22 de septiembre de 2011

Small talk: tengo que poner más de mi parte

El martes estuve en una conferencia en la que no conocía a nadie. Esto, en contra de lo pueda parecer a priori, suele ser una situación casi idílica: en cada uno de los recreos para té y galletas, o ya en la apoteosis, la comida, saco mi libro y me congratulo del lujo -que nunca disfruto-que supone leer enmedio del día laboral.


Este autismo no ha sido siempre así, pero es que una ya tiene una edad y ha llegado a la conclusión de que poca gente supera a tu lectura en esas conversaciones sobre el tiempo, el tráfico, el último ponente. Lo que en inglés se llama "small talk", en el que soy pésima. Conozco la técnica, no estamos hablando de física cuántica, pero decido no hacerlo. Paso. No pongo de mi parte. Ya puedo sostener un silencio incómodo, no me preocupa.


Pero el sábado tuvimos una fiesta donde no conocíamos a casi nadie, y aquí se complican las cosas. Nos invitaba Campodetenis, mi subordinado (disculpen el tono peyorativo, no es real, simplemente me hace feliz esta inocua venganza feminista histórica) egipcio. Al principio, tras una sobredosis de small talk con tres egipcias jóvenes con exacta melena morena because-i'm-worth-it que trabajaban en bancos de inversión y un anciano venerable del mismo país que parecía estar más forrado que el propio Tutankamón, me sentí suicida. Qué hago aquí? En la terraza, el Pedalista sujetaba una copa a la vez que reía en animada conversación con este y aquel. The heart and soul of the party. Yo seguía con el anciano que esta vez me contaba que las reuniones anuales de su promoción escolar habían sido recientemente en Mallorca, pero en el pasado en Amán, donde asistió el rey Hussein. En ese punto, me debato entre cantarle La Internacional o describir con detalle (gran sopor) mis anécdotas de Cairo (incluída la del taxista que chupó gasolina por un tubo del depósito con los Pedalistas y mi padre en el asiento trasero). Las trillizas de ébano y el venerable mueren de risa. Intento escurrirme de ese grupo: ya sólo queda darse a la bebida. Llega más gente, algunos conocidos, y la cosa mejora. Otra Coronita. También llegan otros con un perro (así son los ingleses, un perro en una barbacoa) al que la gente se dedica a alimentar con todo tipo de comida inadecuada. El perro no puede creer su buena suerte, extático en su pienso.

De repente, oscurece, el primo de Hussain desaparece, y la evening se pone más amable. El perro ya no figura acosando a los comensales, y es que ha salido a airearse. Según comenta el dueño a la vuelta, el pobre animal sufre de empacho, y deja evidencia de sus problemas gástricos en ese mismo instante. Sobre la moqueta. Un perro es un gran rompedor de hielo, por eso me cuenta la Fashion que hacen tantos amigos en El Retiro cuando pasean a Nara, the Fashiondog. Claro que a los amantes del can lo que más les pone-Fashion dixit- es hablar de las enfermedades de su mejor amigo. Sinceramente, si tuviera perro, tambien me llevaría el libro al Retiro. Y el Ipod. Pero es que tengo problemas, ya lo dice la Fashion.

Pero divago. A Campodetenis no sólo no le importa la pota de perro sobre su moqueta (le pasa un Varnish y asunto concluído-pienso que en Vetusta esto habría supuesto un cisma, incluso sobre baldosa), sino que saca los bongos y se pone a tocar. Parece estar sincronizado con la pareja que llega entonces, él egipcio y ella... de Córdoba! armados de guitarras. La mezcla de asistentes de la fiestuki (egipcios, ingleses, ucranos, et al) se muestran terriblemente emocionados con lo del flamenco. Para ellos, todo es flamenco. Tocan unas cuantas cosas, Julia alucina que yo no conozca "Azul", por ejemplo. Tiene una voz preciosa. Vagamente recuerdo que en un punto de la noche me deja una guitarra y toco algún John Denver. Muy cursi, lo sé. Y en otro punto Julia me dice, te sabes ésta? Y yo, claro! Y ella: pues venga! con ese acento cordobés tan chulo. Así es como acabé cantado, sin complejos (pero preocupante en los altos, el trozo del será el champan, será el licor):


"Como Nicholas Cage en Leaving Las Vegas


vamos, mi niño, a perder la cabeza


como si fuera nuestra última noche en la tierra"








Llega el lunes, y parece que paso el small talk casi con nota. O por lo menos eso me dice Campodetenis: "todos mis amigos eran un clamor: mi jefa es supercool, tocando la guitarra y cantando tan bien". Lo que se puede llegar a hacer por una buena referencia, Campodetenis, y le sonrío.

Ya en casa, preparando la ensalada, codo con codo con el Pedalista, me falta tiempo: "Sabes? Pues que dejé encandilados a todos los amigos de Campodetenis con mi voz y mi poderío con la guitarra".


El Peda se gira, y me mira desde ahí arriba hierático: "Ah, sí, te refieres a la barbacoa del sábado, donde hasta el perro acabó potando?"


Pero el perro no bebió, en serio. Fue el único.

12 comentarios:

  1. No te lo vas a creer pero yo tuve también una fase John Denver... so kiss me and smile for me tell me that you'll wait for me hold me like you'll never let me goooooooooo...

