30 de julio de 2010

Prohibido prohibir

Antes de ayer iba yo de camino a la ciudad condal a una reunión e iba "escoltando" en la radio las ponencias de los distintos representantes de los partidos políticos que acuden al Parlament de Catalunya a debatir temas tan importantes como el de suprimir o no las corridas de toros en Barcelona. No ha sido suficiente con eliminar todas la figuras metálicas del conocido internacionalmente Toro de Osborne  de las carreteras catalanas.

Eso es lo que pasa por llamar tantos años a las corridas de toros "Fiesta Nacional". Si sólo se hubiera llamado "Corrida de Toros" o mejor aún "Correguda de Bous" estas cosas no pasarían. Y si no, que me expliquen a mí por qué los animalistas, que son los que dicen han iniciado esta movida, no intentan suprimir los famosos "Correbous" o Toros Embolados, que tienen lugar en varios puntos de la geografía catalana y en los que el pobre animal pasa las de Caín. Está claro, no ha sido un tema iniciado por los animalistas, el tema tiene una connotación claramente política. Todo el mundo sabe que lo de las firmas que se recogen no sirve para nada. Se recogieron más de un millón en contra de la nueva ley del aborto (perdón interrupción voluntaria del embarazo) y el parlamento se las pasó por el forro. Pero divago.

No es que yo sea gran amante de los toros. He estado en unas cinco ocasiones en una plaza y cuando más he disfrutado ha sido en una corrida de rejoneo. Eso si fue espectacular. Aún así, entiendo que a la gente no le pueda gustar. Sobre todo a estas niñas yanquis que salen llorando de la monumental de Barcelona porque han visto morir a un toro, que no a un reo americano de esos que fusilan o le meten una inyección letal. Entiendo que la gente que no quiera ir no vaya, pero no entiendo que los prohiban. Si las corridas de toros dejan de interesar, ellas solas irán desapareciendo. ¿Qué necesidad hay de prohibirlas? Porque, vamos a ver, puestos a prohibir, por qué no continuar con:

- La pesca deportiva - el pobre pez se clava un anzuelo en la boca que le desgarra y después muere asfixiado.

- La caza deportiva- pobres bichos, corriendo estresados, acosados por perros y desangrados...

- El Foie - ¿Habéis visto como ceban a las ocas? Prohibido!

- La langosta - La escaldan vivas!!!! Qué horror.

 - Las ostras - Me da una pena ver como se retuercen cuando les echan limón. No las he probado en la vida, me dan asco. Así que prohibidas.

- Los caracoles a la llauna - Me encantan, pero nada, nada que los prohiban. Es una muerte lenta y salvaje.

- Los pollos de granja y gallinas ponedoras - Llevan una mala vida y en cuanto no rinden lo suficiente se les sacrifica. Prohibidos también...

Seguramente se os ocurrirá algún ejemplo más. Se empieza con los toros y al final acabarán prohibiendo el chuletón o la paella y por ahí si que no paso. Emigro fijo.  Os parecerá exagerado pero es cierto que el Consejero catalán de comercio, el Sr. Huguet quiere suprimir las muñecas de flamenca de las Ramblas por que no son catalanas. Imagino que sí dejará los sombreros mejicanos que adornan los escaparates de las tiendas de souvenirs barcelonesas y que hacen las delicias de los que nos sitúan al sur de los USA.

Pero aún es peor. Al empresario, dueño de la plaza de toros, no le dejan continuar con su actividad ni con ninguna otra adicional como solicitó. Quería hacer conciertos y le dijeron que nanai. Como consecuencia de ello, le tienen que compensar con nada más y nada menos que 300 millones de euros.
Si som sis mil-lions de catalans, echen ustedes cuentas. La broma costará a cada catalán unos 50 euros; más menos 250 euros por familia. Eso sí, las obras de la autovía Lérida-Huesca las acaban de parar porque no hay con qué costearlas. Pura coherencia. Después imagino que se repartirán el "chiringuito" entre los amiguetes cobrando comisiones del 5% tal y como dijo Maragall y fin de la historia.

Todavía puede ponerse peor. El resto del territorio, que antes se conocía como España, ha decidido que el boicot al cava catalán de hace unos años era nada comparado con lo que se avecina.

Leí una vez, que si hacemos justamente lo contrario de lo que hacen nuestros padres, acabaremos cometiendo los mismos errores que nuestros abuelos. No sé si será un error o no, lo que está claro es que al igual que nuestros abuelos debían cruzar al frontera hasta Perpignan para poder ver una peli porno, ahora los catalanes (entre los que me puedo incluir) tendremos que ir a Nimes o Arles para ver una "Coguida de Togos" en condiciones.  

