6 de febrero de 2014

"La grande bellezza": Roma, te necesito

Llevar unas semanas alejada de mi teclado puede ser útil para el presente divague: presiento que va a ser otra cosa. Tengo la excusa de la película que le da título. 

Pero primero-es un minutti- miremos, dejemos que haga de nosotros lo que quiera, este video:




Este es el estado mental al que aspiro en estos momentos, una paz mental que no tengo y que, tal vez me engaño,  solo largos paseos como el de Toni Servillo, ahogándome en la belleza insoportable de Roma, podrían intentar hacerme recuperar.

Claro que para recuperar ha habido que tener antes. Paz vs. tormento. Lo único que sé es de mi incapacidad para un divague expositivo, documentado, con argurmentatos. De aquellos en los que hacen con la bandera de Francia y una teta fuera, en los que se intenta ganar o perder para siempre al divagante. Pero ganar, qué? La atención, como mínimo, luego está el interés, y luego la emoción... sea del signo que sea. Si el lector se cabrea, es un triunfo. Si piensa caramba, es otro. Hoy no vengo a ganar nada, es otra cosa. Lo que quiero es hacer el paseo de arriba, y que pasee el lector conmigo. El río, y nos paramos, y no haga falta decir nada. 






Y ahora toca ver el video de arriba: no quiero llevar a engaño. Este es el ritmo verdadero de la película, con una narrativa trepidante a ratos, onírica, a trompicones. En el fondo, tal vez haga más justicia a este momento mío. Soy un Toni Servillo que mira a la cámara enmedio de la fiesta y se pregunta cosas. Y lo que quiere es que la belleza le rescate, o le hunda para siempre.


"La grande bellezza" es la última peli de Paolo Sorrentino, el director italiano. Parece que ha sido el éxito "arthouse" de la temporada. O sea, una peli de arte y ensayo comercial, que ha tenido éxito. Es posible? Bueno, también tenía éxito en su día Mozart y Dickens. Oí hablar de "La grande bellezza" a dos colegas en la noche de la Londinium Library. Ambos se miraban perplejos. A uno le había fascinado, al otro lo había confundido.

A los amantes de la fotografía, a los que se quedan mirando una buena foto más de lo que parece razonable, a los que miran el mundo encuadrando,  la peli les dejara pegados a la butaca, hiperventilando. Es la foto que  hubiéramos querido hacer, una tras otra. La pregunta: se pueden hacer malas fotos en Roma? Touché, pero qué me dicen de la escena del azul del mar roto por la estela de una motora, y las rocas con bañistas de fondo. Así todo.

Pero qué fucked-up, que dicen los ingleses, estamos los ex-católicos, qué pedrada en la cabeza. Iconografía religiosa por todos los lados, ya pasada de época, de moda y de lugar, que solo existe en  su imaginación: monjitas de blanco corrriendo por pasillos en patios frondosos, monjas que dan miedo, cardenales tras cristales tintados. Enanas que nos devuelven al mundo de David Lynch. Muchos viejos, enfermos, Jorge Manrique, tan callando. 

Y qué guión. Uno de mis colegas dijo  que le habían robado una frase: "no soy misógino, soy misántropo" (yo añado, Sorrentino, eres italiano, hay tratamiento para lo vuestro con las mujeres, pero el pronóstico no suele ser bueno). Cuando vi la peli le dije a mi amigo que también en el guión había una frase mía: "A partir de los 65 años uno hace solo lo que le da la gana" (donde pone 65, yo digo 39). Pero es que además, en contra de lo que puede parecer, el surrealismo del guión me hizo reir. 

Lo cual, a falta de un largo y lento paseo de tres meses por Roma, es de lo mejor que le puede pasar en estos momentos a cualquiera que busque algo parecido a una vaga paz mental.

41 comentarios:

  1. Non deve restare molto tempo così, darling. Tienes 39, no 65. Aunque en una viva vivida realmente, se producen a veces esos flashforward, si una es de las que se la juegan cada vez que es preciso. Pero todavía perteneces al grupo de los actuantes.

