30 de mayo de 2012

Wednesday I'm in love

Iba a empezar diciendo que no iba a ser tan aburrida y previsible como para divagar esta canción en viernes, pero el caso es que hace un par de anios, en abril del 2010, la colgué un viernes. Entonces ya dije que esta canción de The Cure era una de mis favoritas, pero entonces no pude subir el vídeo. De ahí la reincidencia: ahora sí.

Y no, entonces no era aburrida ni previsible (ehem), pero al ser hoy miércoles, queda claro que este vídeo está aquí porque me gusta, no porque sea su santo. Me encanta Robert Smith, con esos pelos, su camiseta como si pasara por allí, la "camisa de fuerza" que se monta con una americana que reinfuerza su imagen de enloquecido, su manera de elevar las manos con el "I'm in love", su forma de bailar...  vamos, me podría perfectamente ver a su lado danzando con él (el que le quitara  el micro sería una cuestión de minutos). Perfectos los distintos decorados, las situaciones surrealiastas y los personajes histéricos que, si una cosa me queda clara, es que se lo están pasando como nunca. Así es como se baila cuando estás en ese momento mágico de una buena fiesta.

Tuesday, Wednesday break my heart

8 comentarios:

  1. Me gusta el giro, después de tanta reflexión gafapastil un sanhoy, pero hasta haciendo sanhoys -sí, la palabra es mía, ahora bien, personas tan acostumbradas a derivar y perseguir los vericuetos conceptuales de las metáforas dessimiladas serán muy capaces de interpretarla y de distorsionarla al santo gusto. Dos santos, hay teneis carnaza- te pones analítica, se disfrutan más con espontaneidad, si cae en viernes pos da san igual.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ire, bienve al divlog! Por supuesto, nos encanta el sanhoy (te lo adopto)... en este blog no vamos a echarle la bronca a nadie por crear palabras!!! :)

    Si te digo la verdad, ayer estaba divagando uno de esos "gafapastiles" q dices, y acabé buceando por la net (esas divagaciones q decía ayer NáN), y cuanod vi q estaba este video (antes habia limitaciones y no lo podía insertar), pues ahí q fue... o sea, este divague en realidad es un divague (una desviación) de lo q escribía...

    Me alegro q te haya gustado. Somos capaces de mucho desvarío y chorrada.. si empiezas a mirar para atrás, lo verás...:)

    muxus

    di

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué viejo soy! La primera vez que escucho esa canción.

    Y tan gafasta, que ahora que uso lentillas me he tatuado una montura negra en los arcos supra- y subciliares.

    ResponderEliminar
  4. Pero NáN... cómo que no conoces esta canción? You have not lived.:)

    Y creo q no eres gafapasta... este concepto es de nueva cuña (quiere decir, después q yo dejé la península), asi q mi aprenhensión del mimso tal vez no sea la correcta... pero por lo q yo sé, tú no. De la manera como nos la idcen lso divagantes mola, pq es cariniosa sin embargo.

    mux

    di

    ResponderEliminar
  5. Claro que he vivido, pero... ¡¡antes!! Más tarde, vicariamente, me convertí en feroz consumidor de The Clash y todo el postpunk británico, más el griterío vasco, Chemical Brothers, Rage against the Machine, todas las cassettes de Manolo Cabeza Bolo, etc.

    Y fíjate si soy gafapasta (ya sé que nos lo dicen cariñosamente, y que nos quieren como se quiere al perrillo tuerto que hemos recogido en la calle y le falta una patita) que he pillado el homenaje a Geroge Méliès.

    ResponderEliminar
  6. NáN, porfa, no me entres a ese trapo de no he vivido, q todos sabemos de tus excesos. Y solo se puede vivir excesivamente.

    En el psiquiátrico donde estaba Manolo (Cabezabolo) iba yo con la Yaya a hacer "una obra buena" hace mil anios. Resulta q llamó a la Yaya una de sus primas de la montania y dijo q la prima de la vecina de la sobrina de fulanita había sido destinada allí, tras el cierre del frenopático (me encanta esta palabra, "revuelta ene l frenopático!") barcelonés donde estaban. Así q íbamos cada trimestre a verla, la Yaya le llevaba mucha comida, q ella engullía desesperadament. La mujer hablaba en catalán, pero en realidad no era catalán... nadie le entendía pero todos sonreíamos y decíamos sí a todo. Nunca vi a Manolo. Igual debería hacer un divague de esas visitas al manicomio (al final, cuando aprendí a conducir-digo, cuando me dieron el carnet-íbamos solas las dos), ese mundo extranio. Luego la pobre mujer se murió y se acabó nuestra buena acción.

    Jo, no pillo lo de Mélies (y eso q vi "Hugo" hace poco): evidentemente se confirma mi impostura, no soy una verdadera GF. Solo veo una luna, pero no es llena ni lleva nada en el ojo. Please clarify.

    muxis

    di

    ResponderEliminar
  7. Mujer, tampoco era la luna de Méliès, pero sí una luna de cartón colgada de una cuerda: vamos, yo lo entendí así. Tampoco un homenaje ha de ser literal: una apropiación reconvertida vale.

    Y hemos decidido que "y mañana, sol!". Creo que va tocando la extensión de esas asambleas irresponsables, dado que los poderes responsables no nos llevan por un camino aceptable. Si es el fin del mundo, propongo que en lugar de recorrer los caminos azotándonos, nos divirtamos.

    Además, en Londinium, más necesario todavía. Ardilla ha estado dos días (se va hoy de allí) y últimamente siempre se me deprime.

    Vuelvo a recomendarte las 6 horas de las dos pelis de "La miglio iuventù". Uno de los personajes principales, psiquiatra, lleva a cabo la revolución de la antisiquiatría, con la abolición de "aquellos" frenopáticos. Italia no la inventó, pero fue el primer país del mundo en realizarla.

    ResponderEliminar
  8. He hecho una búsqueda de imágines y todas las lunas de Julio Verne (y Méliès) son llenas.

    Pero esa luna creciente de cartón amarillo la conozco, aunque no la pueda identificar.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.