Nunca más podremos cantar aquello de "Barcelona yo tengo corrida en la plaza de toros..."



20 comentarios:

  1. Más Cataluña a base de menos libertad, ésa es la fórmula.

    Los camisas negras-¡hay que ver cuántos dirigentes del tripartito con looks fascistas!- van a más. Estamos en el principio.

    ResponderEliminar
  2. Estoy contigo en que esto ha sido un tema político. Y que además le han dado muchísima publicidad en las noticias, terturlias y demás. Días y días de debates, noticias, fotos... si justo eso es lo que buscan.

    Y, aunque no es que esté yo por la labor de prohibir los toros en ningún sitio, lo que sí es cierto es que es un sufrimiento para el animal. Eso es innegable. Otro asunto es la supuesta belleza estética y artística de la cosa en el coso (lo siento, no he podido evitarlo). A mí me aburren pero en fin, puedo entenderlo.

    La diferencia con algunos de los otros asuntos que comentas es que esos son con fines alimenticios. Lo del toreo no. Vale, sí, luego se come carne de lidia en algún sitio pero no da para mucho.

    ResponderEliminar
  3. Bien dicho. Otro tema que me apasiona, esta vez totalmente a favor. A ver si mañana me arranco.

    ResponderEliminar
  4. ¡Por favor, aquí hay poco que entender!

    El toro , y no asistí jamás a una corrida, es una raza que está pensada y "fabricada" para ser lidiada. Es un animal que se crece ante el sufrimiento, y ése es su único sentido. De allí que críe en dehesas, se le mime y se le trate con el único fin de que ataque y no se eche trás cuando le pican.

    Si no un toro de lidia, el tío se larga en cuanto ve una muleta.

    Y el que quiera va, y el que no quiera no va.

    Como el cine, que me da igual si está en español, o en chino. No necesito que nadie me imponga en qué idioma lo "tengo" que ver. Si me gusta voy y si no, pues no voy...¿tan difícil es entender esto.

    Es política pura y dura.

    Mariona G,l el 23 de julio de 2006, perdió la vida a los doce años cuando trataba de culminar un castell en las fiestas de Mataró (Barcelona).No consta que la justicia o la opinión pública catalana exigieran responsabilidades a quienes permiten y aleccionan a un niño para que trepe por las espaldas de ocho pisos de adultos.

    El último torero muerto en una plaza de Barcelona fue José Falcón, un torero portugués...¡¡¡hace treinta y dos años!!!

    Lo absurdo es que a los políticos de la barretina lo que menos les importa es el tal Falcón, o la tal Mariona. Lo importante es el toro.

    Cualquiera que haya presenciado Castellets, los hay que te ponen la gallina de piel con criaturas de ocho años trepando ocho pisos de altura, sabe que es un espectáculo que está a la altura de una "cultura" tercermundista, la que dice Artur Mas que desea para sus hijos en el futuro

    ResponderEliminar
  5. El afán de prohibir de los políticos es increíble. Si la gente quiere ir, que vaya. Las corridas terminarán desapareciendo porque la gente cada vez va menos a las plazas.

    Lo de las flamencas es de nota. Es que lo que parece obvio es que uno puede vender en su tienda lo que le dé la gana, pero ahí también tienen que meterse igual que en los horarios de apertura, los rótulos de las tiendas...

    ResponderEliminar
  6. Pues a mí me gustan los toros. Mi abuelo fué banderillero en las corridas pro beneficencia de la plaza de toros de un pequeño pueblo de Guipuzkoa.

    http://www.elpais.com/articulo/cultura/Azpeitia/torno/toro/elpepucul/20100729elpepucul_15/Tes

    Me hubiese gustado acudir pero tocan niños, y a ellos su madre me prohibe que los lleve a semejante "espectaCULO" como dice ella. Ella anti y yo pro, jeje ... como tantas veces¡¡¡

    Es curiosa la fiesta taurina tal y como se entiende aquí. Vas a la plaza de Azpeitia (plaza de segunda con cartel de primera) y todo el mundo vibra con la feria, incluso los antitaurinos corren las vacas en las calles. En San Sebastian, que antaño tenía una señora plaza, a día de hoy la gente acude como el que va a la opera, sin tener ni idea de lo que allí se cuece (salvo tres o cuatro), por que es fashion o mejor dicho, por que hay que dejarse ver. Eso sí, todos muy elegantes, más que un par de guantes.