    De la peli, te ha faltado decir que contiene homenajes continuos a Fellini, En una discusión a fondo, podría decirse que es una peli "falsa", en el sentido de que ha sido fabricada a partir de un guión dudoso, con el objetivo de ganar un Oscar. Pero la dirección de la cámara es brutalmente buena y sabe encontrar esa belleza que tenemos aprendida en los genes. Me quedé pegado a la butaca: no quería salir al mundo real.

    Bueno, ya tengo 65 años y desde hace 2 hago lo que me da la gana. Entiendo al personaje. Pero sobre todo vi la peli como un documental de esa belleza que te corta el resuello, sin preguntarme nada.

    Vuelve pronto a tus 39.

    ResponderEliminar
  2. Veo vuestra película más berlusconi que felliniana, no sé qué me parecería. Por lo demás, tengo 39 hasta octubre, mira. Esto que ganamos.

    ResponderEliminar
  3. Quelli Nán & Xisca...es q quería ser la primera reseña de la peli q no mencionara a Fellini...:) No, a ver, q esto no era un divague de cine al uso, q la peli ha sido una excusa, q yo lo q quería era pasear...

    Y no tengo 39... 39 es el momento en el q decidí aquello, q hay q explicarlo todo :)

    El guión será dudoso, pero hay verdades como puños, en una narrativa no para todo el mundo.

    Quiero esa Roma, la del día... y la de la noche. Toda.

    Muxus :)

    di

    ResponderEliminar
  4. Es envidiable (necesario) llegar a ese estado de paz que deseas. Y es posible que Roma ayude. Pero creo que lo mismo que el desasosiego o los tormentos están dentro de nosotras, la paz está igualmente. Si Roma puede acudir en nuestra ayuda, será un viaje maravilloso. Pero en caso contrario, bienvenida la Roma que llevas dentro, la que también te conducirá a la paz necesaria, la paz que apacigua los dolores, que devuelve a la fea realidad la belleza que también está presente pero aculta.

    ResponderEliminar
  5. Me alegra leerte. Me uno al paseo. Yo tambien tengo 39!!

    ResponderEliminar
  6. Oh, un divague divagante :).
    Otra que ha disfrutado del paseo, ha sido tan bello que no he visto ni a los cardenales detrás de los cristales oscuros. Yo no sé por qué...disfruto tanto, pero tanto, de la falta de guión en un cuadro, que no me explico cómo no puedo hacerlo en cualquier cosa que incluya una narrativa. Tendré que dar más paseos de este tipo, igual hay esperanza para los que buscamos el planteamiento-nudo-desenlace en el cine.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. ¿seguían brillando los rayos C, Lux?. Es la película, o es el monólogo para mi. Me has tocado.
    Uno lleva a los sitios y uno encuentra en los sitios y uno pierde en los sitios. En donde vivo tengo un sitio especial, a veces me escapo a este sitio, y cuando estoy en este sitio, y logro escaparme al lugar que quiero, el tiempo se enreda como un susurro, se deshace con una caricia y desaparece. Desaparezco yo, desaparece todo. Ya no tengo que ir a ningún lado, he llegado. La magia existe, pero la magia estalla como una burbuja, el tiempo reaparece y la materia pesa. Es hora de volver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Yo hablo de la calma, de desnudarme de mi vida, de volver a sentir y no pensar, como en la niñez, de no oir el "ahora hay que esto, y ya es momento de lo otro". Algo llevas, algo encuentras, algo pierdes. Pero en algún momento tienes que volver a vestirte con tu vida, y seguir.
      Añado, cuando disfruto de verdad es cuando no me importa qué espero de nada,
      Por ejemplo, pintar y dibujar tiene el mismo lastre que escribir, esperas hacer algo, te planteas el drama de la hoja en blanco y todo eso. Cuando lo disfruto de verdad, no me estoy planteando absolutamente nada, ni espero mucho de ello. No hay tiempo, no hay meta importante, sólo importa que estoy bien.

      Pero es genial, Lux y no lo borres, porfa.
      Porque un pequeño párrafo da pie a distintas interpretaciones, y me encanta.

