14 de abril de 2010

Angel de la Guarda

Internet es lo que tiene. Una comienza buscando, por ejemplo, guardamuebles y de una página pasa a otra, de esa a un link, de ese link a otra página. De refilón ve que mencionan un video gracioso y se pone a verlo. No era para tanto, sin embargo se ha abierto un pop que promete. Hago click sobre él y no está mal. Cierro la página y vuelvo a la anterior. Veo la referencia a un blog, clickeo encima, me abre otro blog de nosequé, bah! boring. Le doy a "siguiente blog" a ver que pasa, una, dos, tres...muchas veces. Me sale de todo: costura, fotografía, en inglés, francés, poesía, viajes... Algunos desactualizados o abandonados, otros interesantes. A través del de la fotografía, llego hasta un par más muy buenos. Cierro páginas y vuelvo a la del guardamuebles.

Ha pasado una hora. Sigo navegando y me llama la atención un link en el que hablan del angel de la guarda. Sí, ya sabéis, dulce compañía, que no nos deja solos ni de noche ni de día. Me meto en él y veo con asombro una página dedicada a los nombres que tienen los ángeles de la guarda. No tenía ni idea de que tuvieran nombre. Me puede la curiosidad. ¿Cómo se llamará el mío? Me dicen que se llama Nemamiah y pertenece al coro de los arcángeles. O sea que canta, como yo, Diva. Ahora cuadra todo. De todos modos, vaya nombre feo. Es mejor que Kevin, pero me imaginaba algo más poético, más etéreo.

Sigo a la deriva en la páginas de los ángeles de la guarda. Hay de todo. Observo que todos los nombres son iguales de feos. De repente caigo en una página que promete que siguiendo unas indicaciones, veré a mi angel de la guarda. ¡Vaya tela! Pero, que pierdo por intentarlo... Allá voy.

Visualización para conocer a su ángel de la guarda


* * * * * * * * * * * * * * * * * *

"Ver" a nuestro ángel de la guarda es tarea sencilla. Empecemos pues.

Sin embargo, para lograrlo debemos comportarnos con humildad y aceptación verdaderas.

Si imponemos condiciones o esperamos manifestaciones de poderes angélicos determinadas (que el ángel vuele, por ejemplo) o no sentimos profundo deseo de conocer a nuestro custodio, nada va a suceder, simplemente porque no estamos preparados. Si lo veo y se pone a volar me muero de miedo, fijo. Nos olvidamos del aleteo a lo colibrí.
Listos ?
Nos acompañamos con música celestial y  (Ostras!!! música celestial no tengo. Me pongo lo primero que se me ocurre y que más indicado parece: "Angel" de Robbie Williams)
* Cómodamente recostados sobre el piso, dejamos que los pensamientos se aquieten acudiendo a la relajación. Me gusta la palabra aquieten.
* Con los ojos cerrados, imaginamos que estamos en el campo, caminando, una noche bajo el cielo estrellado. De pronto, detenemos la mirada en una estrella que comienza a hacerse cada vez más grande y se aproxima.  La veo, la veo, cada vez más grande y más y más...
* La compañía de la luz es agradable y cálida, no nos ocasiona miedo, ni percibimos la incomodidad. Por el contrario, sentimos un bienestar que maternalmente nos rodea. La experiencia es muy gratificante ! Igual que tomar el solecito en primavera
La disfrutamos y no deseamos salir de este estado.

* Sin temor a que la estrella se aleje, prestamos atención a la forma que la luz va cobrando. Primero, se vuelve ovalada luego se angosta un poco, en la parte superior. En el momento siguiente advertimos que una cara empieza a formarse allí. A ver, a ver...

Como si se tratase de un juego de realidad virtual, observamos la transformación de la luz en la cara y el cuerpo de un ángel. Permanecemos tranquilos pues sabemos que estamos a punto de presenciar una revelación. Vemos los ojos formarse, la boca, la nariz. Ya está listo. Se ha completado todo y contemplamos el resultado con admiración y alegría. Alegría, sobre todo alegría ¡¡¡¡Joeeeer, si lo llego a saber te invoco antes!!! Cómo estás Nemamiah.

Podemos ver nítidamente los gestos de nuestro ángel de la guarda : la sonrisa tierna, la mirada acogedora, la dulzura que tanto amor nos inspira. No sigas, no sigas enumerando.