    Me dá que tras los problemas de todo el compeljo taurino (edificio "Illumbe"), entre alcaldía, apoderados, y un contrato de ejecucion del edificio, el que va a proponer la prohibicion de las corridas en mi ciudad va a ser el propio señor Alcalde, nuestro ilustrísimo Calvo universal, Odon Elorza.Que ya no le llega la pasta entre tanta zanja abierta, TabaKalera y demás sueños que agitan su envase cerebral "descapilado".

    K, ... zezenak (toros), MUUUUUUUUU ¡¡¡

    ResponderEliminar
  7. No es un problema de "correbous" es un problema de "toca ous"
    ...faltan 4 horas y ya no tengo fuerzas ni de discrepar.Ya sólo veo el mar.

    ResponderEliminar
  8. a qué playa vas chico? Yo también emigro a la cota cero...

    ResponderEliminar
  9. Joder, qué susto me pegué cuando leí que habían prohibido las corridas en Cataluña. ¡¡No puede ser!!

    Luego seguí leyendo y me enteré de que se referían a las corridas ¡de toros! Ahí ya me calmé...

    ResponderEliminar
  10. A mí no me gustan los toros, tengo mis razones y ninguna de ellas me parece suficiente para una prohibición. Coincido contigo, es la gente la que tiene que decidir.
    Me parece un punto de vista muy acertado, muy contenido y nada radical.

    Lo de los 300 millones me ha dejado temblando, por cierto. Eso es política-real. Lo de las nacionalidades es simplemente política-ficción.
    Así nos va.

    ResponderEliminar
  11. Hola "hombre revenido",

    Bienvenido al blog de las Di-vas!!!

    Tu aportación además de certera y contundente es doblemente valorada. Ya se sabe que "Hombre Revenido vale por dos".

    La próxima vez mándanos además unas castañas de mazapán (Vilas only)

    ResponderEliminar
  12. Suso me ha encantado lo de más Cataluña a base de menos libertad!! Es exacto!!

    ResponderEliminar
  13. Annie,

    La pesca deportiva se puede comer o no comer, idem la caza. Se cazan elefantes e incluso osos polares...

    ResponderEliminar
  14. Just another Espai30 de julio de 2010, 16:37

    Pos yo vi a Antoñete arruinado y viejo andar y citar desde lejos a un toro para darle un pase de castigo, en una plaza de Vista Alegre sumida en un silencio semi sagrado, y aquello era vello y bello.

    Acostumbrarse al espectáculo del regodeo en una crueldad incesante puede haber marcado partes de la cultura española, por otra parte.

    No he vuelto a los toros tras ver una cuantas corridas en la semana aquella de Antoñete. Las otras me parecieron un espectáculo demencial.

    No movería un dedo por la prohibición de los toros. Pero hay mucha gente a la que le indigna el trato que se da al animal. ¿Que son más fuertes en Cataluña? Quizás. ¿Que está todo conectao con Pujol, la barretina, el sentimiento patrio y lo de todos los días? Pues posiblemente.

    Pero también tendrían que explicar los aficionados a los toros, que ya pueden ver corridas en tantos sitios, por qué ellos tienen derecho a imponer su gusto- que repugna a tantos- en todos los lugares, en todas las plazas. De España, obviously. Porque nunca reivindican ese 'derecho más' allá.

    ResponderEliminar
  15. Que el comentario se me ha sublevado y se me ha hecho entrada, Seniora Diva. Y que tengo miedo porque igual me deshereda mi suegro o me echa usted del blós, Seniora Diva...

    Pero yo confío q es sábado, y todos están en la playa, con la canícula medio sin enterarse y nadie divagará maniana, Seniora Diva, y así usted no me echara del blós, sólo me ignorará que es la mejor parenting strategy y ya está. Tranquilidad, que en esto de la agitación una es sólo amateur. Viva el agit-pop!

    ResponderEliminar
  16. El gato Teodoro Adorno31 de julio de 2010, 1:39

    Dejando la poesía a un lado. Algunas causas de la prohibición:

    1. Suben generaciones educadas en el dulzón ecologismo barato de escuela zafia y carente de las más elementales herramientas de razonamiento. Educados en los sentimientos tontorrones disney y la cobardía pacifista, los muchachos se nos embandejan en corcho y se cubren de sangre quechup para hacer ostentación de su bobalicona fe y sus exóticos hábitos alimentarios lechuguinos.

    2. La muerte está baneada de Occidente y su consumismo autosatisfecho. Las generaciones de los antibióticos y la planificación familiar son por lo común completamente ajenos a una experiencia próxima de la muerte y víctimas de tan mala crianza que no pueden entender cómo el hecho de la mortalidad puede formar parte de un espectáculo público.