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Sí, eso es algo que quiero perder cuando pierdo el sentido del tiempo, el estréss por el trabajo. También quiero olvidar la presión por definir objetivos en la vida que nos meten desde pequeños, tienes que tener unos buenos estudios, un buen trabajo, tienes que demostrar que te va bien...todo eso también a la papelera con el tiempo. A mi misma, con lo que deseo, con lo que espero, me meto en la papelera, porque se trata sólo de sentir, sentir, sin pensar. Y cuando me doy cuenta de todo el tiempo que he sido capaz de estar sin pensar nada, percibiendo, sintiendo, en calma, me digo que lo he logrado. No es fácil, porque no es desconectar lo que pretendo, ni distraerme, ni dejar de pensar, es conectar con la forma de hacer las cosas de cuando era muy muy pequeña.

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Cierto, Lux, pero a veces tienes como añoranza de un deslumbramiento radiante y cálido, de algo tan luminoso que no deje ni una sombra, ni un sólo temblor de frío. Y Roma responde a ese El Dorado imaginario por el que a uno le gustaría pasear. Yo nunca he estado en Roma. Cada vez que tenía todo planeado, la fatalidad me ha obligado a cancelar el viaje y el paseo. Con mi oficio, confesar esto es como confesar un pecado. Algún día...no me pillaré la varicela a edad casi provecta ni nadie se pondrá malo ni me llamarán para empezar mañana en ese curro tan deseado.

    ResponderEliminar
  13. Hola panda... el tema de fondo de lo q planteáis me fascina....pq lo q dices MARISA ("la Roma q se lleva dentro"), y LUX ("lo q a Roma llevemos") se refiere a mirarse a uno dentro y.. oh, que maravilla, lo q veo me gusta, me entretiene, me interesa, quiero saber más. Es meterse hacia dentro, mirarse el ombligo.

    Yo, q no me encuentro ni particularmente inetresante, (más bien ya a mis anios me voy aburriendo), ni aprendo nada de mí misma, tiendo a pensar q "salir para afuera" en momentos de zozobra es lo q ayuda. Pq lo q uno piensa y siente no va a cambiatr por observación, sino testándolo con los otros. O sea, lo q nos va a hacer sentir mejor es hacer más de lo q nos gusta, nos da placer, en una palabra. Llámese pasear por Roma, leer, hablar, divagar con vosotros, ver una peli, una foto... todo eso q es hedonismo puro y q es lo q me va a hacer sentir un poco más feliz. Ya veis q por mí los divanes (no divagues!) estarían vacíos... alguna vez habéis visto pasar de la miseria ala felicidad a alguien q se tira al diván? Yo tampoco.

    IRE, me alegro q te haya gustado el paseo inicial.. me parece, en todo caso, todo lo contrario de lo q son las vacaciones hoy para cualquier turista: parece q hay q ir haciendo "tick" (y click, foto) es todos los puntos estratégicos donde hay q hacerse la foto para colgarla en algún lugar chorra... Y lo digo de mí misma, q soy de lo más hiperactiva "ya q estoy aquí tenemos q ver esto y aquello". Creo q las primeras vacaciones en muchos anios q dejé las riendas del todo fue el pasado verano, cuando lo de la "Casa Tomada"... que maravilla, ahora también tiene los tintes oníricos de la peli... pero no digas q fue un sueño... está escrito. Solo por eso merece la pena 4 anios de blog.

    Muxus mis queridos

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  14. CESITA, nos hemos cruzado... lo tuyo con Roma, tantas veces postpuesto, ahora me recuerda a Itaca... bueno, la Roma q yo recuerdo no es desde luiego como el 1er vídeo (ni como el segundo, que más quisiera yo haberme corridoe sas fiestukis!) ... mucho más caótica y enloquecida. Pero eso sí, cualquier xciudad q vendiera en carritos callejeros trozos de sandía como snacks tiene mi corazón para siempre...

    xx

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, a mi me ha pasado más cerca de los 50 que de los 40 pero lo he vivido tal cual. A veces suena fustrante, a veces deprimente, a veces maravilloso. Pero una vez que giras cuesta volver a mirar para adelante. Creo que ser conscientes del paso el tiempo y de los efectos de ese paso es necesario para seguir con una lucidez diferente. O con lucidez incluso. El giro a mi me ha dejado sentada en mi sitio unos meses, como alucinada con lo que he visto. Pero en cuanto he reconocido y asumido mi vida la marcha continua sola. Por una lado he aprendido que vivir es más facil de lo que parece. Por otro, que muchas cosas son tan prescindibles como innecesarias. Y que lo más valoro es la gente a la que quiero ya la que muchas veces no se lo digo.

