18 de abril de 2010

¡Viva la Resolución!

No, no me he equivocado a pesar de la imagen.

Lo repito: ¡viva la resolución y la era digital! Empezando por las fotos, pasando por los documentos de texto y las hojas de cálculo y acabando por la música. De la teléfonía móvil ni hablamos.

Recuerdo comprar CD´s a 2.900 pesetas de los que a lo mejor te gustaban 2 canciones o revelar un carrete de fotos y que por lo que sea todas las fotos salieran turbias y tener que morir al palo de lo que disparabas sin poder borrar. Hablando de borrar ¿recordáis la cinta correctora de las máquinas de escribir? ¿o las gomas que borraban boli que eran tan duras? Quizá suena a paleolítico, ahora, pero recuerdo una máquina de escribir que tenía la cinta en ¡dos colores!. El no va más.

Tanto la músicia como las fotos se llevaban buena parte de mi presupuesto. Así que me considero una de las grandes beneficiadas por la digitalización.

Donde esté lo digital que se quite lo análogico, a pesar de que sea muy poético tener un cuarto oscuro y revelar las fotos y colgarlas como si fueran ropa mojada.

10 comentarios:

  1. Yo lo que más recuerdo es la busqueda de canciones, esperando con paciencia de santo (tipo michael landon)a que sonara en la radio y poderle dar al play-rec.
    Entonces nos levantaban 1500 pelillas de nuestra humilde caja y ellos daban lecciones de progresía cantarina en el virreinato del pollo frito fundiendose nuestra pasta en su farlopa.
    Ahora nos bajamos las canciones como una medida de ahorro y un acto de resolución (perdón de revolución) y ellos juegan a ser grupo de presión. Amen.

    ResponderEliminar
  2. Ese rebobinar la cinta para oir de nuevo la canción que te gustaba. Ese pasar la cinta hasta el final para poder empezar a oir la otra cara. Y eso era el adelanto, lo otro eran los discos aunque siempre me pareció que tenían mejor sonido los discos.
    Qué antiguos nos considerarán las nuevas generaciones!

    Con la digitalización de la música se les ha desmontado el tingladillo que tenían y les gustaría seguir ganando lo mismo y va a ser difícil.

    ResponderEliminar
  3. ECDC,

    Lo pero es que en medio de la canción, los muy cabrones, te ponías ¡¡¡LOS 40 PRINCIPALEEESSSS!!! y te jorobaban la grabación. O te olvidabas de darle al stop y continuabas grabando al locutor y a continuación sonaba otra canción buena y te pillaba rebobinando para darle de nuevo al rec y quitar al locutor... Qué tiempos!

    1500 valía una cassette, pero un Cd valía más.

    ResponderEliminar
  4. Es imposible que ganen lo mismo. Además hay demasiados cantantes y todos quieren su pedacito. Se acabó lo que se daba.

    La "mula" no recula.

    ResponderEliminar
  5. me sumo al post y a lo que dice ECDC ¡Viva la rev/solución!

    ResponderEliminar
  6. A ver: si aquí la mayor debo de ser yo (digo Divas, Chicos y Viveirós, Courageous ignoro tu edad)por un margen de entre 4 y 5 años ¿Porqué compartimos tantas experiencias? ¿Tanto tardó todo en cambiar, soy retrasadilla en experiencias o vosotros unos adelantados? Y lo de oir los 40 principales con calidad suficiente para grabar era si vivías en un sitio con cobertura, que ríete tú de la de lós móviles de ahora, un lujazo. Y las cintas se usaban y re-usaban de caras que eran, hasta que se oían con rumores de fondo, y cómo se te engancharan en el radiocasete (aquel horrible e inconfundible sonido), hacías virguerías para sacarlas sin romperlas, desenredarlas, mirarlas al trasluz y volverlas a su sitio con boli bic, despacito, con calma no se fuera a liar... El caso es Queridos Todos, que lo que llama la atención es qué capacidad de adaptación a los medios y qué capacidad de sacarle provecho a todo tenemos... ¡Viva la Resolución! ¡Oh! Quería decir Revolución... O sea la Libertad.. Que me estoy liando...

    ResponderEliminar
  7. Lo más de los más era el autorreverse y lo de los radio cassette con doble pletina, que podían cargar dos cintas y cuando acababa la cara de una saltaba la otra y así sucesivamente. Horas y horas de música sin parar!!!!!!!!!!!!! Moría por conseguir uno de ellos

    ResponderEliminar
  8. Oh dear, si el Comandante levantara la cabeza y viera la parafernalia capitalista (camisetas et al. con la imagen q adjuntas)q se ha vendido con la foto de René Burri...

    Me han gustado mucho todos vuestros flashbacks, con los q me identifico (esa cinta enganchada, ese locutor q habla encima de "I was born to love you", esa canción q te encantaba y no tenías, y cuando salía era... buaaaaaaaa).

    Aparte, contaros que como buena Síndrome de Diógenes con estas cosas (libros, música...) tengo todavía algunas de esas cintas. Sus títulos son despatarrantes: "Di: Una selección en el espacio", "Verano 86", "De Vestusta a Barcelona". Algún día busco alguna de las canciones en la wwww y las cuelgo. No se admitirán reclamaciones.

    Hugs

    di

    ResponderEliminar
  9. Ah! Vagante, y la doble pletina fue el mayor invento del mundomundial. Gracias a él yo a veces quitaba al locutor.

    Y las cintas limpiadoras? Ese mito.

    ResponderEliminar
  10. Amanita, que no eres tan mayor, sólo tan mayor como nosotr@s, que ya es bastante...

    Vagante, yo confieso que hasta he llegado a conectar un megaloro a la tv y grabar directamente de ella. A veces oía al presentador. No hace tanto de eso, año 99 ó 2000.

    Di, what a surprise!!! Yo también les ponía nombre a las cintas que grababa y además, ahora viene lo friki del asunto, forraba las carátulas de los casstesse con fotos de revistas o viñetas de chistes... Me quedaban de pistón.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.