y los sapos, su papel en la literatura y el arte, su asociación (¿desde Freud?) con temas sexuales por su viscosidad, humedad, color... el final de La Regenta: qué maravillosa manera de cerrar una novela. Clarín, otro de los que me quitó las ganas de escribir...

En fin, Londinium, la campiña... decisiones, decisiones.

25 comentarios:

  1. No sé por qué dices que se te quitaron las ganas de escribir. Qué es lo que es esto? :-) Y no he leído críticas de cine mejores que las tuyas.
    Leí una vez a Umbral que decía que el escritor debía encontrar su tema. Quizás sea eso.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí Tiana me gustó mucho.

    Ah! y soy poco campestre. ¿Irte de Londres? ¿are you crazy?

    Por cierto, ¿le pasa algo a Diva o sólo vacaciones?

    ResponderEliminar
  3. A mí también me gustó Tiana. Este fin de semana hemos ido a ver Toy Story 3 y a C. le dio luego miedo por la noche.

    Esta última vez que estuve en Londres pasé por la Welcome collection y me dieron ganas de entrar a verla, pero iba con la maleta y lo dejé. Mal hecho, supongo.

    Cerca de ahí, en la British Library había una exposición de mapas antiguos que a mí me gustó muchísimo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Annie,

    No me pasa nada. Muuucho curro y estoy todas las tardes con los pollitos, viajes de trabajo, reuniones y llego a casa tarde y sin poder "de escribí". A ver si ahora que cojo vacas me centro un poco...

    Besis

    Anyway, Anmniehall, estáis en buenas manos..

    ResponderEliminar
  5. Hola,

    No he visto Tiana y el Sapo que es como se llama en estos lugares, así que no puedo comentar. De todos modos, coincido con Courageous, en que tus críticas de cine son muy buenas.

    En cuanto a lo que comentas de la princesa afroamericana, al parecer la peli salió al mercado poco después de que el gran (¿?) Obama ganara las elecciones, así que no fue casualidad.

    Campo o ciudad. Las dos cosas están bien . Sin embargo a mi el campo me gusta porque en él los pollitos son libres, van donde quieren, montan en bici y si se ensucian, toda la mugre, es mugre sana... Además cada vez desde el campo se pueden acceder a cosas que antes eran sólo privilegio de ciudad.

    Ay... lo que no haremos por nuestros polluelos...

    ResponderEliminar
  6. El gato Teodoro Adorno29 de julio de 2010, 11:28

    De hecho, Di, bastaría quizá con que cambiaras un poco el tono, de lo personal a lo general, del divague familiar al discursivo, como haces en las réplicas, para que se disimulara un poco la modestia (lejos de nosotros, Señor [aquí uno de tus nombres fetiche, Cortázar, Clarín, Zézpir...], la funesta manía de escribir...) y emergiera el nervio y la "buena mala leche" tuya... Bueno, es lo que me parece como gato y como lector vuestro.

    Ah, ya me confirmarás lo del premio que pensabas...

    ResponderEliminar
  7. Por supuesto que lo estamos Diva, sólo era cierta inquietud sobre tu paradero.

    Londres me gustó tanto recientemente que no concibo abandonarlo.

    ResponderEliminar
  8. Ah! me alegro de que estés bien Diva.

    ResponderEliminar
  9. Corageous, me refiero a escribir literatura. Esto es escribir un diario, ideas sueltas, enlazar a cosas q me gustan, pero no es escribir literatura. A eso me refiero.

    Sobre lo q decía Umbral, no sé, a mí me parece q tal vez sea cuestión de encontrar una voz propia. He hablado con gente q escribe de este tema y me daría para un diavgue. Para mí el problema consiste en que nunca sé lo q voy a escribir cuando me siento al teclado, es todo muy impulsivo, y cuando estoy aquí, es una cuesta abajo y sin frenos, sin orden ni concierto, como se puede apreciar muchas veces. Una novela q requiera una organización, un plan se me ha hecho dificil pq cuando estaba enmedio de eso me daba cuenta q la historia era una más, q para qué... No sé si me explico. En fin, q tengo una semana metaliteraria.

    ResponderEliminar
  10. Ani y Ninio,

    Diva está muy bien, como os ha contado, preparándose para las vacaciones. Ella sabe q el día q quiera me quita mi "scheduled" y ya tá.

    La peli, como digo, al principio me gustó, fue una vuelta al antiguo Disney sin ordenador, y la música genial. No ví el final. Pero qué os parece el trozo q comento de Tiana besando a rana? O tal vez yo debería alguna vez dejar de trabajar? :)

    ResponderEliminar
  11. Diva, estas pelis cuestan un tiempo de preparar... si salió a la vez q Obama, está la cronología bien? Ah, y Sapo, claro, no rana. El tío Sigmund tendría tannnnto q decir..

    Ani, no estoy pensando en dejar Londinium, era un recurso para empezar y cerrar el texto... Creo q transpira en el blog mi pasión por esta ciudad.

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado el grupete musical ese de agit prop. Me recuerdan a una mezcla entre Gotan proyect, los Calimexico o Mexicali (según y en que lado de la frontera te encuentres), y otros que creo recordar eran Vaya Con Dios, grupo de origen belga.