      Eliminar
  18. Vaya, esto coge unos derroteros interesantes. Yo no he visto la peli, ni he estdo en Roma (otra asignatura pendiente), pero imagino la sensación. A mi me pasa a veces con alguna música. Cuando necesito encontr esa paz de nuevo, vuelvo a alguna de mis músicas y reconozco que poner a todo volumen el tema central de Local Hero me coloca en lugares donde me gusta estar. Y ciertos sitios producen ese mismo efecto. Lugares mágicos o no, que nos dicen cosas que probablemente nadie más escuche.
    Sin embargo, dices que para recuperar ha habido que tener antes. Y es ahí donde yo entiendo que buena parte de la paz que añoramos ya está en nosotras. Y si, aflora en la conexión con lo externo, con las cosas o personas con las que queremos estar porque nos producen placer. Pero m i opinión es que, es gracias a esos momentos placenteros, nos permitimos sacar de dentro todo lo que tenemos. Hay cosas que se aprenden viendo pelis, fotos, viajando, estando con amigos. Pero hay cosas que somos. Y a veces se ven y a veces no. Y algunas veces sabemos que están y otras no. Y no es cuaestión de divanes. No confío mucho en exponer las miserias y volver a recrear mi nacimiento para conocer mis frustraciones. Creo que analizarse un poco es suficiente. Conocer porqué hago lo que hago y no otra cosa, los miedos que tengo...
    Quizás es deformación profesional, y todavía no estoy suficientemente maleada aunque llego a los 50 en meses, pero confiar en que dentro de cada una tenemos los tormentos y también la paz es algo que me permite tirar para adelante cada día. La vida ( y el curro muchas veces) se encarga de darme alguna torta en sentido contrario, pero todavía no me bajo de la burra.

    ResponderEliminar
  19. ¿Te acuerdas, Lux, de aquel divague con el que (fraudulentamente) te premiaron? Si, aquel sobre la vida adulta...Pues creo que la respuesta está en tu comentario. Yo entonces no sabía muy bien qué era lo que nos convertía en adultos. Ahora sí: "Es un momento sutil ése de girar el pescuezo y ser conscientes del tiempo, de la distancia recorrida. Pero, ojo, una vez que se gira el pescuezo no vuelve a enderezarse. Te quedas así" ¡es la conciencia del tiempo! El espantoso descubrimiento de que somos mortales.
    y Di, que, mal que le pese nos ha escrito un divague-salmo, nos habla de Roma y de las Itacas. Igual que en el Salmo 137:

    Junto a los ríos de Babilonia,
    Allí nos sentábamos, y aun llorábamos,
    Acordándonos de Sion.

    Sobre los sauces en medio de ella
    Colgamos nuestras arpas.

    Y los que nos habían llevado cautivos nos pedían que cantásemos,
    Y los que nos habían desolado nos pedían alegría, diciendo:
    Cantadnos algunos de los cánticos de Sion.

    Sólo que ella recuerda esa Sión occidental que es Roma.

    Parece que el espíritu poético de la humanidad acaba tocando siempre los mismos temas: Como decía Calvino (¡Tan antirromano!) en su comentario a los salmos:


    «Acostumbro a definir este libro como una anatomía de todas las partes del alma, porque no hay sentimiento en el ser humano que no esté ahí representado como en un espejo. Diría que el Espíritu Santo colocó allí, a lo vivo, todos los dolores, todas las tristezas, todos los temores, todas las dudas, todas las esperanzas, todas las preocupaciones, todas las perplejidades hasta las emociones más confusas que agitan habitualmente el espíritu humano».

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  20. El paso del tiempo es algo que percibimos de distinta manera a lo largo de la vida, pero siempre lo percibimos. La crisis de los 35-4ytantos es el tortazo contra la realidad de que el tiempo es la marea que puede con todos, y puede con nosotros, lo que antes era un rumor lejano cuando llegas a este punto es un clamor.
    A mi esta crisis se me juntó con otras, mi hija tiene una forma muy lograda de llevarme la contraria haciendo exactamente lo mismo que yo, con lo que un día me encontré con que iba a ser abuela, y que encima no podía decir que no me hubiera avisado con tiempo.
    Intento hacer bueno lo que dices, Di, a partir de los 39 una hace lo que quiere, que en realidad es lo que puede.

