29 de septiembre de 2011

Regando

Siempre me ha gustado ver regar. Que bien huele la tierra mojada... Recuerdo, de pequeña, los huertos con sus hileras de caballones y como el hortelano se las ingeniaba para hacer llegar el agua por los laberintos hasta donde él quería. El agua transcurría tranquila impregnando la tierra y expulsando su olor. Creaba unos charquitos marrones con bordes de espuma que eran ideales para jugar. En ellos te podías pasar horas.

Ahora, debido a las restricciones y con las modernas instalaciones de gotero, pivots, el regar ha perdido parte de su magia. Está tan controlado, tan medido, que ese desbordar del agua o el correr de la misma tan apenas se produce. Cae y desaparece. 

Los aspersores aún conservan algo de magia. Será el ritmo acompasado con el que sueltan el agua, será la altura con la que la lanzan y el arco que produce al caer o el inesperado chorro que te alcanza. No sé, me gustan. Es genial meterse en un campo con aspersores en pleno verano y jugar con el agua. Si no lo has hecho aún, vale la pena.

Sin embargo lo que más me gusta es ver regar a manta. Es menos ecológico, ya lo sé, pero me gusta. El agua discurre por las acequias y es dirigida a través de tajaderas por donde el labrador quiere. Para liberarla levanta una de esas tajaderas y el agua entra o cae a borbotones en el campo y comienza a inundarlo todo. Poco a poco, sin prisa va calando. La tierra burbujea, los bichos salen de sus moradas y las cigüeñas y otros pájaros hacen su agosto y se refrescan las patas. Los campos quedan cubiertos con un manto de agua.


14 comentarios:

  1. Qué chulo el divague DIVA, y qué pasada de foto. Me ha transportado a otras épocas donde he visto todo lo q describes, a mi padre y a mi suegro les gusta todo esto del pequenio huerto, asi q he tenido la suerte de estar ahi y poder ayudar.

    muxus

    ResponderEliminar
  2. El yayo (mi suegro) hace huerto y es una gozada en verano ir a robarle tomates, judietas etc...

    Es de esas cosas reales que muchas veces hemos perdido de vista.

    Todo un lujo!

    ResponderEliminar
  3. Qué bonita foto y qué divague tan poético.

    Lo mismo que la famosa "madalena" yo también he sentido el olor de la tierra que me ha llevado a mi infancia y a mi pueblo, a la siega y a los carros tirados por bueyes trasportando los haces de trigo hasta la era para ser trillados.

    Gracias por este divague.

    ResponderEliminar
  4. ¿MI COMENTARIO ANTERIOR SE LO LLEVÓ EL VIENTO PORQUE IBA SIN NOMBRE...?

    ResponderEliminar
  5. No sé que ha pasado con los comentarios...algo raro... esperemos que no vuelva a suceder.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu comentario UNO. Yo lo de los bueyes no lo he visto, ni lo de la trilla tampoco, pero he oído muchas historias acerca de eso.

    ResponderEliminar
  7. ¡¡¡Has nombrado el riego a manta!!!!
    ¡¡y vives más abajo de Vetusta!!
    Van a morir 10 gatitos...

    ResponderEliminar
  8. Porque nombrar el uso indebido de las aguas de nuestra cuenca en pasando Fraga es pecado en Oregón.
    Y el riego a manta es innombrable. Lo hace mucha gente pero hay que llevarlo en silencio...

    ResponderEliminar
  9. Que bonita la entrada, yo quiero ver regar así! No te lo creerás, pero habiendo vivido la mitad de mi vida en Almería y la otra mitad en Madrid, no he visto en la vida regar en el campo. Ahora tengo ganas de hacerlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Hola Lili,

    Seguro que en tu tierra y en algunas conlindantes aún se regará así alguna vez y si no te pasas por Aragón y yo te lo enseño.

    Bienvenida a DD!!

    ResponderEliminar
  11. Gonzalo,

    Generalmente se riega así con agua de acequia o aguas residuales (que sobran de otros riegos o pluviales), aunque estoy de acuerdo contigo en lo de que se aprovecha peor el agua.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Hola JLRG,

    Es una foto toada en Monzón. La semana pasada pasé por ahí. Me llamó la atención. Paré el coche en la carretera y disparé.

    Gracias.

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.