    K, ... agitprop???? Agitando¡¡¡

    ResponderEliminar
  13. Dear Gato Teodoro A.,

    Quizás has tenido mala suerte y me has pillado en una semana en la q he estado pensando en este tema obsesivamente (hay otra manera?) Sabes por qué? El otro día vi "Great Expectations", la de david Lean, y al terminar me fui directa al libro. La historia toda no sólo está maravillosamente escrita, y no sólo te da q pensar (tema clase social, Pip y su nuevo esnobismo, Estella siendo educada para romper corazones y no amar.. etc), sino q además, pasan cosas, todas interesantes, y todas por algo, y todas acaban siendo importantes para el final. La admiración q eso produce en mi es tal q el tema está como un mar de fondo cuyas olas se me escapan en diversos contextos, algunas veces machaconamente.

    Hay días q la entrada me sale demasiado personal, como anotas. Escribo siempre lo que me sale ese día: es terrible, pero sin pensar en el lector, ya lo he dicho otras veces. Si me apetece hablar de la bella durmiente el diván, aunque no le interese a nadie, lo hago, pq antes ya lo hacía sin colgarlo en ningún sitio. Pero me gusta mucho que me comentes estas cosas (como bien dicen, cada masoquista encuentra finalmente su sádico :)) al igual q otros por ahí... pero cómo os va la marcha!

    Sobre el premio, está claro: cual será la mayor fantasía del bloguero, q está continuamente haciendo un striptease (más o menos integral)ante un grupo de gente que, con suerte, tiene un seudónimo un poco revelador? Como decía Aníbal: QUID-PRO-QUO, Clarise.

    Over to you, queremos saber, y somos todo oídos.

    ResponderEliminar
  14. Y a nadie le ha gustado la música? Txelos, entra!!!

    ResponderEliminar
  15. Ah, K, no había visto tu comentario a la música. A mí tb me gustaron, tienen mas cosas en goear, pones el nombre del grupo y te sale. Tocaron muybien y eran graciosos. Luego había dos tíos disfrazados de los 50s con pelos y gafas de sol con pnatalones ajustados q eran la pera (no eran del grupo).

    ResponderEliminar
  16. Querida Di,

    A mi esos ronroneos al estilo Carla Bruni no me gustan nada. Quelosepas!

    ResponderEliminar
  17. I ´m back.

    POr partes, Londres no es ciudad para niños? todo depende de como te lo tomes, como Madrid o cualquier otra gran ciudad. ¿ Campo o ciudad? Yo si pudiera viviría en el campo..jamás viviría en la Ciudad Imperial..pero bueno supongo que con Los MOlinos tengo mitad y mitad.

    Tiana y el sapo empieza bien y luego decae...no te perdiste nada. Sobre lo politicamente correcto a mi me parece tan falso, tan hipócrita y tan de puertas "afuera" que me pongo mala.

    Y por último..crei que ibas a comentar esa maravillosa obra de McCarthy..me he llevado un pelín de desilusión....

    Diva...yo también me preguntaba que era de ti...¿ mucho trabajo a finales de julio? que putada...ánimo.

    ResponderEliminar
  18. Esto en un tango ¿no?

    Txelos, entra!!! como diría... ¿como se llama esa actriz? mmmm no me acuerdo.
    Con...con la luz naranja de la reserva y emulando a K3puntos.

    ResponderEliminar
  19. Di, no había pensado en lo que comentabas sobre el beso y la promesa de pasta hasta que lo he leído. Supongo que será porque el desarrollo posterior lo 'arrega'.

    Yo me sentí un bicho raro toda la adolescencia porque no me gustaba pretty woman y su mensaje 'hazte puta que mola un huevo y lo mismo te retira un multimillonario'. Por eso y por otras cosas lo de bicho raro.

    Lo siento, no he oído la música.

    ResponderEliminar
  20. El gato Teodoro Adorno30 de julio de 2010, 13:10

    Haremos, pues, un pequeño ejercicio de desnudez deliberada. Y será otra vez en forma de poesía. Puede resultar una entretenida danza de Salomé, este ir dejando prendas caídas en el blog. No digo que con ello haya pagado completamente la deuda, pero al menos nos vamos entreteniendo... ¡Que os guste!


    Te besaré el silencio
    agazapado en la humedad callada de tu boca
    transparente y jugoso
    como las manos que la nueva luz demora
    por tu cuerpo desnudo.

    Traeré a este lado
    la herida del instante, la hemorragia
    dulce que bebes emergiendo
    de los reflejos tibios del ensueño.

    Qué quieres que te diga,
    o qué otra cosa
    puedo yo hacer por ti.
    Te despierto besándote
    para vengar ahora
    los ojos bruscos de la muerte.

    Para amarte otra vez
    y luego otra.
    Cuantas veces podamos
    proscribir en la boca
    mojándola de sexo
    la muda eternidad de la serpiente.

    ResponderEliminar
  21. Diva, ronrooneos! pero tú has pasado de los tres primeros acordes? impaciente!

    ResponderEliminar
  22. Molinos, welcome back! Gracias por lo del sapo, me alegro pues de no haber amordazado a Mini para quedarnos a ver el final.

    ResponderEliminar
  23. Txelos, tío, siempre pensando en lo único... (y yo sin aprender)

    ResponderEliminar
  24. Ani, a mi me gustan los bichos raros (Diva lo puede confirmar, estudió con el Pedalista).

    ResponderEliminar
  25. Dear Gato Teodoro A. Muchas gracias, nos ha gustado, claro, pero sentimos informar que de los 7velos aún te quedan unos cuantos... Si no eres exhibicionista puede ser tu momento: con la claudicación bloguera masiva hacia la costa sólo vamos a quedar los buenos. Y el calor que tenéis por allá abajo (si es q estás abajo, q no sé) puede ser otra buena razón...

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.