20 de marzo de 2012

Crisis matrimonial (cont): Por qué, oh Señor, unos crocs azul azulete

Como decíamos ayer (mis semanas de hikikomori mediante), parecía que las flip-flops de la Quinta Avenida habían conocido su final en  las imponentes ruinas de Tikal, plena jungla guatemalteca, pero, ah... no hubo suerte. Al llegar a su siguiente destino, Antigua, los Pedalistas se lanzan a la búsqueda de un zapatero, en los intrincados pasillos del mercado local. No imaginen La Boquería o el Borough Market, esto es un mercado de verdad, sin turistas ni brownies a doblón, un mercado con tripas abiertas y tubérculos extraños, únicamente para los guatemaltecos, donde solo pioneros y trailblazers como nuestros héroes los Pedalistas se aventuran a buscar servicios. Las mejores fotos, con todo el color de ese país mágico, se pueden encontrar en las esquinas de este trozo de vida del país. Pero no hay tiempo, Di, tenemos una misión. 


Y por fin, ahí está: un hombre que rondará los 70 años saca su cabeza por agujero roñoso que es su mostrador. Nuestro Mr Wolf-soluciona problemas-, es un indio de verdad, de esos cuya serenidad te impide siquiera robarles una foto al alejarte, y no habla castellano. Los Pedalistas sacan la flip-flop, y se la entregan, con cara de niños que han hecho una trastada. El hombre la mira por todos los lados negando preocupado con la cabeza: parece que la cosa está muy malita. Nos miramos: tal vez no haya solución? Pero finalmente, el zapatero levanta la vista, asiente y continúa haciendo ruidos guturales y movimientos con las manos, que inferimos significan para cuándo. Los Pedalistas hacen también un movimiento con su mano derecha en forma de círculo de detrás adelante que parece ser el universal para “mañana.” El hombrecillo les enseña dos manos abiertas, significando, esperan, las 10 de la mañana, y por último, muestra una mano abierta, significando cinco quetzales. Al día siguiente, acuden puntualmente a la cita de recolección de la Banana Republic flip-flop. El hombre hace un giro con su mano, esta vez más pequeño, alrededor de la region temporal de su cráneo que indica “se me olvidó ponerle esto” (esto es un detalle decorativo sin importancia.) Los Pedalistas sonríen, dicen que no importa, pagan, y se llevan su chancla en la mochila. El Peda está exultante.

Pero… oh, infausto destino: ayer hablaba de la injusticia poética como causante directa del nuevo varapalo, pero también pudiera ser obra de mi compa de viaje haciendo algún tipo de vudú. Esa misma tarde, vagamos por las empedradas calles de Antigua en busca de La Foto: hay mil detalles de los que la cámara se cuelga, y sufro casi una sobredosis de belleza (Síndrome de Stendhal, que dirían los cultos). Tanta es mi enajenación, que, ay, en un mal paso en los adoquines, mi sandalia (perfectamente atada al tobillo, no flip flop) se rompe. O sea, la fortuna muestra su mala cara y se ceba en un ser inocente a todas luces: la cándida y siempre apropiadamente calzada Di, que no ha llevado sus sandalias al Machu-Pichu, ni al Himalaya ni al Aconcagua, sino que pasea con ellas en una ciudad turística. El Pedalista playero vuelve a opinar (la segunda vez en tres días) que “Dios existe” y hace participe de su cachondeo a otros transeúntes. Vuelve a estar exultante.

A la mañana siguiente, el honrado zapatero palidece al vernos aparecer frente a su puesto. No puede imaginar que le traemos OTRA sandalia. Ya imaginaba una queja porque la Banana no había durado. Pero no, es MI sandalia esta vez. De nuevo, negociaciones corporales, 5 quetzales, y el día siguiente a las 10 am. Nos vemos.

Al alejarnos, el Pedalista me envuelve en su teoría conspirativa: es la tercera vez que vamos allí en tres días. Seguro que hay poli ya al loro, qué pintan dos guiris venga a visitar a una remendón que habla quechua. Todo el mercado sabe ya que somos informadores del hombrecillo, que es por supuesto agente de la CIA. O tal vez un capo del narcotráfico y nosotros sus camellos, con alijos de coca en la suela de las flip-flops. El cuarto día, recolección la última sandalia malograda, lo hacemos con gafas oscuras, esperando lo peor: un escuadrón de los Navy SEALs se agazapa bajo el mostrador. Pero, una vez más, los Pedalistas salen victoriosos de este nuevo reto.