    Y se me había olvidado lo cursi que era. Maaadre.

    Eso sí, yo nunca he cantado bien.

    ResponderEliminar
  2. La foto de las cajas es puro arte.

    Si se lleva la conversación social al terreno personal (que te sorprendió la primera vez que vino a Gran Bretaña, donde nació, cómo era....etc) te puede descubrir la humanidad de la persona.

    La foto de las cajas de lado vacías, los colores, su orden y desorden, cómo algunas están dentro de otras, las asas, fantástico!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado lo de Campodetenis jajajajaja (lo de tu subordinado egipcio es de nota no?)
    Os montais cada fiesta por ahi arriba...ahora que lo del perro tiene guasa....
    Dile a la fashion que no tienes problemas...hablar por hablar es tontería sino tienes en la mano una copa o si tienes cosas mejores que hacer. Por lo demás..hablar de enfermedades perrunas es soporífero ¿ella lo aguanta de verdad? agosto y septiembre yo he decidido bajar con el perro, el libro y pañuelo para tumbarme en el césped y que Lucas haga lo que quiera...ya es mayor (ya no podía más...tengo unas ganas de que llegue el frió que nadie se quiere estar en el parque más de cinco minutos..)

    Por cierto gracias por aconsejarme Historias de Cronopios y de Famas, me ha gustado!!! ;)
    Un besote!

    ResponderEliminar
  5. Tengo que decir que ese smalltalk da, a veces, pereza, cierto.

    Ignoraba que supieras tocar la guitarra. Eres cumbayá total.... ja, ja, ja....

    ResponderEliminar
  6. Defino "nanosegundo" como el tiempo transcurrido entre que alguien saca una guitarra en una fiesta y yo desaparezco.

    Bravo por tu "asociabilidad". A los que no quiero (y quiero a mucha gente, soy de fácil querer) prefiero ni verlos, ni oírlos ni hablarles. Excatamente como el mono ese de la felicidad, pero algo más canoso.


    Bravo, DI. Tu camino a la gloria es imparable.

    ResponderEliminar
  7. Antes de q se llegue a un terrible malentendido: ANNIE: NO CANTO BIEN. Pero mola John Denver, yo se lo cantaba a Mini como nanas cuando era bebé. Así ha salido...

    Gracias COU, las cajas están tomadas en un pubelecito enmedio de las montanias cretenses. Una pena q blogger no me deje subirla más grande, pq gana mucho. Y sí, como decía conozco las técnicas de la small talk, y sí, es cierto q tras mucha gente hay un universo q explorar. Los divagues tienden a ser mucho más categóricos q yo, con una finalidad medio humorística a veces y otras por salir del discurso políticam correcto.

    NO, yo me río mucho con la particular visión dle mundo de la fashion... tendrías q oirla contar lo de los gossus. Me alegro q Cronopios esté ahora en tu vida. Ayuda algo a entender este divlog.

    DIVA: :):):):) "cumbayá mi caballo!!!" (quién dice esto?) Yo nunca he ocultado mi pasado oscuro, la guitarra es su símbolo. Pero NAN, nunca fui una de las pesadas esas de la guitarra, esas del "ale, a animarse todos!" (concepto "ser guitarrista" q ya comente una vez).. te reto a q aguantes un nanosegundo cuando toco yo.. es todo un espectáculo, en el peor sentido de la palabra...

    :)

    ResponderEliminar
  8. Ostras...Di, yo quiero verte...tiene que ser la ostia jajaja (pero cantando tambien eh? ;=)

    ResponderEliminar
  9. 1-. Vamos a ver que pàsa con john denver!!! el que tenga algo que decir lo espero en la calle.

    2-.Me imgino que tocarias el perhaps love!!

    3-.No (oN), a mi también me obligo la profesora Di a leerme cronopios para seguir de gafotas de este blog...y también me gusto. Al menos me perdonó los detectives salvajes!!

    4-.Ahora bien si tengo que tragarme cantinelas de amaral me borro de este blog desde ya!! y me voy con el Sr NaN, el peda y el perro a beber cerveza y leer libros de vila-amatas en plan asocial
    He dicho!!!!

    ResponderEliminar
  10. TXELOS, menos lobos: el Peda, el perro y NaN son personajes de este blog, así q para días te borras. No tengo tus pequenias amenazas fatuas en cuenta pq con cosas como "la profesora Di me obligó a leer..." nos robas el corazón a ambas Divas y varios divagantes.

    NO, no es tan fácil, me prodigo poco... date cuenta q en Vetusta las cosas siempre son en bares ruidosos. Se necesita una casa en el Pirineo, jerseys de cuello alto y muhco frío fuera. DIVA, tú pq no me has oído el cómo hbalar en el marco incomparable q cito, seguro q te convertías. Tengo varios damnificados, como puede testificar Campodetenis.

    Por cierto, NAN, vas a salir de la capital del universo a París de verdad? Mira q corro la voz y nos presnetamos unos cuantos con guitarras, pasamontanias y lo q haga falta!

    ResponderEliminar
  11. Buenooooo... no queda ná ni ná hasta febrero o marzo. Como dijo él, "a ver qué enfermedad o ingreso hospitalario te inventas esta vez para no cumplir".

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.