8 de mayo de 2012

Howards End: Cuestión de clase

E.M. Forster escribió "Pasaje a la India" en 1924 y yo la leí a finales de Septiembre de 2007, aquejada de los achaques del primer trimestre de embarazo. Recuerdo que la impresión que causó en mí fue mucho mayor que la que había supuesto, muchos años antes, su "Una habitación con vistas", y quedé  admirada por su extrema britaneidad tocando los temas más duros (el colonialismo, el racismo, entre otros).

Hace unas semanas terminé Howards End, una novela que escribió en 1910, y que los Merchant Ivory llevaron al cine poco después (o así de alejada  en el tiempo  me parece) con los regulares de sus dramas de época: una jovencísima Bonham-Carter, un pre-Aníbal Anthony Hopkins, y una definitivamente pre-love-actually Emma Thompson. Creo que vi la peli en el vetústico cine Cervantes, y no recuerdo absolutamente nada apare de que me aburrió horrores. Pero luego, ya en el primer capítulo me doy cuenta que me lío con la versión de "The remains of the day" en la que Hopkins y Thompson hacían de mayordomo y criada.

Una tiene dudas de si son las lecturas las que nos hacen lo que somos, o si elegimos ciertas lecturas que nos reafirmen en nuestra manera prefijada de entender la vida (ver "The righteous mind: why people are divided by politics and religion", Jonathan Haidt-yo no lo he leído pero reviews welcome) . Yo siempre digo que "El burro y la escuela" de la Fuertes me hizo roja, o "Los hijos muertos" de la Matute, o "Novecento" de Bertolucci, o... tantos otros. Pero conozco a uno que, a mis 19 años, me animó a leer "A sangre fría" de Capote para que entendiera sus razones de apoyo a la pena capital. Lo que yo leí fue un texto que daba todos los argumentos  por los que la pena de muerte no debería existir jamás.

Pero divago. Decía que las lecturas nos deberían servir, entre otras cosas, para ver el mundo desde la perspectiva de otro, intentar ponernos  en la piel de otro. Es dificil leer a Forster y no acabar queriendo hacer la Revolución. Porque su crítica de esa upper class que tiene "600 al año" (en rentas) y no tiene que preocuparse de más, o de la que vive de la explotación de otros en sus negocios es tan salvaje, pero con unas formas tan correctas, que tiene que acabar filtrándose en los huesos y, al final de la novela, has de ser alguien diferente (si no partías de esa misma crítica ya, como es mi caso).

Howards End presenta a la perfección a esta clase alta inculta y emprendedora, que es despreciada por aquellos que son "old money", dinero de toda la vida, para los que trabajar representa una rareza. Se ve muy claro en otra novela, "La mujer del teniente francés" de Fowles, donde este desprecio es clave en el argumento. Aquí simplemente nos la presenta como contraste a esta otra clase, en este momento tal vez no tan rica como estos negociantes, que leen, van a conciertos, y tienen una vida intelectual de lo más elevada, a la vez que deseos filantrópicos: quieren salvar al pobre, sacarlo de su agujero. Claro, si se ha leído, si se ha intentado pensar, cómo no darse cuenta, incluso dentro del sistema, que hay cosas que no están del todo bien?

Howars End es también Londinium, es ver la ciudad de la época, imaginar cada esquina y cada estación de metro que no han cambiado nada. Es conocer al tipo de gente que hizo posible la ciudad de hoy, con sus desigualdades y libertad, con su explosión cultural y comercial, con su apertura y su innovación.

En Londinium estos ricos ociosos de los que hablaba aún existen: una tiende a pensar que hay menos, pero al contrario, cada vez hay más. Yo conocí uno una vez, en un café de King's Road, en pleno Chelsea. Estaba de baja maternal, y me dedicaba a patearme Londinium con Mini en su carrito (the time of my life). Me senté cerca de un tipo de unos 55 con el que entablamos conversación: estaba considerando si volar al día siguiente a Nueva York y tras unas ponderaciones, llamó a su agencia habitual para que le compraran el billete. Todo muy nice, conversación agradable. En un punto algo delató mi condición de asalariada (cuando terminase mi baja) y el tipo me miró como si fuera una extraterrestre, un bicho raro en una placa de petri. Lo imagino en sus cenas con amigos: "Y había una chica que... TRA-BA-JA", y todos gritando. Pues sí, existen.

Y si al terminar el libro de Forster no miras a tu alrededor y te dan ganas de acabar con ellos, es que tienes leche en las venas. O algo peor si no coges el primer vuelo a Londinium.

9 comentarios:

  1. Pasaje a la India no es el tema. Pero puedo decir que la leí con el corazón en un puño.

    A sangre fía no es el tema, pero la lucha de pulsiones entre el amor de Capote por uno de los encarcelados (el único gran amor de su vida) y la necesidad de que lo ejecutaran (proceso al que contribuyó lo que pudo), para que ese gran libro lo encumbrara, es como para hablar y dejar dejar sin provisión de GTs un bar bien surtido.