* Visualizamos a nuestro ángel. No precisamos presentarnos pues él nos conoce muy bien. Quizá sí, pero yo como él no he conocido ninguno. Cuando la imágen del ángel comienza a desvanecerse, desde nuestro corazón le decimos:
Gracias...Hasta pronto. ¡¡¡¡Vuelve, vuelve, no me hagas esto. No me dejes así!!! ¿teléfono?
Esperamos unos segundos y vemos como recobra la forma y la ubicación de la estrella. Lo pierdo, lo pierdo, lo pierdooooooo. Otro que me deja...
Felices por el encuentro, caminamos unos pasos en ese paisaje y, poco a poco, abrimos los ojos. El bienestar logrado durante la experiencia nos acompañará cada vez que decidamos evocarlo. Si tú lo dices.
En el futuro, no precisaremos repetir la visualización; escucharemos la música elegida y al convocar a nuestro ángel de la guarda inmediatamente lo veremos.

Desde entonces que no paro de darle al play y ...nada oye. Nemamiah no se presenta. Y eso que me gusta hasta el nombre ahora.




http://www.angeline.com.ar/page32.html

15 comentarios:

  1. Primer!!!!
    El angel de la guarda es el que va tras de mi ¿no? pues me da mucho miedo pensar que llevo eso detras...siempre...

    ResponderEliminar
  2. La mini, la mano en las plumas, ese ensimismamiento... ese gachí crea mucho peligro.

    Una pregunta: Es angel o se llama Angel, Custodio de apellido?

    ResponderEliminar
  3. Joe Diva: cómo ha salido retratado Consuerte!!! Era carnaval?
    La próxima queremos una tuya vestida de "maléfica" para que le entre envidia a Di.
    Bye.

    ResponderEliminar
  4. Gonzalo,

    Si te concentras igual ves al tuyo en versión femenina.

    Hombre de poca fé.

    ResponderEliminar
  5. Courageous,

    Se lama madre mía, digo ... Nememiah.

    ResponderEliminar
  6. OH,

    A Consuerte no lo he visto yo así en la vida. No se lo voy a proponer porque ahora las comparaciones sería odiosas... Por las alas digo y eso.

    ResponderEliminar
  7. Justo justo el proceso que describes al principio, es el que me ha traido hasta esta tierra de divages. Que si "cosas que me pasan", que si "los consultores llaman los viernes", que si "el chico de la consuelo" que si "divagandodivagando"...

    No suelo comentar, pero me he reido mucho con tu redacción de cómo has descubierto a tu custodio. Así os descubrí yo!!!!!!

    Ahora, si ya encima os parecéis a tu custodio, muero de alegría celestial!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Vagante,

    No importan los caminos si al final la dicha es buena. Lo importante es que estás aquí y te atreves a divagar.

    Si nos has encontrado es que tenías que estar aquí. Mi cobloguera Di y yo misma, Diva, distamos mucho de ser como el angelote del taparrabos, somos mucho mejores y levantamos alguna que otra pasión en forma de divague.

    Con ese nombre este es tu lugar. Di vagante,di, habla y te escuchamos.

    Bienvenido al blog!!

    ResponderEliminar
  9. Ah Diva, dinero inútil el que se gastaron tus padres en tu educación. ¿No te acuerdas de los nueve coros angélicos? Lo más importante que estudiaste en la carrera (y mira que estudiaste cosas importantes) y ¿dónde ha terminado?

    Ya le doy al F5 para tu comodidad:

    "Los nueve coros angélicos, agrupados en tres grupos, son serafines, querubines y tronos (primer grupo); dominaciones, virtudes y potestades (segundo grupo) y principados, arcángeles y ángeles (tercer grupo)".

    ResponderEliminar
  10. Basaja,

    No lo había oído en la vida, en serio. Lo que se me antoja raro es que lo recuerdes tú.

    ResponderEliminar
  11. Joder, ¿por quién me tomas? Yo me acuerdo de que hay nueve y del nombre de algunos (dominaciones, potestades, tronos). Para todo lo demás Wikipedia.

    ResponderEliminar
  12. Claramente no soy la "Prímer" (que se dice con acento en la i"). Da gusto con vosotros que enmedio del blogherío tal vez encontráis algún hueco para trabajar...

    De los ángeles, ¿qué decir?

    Que hay una peli muy mala de Kevin Smith q se llama "Dogma" q sale Ben Affleck de angelito, pero he intentado olvidarla (sin éxito, obviamente).

    Que a Maléfica le molan las "Dominaciones", cuero, látex y otros demons.

    Y q me he reído con lo de ver al ángel, y el q se te ha aparecido. No quiero hacerlo por miedo de lo que me saldría a mí...

    di

    ResponderEliminar
  13. Repito lo anterior, Consuelo's.

    Ahora te quedas sin hugs, por poner esa imagen (que había sido exitosamente) olvidada de nuevo en nuestras cabezas.

    ResponderEliminar
  14. Michael Landon era gafe. Tooodo loe pasaba a él. Eso sí echaba una miradita al cielo y se le arreglaba el percal. Entonces sonreía con ua sonrisa que producía escalofríos.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.