Pasados los años, mirando atrás… hay que ver el resultado que dio el zapatero de Antigua: tan minucioso su trabajo que el Peda pudo disfrutar de sus flip-flops apañadas hasta el verano del 2009 (hablamos de cinco años, CINCO). Aquel Septiembre, los Pedalistas paseaban sus huesos por la civilizada Croacia con una Mini de año y pocos meses. Y fue en la isla de Hvar, la isla azul por su alfombra de lavanda y supongo que por todos los yates atracados en su puerto, donde la flip-flop sucumbió y, exhausta, dijo "aquí me quedo".

Todo muy bonito, pero esto nos situaba bastante lejos de la Fifth Avenue para encontrar otro calzado veraniego a gusto de mi compa de andanzas. Cojeando se arrastra de nuevo hasta una tienduca donde venden todo tipo de enseres para la diversión playera, desde aletas hasta patatas fritas caducadas, pasando por bolsitas de lavanda con bordado. Y allí, en una esquina, un stand de Crocs, esperándonos.

Si yo adquiriera algún día unos Crocs (que no haré, porque ya sé que causan rozaduras en pies como los míos), el color sería verde lima. Pero en una isla donde todos se llevan la indumentaria directa de Milano o Bond Street, no hay opción de ponerse estupendos: se trata de survival. Y más si se tiene un número como el de mi compa de viaje, al que le irían bien unas piraguas. Estamos de suerte: les queda un par. La pena, el color: azul azulete.

Y desde entonces, están con nosotros. Y el Peda los luce. Con un par.

22 comentarios:

  1. Ah! todas mis simpatías hacia el Peda. Primero por la retribución orgiástica de que a ti se te rompiera la sandalia; doña perfecta paseando el mundo con sandalias de Manhattan. ¡Qué bueno es poder decir a veces que dios existe!

    Segundo, porque vuestra teoría de los colores (la de las chicas) no está basada en nada; solo es una conspiración para dificultarnos la vida y echaros unas risas.

    Tras haber visto miles de obras de arte pictóricas (mayormente porque es gratis), estoy en condiciones de afirmar que la ropa negra y los crocs azuletes son una combinación fantástica que estimula el gusto por la vida.

    Tengo que comprarme unos pantalones de esos, con bolsillos laterales donde llevar proyectiles a las manis de los yayoflautas. Y los llevaré con crocs (negros), dejando que se vea la media antitrombótica de color carne.

    (procuraré enviar foto de mi detención).

    ResponderEliminar
  2. Qué pasa con el azul? Es genial!!

    El peda? en su linea, no me sorprende...

    ResponderEliminar
  3. Nan..ya te vale con la solidaridad de género.

    Los crocs son unos zapatos espantosos..son feos feos feos y como no tenían como venderlos de los feos que son..algún gurú comercial dijo: digamos que son cómodos y originales.

    ..vale..pero siguen siendo feos..y te suda el pie y coges polvo y se destiñen y pasan de azul electrico a azul desvaido...

    ..y lo que es peor..anulan cualquier indicio de norueguismo en un tio..y eso es dramático.

    ResponderEliminar
  4. Hola! Totalmente con MO en eso de q ya te vale con el "male bonding" NAN.. mis sandalias no eran de Manhattan!!! Eran de un zoco de Marrakesh, para más senias, elaboradas a mano por un señor.

    la teoría de los colores existe y vosotros ocnocéis la q queréis: por ej, al Peda NUNCA se le ocurriría mezclar rojo y amarillo. Pongamos.

    Los piratas con media color carne seran lo último esta prmavera-verano, NAN, eres un trendsetter.

    DIVA, ya sabemos q te gusta el azul. A mí no, solo el marino (ni el azulete ni el celeste ni... etc). Pero para gustos...