    De Howards End, la base del divague, no lo he leído, empecé a ver la peli en la tele y la apagué aburrido a los 15 minutos.

    El tema es el old money, basado en las burradas de un bárbaro con el espadón lleno de sangre que le dieron derecho de propiedad, a él y a sus descendientes, a un lote de tierras, con todo lo que las habitan, prácticamente inagotable.

    Y el new money está basado siempre en operaciones igual de brutales; aunque menos sangrientas (al menos en la parte visible). No se arrebatan riquezas sin violencia, abiertas y legales... u ocultas e ilegales.

    La diferencia entre el old y el new es de cultura: bien asentada por el ocio y la ausencia de trabajo en el primer caso; inexistente en el segundo, que además muestra una valoración muy positiva de la moral de trabajo.

    También veo otra diferencia: los del old money, más sabios, lo disfrutan pero no suelen hacer ostentación de él. Son sabios. Los del "new", alardean de su pésimo gusto y su mucho gasto.

    ¿A qué otra conclusión se puede llegar, sino que, el mantra-mentira #31, según el cuál las clases sociales ya no existen tiene mucho de mantra y más todavía de mentira?

    Reconozco, sin embargo, que los british lo cuentan de un modo verosímil, creíble y exquisito: un gran favor a la humanidad.

    Es como el aprecio inapreciable que sentía Marx por Balzac, porque siendo este un burgués redomado, narraba la burguesía con tanta claridad que al filósofo le permitía hacerse una idea cabal de los modos, procedimientos y patrones de la "clase enemiga".

    ResponderEliminar
  2. MI querido Bartleby favorito (así comenzaba mi comentario-desaparecido- a tu penúltimo post, el de escritor-ágrafo):

    Lo primero, FELICIDADES. aÚPA con los de la primera quincena de Mayo.

    Que por Mayo era por Mayo/cuando hace la calor. No me hagan reír: me estoy congelando, y más ene l trabajo donde es oficialm primavera y la calefacción va a media asta (tb los recortes y tal). Estoy por traerme un infiernillo (con generador propio, claro).

    A lo q íbamos: gracias por tu comentario, del q tengo varias preguntas/subdivagues:

    -Pasaje a la india (y tu corazón ene el punio), ni gusta ni interesa: apasiona.

    -A sangre fría, porfa cuéntame todo eso d eCapote. He visto una peli de esas q se hicieorn hace 3-4 anios de Capote, pero no recuerdo lo q comentas. Estaba enamorado de Perry?

    -El tema del old money es interesante. No es simplemente la dicotomía q estableces del q ha sido rico toda la vida y los "nuevos ricos" horteras, tipo small-time-crooks de W.Allen (es ene sa peli donde los parodia?) Aqui en esta y otras novelas inglesas de época aprendí la diferencia entre los q viven solo de rentas, o aquellos q irrumpen como una burguesía (q no se bien de dónde viene) enriquecida por los negocios, q es descpreciada por la aristocracia de las rentas. Sería el paralelismo entre la Duqesa de Alba y el de Zara (Ortega?). Luego hay otra dicotomía, en la q ambos grupos pueden estar: aquella parte cultivada y la zafia. En este caso, el hombre d negocios y su familia son incultos, y las hermanas (q tienen menos dinero q ellos, auqnue viven de rentas) son las más educadas. En todo caso, interresante ver los entresijos del dinero: cómo se hace y cómo se mantiene en familias a lo largo de generaciones.

    Precisam en un día como hoy q nos desayunamos con q han dado el finiquito al boss de Aviva, uno de esos ejecutivos cuyo sueldo y bonus podria empezar a solucionar la economía doméstica d eun par de familias un mesecito. Y esto coincide con otro par q se quitaron la semana pasada: ha llegado el momento de revisar esos salarios hinchados, q son todo humo? El analista del Today Program ha dicho q no, q aun no estamos quite there... Y esto enlaza con Hirst también y sus vacas...

    Las clases sociales ya no existen, como dices. Ahora esto ya lo cree el 99% d ela población: "discursos obsoletos, aterrizad en el SXXI, románticos del pasado", nos dicen mientras se movilizan para celebrar q nosequien ha ganado la liga. Quien quiera q mueve los hilos, lo hace bastante bien.

    Muxus Nan, y que cumplas mucho más...

    di

    ResponderEliminar
  3. Ya estoy aqui.

    Pasaje a la India..matadme pero lo tengo olvidado.

    Regreso a Howard´s End no lo he leido.

    a Sangre Fria me flipó pero estoy con el análisis de NáN.

    Más..iba a decirte que si habias visto Dowton Abby pero claro no..." no veis tele"...ahí tienes claramente la diferencia entre los ricos de rentas y la nueva clase burguesa con oficio.