    ResponderEliminar
  21. No sé si estoy de acuerdo contigo, LUX, en q esa crisis (llamémosla profesional) ocurra tan frecuentemente. De hecho, esta edad empieza a ser (no con la situación en la península, evidentemente) pero es la época q debería ser de empezar a afianzarse una profesionalmente, en empezar a manejar el cotarro. Dices q por lo menos es la superficie con la q se esconde una crisis más profunda. No sé... yo la "luz" q vi a los 39 fue por una apendicitis de esas hijapu q se acabó complicando y q, en mis noches de tramadol (hay divagues por ahí) vi q no la contaba... Y bueno, sí, dije eso de "no voy a hacer más lo q no quiera", pero al final... como dice XAQUI, cuántas cosas, empezando por la Obra de Navidad del colegio de MIni, me he tragado (y me quedan). Pero aspiro a ser una vieja excéntrica, q pasa de todo. Ya lo soy un poco, pero aún dame anios...

    Lo de los salmos me ha gustado, CESITA, eres un monztruo (sigo sin ver por qué es un salmo, en concreto este :))... y LUX, no nos borres lo tuyo, anda, q lo del salmo q te sabes de memoria me ha hecho reír.... no te preocupes, aqui tras nuestra pequenia charleta no entra nadie. Solo los q han gugleado lo de las sombras de grey y van directos a aquel divague (donde ya borraste, tranqui).

    MARISA, sigo sin ver mucho ese mundo interior q somos. No somos nada, sino es a través de la mirada de otro. El mirarse para adentro me parece neurótico. No conduce a nada. Claro q hay unos básisos de teoría del aprendizaje y demás, per es bastante elemental. Los q intentan complicar ese "mundo interior" suelen ser charlatanes.

    ResponderEliminar
  22. A ver: mi mente funciona de una manera un tanto errática y a veces, decide hacer extrañas asociaciones que reconozco que resultan un tanto chocantes. Así que me va a tocar explicar por qué tu divague me pareció un salmo. Los salmos hebreos son poemas que hablan de emociones y estados de ánimo. Utilizan con frecuencia para expresar estas emociones imágenes geográficas y descripciones de paisajes. Las ideas son fijadas con pocas palabras, dejando implícitas muchas relaciones. Se renuncia a completar los nexos entre las ideas para que las palabras sueltas encuentren en el oyente lo que el poeta no consignó en el texto. Por eso, a veces resultan difíciles de interpretar si el lector no conoce muy bien el contexto en que el autor escribió el poema.
    El contexto del Salmo 137, el que me recuerda a tu divague, es el del cautiverio de Babilonia. En el 587 el rey Nabucodonosor (el de la ópera de Verdi) conquista Jerusalén, destruye el templo y se lleva cautivos a los dirigentes del pueblo a Babilonia. Babilonia era una ciudad muy chula, llena de jardines y abundante agua. Y lo cierto es que allí a los judíos deportados les trataron bastante bien. Pero el poeta del salmo añora su patria perdida y nos cuenta que está tan triste que le resulta imposible coger su lira y cantar. Sin embargo, canta a su tierra perdida, Sión, que realmente sólo existe en su imaginación, y se ve paseando por ella.

    ResponderEliminar
  23. Os he leído varias veces y no sé por dónde empezar, así que lo mejor es fuego disperso y hablar de lo mío. Al buen tuntún.

    Ese deseo de un baño purificador de luz y belleza, Di, se suele producir cuando estás en un período de angustia y dolor pero ya deseas salir de él. La última vez que estuve en Roma me quedé 7 días (lo que no es casualidad, porque viajo muy poco pero cuando lo hago voy a una ciudad, sin excursiones periféricas, y me quedo una semana) y me di ese baño, el Imperio, los gatos, los palacios barrocos, la iglesias, la luz, las calles, la gente y, por las noches, la humildad de cenar en el Trastévere. Por cierto, no sé si sabéis que el primer edificio que sale, donde cantan, es el Colegio Español, donde van becados 6 o 12 meses los jóvenes creadores españoles. En resumen, Roma te da eso y mucho más.