    MO, cuanod MIni tenía unos 18 nmeses tuvo unos crocs rosas claros... dime que eso no es mono!!! :):) Y es imposible q un buen noruego se deje eclipsar por unos crocs... :) Tu donde miras!

    di

    ResponderEliminar
  5. rojo y amarillo, ni hablar. No es mal bonding sino buen gusto. Añádele un morado y verá qué a gusto lo usamos.

    ¡Bráse visto!

    Y los crocks son cómodos y a mí no me sudan los pies.

    ResponderEliminar
  6. Ya que opinamos todos sobre los crocs dare la mia... me parecen horribles; yo no me compraría unas sandalias así, pero si se venden será porque hay mucha gente que opina lo contrario que yo.

    Estoy totalmente de acuerdo con Mo y añado que los crocs absorven cualquier atractivo físico que alguien pueda tener, creo que lo anulan directamente.

    ¡¡Joder como duraron las plip plops!!
    Di, ¿cuánto duraron tus sandalias remendadas?

    ResponderEliminar
  7. NO, de momento no tengo acreditado que seas una persona elegante, así que deja de intervenir en temas en los que no eres profesional.

    Antes de hacerlo, álbum de fotos y currículo.

    Mañana mismo., que me toca piscina a 7 estaciones de metro (en Madrí gastar en los deportes del pueblo no está muy bien visto), pienso ponerme los crocs y solo el calcetín izquierdo (negro). E iré en el metro orgulloso y altivo.

    DI, de quién es ese bracito blanco lechoso de Londinium que camina, supongo que con orgullo, de la mano de ese tiarrón? Sé que la península es un asco, pero siempre nos quedará Marrakesh. ¿Cómo puedes tener a tu hija con un sol enfermizo desde las 12 del mediodía, y eso cuando lo hay?

    ¡Vente pa'España, Pepe!

    ResponderEliminar
  8. jujujujuaass tienes razón Nán... con menudas pinticas he ido yo a veces...
    Ya me haré un book de fotos ahora que me va a tocar vestir un poco mejor por el tema de trabajo...;)
    (manda huevos)

    (por cierto a todos, siento la falta de ortografía de mi anterior comentario..joooddo, hay veces que se me va la pinza)

    ResponderEliminar
  9. Jo NoE recomiendas a la gente de fuera ir al naútico y luego en el curro vas a vestir de azafata de telecinco. ¿qué será lo siguiente salir en el anuncio que recomendó el sr naN de los bolsos de Loewe?

    ResponderEliminar
  10. Hemos tenido amigos a cenar… se acaban de ir y yo estoy un tanto confusa. A ver:

    NO, los Crocs no son sandalias. No sé cómo se les puede calificar pero no sandalias. Mis sandalias remendadas aún durarían, pero como son de piel de verdad (esa piel a la q huele el zoco de Marrakesh) se dio de sí en la tira q iba de lado a lado y se soltaban. Yo opino q mejor calidad q las banana Republic.

    NAN, sabes perfectam de quién es ese bracito… pero esa foto fue tomada en medio de unas vacaciones mediterráneas, y aún así mi baby tiene una piel tan blanquita (q no lechosa) q no coge el sol por nada (bueno, aparte de pq le doy pantalla total consrtantemente, pero tb Vitamina D, q una esta en todo, no me vaya a salir raquítica). Creo q tenemos q volver a Marrakesh, aunque sea en blog, como pensamos una vez. Pero mejor en real, desayunando te a la menta y yogures tirados por los cojines mientras hacemos la revolución.

    Hola TXELOS, un saludo tb a ti, aunque no me digas nada.

    Muxus

    di

    ResponderEliminar
  11. Celosucha solo era un comentario rápido de pasada, todavía me queda por leer y comentar el de los japos pajilleros!!

    ResponderEliminar
  12. Txelos....ya se que es entrar en el trapete pero... tengo que decirte que cenar al lado de nuestro río no es mala idea para alguien que viene a pasar un fin de semana (yo, he estado una vez y me gustó).
    No pienso ir vestida de azafata de telecinco y nadie me obliga a ello, solo intentaré ir un poco mejor vestida que es lo que manda la situación = sentido común.

    ¿Porque te doy explicaciones maligno?