    Y al hilo de todo esto viene también "En casa" de Bill Bryson donde con la excusa de la vida privada repasa mucha de la diferencia de clases en Inglaterra.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Mo,

    cual es el analisis de NáN de "A sangre fría"? (cuando dices "estoy con el analisis de NáN"). No conozco la historia q cuenta así q estoy perdida. Yo lo vi como una alegato antipena de muerte: nos va contando la vida de los asesinos, q sin justificarlos, te hace entender q cierto crimen es parte d eun engranaje q no se corta con un tijeretazo... viene de atrás. Lo vi así a los 19. Lo releí hace poco, y aún me gustó más, y así como hay libros q cambias de opinión según creces/envejeces (a elegir), en este aspecto lo sigo viendo igual. El q me lo recomendó pensaba q "el crimen era horrendo, cruel, a sangre fría, como dice el título, y esos cabrones merecen morir". Un análisis simplista.

    Leeré ese de Bryson, creo q lo tenemos en casa, valga la redundancia. Tb recomiendo "Watching the english" para tema de clase.

    Y no me entrecomilles "q no vemos tele", q sabes q es poner el dedo en la llaga, ociosa laboral: yo divago y leo por la noche... cuándo iba a ver la tele?

    Más muxus

    di

    ResponderEliminar
  5. Lo de a Sangre Fria. A mi me encantó cuando lo leí y no me pareció alegato a favor de la pena de muerte si no un retrato crudo y frio de como puede llegar a ser de absurda la violencia, tanto la de los asesinos como la del estado. Lo que quería decir con lo de "estoy de acuerdo con NáN" es que Capote estaba medio enamorado de Perry y por otro lado desesperado porque le ejecturan porque era la única manera que tenía de finalizar el libro. La muerte de Perry a pesar del amor que le profesaba era el final que quería para su libro.

    Si lees la correspondencia de Capote ( que es un coñazo) eso se ve claramente.

    ResponderEliminar
  6. Ah y lo de "ociosa laboral" ha sido una cabronada...no paro de trabajar!!!! y yo también leo y publico!!!

    ResponderEliminar
  7. No conocía la historia de Capote y Perry (sobrecogedora)...no he leído su correpondencia. NO recuerdo q en la peli lo incluyeran. Yo veo el libro un alegato anti-pena de muerte. Me recuerda una peli de Alan parker ("The life of David Gale") q no sé si habreis visto.. no cuento nada pq podría ser spolier si alguien la quiere ver, pero es en al línea de q una muerte te dará mas argumentos para luchar precisam por ello.

    Lees, publicas, haces los mejores canelones al sur de milano, fijas y das esplendor. Pero yo sé q eres un vampiro y no duermes, o algo oscuro... :)

    muxi

    di

    ResponderEliminar
  8. Hay dos pelis, "Capote", de 2005, e "Infamous”, protagonizada por Toby Jones. Es en esta segunda donde se cuenta explícitamente la relación amorosa.

    De la tele, hay un chiste gráfico estupendo en el que entra el marido y la ve a ella mirando la tele apagada, se lo dice y ella responde: "Es que, si la enciendo, SALEN!".

    Pues eso. Pero si se le pone debajo un aparatico llamado DVDero, puedes ver en casa el cine que más te apetece... y las series grandiosas, como "The Wire", que estoy reviendo y acabo de terminar la segunda temporada.

    En cuanto a las clases, hay palabras españolas que si las coges en la mano y empiezas a mirarlas como una bola de cristal con nieve que cae sobre un paisaje, se te hiela la sangre. Por ejemplo, “pudientes” (Los Martínez son pudientes): los que tienen poder, los que “pueden”. En el otro extremo está “pordiosero”: el que está en la puerta de una iglesia pidiendo “por dios, una limosna”.

    Me intranquiliza cómo se puede caer de la Upper a la Low. Basta repasar un poco la Historia y la historia (chismes) de una ciudad. Hace añosvi en LA 2 (sí, en la tele) un documental sobre homeless de Manhattan: presentaban a muchos, pero resaltaba 4 que en la época de Reagan habían sido Brokers y salían por la noche en su limusina, que aparcaba delante de los bares de moda y les sacaban el champagne . La clase “acomodada” (otra palabra que pone los pelos de punta) debería no considerar que son uña y carne con los que pueden, porque errores personales o cambios sociales pueden cambiar las tornas con mucha facilidad. Una sociedad más igualitaria, aunque les cueste rascarse el bolsillo para pagar los impuestos debidos, es el mejor seguro de vida que se puede firmar.

    ResponderEliminar
  9. Sí, me perdí la de Toby Jones, y en la q hace de Capote Philip Seymour Hoffman (q es la q yo vi) creo recordar q enfatizan mas su amistad con Harper Lee.

    Ya sé q la tele es como el ordenador: depende dle uso q se hace, se pueden ver pelis, documentales de la 2 y seriales buenos. No tengo fobia ni nada de eso, solo q no tengo tiempo. A temporadas somos socios de Lovefilm, q es un sistema de alquiler de DVDs por correo o streaming, y los vemos en el ordenador. O sea, técnicamente como una tele a la q le pones un DVD.

    Lo de "pudientes" aun existe? Pesaba q solo se usa irónicamente... es un poco como "solvente", a mi me suena a anuncio de servicios eróticos...

    di

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.