    3. La confusión de valores es tal, que se asegura que todas las ideas merecen respeto (verdadera atrocidad inmoral, por supuesto) y por tanto todas ellas pueden competir democráticamente, que es el criterio residual de legitimación. Así pues, todo es votable.

    4. El animalismo, que no es más que un remedo patético de religiosidad simplona y facilona, que los jóvenes adoptan fervorosos, desprovistos de un contexto social que valorice cualquier tendencia espiritual medianamente desarrollada. Pueden elegir entre los esoterismos de baja estofa, un cientifismo fideísta de carbonero, desconectado casi por completo del sistema educativo, y esta melonez de la causa de los "derechos de los animales", expresión tan perversa e inversa como la de llamar "asesina" a una ballena o a un torero. Verdaderos y ridículos excesos, tolerables en la poesía pero nunca en el código penal de cualquier nación civilizada.

    5. El papanatismo europeísta. Este argumento no requiere de mayor justificación. Es una de las idioteces mejor arraigadas en los complejos de inferioridad hispánicos.

    6. La compensación de la impotencia del Parlamento de Cataluña, que con esta machada se refocila en una risible vanguardia del progreso y la civilización, poniendo lo más granado de su patrimonio pictórico y artístico reciente en una ilegibilidad digna de aproximaciones puramente antropológicas o, por mejor decir, vilmente entomológicas.

    Podríamos seguir. Pero baste lo dicho, by the moment.

    ResponderEliminar
  17. Gato,

    Estoy con todos y cada uno de los puntos que expones. Se puede decir más alto pero no más claro.

    Recuerdo al hilo un post de Suso, en el que se hablaba sobre como nuestra sociedad intenta esconder todo lo que sea sufrimiento: los enfermos en los hospitales, los ancianos en las residencias... Al final acabaremos como en USA quitando cualquier vestigio de algo animal de nuestras comidas: poniendo a la venta las gambas sin cabeza, el pescado con forma de estrellita y el pollo sin patas y sin cabeza (esto último ya se hace así)

    ResponderEliminar
  18. Just another Espai31 de julio de 2010, 23:19

    Hombre pues no es para tanto, Gato y Adorno. Ya empiezas creo yo que mal contraponiendo poesía y toros, tan unidas.

    "La existencia española, llegada al paroxismo,
    Estúpida y cruel como su fiesta de los toros." Cernuda.

    "Toro o mundo que no,
    que no muge. Silencio;
    vastedad de esta hora. Cuerno o cielo ostentoso,
    toro negro que aguanta caricia, seda, mano." Alexandre.

    Pero lo que me lleva a escribirte es esa confusión que me parece lance mortal entre lo que merece respeto y lo que es votable. Las personas y no las ideas merecen respeto. Y todas, personas e ideas, son por supuesto votables.

    La juventud, oyes, viene, como casi siempre, estupenda. Menuda envidia me dan.

    ResponderEliminar
  19. El gato Teodoro Adorno1 de agosto de 2010, 0:58

    Con dejar a un lado la poesía me refería a unas intervenciones mías anteriores, no sé si afortunadas. Era por cambiar de tercio...

    Nada que decir de Cernuda. Es transparente. Pero los versos de Aleixandre son una alegoría: el poema, titulado Toro, es en realidad el relato de una masturbación. Véase entero y así podrá comprenderse ese final "caricia, seda". Pero no voy a entrar en filologías.

    La juventud... Bueno, nada en contra de que te parezca estupenda. Refleja, como todas, ideales transmitidos, carencias inculcadas, pero tiene la ventaja, indudable, de poder maniobrar desde esos elementos. Eso es la libertad. Sin embargo, el hecho de poseer el tiempo y la promesa no les hace invulnerables a la crítica, que en el comentario que comentas es polémicamente extremada, como practico yo el género del blog. Trato de hacer pensar, con argumentos realistas, pero a veces mediante cierta caricatura y jovialidad. Creo que se entiende... Cada uno que module lo que aporto, aceptándolo en todo o en parte, o rechazándolo por completo.

    Pero no perdamos la sonrisa, si te parece. No todo puede votarse... Creo yo. Una discusión interesante, sin duda. Motivo quizá de una nueva polémica. A ver si a Di y Diva les apetece, que al fin esta es su casa. Y ya voy maullando demasiado, con tanta vacación...

    ResponderEliminar
  20. Just another Espai1 de agosto de 2010, 20:56

    Posiblemente tienes razón al decir que no todas las ideas son votables.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.