    Besis

    ResponderEliminar
  13. Perdón, perdón, perdón... Esto me recuerda una vez que le dije a una parisina "qué cielo tan gris" y ella me contestó "el cielo de París no es gris, sino plateado".

    Bueno, pues white skin, so british!

    Por otro lado, a ese zapatero remendón quechua alguien le tendría que enseñar el concepto de obsolescencia programada. No se puede arreglar unas chanclas y que te duren años. Así, los negocios no pueden progresar.

    Puesto que eres la señora NO, me pregunto si el señor SÍ tiene crocs.

    ResponderEliminar
  14. Nán, el señor SI (yo diría que es un doble NO) no tiene Crocs (seguro que si lee esto, mañana se compra unos para chinchar jaja... -por cierto...no se ni si le gustan ;)

    ¿Los tuyos de qué color son?
    ¿Y si no son sandalias..qué son exactamente?

    ResponderEliminar
  15. NO, tú lo has queridos, ahora no llores.

    Negros, con los agujeros del color que haya debajo.

    Los definiría como adminículos que sirven de ayuda o auxilio para el desplazamiento a pie, además de para evitar el contacto de la piel de los pies con cualquier superficie sobre la que crocista se desplaza o se mantiene erguido en reposo, no importando para nada el material o estado de limpieza de dichas superficies, siempre que estas no sean incompatibles con el cuerpo humano. Por ejemplo, no se aconseja caminar con ellos sobre fuego, lava ardiente, nidos de serpientes venenosas o nieve, o hielo, a muchos grados bajo cero.

    Están fabricados con resina de célula cerrada Croslite™. Esta tecnología proporciona a cada par las propiedades de suavidad, comodidad, ligereza y resistencia al olor conocidas y preferidas por los usuarios.

    Así como las Chirucas están fabricadas con dios sabrá qué, material que de pronto pierde la cualidad de compactación, en un proceso que podría definir como lepra de efecto ultrarrápido (me pasó un día que Ardilla y yo salimos a pasear a Sol y noté ese efecto y dije “Uy, estoy perdiendo trocitos negrillos sobre la acera”, y al llegar a Sol pisaba el suelo con los calcetines; a más de que el efecto está documentado en una página web de ciudadanos poco dados a la compasión por una empresa que les deja los pies en contacto con la superficie del suelo, sobre todo si dicha superficie se encuentra en la cumbre de una montaña o en un bosque recubierto de lo que todos decimos “Uy, qué bonito”, pero es una guarrada y no tocamos la cubierta; así como las Chirucas... decía yo, todavía no se conoce un solo caso documentado de que a las células resinosas cerradas que atienden al nombre de Crosslite (si eres amigo no necesitas ponerle el signo de TM), les haya dado de pronto por decir “Uy, nos abrimos”.

    Comprenderás que estas propiedades sean muy apreciadas por los hombres del grupo Andarines que dicen “Uy, no, chancletas vale, pero sandalias y pantalón corto no me pongo porque eso es de oficinista en vacaciones”.

    Nota ornamental:
    Si estás en la playa a una distancia de unos metros de arena ardiente de la orilla del mar, en la cuál, pero por el lado poco profundo del agua, está alguno de tus minúsculos herederos (consecuencia, como sabes, de la teoría Creacionista) que grita “Ey, papi, cógeme las gafas de buceo”, frase esta que suele pronunciarse 4 minutos antes de la de “Ey, papi, tráeme las gafas de buceo”, puedes levantarte de la toalla, silla plegable o hamaca alquilada (sustentantes que son como un cartel que indica que tu edad es joven, adulta o provecta), con los crocs puestos, cruzar la arena ardiente, meterte en el mar, hacerle una ahogadilla como de broma y regresar tras haber recogido o haber repuesto las gafas de buceo. Todo ello con una secuencia de movimientos continuados que cualquier entendido podría calificar de elegante.

    ResponderEliminar
  16. No,A mi me gusta más El macanaz en la terraza en verano...millones de veces más y millones de veces mas barato.
    En el nautico se come fatal, si quieres estar a la orilla del ebro te compras un bocata en el calamar bravo y te vas a las escalinatas de la expo a comertelo

    ResponderEliminar
  17. Gracias Nán por tu pedazo de explicación! ;)
    De toda ella, lo que más me ha convencido es tu nota ornamental, me has demostrado practicidad y de este modo intento entender mejor el mundo crocs jeje.