    He disfruta con la calidad profunda de los comentarios. (¡Lux, ¿quieres hacernos el puñetero favor de no borrar!). Es como si todos hubierais abierto un poco el corazón.

    Creo que, salvo algunas tonterías, no he tenido la crisis de los 40. Tuve seriamente la de los 30, por tener un hijo, irme a la periferia y volverme una persona “responsable”: tened en cuenta que, por su trabajo, mi compañera pasaba unos 5 meses fuera de España, así que me tuve que encargar de él todo ese tiempo. Por fortuna, cuando cumplió 15 años, y vivíamos ya en el centro de Madrid, mi compañera no sabía que hacer con él y me traspasó su “gobernanza”, así que los dos nos lo pasamos estupendamente.

    Ahora tengo 65. En el paro desde los 63 y ya jubilado. Hago lo que me da la gana, pero hago tantas cosas que acabo agobiado (lo que no podía hacer antes, con la excusa de que estaba cansado por el trabajo). Y soy feliz en la medida en que lo que le pasa a tanta gente ahora no se entrometa continuamente en mis sentimientos. No deseo ya ese “baño purificador”. En cierta manera, me da miedo, porque a mi edad se produce una sensación de que todo va tan rápido que acabará pronto. Y si me separo del mundo y me quedo un tiempo en mi “yo”, la situación podría no ser reversible.

    Entre tanto, disfruto de la belleza del mundo y, sobre todo, de la gente. Atesoro la conciencia de las cosas y las personas.

    ResponderEliminar
  24. No quisiera ponerme pesada con el tema. No me gano la vida con ello, así que nada me va ni me viene de divanes o viajes interiores.
    Si creo que una mirada para adentro de vez en cuando no separa del mundo lo mas mínimo. No mas que ir de compras para tener un exterior algo más lucido o ir a la peluquería a ponerse una mechas para falsear ese exterior. En cualquier caso, cada cual es libre de mirar hacia donde considere mejor.

    Charlatanes o neuróticos? No lo se, yo miro para adentro de vez en cuando, me va bien, pero ahora no se si lo mío tiene cura o si necesito tomar algo para mi problema. Alguna recomendación?


    ResponderEliminar
  25. Recomendación ultrarrápida: mirar para adentro es una obligación con la que hay que cumplir a menudo. Si Di hace ese viaje de tres meses por la belleza de Roma, ¿de qué le sirve si no mira repetidamente hacia dentro a ver qué encuentra, para compartirlo inmediatamente con los demás?

    ResponderEliminar
  26. Joé doctor, esto es lo que en mi pueblo llamamos una pastilla de caballo. No tendrá por ahí algo más pequeño, una aspirina sin más?

    ResponderEliminar
  27. Dos breves: CESITA, eres una enciclopedia.. me ha gustado mucho lo q dices.. reconozco mi incultura con respecto al tema, a lo máxio q llego es a los "jardines colgantes de Babilonia". :)

    MARISA y NAN, sobre el viaje interior... como hablamos en abtracto, es difícil saber de lo q todos hablamos. Si nos pusiéramos a concretar con lo q cada uno personalmente encuentra o se refiere con ese viaje interior, igual descubríamos q no estábamos tan lejos. Pero claro, eso es mejor hacerlo a las 2 am tras llevar varias horas hablando...:) cuando queráis... Como Marisa, no quiero ponerme pesada con ello... pero yo es q sí q me gano la vida con esto! ;)

    muxus guapos

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo no hablaba en abastracto. Yo hablaba de algo concreto pero, lo juro por los zapatitos del niño jesús, no pretendía elevar mis reflexiones para encontrarme mejor o para que qué tú lo estuvieras a la categoría de ciencia. De charlatanes, de utilizar teorías, ideologías o creencias de manera torticera, aprovechategui o directamente mal, podemos hablar en Ryad o en dónde sea. Estaría bien. Aviso que yo fuera del chocolate con churros puedo ponerme muy cotorra.