    Txelos, a mi tambien me gusta Macanaz en verano y otras terrazas de la ribera del río, pero hay tiempo para todo y uno siempre debe hacer (y más de vacaciones) lo que le salga de los huevos (hablando mal) o lo que le apetece.
    Ambos planes están bien (fueron a los dos sitios y les encantaron los dos sitios), si tu has tenido una mala experiencia en el naútico, mi consejo es que vuelvas para resarcirla (yo si he comido bien) y te dejes de chorradas de si pijos o no pijos ¿tú lo eres? ¿qué cojones importarán esos topicazos y prejuicios?. Yo hago lo que me bufa (yo he llegado a comer en un muy buen restaurante con el brazo entero escayolado y yo cortándome la carne con mis tattos visibles y todo me la bufa...que me echen...casualmente, nadie lo hizo.

    Y haber si coges el teléfono cuando se te llama al trabajo..jajajajaja

    Un besi

    ResponderEliminar
  18. Uno breve: a NO y TXELOS hace rato q no les sigo con sus locales de moda vetústicos. El Macanaz es uno q estuvimos cuando Mini era baby, No? Creo q no he estado en el Nautico, pero si q cualquier otra ciudad saca más partido d esu río q Vetusta. NO, q te cuente tu novio la anecdota de una amiga suya de nosedonde que fue a psar unos días por Vetusta, y, en el puente de piedra creo, cone l Pilar de fondo le dice: "bueno! y que río es este pues?" :):):):) Es casi tan grave como preguntar lo mismo en Viena...

    NAN, lo que has hehco por mi: toda la vida dicineod "aguadilla". Lo miro en al rae y pone "ahogadilla". O sea, no sé si es un sinonimo, pero lo de ahogadilla no lo había oído nunca. Ahora, tiene mas sentido q aguadilla... :)

    muxuss

    di

    ResponderEliminar
  19. No, Di, a la que fuimos fue a El Pastis ;) tambien a la orilla de nuestro Hiberus.
    Si es que Hermes se junta a veces con cada una...jajajaja.

    La conversación entre Txelos y yo carece de interés real..., además no se porqué acabamos por aqui hablando de esto cuando empezamos en twitter.

    Conclusión: no me gustan los crocs pero Nán me ha convencido, al menos, de su practicidad.

    Besete a tuti

    ResponderEliminar
  20. Di, por favor me das cita??
    Ya no sé quien soy. No sé si soy el señor Sí, el señor NoNo, si soy Hermes, si llevo crocs, si no llevo chanclas, si como a orillas del río, si voy o si vengo.
    Ya no sé si tengo una amiga de ciencias con varias especialidades médicas, pero con nulas nociones de geografía o si su procedencia goegráfica le ha proporcionado sus especialidades médicas.
    Querido, y desconocido, Nan....qué sutil!!
    Cada día admiro más al Pedalista, qué paciencia!!!
    Espero cita con hora y día.

    Abrazos a todos.

    ResponderEliminar
  21. NO, "el pastis"??? Oh my God, que íbamos con un bebé, y q esto lo pueden leer servicios sociales!!! Solo me acuerdo q se estaba muy bien y era mi cumple...

    AQUEL: Mira, no me hagas reír más q hoy estoy en open plan... El Sr No te va muy bien, pero aún mejor...no había una peli de James Bond llamada el "Dr No"?... ya tengo tu verdadera identidad!!!!! Y sin necesidad de cita!!! Eso sí, a cambio de un guiso y babysitting chez moi te la doy cunaod quieras. Ya hemos hablado de las "terms and conditions" muchas veces... por eso no vienes a tratamiento, traidor! (con lo q lo necesitas).

    Tu amiga la médica suspensa en geografía tambien tendrá q venir para el siguiente test: Paseando frente a las Houses of Parliament, si pregunta "pues qué río es este", directam la tiramos y haremos q parezca un accidente.

    Muxus a No y Dr No.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.