      Eliminar
  28. Ten en cuenta, Di, que yo voy a misa todos los domingos. Cada domingo, un salmo. Con la pila de años que llevo oyéndolos (y leyéndolos fuerte para la comunidad: siempre me pido hacerlo yo, porque la gente lee fatal la poesía. Hacen una pausa en cada verso y no ponen la entonación adecuada) sería casi imposible que no los conociera bien. Sobre lo otro, te diré una frase que dice mucho mi madre: "¡hay que ver, hija mía, la cantidad de estupideces que te sabes!" Tiene toda la razón la mujer.

    ResponderEliminar
  29. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  30. Marisa, lo de los tres meses se lo pidió Doña Di. Ella sabrá. Los que no salimos del barrio también tenemos derecho a una vida interior.

    Di, cuando alguno compre un ryad en Marrakesh y nos invite a pasar largas temporadas, estas conversaciones darán de sí todo el jugo.

    Cesita, no te escondas detrás de tu madre, que ya tienes unos años. Eres una gafapasta curtida.

    Lux, si buscas mi primer comentario, verás que dije que era una película falsa, no plantea ningún análisis serio de nada. Ni falta que me hace, mis ojos estaban embobados en lo bonito que es todo y en cómo lo capta la cámara y el micrófono. Sorrentino la hizo con su objetivo, yo lo veo con el mío, que es embobarme con Roma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  31. Hola, I'm back...

    MARISA, lo de hablar en concreto/abstracto... Igual está mal expresado. Lo q quiero decir es q como no estamos poniendo ejemplos concretos de lo q uno se encuentra en ese particular viaje (no es el lugar este), entonces no me hago a la idea de lo q os referís. Pero para eso se necesita un Ryad urgentemente, con sus desayunos fastuosos y todo lo demás.

    CESITA, estoy con NáN, no disimules... yo no creo q seas gafapasta, sino una enciclopedia! Si quieres discutir y retarnos este concepto básico, te remito al Ryad... :)

    LUX, ya te bastiste en duelo con alguien hace unos meses, así q no espero q me retes para vengar la afrenta de haberte hecho chuparte a Sorrentino con promesas de falsa paz interior. Pero yo ya dije algunas cosas....

    Por ej, el "mueve la colita" y la Rafaela son momentos álgidos de la cinta. Vivo con este compa de piso, el Peda, q durante el día, si tiene alguna molestia (solo en esos casos) me mailea para expresármela. Por ej "aún estoy empachado de la cena de anoche", o "hay q coger leche" o "este Marías es un pesao" o "se me ha pegado muevelacolita". Sí, lo tuve toda la manaian puntuando sus emails con el mueve la colita y La rafaela. Como soy de risa fácil, me amenizó la jornada laboral (como me la amenizarían vuestros subdivaues si pudiera abrir el blog en el curro!).

    A mi el trozo q se me hizo insoportable (hasta el punto de no poder mirar, como en una peli de terror de serie B) fue el de la monja de 167 anios, tan activa en el Chad. Un miedo.

    NO sé si estoy de acuerdo con NáN en q la peli no plantea ningún tema. A mí la mirada de Servillo a la cámara enmedio de la fiesta me lo dice todo. Tendré, al cabo, mundo interior?

    El japonés muere de anisakis, está bastante claro. Insisto: no os puedo hacer todo el trabajo. Ahora, si lo q quieres es q haga un divague sobre Javier marías (el hijo de JuliáN), estoy q ardo en deseos. El naúfrago Ro me recomendó "Los enamoramientos" apasionadamente. Me hice con él, con las reservas debidas hacia este autor (en un programa de esos de La 2 hace mil anios había uno q decía "el anio q publica marías no hay q pensar más cual es el peor libro del anio").. total q empecé 10-20 páginas, me dio pereza, es tan cansino, y se lo vendí a mi compa de piso (a los gritos de muevelacloita) y el pobre se lo ha leído y me cuenta q es más de lo mismo: trozos de novela sin ningún interés formal, y trozos de ensayo sobre el tema q le apetece, así puesto, a bolo. Y mueve la colita.

    Total, q LUX, no me acabo de explicar... veo q tambien necesitas venirte al Ryad.

    muxus

    di

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.